Comparte esto:

" /> La venganza de don Mendo de Pedro Muñoz Seca bajo la dirección de Jose Saiz | Revista Atticus

La venganza de don Mendo de Pedro Muñoz Seca bajo la dirección de Jose Saiz

Teatro Zorrilla de Valladolid

«Don Pedro Muñoz Seca fue un desmedido dominador del arte escénico exclusivamente sometido a las coyunturas de su tiempo. Su teatro, alegre, divertido, a veces cruel, en ocasiones ingenuamente moralizante, se salva de las críticas más adversas, precisamente, por su magistral carpintería. Los secretos de la comedia no existían para la pluma ingeniosa del autor de El Puerto de Santa María.

Alfonso Ussía

Prólogo de La venganza de don Mendo

Colección Austral, 1987

Siendo algo más joven, no me faltaba ocasión para soltar algunos de los versos que se recogen en La venganza de don Mendo: «Siempre fuisteis enigmático y epigramático y ático y gramático y simbólico, y aunque os escucho flemático sabed que a mí lo hiperbólico no me resulta simpático». Ahí lo dejaba y, figuradamente, me daba la vuelta como un torero que acababa de realizar una excelsa faena. Esos versos son deudores de mi padre. Le gustaba el teatro y el género chico, la zarzuela, e intentó inculcar a sus hijos este gusto. Ahora, hoy día, no falta alguna ocasión en que me sigue viniendo a la memoria aquellos versos que tan gratos recuerdos me traen, pues no solo evocan la comedia, sino que desprenden un aroma familiar y traen a mi mente algún recoveco hogareño.

La venganza de don Mendo obra de Pedro Muñoz Seca (1879 – 1936) es una parodia con elementos de drama histórico en donde proliferan los juegos de palabras y los chistes. La historia se puede situar en algún lugar dentro del siglo XII, durante el reinado de Alfonso VII de Castilla. Luchó contra reyes cristianos y moros casándose, por primera vez con doña Berenguela. La historia que nos cuenta Muñoz Seca se refiere a las cuitas de don Mendo a raíz de sus amores con la joven Magdalena. El libreto se divide en cuatro actos o jornadas. La jornada primera: Don Nuño se encuentra con su hija Magdalena a la que le comunica que la va a casar con don Pero, duque de Toro. Magdalena tiene amores con un noble, don Mendo, pero que carece de fortuna. La joven tiene por costumbre echar una escala para que el apuesto don Mendo la visite por las noches. Don Mendo sube esa noche y le cuenta como ha sufrido un revés al perder una buena fortuna jugando a las cartas. Magdalena quiere deshacerse de él para poder casarse con el rico don Pero. Para ello le ofrece un collar de perlas para que pague su deuda y luego se marche a la guerra. En estas, don Pero que pasaba por el castillo al ver la escala, sube por ella y al oír un ruido aparece don Nuño y ambos descubren a los jóvenes. Don Mendo ha prometido no deshonrar a Magdalena y jura por su honor que entró solo a robar el collar. Jornada segunda: Don Mendo se halla preso en las mazmorras de la torre del castillo. Es el día de la boda de Magdalena y don Pero. Don Pero recela de Magdalena y de su amor por don Mendo. Magdalena como muestra de que no está enamorada manda emparedar vivo al noble. El marqués de Moncada consigue salvar a su amigo don Mendo. Jornada tercera: la escena trascurre en el campamento militar de don Pero. Cuenta Moncada que se espera al rey y que este es amante de Magdalena. Pero también se dice, que Magdalena, que es muy coqueta, está enamorada de un misterioso trovador en quien Moncada reconoce a don Mendo. Por su lado, la reina se siente atraída también por el trovador y se citan en una cueva cercana. A su vez, el rey cita a Magdalena en el mismo lugar y hora. Y Magdalena lo hace con el trovador. El marido y le padre de esta lo oyen y acudirán para salvar su honor. Azofaifa, mora que ama a don Mendo convertido en trovador, va también a la cueva para vengarse. La cuarta, y última jornada, tiene lugar en la cueva en la que paulatinamente van desfilando todos los personajes, unos empujados por el amor y otro por la venganza y aquello acaba… como acaba.

Pedro Muñoz Seca (1879 – 1936) murió asesinado en la matanza de los republicanos en Paracuellos. Está considerado como una de los grandes autores teatrales españoles. Fue un escritor que se inició en el sainete costumbrista destacando por la creación de la astracanada (obra humorística con un lugar preminente para el chiste disparatado). También fue un maestro en el juego de palabras, la parodia y las situaciones satíricas llenas de situaciones absurdas. En su tiempo no gozó del favor de la crítica, pero sí de un numeroso público. La venganza de don Mendo es una de sus muchas obras y está considerada como una de las más representadas en la historia de España de su estreno en 1918 (con un éxito rotundo).

«La venganza de don Mendo borda todos los palos de la comedia; desde el humor absurdo al histrionismo, pasando por la picardía, la sátira, la excentricidad o el toque bobalicón, hasta un enorme ingenio y una descomunal y portentosa verborrea que deleita al público asistente».

La adaptación de La venganza de don Mendo que nos llega al Teatro Zorrilla de Valladolid viene de la mano de SAGA Producciones (compañía de teatro valenciana) y está dirigida por Jose Saiz (quien a su vez interpreta a don Mendo). No es un musical, sino que esta versión se podría interpretar como un encuentro entre Pedro Muñoz Seca y los Monty Phyton (a los que hacen un guiño en uno de sus números musicales).

Divertida, vibrante, fresca, con un humor atemporal esta obra «universal» nos desprende del cuerpo, por momentos, la pandemia que llevamos encima ya demasiado tiempo. Nos muestra un gran trabajo de actores (alguno de ellos con un gran esfuerzo físico al tenerse que desdoblar en dos y tres personajes, con singular hincapié en Daniel Saiz que hace hasta cinco papeles -lo borda con el del enrevesado Clodulfo-) todos ellos sincronizados para darnos una magnífica comedia. Hasta los pequeños fallos involuntarios como fue la caída de la corona y la posterior pérdida de la peluca dejando al aire los entresijos que les sirvió a los actores para soltar alguna carcajada a pesar de que acababan de morir. Magnífica actuación en esta hilarante parodia con tintes de drama romántico de ambientación histórica. Entre los más puretas los habrá que se echen las manos a la cabeza y hasta se santigüen maldiciendo que cómo es posible «pervertir» esta obra introduciendo números musicales. No teman, esta adaptación cuida la obra original. Han eliminado algo de texto en verso para hacerlo más dinámico y los números musicales se han introducido en los descansos entre jornada y jornada aprovechando para cambiar el escenario y respetando el libreto. Lo que supone una clara invitación para que un público más joven conozca uno de nuestros clásicos más brillantes. Como decía don Hilarión: hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad.

La escenografía es brillante y muy acertada. Con apenas dieciocho cubos consiguen recrear las estancias donde se desarrolla la acción en las cuatro jornadas: castillo, torreón del mismo a modo de cárcel, campamento y cueva. A esto se añade un juego de luces y unos pequeños elementos decorativos que penden de la tramoya.

Es una pena que estas obras estén de paso con apenas cuatro funciones (no me da la vida para más y lamento el retraso de mi crónica) y poder alertar a la gente para que la disfrute. Para aquellos que tengan la oportunidad, no se la pierdan, y para aquellos otros, os dejo este pequeño documento para ambientaros. Vayan al cine… y ¡al teatro!

Ficha

Interpretes:

Don Mendo: JOSE SAIZ

Magdalena: MARÍA RUIZ

Don Nuño: DANIEL GONZÁLEZ

Don Pero; JUANAN LUCENA

Azofaifa | Valdemoro | Soldado 3: RAQUEL CARRASCO

Marqués de Moncada | Trompeta 2: ARTURO SEBASTIÀ

Doña Ramírez: ESTELA MUÑOZ

Reina Berenguela | Sigüenza | Soldado 1: CARMEN HIGUERAS

Rey Alfonso | Abad | Soldado 2 | Pinto: JAIME VICEDO

Juglar | Clodulfo | Marquesa de Terrassa | Froilán | Trompeta 1: DANIEL SAIZ

Dirección y versión: JOSE SAIZ

Ayudante de dirección: KEKO ALCAÑIZ

Asistente de dirección: SALVADOR FERRIOL

Dirección musical: CARLOS MANSA

Coreógrafa: RAQUEL CARRASCO

Coach vocal: FERNANDO BARBER

Banda sonora: PACO MORILLAS

Regiduría: INMA QUINZÁ

Diseño de vestuario: FIDEL DAVID

Maquillaje y vestuario: ELENA BELLVER

Sonido: JULIO ARMELLES

Diseño de iluminación: JAUME GIRONA

Diseño de escenografía: JOSE SAIZ Y FIDEL DAVID

Edición gráfica y escenografía: YOLANDA CAMACHO

Diseño gráfico: CARLOS SÁNCHEZ | CREATIAS ESTUDIO

Producción ejecutiva: ALICIA SANCHIS

Producción artística: JUAN CARLOS SAIZ

Distribución: SAGA PRODUCCIONES | SECUENCIA 3

Luisjo Cuadrado

fotografías: Chuchi Guerra

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter