Próximamente el número CINCO
Ya a la venta el número CUATRO

Pídelo via mail en admin@revistaatticus.es.

Último número

Descárgate el último número.  ¡Aquí!

Crítica de El misterio de la felicidad

La nueva película de Daniel Burman

Poster 700x1000 OK

Ficha
Película: El misterio de la felicidad.
Interpretación: Santiago (Guillermo Francella), Laura (Inés Estévez), Eugenio (Alejandro Awada)
Dirección: Daniel Burman. País: Argentina. Año: 2013.
Guión: Daniel Burman, Sergo Dubcovsky
Duración: 99 min.
Género: Comedia Romántica
Producción: Walkiria Barbosa
Música: Nicolás Cota
Fotografía: Daniel Sebastián Ortega
Montaje: Luis Barros
Diseño de producción: Margarita Tamborino. Vestuario: Roberta Pesci.
Distribuidora: Filmsharks.
Estreno en Argentina: 16 Enero 2014. Estreno en España: 29 Agosto 2014.
Calificación por edades: Autorizada para todos los públicos

Sinopsis
Santiago y Eugenio son amigos de toda la vida que trabajan juntos en su negocio de electrodomésticos. Su relación es muy cercana: se complementan perfectamente, están de acuerdo en todo y se quieren como hermanos. A pesar de ello, una mañana, Eugenio desaparece, sin haber dejado ninguna pista sobre su paradero. Es entonces cuando Santiago y Laura, la mujer del desaparecido, emprenden una investigación para dar con su paradero. A lo largo de esta búsqueda, sin embargo, se darán cuenta de que no quieren encontrarlo, pues han hallado la felicidad en el camino.

Comentario
¿Quién no ha soñado alguna vez con dejarlo todo, con escapar de su rutina y esfumarse?

La rutina implica orden, pero también desgaste. En la simetría el cuerpo vive, pero el espíritu no vuela. Dijo Victor Hugo que, ante la simetría, “la desesperación bosteza”.

Así comienza El misterio de la felicidad, una entretenida comedia de la mano de Daniel Burman (ganador del Oso de Plata en el Festival internacional de Berlín en 2004, por El abrazo partido). El film está plagado de momentos de reflexión que pretenden y consiguen que el espectador se identifique con los personajes, con sus dudas existenciales, con esa búsqueda de la felicidad que es inherente a todos.

W_MG_3881

La música, a cargo de Nicolás Cota, parece trasladarnos a otra época, y exagera hasta volver grotesca y cómica la primera secuencia, plagada de simetrías que expresan la fuerte conexión existente entre los dos amigos. Y es que es esta la gran protagonista en un comienzo que presenta a Eugenio y Santiago como dos extensiones de una misma persona: uno es el espejo del otro y sólo existe en la medida en que el otro se refleja en él. Comen a la vez, ríen a un tiempo y hasta sus coches son del mismo modelo; a través de la puesta en escena y el montaje, Bruman afirma la simbiosis existente entre los personajes.

Justo antes de la marcha de Eugenio, vemos cómo el más apegado a esa relación es Santiago. Esto lo consigue Bruman con constantes miradas dirigidas fuera de campo por parte de Eugenio, que ansía escapar a un lugar lejano (el tiempo se ralentiza y puede oírse el sonido de olas rompiendo en la orilla), mientras que la vista de Santiago se dirige específicamente a su amigo.

Este último se va sin dejar rastro alguno, por lo que Santiago se encuentra perdido como nunca. Asimismo, la mujer de Eugenio se introduce en su vida y desbarata toda la armonía y seguridad que había construido hasta entonces. Burman, de forma previsible, se vale del contraste con la primera secuencia para remarcar la falta de armonía entre ambos. El equilibrio se rompe, y Santiago tiene que enfrentarse a la vida nuevamente, a la búsqueda de una felicidad que, si bien creía conseguida, se escapa ahora entre sus dedos.

La película desarrolla su trama alrededor de los sueños pendientes, así como de la necesidad de éstos para alcanzar la felicidad. Pueden ser grandes sueños, recuerdos de una juventud perdida, o simples sueños cotidianos, como los de Santiago.

W_MG_1751

Pese a las adversidades, el protagonista consigue evolucionar; se da cuenta de que sus aspiraciones no pueden ir siempre de la mano de los demás, que puede ser feliz por sí mismo, aunque esté acompañado. Pero es la evolución de Laura la más radical. Tanto, que chirría un poco: la trama no termina de justificar por qué esa insoportable y charlatana mujer acaba convirtiéndose, en apenas unas semanas, en una persona completamente distinta. Aún así, su extravagante personaje nos regala los momentos más divertidos de la película.

Tal vez sí se echa de menos una actuación de Francella en la que explote todo su potencial. Este actor tan aclamado por la crítica argentina, conocido por películas como El secreto de sus ojos (Campanella, 2009), Rudo y cursi (Carlos Cuarón, 2008) o la serie Casados con hijos (remake de la famosa serie americana Married With Children), a pesar de su buena interpretación, pasa a un segundo plano cuando Inés Estévez aparece en la pantalla.

WEMDLF_Img3
El final, predecible, se eterniza con sus planos a cámara lenta de la playa… pero salimos aún así del cine con la frescura y el buen humor que Burman es capaz de transmitirnos. Nos encontramos ante una película simple que, sin embargo, resulta honestamente entretenida y en ocasiones incluso hilarante. Una comedia romántica fácil pero que aporta lo que esperamos de ella, y a la que se suman planteamientos de dudas existenciales con una sutileza algo mayor que en los blockbusters hollywoodienses.

Aquí tenéis el trailer:

Bernarda Parodi
Revista Atticus


Marcador

Revista Atticus 26. Una exquisita publicación sobre arte

Ya tenemos disponible para su descarga el número 26 de Revista Atticus con más de 200 páginas. Como viene siendo habitual no te pedimos nada a cambio. Lo único que os solicitamos es que lo compartáis. Es un trabajo muy laborioso al que dedicamos nuestro tiempo cerca de un centenar de personas. Y lo que queremos es que llegue al mayor número posible de usuarios. Si te gusta, comparte el ejemplar o comparte el link de nuestro Facebook. Gracias y hasta el próximo número. Os adelantamos que será muy pronto, en apenas una semana tendremos un monográfico dedicado a las exposiciones que ahora puedes disfrutar en Madrid. Va a ser todo un lujo.

Web2014 Portada Atticus 26 - Septiembre-modificada

Descargar RA26

Revista Atticus

 

Una cita para el verano

El trabajo de Philipp Seymour Hoffman como director

UNA-CITA-PARA-EL-VERANO_Baja1Ficha
Película: Una cita para el verano
Dirección: Philip Seymour Hoffman
Interpretación: Philip Seymour Hoffman (Jack), Amy Ryan (Connie), John Ortiz (Clyde), Daphne Rubin-Vega (Lucy), Richard Petrocelli (tío Frank), Thomas McCarthy (Dr. Bob).
País: USA. Año: 2010. Duración: 91 min.
Género: Comedia dramática, romance. Guion: Bob Glaudini.
Producción: Peter Saraf, Marc Turtletaiunb, Beth O’Neil y Emily Ziff.
Música: Grizzly Bear y Evan Lurie. Fotografía: Mott Hupfel.
Montaje: Brian A. Kates. Diseño de producción: Thérèse DePrez.
Vestuario: Mimi O’Donnell.
Distribuidora: Surtsey Films.
Estreno en USA: 17 Septiembre 2010. Estreno en España: 14 Agosto 2014.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Sinopsis
Jack es un chófer de limusina interesante, emotivo y algo inadaptado socialmente. Pasa la mayor parte del tiempo con su amigo Clyde y su mujer, Lucy. Gracias a ellos, conoce a la frágil y torpe Connie, de quien se enamora. Para seducirla, Jack aprende a cocinar con tenacidad, empieza a soñar con una nueva carrera profesional e incluso aprende a nadar. Su objetivo es cumplir la promesa que le ha hecho a Connie en su cita: ¡un paseo en barco por Central Park! Mientras la relación de Clyde y Lucy comienza a hacer aguas, la de Jack y Connie intenta superar los bloqueos sin renunciar a su ideal…

Comentario
Una cita para el verano llega a nuestras pantallas tras cuatro años desde su estreno en los Estados Unidos. No entiendo cuales han sido los motivos de su retraso. Philip Seymour Hoffman tiene (tenía) mucho tirón como actor y siendo esta su primera película como director seguro que tendría mucho interés. Ahora tras el reciente fallecimiento del actor se ha decidió proyectar en España.

MV5BNDQwMTY4NzA3NV5BMl5BanBnXkFtZTcwNjk5MzY4Mw@@._V1__SX1774_SY863_

La historia que nos cuenta Una cita… es una historia que tiene como protagonistas a gente corriente con la particularidad que viven en Nueva York (la ciudad neoyorkina imprime carácter). Básicamente se centra en cuatro personajes. Jack (Philip Seymour Hoffman) ronda la cuarentena. Su físico no es lo más destacable de él. Intenta ser un hombre cultivado para solventar esa carencia de habilidad social. Es introvertido y solitario. Algo fondón, pero que no duda en apuntarse a nadar o a un curso de cocina para poder agradar a su nueva pareja, Connie. Jack trabaja en la empresa que tiene su tío. Es el conductor de una limusina de lujo de alquiler. Allí tiene como compañero a Clyde. Su trabajo es algo solitario. Apenas se relaciona con su compañero y su vida social es más bien escasa. Escucha música (Rivers of Babylon de The Melodians, algo de reggae también) por un antiguo Walkman. Vive en un cuchitril y no le importa acometer nuevas propuestas que le alegren un poco su monótona vida. Si los personajes se definen por sus acciones, Jack queda definido de manera magnífica al principio de la película: despierta por las mañana y, tumbado en la cama, se queda mirando el techo. Ese es hoy su futuro: el vacío, la falta de ilusión, la rutina cotidiana.

Clyde (John Ortiz) es un hombre bonachón que no deja ni por un momento a Jack. Es su mejor amigo. Está casado con Lucy (Daphne Rubin-Vega). Ambos tiene sangre latina: son joviales, dicharacheros y vitalistas. Pero tienen un pesado que les pesa demasiado. Su relación no pasa por el mejor momento. Aún así están pendientes de Jack, velan por su futuro y no dudan en presentarle a Connie (Amy Ryan). Connie es una mujer temerosa, cuarenta años cumplidos, con una situación económica nada buena y es tímida. Ve como la vida se le escapa sin hacer aquellas cosas que tanto desea. Desea cosas tan sencillas como que alguien se preocupe por ella y le haga la comida o le lleve a dar un paseo en barca por Central Park. Y ahí es donde Jack recoge el testigo y se embarca en estas dos cosas, de las que, por cierto, no tiene ni idea. Lucy es quien le presenta Connie a Jack. Se ha convertido en su compañera de trabajo. Se dedica a vender seminarios del Dr. Bob en una funeraria (Thomar Mortuary). Eros y tanatos, una vez más. Jack y Connie se van conociendo. Son dos solitarios que están deseando amar. Se muestran timoratos, pero poco a poco, van fortaleciendo su relación.

 

MV5BMTk3MTY3NzAyOV5BMl5BanBnXkFtZTcwMzEwNDY4Mw@@._V1__SX1774_SY863_

La labor de PSH pasa desapercibida, o mejor dicho no se percibe. Cabría esperar algo más de un actor que decide emprender la tarea de la dirección. Su cámara actúa como un mero testigo de lo que acontece, sin asumir riesgos (por otro lado innecesarios). Es decir, que su realización es correcta, pero le penaliza el hecho de que su labor como actor, su trayectoria es (era) de las mejores del panorama actual. Últimamente la industria cinematográfica ha dado dos buenos ejemplos de la mano de Robert Redford y George Clooney. PSH ha creado una cinta sencilla, directa, intimista, y algo emotiva, pero esperábamos más de él y nos quedaremos sin ver su posible evolución, ya que muestra un gusto por la estética y un amor por el oficio. En cuanto a su labor de actor: nada que reprochar. Esta muy comedido, en su papel. Todo es muy pausado, con naturalidad. Y cuando tiene que estallar, estalla y bien que lo hace.

Es muy destacable la escena principal, ya avanzada la cinta, en la que los cuatro amigos se reúnen para cenar. Es el momento en que Jack va a deleitar al objeto de su amor y también, de esa manera, agasajar a sus amigos. Es un hombre que se ha superado así mismo y está a punto de conseguir una pareja estable. Enfrente se encuentra un matrimonio carcomido. Buenos diálogos, bien planteado y mejor resuelto. La amistad, el amor, la vida cotidiana y las chispas. Esas chispas que pueden saltar en cualquier momento y provocan el derrumbe. Estamos ante cuatro personajes comunes (el plantel apenas es de seis), habituales en nuestro entorno, que tienen una pasado (miedos) y que tiene un futuro (para algunos esperanza, para otros…) y que cenan, se ríen, hablan, fuman, beben… y discuten. La vida. En esa interpretación de los cuatro amigos radica la esencia y la fuerza de Una cita para el verano. Gran trabajo actoral de todos. Lo esperabas de Hoffman, pero no tanto a lo mejor de Amy Ryan que es la que se ha sumado al proyecto. Y muy convincente, en la otra cara del amor, la pareja John Ortiz y Daphne Rubin-Vega.

MV5BMjIwMDE1OTQ1NF5BMl5BanBnXkFtZTcwNjIwNDY4Mw@@._V1__SX1774_SY863_

La película es una adaptación de la obra de teatro escrita por Robert Glaudini (A view from 151st Street). Tres de los actores participaron en la obra teatral (el propio PSH fue uno de ellos). Se presentó en el prestigioso festival de Sundance y tuvo una buena acogida. Al ser una adaptación teatral no hay muchos escenarios, pero sí lo suficientes para que la ciudad de Nueva York (algo tristona y melancólica) se convierta también en protagonista y entre de lleno en las listas de películas rodadas (y casi protagonizadas) en la Gran Manzana.

Al ser una adaptación enseguida me vino a la cabeza una maravillosa Un Dios Salvaje (Roman Polanski, 2011). Tienen lugares comunes, pero esta última es poseedora de muchos más matices.
Una cita para el verano pasará a la historia del cine, pero no por méritos propios. Sería una cita fácilmente olvidable, de esas que tienen que ver con el amor, con la superación personal y el afrontar la madurez. Pero es una película única. Fue la película que dirigió un gran actor: Philip Seymour Hoffman. Su dramática desaparición ha hecho posible que se haya proyectado en nuestro país. Y esa circunstancia hace que veamos la actuación de PSH con entrañable cariño y nostalgia. Es lo que tiene la magia del cine: sentimos dolor por una persona que no conocemos, pero al que amamos como actor.

Os dejo un tráiler (en VOSE, así podemos disfrutar de la voz de Philip Seymour Hoffman):

 

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus


Lucy
La última heroína

WLUCY_Cartel 68x98cm_TEASER_Tag OKFicha
Película: Lucy.
Interpretación: Lucy (Scarlett Johansson), Profesor Norman (Morgan Freeman), Pierre Del Rio (Amr Waked), Sr. Jang (Choi Min-sik)
Dirección y guion: Luc Besson. País: USA. Año: 2014.
Duración: 89 min.
Género: Acción-Ciencia ficción
Producción: Virginie Besson-Silla, Marc Shmuger
Música:Eric Serra
Fotografía:Thierry Arbogast
Montaje: Julien Rey.
Diseño de producción: Hugues Tissandier. Vestuario:Olivier Beriot.
Distribuidora: Universal Pictures International.
Estreno en USA: 25 Julio 2014. Estreno en España: 22 Agosto 2014.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años

Sinopsis
La historia comienza con Lucy, una joven estudiante en Taiwan a la que su novio obliga a entregar un maletín a un mafioso, el Señor Jang. En este momento, la mafia taiwanesa/koreana la hace prisionera e introducen en su abdomen el paquete de una nueva droga, CPH4. Pero uno de sus captores patea el estómago de la prisionera, abriéndose así el paquete, cuya sustancia empieza a ser absorbida por su cuerpo en grandes cantidades. Este accidente transforma a Lucy, quien comienza a aumentar sus conexiones cerebrales hasta que las ochenta y seis mil millones de neuronas de su cerebro funcionan a la vez; adquiere así capacidades psíquicas y físicas que alcanzan lo sobrenatural. Con la ayuda de un profesor y un policía, Lucy y sus recién adquiridos superpoderes luchan contra la mafia para apoderarse del resto de la sustancia.

Comentario
La primera mujer y la mujer última, el principio y el fin de la evolución englobado en un solo vocablo, conectado por el tiempo. La especie humana tiene un nombre, y no es Adán, sino Lucy.
Siempre se agradece sentarse en el cine y encontrarse con un personaje femenino en el papel de héroe, y, en este aspecto, Besson nunca decepciona. Su amor por las heroínas lo demostró por primera vez con Nikita en La femme Nikita (1990), y continuó con la joven Mathilda en Leon (1994). En ellas, sus protagonistas sufren una transformación hasta convertirse en dueñas de sí mismas. En palabras del director, también Lucy, veinte años más tarde: “En cierto modo, coloniza su propio cerebro”.

W5703_D025_00556_RV2

El film es un auténtico lío hipnótico, lleno de momentos divertidos pero desprovistos de sentido. Se trata de una película que tontea entre la ciencia ficción y la acción, pero que no termina de decantarse por ninguna, con un resultado que se nos puede antojar torpe. Sin duda entretenida, acumula numerosos gags que pueden recordar a Tarantino: cuando la rubia Scarlett comienza a matar asiáticos sin ningún pudor, se abre un paralelismo con la Uma Thurman de Kill Bill, sólo que en lugar de asesinar con una peculiar katana, se carga a media mafia con su telekinesia y sus balas. Besson parece que deja de tener control sobre su propio film, que pasa de ser una ligera pero muy entretenida película de acción a convertirse en un auténtico delirio.

Durante los primeros minutos del metraje, el director nos sorprende con escenas de documentales de animales, que representan a los depredadores y su presa, como símbolo de la situación de tensión entre la mafia y la inocente estudiante. La comparación se presenta de forma tan obvia que de alguna manera cómica consigue funcionar. Una vez la droga se encuentre en su organismo, Lucy no será ya la presa.

W5703_D034_03402_RV3

Los planos caóticos de Besson se interrumpen a lo largo de la película por pantallazos en negro con un porcentaje que no deja de ascender: 10%, 20%, 40%… casi como un videojuego que se va completando a medida que avanza el metraje. Y es que no sorprendería que a partir de Lucy se desarrollase uno. Pero a esta superheroína le falta un supervillano: la droga hace de ella un ser tan poderoso que en ningún momento corre verdadero peligro, lo que complica la capacidad de Besson para sorprender al espectador, o incluso para crear suspense.

El personaje del profesor interpretado por Morgan Freeman es absolutamente plano, sirve de padre simbólico a Scarlett, pero ni siquiera este hecho está bien justificado por la trama. Desde un principio, la inteligencia y el conocimiento sobre el mundo por parte de la protagonista superan al del científico, y no se entiende por qué busca precisamente en él las respuestas que su desarrollado cerebro se plantea.

La interpretación de Johanson es impecable; se adapta cómodamente al universo experimental de Besson, quien declaró: “Supe inmediatamente que debía ser ella”. No es de extrañar; la actriz ya sorprendió este año interpretando un papel excelente como femme fatal que ostenta poder y fuerza sobre los hombres en Under The Skin (Jonathan Glazer, 2013). Nuevamente, se convierte en un personaje que, a pesar de su aspecto, carece de humanidad.

W5703_TPT_00043R

Besson opta por escenas de acción espectaculares (entre las que no falta una persecución por las calles de París), en lugar de prestar atención al detalle argumental. Si bien el director se niega a explorar la filosofía que implica la trama de su película, sí es cierto que esta crea un hipnotismo importante, nos mantiene fijos en el asiento. Cuando vemos a Scarlett interpretar a Lucy, no soltamos ni un bostezo. Pero es precisamente aquella falta de profundidad la que nos inclina a pensar que hay algo que no funciona. Echamos de menos esa “vuelta de tuerca” que sí podemos ver en otras películas que mezclan el Sci-Fi con la acción, como puede ser Matrix (Los hermanos Wachowski, 1999) o, para poner un ejemplo más cercano en el tiempo, la misma Origen (Christopher Nolan, 2010). Claramente, Besson se interesa más por el impacto visual que por la opción intelectual, a la que podría haber prestado mayor atención teniendo en cuenta las infinitas posibilidades que el argumento le permitía. Pero no sólo la acción ocupa la mente del francés; como es habitual en él, la banda sonora tiene un peso especial: de la mano de Eric Serra, responsable también de la música de otros films del mismo director como El quinto elemento (1997) o Juana de Arco de Luc Besson (1999), Besson consigue crear el ambiente idóneo para sus escenas de acción. Damon Albarn es el encargado de interpretar Sister Rust, una canción creada especialmente para la película, que será un placer añadido para los amantes de Blur.
La utilización de aparatos electrónicos se repite durante los 89 minutos en los que Lucy aumenta su capacidad cerebral. Desde que, cómicamente, pide permiso al médico (quien le está quitando la droga de su organismo a punta de pistola) para llamar a su madre por el móvil, hasta que se plantea verter todo su conocimiento adquirido en un USB: la era digital se encuentra en todo momento presente. Y me planteo si, tal vez, el sinsentido que se nos muestra abiertamente en la película no será precisamente una metáfora del caos que supone la información masiva vertida sin orden ni pausa en la era de Internet.

Os dejo un tráiler:

Bernarda Parodi

Revista Atticus

 

Mil veces buenas noches
Juliette Binoche tras las cámaras

WWmil_veces_buenas_ncohes-cartelFicha
Película: Mil veces buenas noches.
Título original: Tusen ganger god natt. Título internacional: A thousand times good night.
Dirección: Erik Poppe.
Interpretación: Juliette Binoche (Rebecca), Nikolaj Coster-Waldau (Marcus), Lauryn Canny (Stephanie), Adrianna Cramer Curtis (Lisa), Maria Doyle Kennedy (Theresa), Larry Mullen Jr. (Tom), Mads Ousdal (Stig), Chloe Annett (Jessica).
Guion: Erik Poppe y Harald Rosenløw Eeg.
Países: Noruega, Suecia e Irlanda. Año: 2013.
Duración: 117 min. Género: Drama.
Producción: Finn Gjerdrum y Stein B. Kvae. Música: Armand Amar.
Fotografía: John Christian Rosenlund. Montaje: Sofia Lindgren.
Diseño de producción: Eleanor Wood.
Vestuario: Judith Williams. Distribuidora: Golem.
Estreno en Noruega: 18 Octubre 2013. Estreno en España: 8 Agosto 2014.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.

Sinopsis
Rebecca es una de las mejores fotógrafas de guerra del mundo. Al regresar a su casa tras ser herida gravemente en Kabul, debe enfrentarse a una tremenda tormenta emocional cuando su marido rehúsa seguir soportando la peligrosa vida que lleva. Tanto él como sus dos hijas necesitan a Rebecca y le dan un ultimátum: su trabajo o su familia.

Comentario

Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente.
Robert Capa

El arranque de Mil veces buenas noches (MVBN) es prodigioso. El silencio lo impregna todo hasta el punto que podemos oír como se mueve el polvo, como esas partículas polvorientas revolotean por el aire al ser atravesadas por la luz proveniente de un pequeño orificio. Incluso los pocos títulos de crédito del principio aparecen viudos, sin música del fondo. Era tan extraño que hasta pensé que la cinta se había estropeado, que se emitía sin la banda sonora. Pero no, era silencio, puro silencio que reclama nuestra atención. El cine son imágenes.

WWMIL_VECES_BUENAS_NOCHES_16

Rebecca (Juliette Binoche) se encuentra en las inmediaciones de Kabul (Afganistán) cubriendo un reportaje sobre las mujeres que se inmolan a favor de una causa. Sus trabajos fotoperiodísticos son muy apreciados. Rebecca pasa por ser una de las grandes reporteras gráficas que retratan y tratan de denunciar distintas situaciones.

Rebecca cree en lo que hace; cree que sus trabajos denuncian la situación; cree todavía en ese periodismo que hace que se te revuelvan las tripas, a la hora del desayuno, al descubrir una imagen de denuncia social. No entiende que una imagen de este tipo quede anulada porque a Paris Hilton le han sacado en una fotografía sin bragas. Ama su trabajo. Es una cuestión de instinto. Lo lleva en la sangre. Un instinto que casi le deja sin esa sangre al meterse de lleno en el conflicto, al querer mostrar el terrible momento de la inmolación. Esa era la noticia y ella quería saber el porqué para denunciar el cómo es posible que esto pueda suceder.

Sus heridas la llevan al hospital y de ahí a su casa. Allí, en Irlanda del Norte, le esperan su marido Marcus (Nikolaj Coster-Waldau), un biólogo que trata de buscar en los peces los efectos radiactivos de una central nuclear cercana, y sus dos hijas: Lisa (Adrianna Cramer Curtis), de siete años, y Steph (Lauryn Canny), de 13 años.

El éxito, la fama y su alto grado de compromiso no es un buen compañero en las vidas del marido y de las dos hijas. Marcus no puede vivir con la angustia de estar esperando que de un momento a otro le llamen para decirle que tiene que ir a recoger el cadáver de su esposa. Y las niñas echan de menos a su madre hasta tal punto que cuando regresa es como si fuera una extraña.

Rebecca ha estado cerca de la muerte e intenta que esta no se apodere de su vida. Promete que dejara el fotoperiodismo, e inicia la recuperación tanto física como emocional al lado de los suyos. Hasta que una inocente oferta de trabajo para trasladarse a los campos de refugiados en Kenia (aparentemente sin conflicto bélico) le remueve las entrañas.

WWMIL_VECES_BUENAS_NOCHES_08

MVBN es una potente historia con unos elementos dramáticos terribles. Parece ser que está basado en la propia biografía del director, Erik Poppe, que realizó trabajos como fotógrafo de guerra. Tiene bellos recursos visuales como los globos de papel que se elevan por efecto del aire caliente, o esas revueltas oníricas de la protagonista, en el agua, en sus momentos de zozobra. También la repetición de las olas en la playa forma parte de ese programa visual. Pero… (cuánto lamento este pero) la película falla. No sabría decir muy bien el porqué. Creo que se debe al guion. Las tramas secundarias parecen estar metidas con calzador. Por poner dos ejemplos. Es difícil justificar un viaje a África para que Steph realice «su megaproyecto» escolar. Este proyecto no deja de ser una simple actuación de final de curso. Eso sí, la niña muy comprometida con la causa de los más desfavorecidos (y hasta muy brillante y emotiva su presentación ante sus compañeros). Pero de ahí a tener que realizar ese viaje de forma imperiosa. No. Abundando más en esta trama, resulta que en un momento determinado nos muestran que Steph es una virtuosa con el dibujo artístico. Y ahí se queda, no inciden en esa particularidad que daría algo más de juego como pueda ser el hecho de que en vez de retratar con la cámara lo hiciera con el lápiz (pero claro, el legado de la madre está ahí). Y otra cuestión es el papel que desarrolla Rebecca en el conflicto. Hay un suceso, una circunstancia que supone, por parte de Rebecca, traspasar una línea no escrita, pero si respetada por todo aquel que se dedica a ser reportero de guerra. Es la no intervención, el moverte entre la gente sin que se te note, en no molestar y no interferir en el conflicto, no hay buenos ni malos, no hay niños ni ancianos, ni cristianos ni musulmanes. No puedes tomar partido, eres un mero observador por mucho que te moleste y te duela y quieras hacer algo más que disparar tu cámara. Esta cuestión se deja sin resolver. No se habla de ella y creo que le plantea a Rebecca un conflicto que no resuelve. Dicho esto, dejando estas pegas, Mil veces buenas noches, merece todos mis respetos cinematográficos. Entre otras cosas por poner en valor esta profesión de alto riesgo. Sin estos valientes no habría fotos de denuncia que incomodan a determinados gobiernos. Lo que no se ve, no sucede, eso lo tienen claro las administraciones americanas que son las primeras en censurar las imágenes de cualquier conflicto en que ellos intervienen y que ponen todo tipo de trabas en aquellos en los que tiene «oscuros» intereses. Ese deseo de dar a conocer el sufrimiento de personas desfavorecidas o metidas de lleno en un conflicto bélico, es de admirar. Y esta cuestión está bien resulta, nos mete de lleno en la piel de ella, de la reportera por encima de madre. Casi todo el peso de la cita lo lleva Juliette Binoche. Padecemos su sufrimiento, sus dudas, su conflicto interior. Su rostro lleva la pantalla transmitiéndonos esos sentimientos de manera convincente. A pocos puede sorprender ya con su actuación. La actriz pasa por ser una de las más solventes del momento y con más proyectos sobre su espalda. A su lado Nikolaj Coster-Waldau (como Markus, como marido paciente y entregado) no le va a la zaga. Parece que su físico no le penaliza para realizar este tipo de papeles. Desde que interpretó su papel de malo/malote en Headhunters disfrutamos de su buen hacer. Y no digamos nada de la saga de Juegos de tronos. Las dos pequeñas adolescentes cumplen a la perfección su papel, sobre todo Lauryn Canny interpretando a Stephanie, quién es la que más sufre la ausencia de su madre. Magnífica la escena en la que «fusila» a su madre con la herramienta de su trabajo. Dura e incómoda de ver (es como si estuvieras traspasando el ambiente íntimo en la relación madre/hija).

WWMIL_VECES_BUENAS_NOCHES_06

MVBN cambia el rol habitual que se le atribuye a esta dura profesión. No son muchas las reporteras de guerra. Es más bien un papel que vienen desempeñando los hombres. Pero aquí Erik Poppe ha decidió que sea una mujer la que desempeña este papel. Una mujer que tiene una familia que la está esperando que regrese del frente. Mientras el marido se ocupa del hogar, de las niñas, de su trabajo. Ella, Rebecca, bastante tiene con sortear los tiros y tratar de llegar a un sitio para poder enviar sus fotos. Tiene un don, tiene un instinto que le hace muy buena en su profesión. Pero ¿a costa de su familia? ¿Tiene derecho a tener atemorizada a su familia por desarrollar su profesión? Dura y difícil respuesta, sobre todo cuanto los intereses que giran alrededor de cualquier conflicto tienen que ver más con la economía que con otra cosa. Una profesión necesaria, es ahí donde pone el acento su director, hoy más que nunca. Un compromiso que radica en lo esencial: contar lo que sucede y sacar a la luz hechos. Pero que no resulta nada sencillo por la cantidad de carpetas que sepultan a estos expedientes en las redacciones de los grandes medios de comunicación. Una dura y difícil respuesta que se plasma en la última escena de Mil veces buenas noches, en la que la propia Rebecca, angustiada, no sabe qué hacer con sus cámaras en ristre metida de lleno en la encrucijada.

“Lo más difícil que muestra este film es la vuelta a casa, porque el trabajo más duro del mundo es el que te encuentras en casa.”
Erik Poppe

Os dejo un tráiler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 

 Page 1 of 95  1  2  3  4  5 » ...  Last » 
Get Adobe Flash player