Crítica teatro- Clownbatientes de Compañía Imaginart

Sala Concha Velasco del Laboratorio de las Artes, Valladolid

La Sala Concha Velasco del Lava presenta el espectáculo de teatro familiar Clownbatientes de la compañía Imaginart, que ha obtenido el Premio Moretti de Teatro en 2019.  

Este es un espectáculo de nuevas tecnologías aplicadas a las artes escénicas, en él hemos disfrutado de inocencia, humor y videomapping, unidos para lanzar un mensaje optimista sobre la naturaleza humana y cómo convivir el uno con el otro.

En Clownbatientes no hay texto, es una obra en formato de Clown y con la dificultad de interactuar con el videomapping, todo esto lo dominan muy bien estos dos grandes actores, ellos nos cuentan cada situación con mucha precisión, lo imaginamos, reímos,  y sin palabras estamos viviendo una historia que entendemos perfectamente. Una obra que tiene como protagonistas a dos simpáticos payasos; Senda (Virginia Urdiales) y Fonso (Alfonso Peña) quienes viven felices y poco a poco van consolidando, su amistad vecinal. La complicidad, la amistad y el respeto los unen, su relación va bien encaminada, pero de repente un día estalla la guerra, que los divide en bandos diferentes convirtiéndose en víctimas inocentes del conflicto, lo luminoso se vuelve oscuro, no son capaces de entender la sinrazón que les envuelve.  

El espectáculo Clownbatientes nos puso las risas por banderas, con la nariz de payaso, sacaron las banderas con cruces y círculos y demostraron lo extremadamente duro del tema. Una raya en el suelo, una bandera y ya tenemos una razón para convencerte a ti mismo de que tu vecino es tu enemigo porque su nariz no es del mismo rojo, o su traje es de distinto color que el tuyo, y así andamos desde el principio de los tiempos.

La piedra gana al palo, y el bombardero al tanque, en una carrera tecnológica cada vez más ridícula y destructiva. Ellos usan el videomapping para luchar en otra guerra a la estupidez humana que es la risa. Con esas armas se presentaron Senda y Fonso sobre el escenario del Lava para sacar las esencias del ser humano en forma de tendedero, de galleta, o regando las plantas, escenas destiladas de la mejor tradición del clown.

Clownbatientes, es una reflexión sobre la guerra y los conflictos cotidianos en clave de clown. La risa es la mejor arma para mediar en un conflicto bélico o en una discusión entre amigos. Amigos que se convierten en enemigos de la noche a la mañana cuando la sinrazón levanta un telón entre ellos, convirtiéndoles en víctimas inocentes de una guerra,  dos bandos que pueden ser vecinos con una lucha de intereses, quizá lo que hemos visto es una metáfora de la vida misma pero lleno de humor.

Muchas risas y carcajadas en el patio de butacas, pero también piensas, te toca la fibra, un espectáculo con mensaje que no te puedes perder. Con dirección de Cruz García Casado, videomapping, música, espacio sonoro y vídeo a cargo de Rodrigo Tamariz. Diseño de vestuario: Eva Brizuela y Virgina Martín Urdiales, Coproducción: Producciones artísticas Kull D’Sac.

Luisa Valares

fotografías: Chuchi Guerra

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter