Comparte esto:

" /> 66 SEMINCI – Crítica película Funny Boy de Deepa Mehta | Revista Atticus

66 SEMINCI – Crítica película Funny Boy de Deepa Mehta

Crítica película Funny Boy de Deepa Mehta por Carlos Ibañez

Ficha

Título original: Funny Boy

Año: 2020

Duración: 109 min.

País: Canadá

Dirección: Deepa Mehta

Guion: Deepa Mehta, Shyam Selvadurai

Música: Howard Shore

Fotografía: Douglas Koch

Reparto: Agam Darshi, Nimmi Harasgama, Ali Kazmi, Seema Biswas, Shivantha Wijesinha, Brandon Ingram, Peter Cockett, Rehan Mudannayake, Ruvin De Silva, David Hamilton Productions, Arush Nand, Maithili Venkataraman, Paul Perera

Productora: Coproducción Canadá-Estados Unidos; ARRAY Releasing, Hamilton-Mehta Productions. Distribuidora: Netflix, Noble Nomad Pictures

Género: Drama

Sinopsis

    Un joven se enamora de un compañero de clase justo cuando la tensión política entre los Sinhalese y los Tamil empieza a crecer, en la etapa anterior a las revueltas de 1983 en Sri Lanka.

Comentario

            El conflicto tamil visto a través de los ojos de un joven homosexual que debe ir ocultando cosas que no le apetece tapar. Con sensibilidad para hablar de todos los temas de los que trata, pero sin condescendencia ni excesos.

            Un padre hotelero, una madre luchadora pero muy señora de, una abuela incapaz de ver que el mundo a su alrededor se mueve y sólo su hija, a punto de ser casada con otro chico de la misma etnia que vive en Canadá, le muestra… Y una infancia marcada por un amor prohibido y una amistad entre el niño que luego será el adolescente gay y el enamorado cingalés de su tía, la que van a casar.

            Deepa Mehta rueda con firmeza y dando poco espacio al espectador para que piense por sí mismo. Todo lo tiene, como en el resto de su filmografía, muy estructurado para conducir a la platea por donde ella guste, cosa que, a veces, obliga a desconectar porque sabemos que nos va a seguir conduciendo ella. Se ve la influencia de Mankiewicz y su rodaje de The quiet american y algún guiño al tratamiento del vestuario y el maquillaje al cine de Mira Nair, siempre pulcro y en movimiento para que los saris brillen o un labio excesivamente pintado diga algo.

            Otro elemento estupendo de esta película es la cuidadísima banda sonora, pareja en su forma de incluirla como elemento primordial en la definición de los personajes, al estilo de la espléndida Las ventajas de ser un marginado, aunque en la película rodada en Pittsburg juega el elemento adicional de la liberación de los protagonistas, aquí el homosexual sufre también, aunque no le conduciría a la cárcel como en la rodada en Colombo. Y los enamorados, uno cingalés y el otro tamil, sólo la escuchan en sus momentos de mayor intimidad.

            Y, finalmente, destacar lo bien localizada y fotografiada que está esta película que tanto recuerda a otros episodios de racismo y genocidios, aunque Deepa Mehta no quiera hacer Hotel Ruanda de ninguna manera sino las consecuencias de aquella barbarie entre vecinos, que incluía el amor.

            La disfruté y me ha hecho pensar, francamente, en qué poco somos, lo poco que duramos y el daño que podemos llegar a hacer por intentar imponer un modelo social, político o vital a nuestros prójimos.

fotografía: Luis Gracia Reglero
fotografía: Luis Gracia Reglero
fotografía: Luis Gracia Reglero
fotografía: Luis Gracia Reglero

Os dejo un trailer:

Carlos Ibañez

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter