Comparte esto:

" /> 66 SEMINCI – Crítica película Hytti nro 6 (Compartimento n 6) de Juho Kuosmanen | Revista Atticus

66 SEMINCI – Crítica película Hytti nro 6 (Compartimento n 6) de Juho Kuosmanen

Crítica película Hytti nro 6 (Compartimento n 6) por Carlos Ibañez

Ficha

Título original: Hytti nro 6

Año: 2021

Duración: 107 min.

País: Finlandia

Dirección: Juho Kuosmanen

Guion: Andris Feldmanis, Juho Kuosmanen, Livia Ulman. Novela: Rosa Liksom

Fotografía: Jani-Petteri Passi

Reparto: Dinara Drukarova, Yuriy Borisov, Seidi Haarla, Vladimir Lysenko, Dmitriy Belenikhin

Productora: Coproducción Finlandia-Alemania-Estonia-Rusia; Elokuvayhtiö Oy Aamu

Género: Drama

Sinopsis

    Una joven finlandesa toma un tren hacia Moscú para ir al yacimiento arqueológico de Múrmansk. Tendrá que compartir su compartimento con un desconocido. Esta convivencia y unos encuentros improbables unirán poco a poco a estos dos seres completamente opuestos.

Comentario

            Excelente ejercicio de ver crecer una planta durante dos horas. Película que habla de una estudiante finlandesa en Moscú que se va a ver los petroglifos de Múrmansk, en el Ártico. En principio se iba a ir con su novia, pero ésta se desengancha del viaje en el último instante y va ella sola. En el tren le toca un currante de dudosa moral que va a las minas a dejarse el pellejo por un buen salario.

            Y vemos como único cambio la evolución de borracho infecto ultranacionalista a tipo majete del ruso mientras la finlandesa es de una planicie boliviana, porque no deja ni respirar de lo aburrida que es, tanto ella como la historia que va desarrollando, con el compatriota que va de guay y es un buscavidas de tres al cuarto y cuando llega a Múrmansk, que le cuesta el ochenta y ocho por ciento del metraje, no le dejan ver los petroglifos porque no hay carretera sino pistas de hielo y nieve.

            Increíble pero cierto, quien le consigue poder ir a ver los petroglifos en plena ventisca y con unas condiciones climáticas insoportables es el compañero… Y aquí el espectador se plantea definitivamente lo corta que es la existencia en este mundo como para gastarlo en este pastiche botánico, porque reitero, que esto es ver crecer una planta durante casi dos horas.

            No se puede hacer una película sin un guion sólido y éste hace aguas desde la primera escena, en un piso de Moscú jugando a hacer una de Woody Allen en Manhattan, pero aquí no hay Hannah ni tampoco están sus hermanas, sino una colección de esnobs jugando a adivinar citas de ilustres mientras fuman.

            Hay que trabajar mucho más los personajes desde su psicología individual y las llamadas de teléfono no ayudan a perfilar a ninguno de los personajes, sino que pretenden ser trampolín para seguir adelante, pero sólo avanza el tren… No la historia.

            De mil maneras se podría haber realizado, pero eligieron la más simple. No siguiendo el primer mandamiento del cine de calidad, como decía Billy Wilder: “prohibido aburrir”.

Os dejo un trailer:

fotografía: Luis Gracia Reglero
fotografía: Luis Gracia Reglero

Carlos Ibañez

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter