Pr√≥ximamente el n√ļmero CINCO
Ya a la venta el n√ļmero CUATRO

Pídelo via mail en admin@revistaatticus.es.

√öltimo n√ļmero

Desc√°rgate el √ļltimo n√ļmero.  ¬°Aqu√≠!

Silvia Verdugo Casta√Īo (1980)

 

Ha cantado desde siempre, aunque el c√≠rculo se reduc√≠a a amigos y familiares. Ya desde peque√Īa, con la copla descubri√≥ un g√©nero musical con el que se sent√≠a mas identificada y que le permit√≠a desarrollar sus caracter√≠sticas vocales con gran facilidad.

Diplomada en Turismo por la Universidad de Valladolid y con muchas ganas de recorrer mundo pasa casi una d√©cada fuera de su localidad. De vuelta ya en su ciudad, y gracias a su gran afici√≥n a la m√ļsica, comenz√≥ a ahondar en su pasi√≥n por el flamenco al que le transportaron algunos de los cantaores a los que le gustaba imitar, sobre todo al gran Valderrama.

Desde entonces su pasi√≥n por este arte ha ido in crescendo. Hace ya 7 a√Īos que decidi√≥ subirse a un escenario acompa√Īada por un guitarrista local y desde entonces no ha parado su evoluci√≥n.

Sus inquietudes le han llevado a tomar clases en el conservatorio flamenco Casa Patas en Madrid, en la Fundación sevillana Cristina Heeren y en Jerez de la Frontera. Ha participado en concursos flamencos nacionales obteniendo buenos resultados.

Forma parte de la compa√Ī√≠a flamenca ” Valladolid suena flamenco” junto a varios artistas locales actuando por toda Castilla y Le√≥n. Recientemente ha realizado una colaboraci√≥n especial en el espect√°culo ” del fuego y la memoria” junto a La Farruca y La Serrata.

En estos momentos se encuentra inmersa en un nuevo proyecto que ver√° la luz a mediados de este a√Īo.

Consciente de la dificultad a la que se enfrentan los cantaores vallisoletanos fuera de un marco flamenco, no cesa en su empe√Īo por seguir aprendiendo y ya ha adquirido una gran responsabilidad con el cante, mantener viva la afici√≥n en su tierra y el conocimiento de lo que hoy es Patrimonio de la Humanidad.

 

Sergio Eden

fotografías: Chuchi Guerra

Revista Atticus


Flamenco. Del fuego y la memoria

DEL FUEGO Y LA MEMORIA INICI√ď SU GIRA EN VALLADOLID

 

Rosario Montoya (‚ÄúLa Farruca‚ÄĚ) y Natalia Delmar (‚ÄúLa Serrata‚ÄĚ), iniciaron el pasado viernes en el teatro Zorrilla de Valladolid la gira de su espect√°culo Del fuego y la Memoria, del que hab√≠an hecho un preestreno en septiembre en el Teatro Quintero de Sevilla.

Esta gira tendr√° continuidad en diversas ciudades espa√Īolas, para ya en oto√Īo pasar a EE.UU.

Con este espectáculo pretenden mostrar el legado y la magia del flamenco a través de dos generaciones, en el que La Farruca, por la edad, la experiencia, la herencia de su padre, etc.,  representa la memoria y el legado que deja, y La Serrata representa el fuego de la juventud. Es por tanto como un hilo conductor, una conjunción y a la vez una complementariedad, buscando la profundidad y huyendo de lo artificial para no perder la memoria y el fuego.

Para ello es fundamental la personalidad de ambas protagonistas.

‚ÄúLa Farruca‚ÄĚ es de sobra conocida no solo por su estirpe, hija de Antonio Montoya Flores, el gran ‚ÄúFarruco‚ÄĚ; madre de ‚ÄúFarruquito‚ÄĚ, ‚ÄúEl Farru‚ÄĚ y ‚ÄúEl Carpeta‚ÄĚ; o hermana de Pilar Montoya ‚ÄúLa Faraona‚ÄĚ. Desde muy peque√Īa convivi√≥ con grandes figuras del baile flamenco y se forj√≥ una gran artista protagonista de espect√°culos como ‚ÄúDe esas fuentes hemos bebido‚ÄĚ, en homenaje a los grandes maestros de este arte, o ‚ÄúGitanas‚ÄĚ, con la participaci√≥n √ļnicamente de mujeres, y muchos otros espect√°culos que han provocado que una cr√≠tica period√≠stica indicara que su baile evoca a las musas. No en vano es una de las m√°s grandes bailaoras y encarna las m√°s puras ra√≠ces del baile flamenco.

Por su parte La Serrata, nacida en Almer√≠a, tuvo como maestro a su abuelo, ‚ÄúEl Melilla‚ÄĚ, una persona muy especial para ella, que sab√≠a mucho de cante, de baile y de guitarra. Tras un duro aprendizaje, pese a su juventud ha cosechado ya numerosos √©xitos.

Estas dos artistas coinciden en afirmar que el flamenco se siente. No es raz√≥n; es coraz√≥n y alma. ‚ÄúCuando est√°s bailando te est√° rajando el coraz√≥n‚ÄĚ, me comentaba recientemente ‚ÄúLa Farruca‚ÄĚ.

Por su parte ‚ÄúLa Serrata afirma que ‚Äúeste espect√°culo est√° hecho desde quienes aman el flamenco m√°s que a su vida‚ÄĚ. El flamenco entendido como ‚Äúla pasi√≥n y el sentimiento, el dolor y el dramatismo, las fatigas del amor y de la vida; un arte que tiene dentro de s√≠ y por s√≠ mismo todo el sufrimiento y el anhelo de libertad del pueblo que lo ha parido y acu√Īado a trav√©s de los tiempos‚ÄĚ.

Para el grand√≠simo espect√°culo escenificado en Valladolid contaron con un gran elenco. Los cantaores Javier Flores ‚ÄúEl Indio‚ÄĚ (que acaba de sacar su disco ‚ÄúCon Alma‚ÄĚ), Juanillorro (su reciente disco ‚ÄúPlazuela viva‚ÄĚ ha sido declarado como mejor disco flamenco de 2016), Juan Fern√°ndez ‚ÄúEl Negro‚ÄĚ y Ezequiel Montoya, y contando expresamente con la colaboraci√≥n especial de la gran cantaora vallisoletana Silvia Verdugo, que interpret√≥ magistralmente unas alegr√≠as y una minera. A la guitarra, David Caro y Jos√© Antonio ‚ÄúFity‚ÄĚ Carrillo. A la percusi√≥n Lolo Montoya y Fali ‚ÄúEl El√©ctrico‚ÄĚ.

En definitiva una gran escenificaci√≥n, llena de arte y sentimiento. En palabras de La Serrata ‚Äúun intento de que no se pierda la memoria (de d√≥nde venimos) y el fuego (a d√≥nde vamos); si hay una uni√≥n y el fuego se mantiene, no se pierde la memoria‚ÄĚ.

 

 

 

Fernando Pastor

fotografías: Chuchi Guerra

Revista Atticus


Titanes en el barro

 El rubgby vuelva a llamar a las puertas del estadio vallisoletano José Zorrilla. El SilverStorm El Salvador y la U.E Santboina disputarán la Final de la Copa del Rey de rugby tras imponerse el equipo vallisoletano al Sanitas Alcobenda Rugby por 10-13.

Toda la épica de deporte se concentró en el campo embarrado. Una remontada, barro, sudor, sangre y lágrimas. El deporte en estado puro. Las fotográficas de Chuchi Guerra nos dan muestra de la dureza y la gran plástica de este noble deporte. El verbo viene de la mano de José Juan Taboada.

 

Que el rugby es un deporte intenso, r√°pido y duro nadie lo pone en duda. Tambi√©n estaremos de acuerdo en que los rugbiers han cambiado exponencialmente, ahora la rudeza ha sido relegada al ostracismo por la inteligencia, la b√ļsqueda del contrario se ha cambiado por la del espacio, el choque por el bal√≥n vivo y la grasa por el m√ļsculo.

 

Sin embargo, en lo que no ha cambiado es en la pasión por avanzar metro a metro, ni en el sacrificio por mantener el oval o por recuperarlo, ni en la impercepción del dolor para no perder los centímetros ganados a base de sudor y esfuerzo.

 

Todo esto se pudo ver el pasado domingo 5 de febrero en el campo de Las Terrazas de Alcobendas, todo esto y más. También pudimos asistir a un choque en el barro de dos de los mejores equipos del panorama nacional de rugby, el actual líder de la Liga de División de Honor, Sanitas Alcobendas, y al vigente campeón de la Copa de S.M. El Rey y de la Liga, SilverStorm El Salvador.

 

Ambos equipos hab√≠an estado espoleando a su huestes durante las semanas anteriores para dominar en las gradas. Esta primera batalla la ganaron los vallisoletanos gracias a su #AlcobendasBlanquinegra. El desplazamiento al municipio madrile√Īo de Chamizos asegur√≥ una jugosa taquilla para los locales, generando un magn√≠fico ambiente en el campo.

 

Los dos equipos saltaron al campo con la intención clara de imponer su juego y conseguir puntos lo antes posible. El lamentable estado del terreno de juego, convertido en un barrizal, presagiaba un encuentro cerrado en el que los paquetes de delantera marcarían la diferencia. Sin embargo, el primer ensayo vino de la mano del zaguero vallisoletano de Sanitas Alcobendas, Perico Martín, quién rompió la línea de defensa de SilverStorm El Salvador entrando como un cuchillo bajo palos.

Muchos empezaban a lanzar las campanas al vuelo, sin embargo, ‘es muy dif√≠cil vencer a un equipo que nunca se rinde’ y as√≠ son los Chamizos.

 

Sin descomponerse por el resultado adverso, SilverStorm El Salvador comenz√≥ a dominar las fases est√°ticas del partido y a imponer su poder√≠o en delantera. El barro no permit√≠a el juego a la mano fluido del que hacen gala los madrile√Īos. Las veces que consegu√≠an poner en juego a sus tres cuartos, la defensa blanquinegra los frenaba una vez tras otra. La sensaci√≥n de impotencia en el banquillo local y en algunos jugadores comenzaban a hacerse palpables gracias al inmaculado trabajo de la mel√© vallisoletana, que a los ocho minutos empataba el encuentro para hacerse dominador del juego.

 

El barro acabó convirtiéndose en aliado blanquinegro. Las imprecisiones cometidas por la inestabilidad en la carrera servían para que SilverStorm El Salvador se luciera melé tras melé. Más bien parecía que el acostumbrado a este tipo de suelo fueran los foráneos y no los locales. La línea de tres cuartos colegial conseguía meter en el cuerpo a los de Sanitas cada vez que el balón llegaba a manos de los alas.

 

SilverStorm El Salvador se coloc√≥ con seis puntos de ventaja en el marcador y con la sensaci√≥n de tener dominado el partido. Sanitas Alcobendas apret√≥ los dientes y meti√≥ a los blanquinegros en su l√≠nea de 22 en varias ocasiones, sin embargo, los de Juan Carlos P√©rez ten√≠an claro que eran ellos los que iban a jugar la pr√≥xima final de la Copa de S. M. El Rey. Defend√≠an con u√Īas y dientes, placando duro y a los tobillos, frenando constantemente las oleadas locales consiguiendo una y otra vez que cometieran errores de manos o sac√°ndolos por las l√≠neas laterales del campo. Sanitas se convert√≠a en un manojo de nervios cuando sus patadas tras golpes de castigo no acababan de cruzar los tres palos, √ļltimo recurso del que tirar ante la √©pica defensa chamiza.

 

Pese a acortar el marcador, dejándolo en lo que a la postre sería el resultado final, 10-13, SilverStorm El Salvador no tuvo nunca la sensación de perder el partido. La seriedad defensiva, la práctica inexistencia de indisciplinas y la exhibición de fortaleza física daban tranquilidad a una grada blanquinegra enfervorecida con la idea de repetir una final en el estado José Zorrilla.

 

El pitido final desató la alegría de jugadores y afición que celebraron el pase a la final en una magnífica y perfecta armonía con intercambio de agradecimientos, del equipo a los seguidores y de éstos a aquéllos.

 

SilverStorm El Salvador vuelve a asegurar la gloria a la ciudad de Valladolid. Ahora queda saber si la implicaci√≥n y complicidad del Club, las instituciones p√ļblica y privas y la Ciudad siguen siendo las mismas que el a√Īo pasado en la lucha por conseguir que el estadio Jos√© Zorrilla vuelva a albergar LA FINAL, con may√ļsculas.

 

Revista Atticus

texto: José Juan Taboada López

fotografías: Chuchi Guerra


Paco Iba√Īez en el Laboratorio de las Artes, Valladolid

 

Paco Ib√°√Īez, la voz de los poetas, el humanista, el artista comprometido, present√≥ su nueva creaci√≥n art√≠stica, ‚ÄúVivencias‚ÄĚ.

La premi√®re fue en uno de los teatros m√°s emblem√°ticos de Par√≠s, el Th√©√Ętre des Champs-√Člys√©es, los conciertos han continuado por Am√©rica Latina (Chile, Uruguay, Argentina‚Ķ), Barcelona, Sevilla, Bilbao y por distintos festivales internacionales‚Ķ

Han pasado m√°s de 50 a√Īos de su primer disco dedicado a Luis de G√≥ngora y Federico Garc√≠a Lorca, ilustrado por Salvador Dal√≠. Desde entonces, Paco Ib√°√Īez se ha mostrado siempre firme en su lucha por la b√ļsqueda de la belleza, del pensamiento cr√≠tico y de la defensa de las libertades del hombre, a trav√©s de la poes√≠a.

Revista Atticus

fotografías: Chuchi Guerra


Crítica película Lion de Garth Davis

La b√ļsqueda de la identidad

Ficha

Título original: Lion

Director: Garth Davis

Reparto: Dev Patel, Sunny Pawar, Nicole Kidman, Rooney Mara, David Wenham,Nawazuddin Siddiqui, Tannishtha Chatterjee, Deepti Naval, Priyanka Bose, Divian Ladwa

A√Īo: 2016 (Australia)

Duración: 120 min.

Guion: Luke Davies

Fotografía: Michael Gioulakis

M√ļsica:Volker Bertelmann, Dustin O‚ÄôHalloran

Género: Drama

 

Sinopsis

Saroo Brierley es un ni√Īo que con tan s√≥lo cinco a√Īos se perdi√≥ en las calles de Calcuta, a miles de kil√≥metros de casa. Tras un largo viaje acab√≥ siendo adoptado por una pareja australiana. Veinticinco a√Īos despu√©s, con la √ļnica ayuda de Google Earth, Saroo intentar√° encontrar a su familia biol√≥gica.

Comentario

Lion est√° basada en el libro autobiogr√°fico Un largo camino a casa (Ediciones Pen√≠nsula) del propio Saroo Brierley y guionizada por Luke Davies. Al hablar de Lion podemos hablar, en la pel√≠cula, de dos partes bien claras y bien diferenciadas, siendo la clave la ambientaci√≥n. La primera de ellas arranca situ√°ndonos en India. All√≠ el ni√Īo de cinco a√Īos, Saroo Brierley (interpretado con gran naturalidad por un encantador Sunny Pawar) junto a su hermano, deambulan por las callejuelas busc√°ndose la vida como buenamente pueden para poder ayudar al sostenimiento de su familia. Saroo pierde de vista a su hermano. Se pierde y se queda dormido en el banco de un tren. Cuando se despierta, quiere bajarse y no puede. Se encuentra solo y a m√°s de 1600 km de su casa. Estos minutos se nos muestran sin apenas di√°logos con un silencio que acent√ļa el drama. Perdido y desamparado tendr√° que estar atento para no caer en las redes de explotaci√≥n infantil. Su suerte cambia cuando es adoptado por Sue (Nicole Kidman) y John (David Wenham) un matrimonio australiano. La segunda parte comienza con un salto en el tiempo. Est√° ambientada en Tasmania, han pasado casi veinticinco a√Īos. Vemos a un Saroo adulto (Dev Patel) con una vida acomodada, mientras que su hermanastro Mantosh (Keshav Jadhav, tambi√©n indio, no consigue encontrar un hueco en la sociedad. Nuestro protagonista conoce a Lucy (Rooney Mara), pieza clave en el desarrollo de su b√ļsqueda de identidad. Una reuni√≥n de amigos y estudiantes le provocar√° una convulsi√≥n en sus recuerdos sacando a la luz un pasado que ten√≠a olvidado. Con apenas un pu√Īado de recuerdos y Google Earth como herramienta tratar√° de reconstruir sus or√≠genes para tratar de encontrar a su familia biol√≥gica, y, de esta manera, superar la crisis de identidad. No es tarea f√°cil. Han pasado muchos a√Īos y el pueblo, de cual no recuerda el nombre exacto, puede que haya cambiado su fisonom√≠a. No sabe ni el apellido de su madre, analfabeta, y no habla bengal√≠. La herramienta ¬ęon line¬Ľ le ayudar√° a matizar, a poner color a esos vagos recuerdos sensoriales que permanecen en su mente.

La TV ha hecho mucho da√Īo. Estamos acostumbrados a ver pel√≠culas de sobremesa con la vitola de ¬ębasado en una historia real¬Ľ que, a veces, lo √ļnico que consiguen es adormecer realmente. Lion en algunas fases parece pertenecer a este grupo porque su fuerza se diluye seg√ļn van pasando los minutos. El arranque es poderoso. Todo lo que sucede en la India est√° rodado magistralmente sobre todo por el tratamiento en la luz y el uso del silencio como elemento dram√°tico.

Para sacar provecho al visionado de Lion me quedar√≠a con el drama que supone para Saroo saber que su familia biol√≥gica, su madre y su hermano, puedan estar busc√°ndolo o que no tengan respuesta a qu√© es lo que le sucedi√≥ o c√≥mo y por qu√© desapareci√≥. Y lo m√°s angustioso: ¬Ņd√≥nde se encuentra el peque√Īo? Esa lucha emocional que mantiene Saroo y la planificaci√≥n a escondidas de sus padres es de lo mejor. Para √©l supone una traici√≥n a sus padres adoptivos y una desconsideraci√≥n con su familia biol√≥gica al estar disfrutando de una buena vida. Incluso esta lucha la extiende a su pareja. Mientras que para su madre biol√≥gica lo considera una circunstancia normal que quiera saber qui√©nes eran sus progenitores. Sue se muestra muy comprensiva y le explica que su adopci√≥n tiene poco que ver con el instinto maternal, m√°s bien por dar amor a gente que lo necesita en un mundo superpoblado.

El actor británico Dev patel se ha convertido en un clásico en la representación de papeles de personajes indios de origen humilde. Deslumbró con Slumdog Millionaire (Danny Boyle, 2008). También lo vimos en El hombre que conocía el infinito (Matt Brown, 2016) como Srinivasa Ramanujan, un brillante y atormentado matemático. Aquí está más que correcto en su papel de atribulado hijo adoptado. Nicole Kidman (por poner una de sus mejores películas: Las horas Stephen Daldry, 2003) tiene un papel secundario, pero le sabe aportar una buena dosis de verosimilitud ayudado por una muy buena caracterización que la aleja de los papeles de chica mona. Destacable como sufrida y anegada madre adoptiva. Rooney Mara tiene un papel cortito pero lo sabe aprovechar muy bien.

La fotograf√≠a es de lo mejorcito. Corre a cargo de Greig Fraser (La noche m√°s oscura, Kathryn Bigelow, 2013) y tambi√©n es meritoria la banda sonora de Dustin O’Halloran y Volker Bertelmann. La mayor√≠a de los temas no tienen letra, salvo el tema final con la pegadiza canci√≥n Never Give up de Sia.

Garth Davis, director novel, con el final que nos presenta, echa por tierra todo lo que antes hab√≠a conseguido. Esa primera parte rodada de forma magistral constituye su mejor carta de presentaci√≥n. Es innecesario el subrayado de aportar las im√°genes reales, lo √ļnico que aporta es que la realidad es m√°s fea que el cine. Los actores son m√°s guapos que los reales y los escenarios tambi√©n est√°n maquillado. La vida es m√°s real que el cine. Pero, sea como fuere, merece mi m√°ximo respeto aquellas pel√≠culas que ponen en el acento en el drama social, como es en esta ocasi√≥n: 80.000 ni√Īos desaparecen al a√Īo en India.

Lion de Garth Davis es una entretenida propuesta que a√ļna ingredientes que suelen dar buenos resultados de cara a la galer√≠a: aventura de ac√° apara all√°, ni√Īos en apuros con b√ļsqueda de su identidad, desamparo, basada en hechos reales‚Ķ Pero el producto final no es todo lo redondo que cabr√≠a esperar con esos buenos mimbres que se nos muestran en una magn√≠fica primera parte. Eso s√≠, Garth Davis ha conseguido cr√©dito para futuros proyectos gracias a las nominaciones a los Premios √ďscar, pero no creo que alcance alguno de ellos.

Os dejo un tr√°iler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus


 Page 4 of 143  « First  ... « 2  3  4  5  6 » ...  Last » 
Get Adobe Flash player