La pareja más cómica de Hollywood (1/2)

La pareja más cómica de Hollywood por Luis José Cuadrado Gutiérrez

En el imaginario de mi infancia, la pareja conocida como «El Gordo y el Flaco» ocupa un lugar preeminente. Aquellas sobremesas familiares presididas por las escenas cómicas, en blanco y negro, de la pareja forman parte de un tiempo en el que no era muy habitual poder ir al cine. Era un «artículo» de consumo que no estaba al alcance de cualquiera, bien por cuestiones económicas o bien por técnicas (no había todavía muchas salas de cine). Estas circunstancias junto al hecho de existir en la práctica una sola cadena de televisión pública hacen que su emisión alcanzara a buena parte de la chiquillería de aquellos años a caballo entre las décadas 60/70. ¿Quiénes fueron? ¿Qué lugar ocuparon dentro del cine? ¿Cuál fue su carrera tanto como pareja artística como de forma individual? Estas son algunas de las cuestiones que intentaré desvelar a lo largo de este artículo.

Stan Laurel

Arthur Stanley Jefferson era conocido por su seudónimo artístico: Stan Laurel. Dentro del dúo cómico, El Gordo y el Flaco, representaba el papel del Flaco debido a su extremada delgadez que mantuvo hasta el final de sus días. Nació en Ulverston, Lancashire, Reino Unido, el 16 de junio de 1890; falleció el 23 de febrero de 1965. Stan se crio en el seno de una familia amante del teatro. Sus padres, Arthur (empresario teatral) y Margaret, «Maggie», inculcaron el gusto por el arte escénico. En 1910, Stan entró a formar parte de la compañía de teatro Fred Karno (empresario teatral británico, pionero en el mundo cómico —se le atribuye ser el inventor del gag del tartazo en la cara—) en la que estaba un joven Charles Chaplin (1889 – 1977). Él era el encargado de aprenderse sus papeles, con sus gestos, tics y movimientos, para en caso de necesidad poder sustituirle. La compañía de teatro se marchó de gira a los Estados Unidos lo que constituyó la primera visita de ambos actores al país americano.


Stan adoptó Laurel como nombre artístico debido a la superstición de un ayudante que tenía en sus primeros años. Stan Jefferson si sumamos las letras son trece y no le pareció que se le daría buen rollo. Y ahí dejó al pobre Stan cavilando sobre el asunto. Un buen día estando en el camerino de un teatro, alguien se había dejado un libro de historia antigua. Stan lo echó un vistazo y descubrió la fi gura del general romano Escipión el Africano que llevaba sobre su cabeza una corona de laurel. Más tarde supo que eran hojas del árbol laurel y eso le gustó. Y es así como pasó a ser Stan Laurel. Stan probó suerte en la incipiente industria cinematográfica. En 1917, logró debutar en la película Nuts in may. Se trata de un corto mudo del director Robin Williamson y en el que Stan lleva todavía su apellido, Jefferson. En 1921, y de forma casual, coincidirá en un corto, The Lucky Dog (producida en 1918 y estrenada en 1921), con Oliver Hardy, un ladronzuelo que le trata de robar. A pesar de la gran vis cómica, no tiene éxito comercial y, a mediados de la década de los 20, abandona la escena. Volvió brevemente a Inglaterra, para en apenas un año regresar a los EE. UU. para incorporarse al equipo de Hal Roach, productor cinematográfico y amigo de Harold Lloyd, como escritor de gags.

Vamos a abrir un paréntesis para narrar su agitada vida sentimental. En 1918 inició un periodo de convivencia con la actriz australiana Mae Dahlberg. Chocaron más de una vez por el fuerte temperamento, sobre todo de ella. Rompieron relación en 1925. En 1926, Stan Laurel (ya con ese apellido artístico) se casó con Lois Nelson. Fruto de este matrimonio nació, en 1927, Lois y, en 1930, un varón que llamaron Stanley Robert Laurel pero que murió a los pocos días de su nacimiento. Este suceso les marcó dramáticamente; su relación se resintió y acabaría por separase años después, en 1933 conoció a Ruth Rogers contrayendo matrimonio un año después. Poco le duró la vida conyugal. Dos años más tarde se separó. En 1938 se casa con Vera Illiana Shuvalova, una mujer de fuerte carácter que le llenó la vida de juicios y de problemas. Terminó por divorciarse en 1939. Otros dos años después se volvería a casar con Ruth Rogers, volviéndose a divorciar en 1946. Ese mismo año se casó con la rusa Ida Kitaeva, cantante de ópera. Parece que con Ida encontró una relativa estabilidad sentimental. Convivió con ella felizmente hasta que el 23 de febrero de 1965 Stan Laurel falleció víctima de un infarto de miocardio. Tenía setenta y cuatro años.


Volvamos a 1926 y a su incorporación a los estudios de Hal Roach. Su gusto por la escritura y por la dirección, le llevó a Stan a dirigir alguna producción. Pero, un inoportuno accidente doméstico de Oliver Hardy (se quemó la pierna mientras cocinaba) le llevó de nuevo a actuar al tener que sustituirle. Volvió tomarle el punto a la interpretación. Coincidió, nuevamente, con Hardy en la película 45 minutes from Hollywood, aunque sin coincidir en ninguna escena. Al año siguiente, 1927 protagonizan su primera película The Second Hundred Years, dirigida por Fred Guiol bajo la supervisión de Leo McCarey (uno de los principales directores de
comedia de los años 30).

Oliver Hardy


Norvell Hardy, más conocido como Oliver Hardy, era estadounidense con padres de origen británico. Nació el 18 de enero de 1892, falleciendo el 7 de agosto de 1957. Representaba el papel de El Gordo, quien, al principio, no era tan obeso, y al fi nal de sus días perdió, por una estricta dieta, casi la mitad de sus más de ciento treinta kilogramos.

Hardy fue un niño problemático que no atendía a los estudios, pero que sí que mostró interés por la música y el teatro. Su madre le pagó unas clases de canto, pero el joven Oliver le gustaba más hacer sus prácticas en el vodevil. En 1910, en Milledgeville, ciudad que posteriormente sería su residencia, abrieron una sala de cine. Hardy consiguió trabajo como taquillero, portero, encargado y proyeccionista. Se sintió atrapado por la industria cinematográfi ca y durante las proyecciones pudo ver a un actor de cine mudo de gran éxito, Roscoe Conkling Arbuckle (1887 – 1933), más conocido como Fatty Arbuckle (en inglés, fatty significa gordito). Hardy, un niño obeso y algo acomplejado, vio como triunfaba este actor y le estimuló para iniciar su carrera como actor. Así, en 1913, nos encontramos con una Oliver Hardy alternando los trabajos de cantante y cabaretero por las noches con su labor en los estudios Lubin durante el día.

Su primera película fue para ese mismo estudio Lubin, Outwitting Dad. Por entonces utilizaba el nombre de Oliver Norwell Hardy, aunque en su círculo más íntimo era conocido como Babe Hardy. Este era el nombre que figuraba en sus primeras películas. Pero no le debía de convencer mucho, prefería el de gordinflón que derivó en gordo.

Oliver era muy corpulento, pesaba alrededor de ciento veinticinco kilos y medía ciento noventa centímetros. Esto hizo que le propusieran papeles de villano, aunque también resalta en la comedia debido, fundamentalmente a su buen carácter. Uno de esos papeles, en este caso de atracador, es el que protagonizó en The Lucky dog (como hemos visto antes) en cuya película coincidió con Stan Laurel. Hasta entonces había hecho centenares de cortos mudos de apenas diez minutos de duración. Entre 1918 y 1923 actuó en más de cuarenta películas para la Compañía Vitagraph, uno de los estudios que estuvieron experimentando con la imagen en movimiento antes de que fuera comprada por la Warner Bros en 1925.

Si echamos un vistazo a su vida privada, Oliver Hardy se casó en 1913 con la pianista Madelyn Shalosin, de origen judío. El matrimonio no funcionó y se divorciaron en 1921 para volver a casarse con la actriz Myrtle Lee Reeve. A causa del alcoholismo de Myrtle, tras un tormentoso matrimonio, Oliver se divorcia en 1937. Su tercera y última esposa fue Virginia Lucille Jones una script a quien había conocido durante el rodaje de Locos del aire (1939). Con Virginia estuvo casado desde 1940 hasta 1957 cuando falleció víctima de una apoplejía. Tenía cincuenta y cinco años.

Este artículo sobre La pareja más cómica de Hollywood está publico en Revista Atticus 40

Siga leyendo el artículo en esta página:

La pareja más cómica de Hollywood (2/2)

Luis José Cuadrado Gutiérrez

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter