Teatro: Galdós enamorado de Alfonso Zurro

Galdós enamorado en el Teatro Zorrilla – Un producción de Euroscena y Teatro Pérez Galdós

El Teatro Zorrilla con una programación que no nos deja indiferentes, la representación Galdós enamorado del dramaturgo y director Alfonso Zurro. Una producción de Euroscena y el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria.

Emilio Gutiérrez Caba y María José Goyanes, dos actores con una larga trayectoria en la escena nacional, dos monstruos de la interpretación, son los encargados de protagonizar Galdós enamorado, esta divertida comedia llena de intriga y ficción teatral en torno a la relación sentimental y epistolar que mantuvieron dos grandes de nuestras letras, Benito Pérez Galdós y Emilia Pardo Bazán. La relación entre estos dos gigantes de la literatura española quedó reflejada, y bastante detallada, en la correspondencia que se intercambiaron. Estas cartas de las que solo se conservan las que escribió Emilia Pardo Bazán, son la base de ficción de esta obra. Alfonso Zurro director y dramaturgo, teje esta pieza, inventa una trama sobre su mutua admiración, enamoramiento y la correspondencia aludida, un trabajo en torno al amor, la admiración y la amistad de estos dos personajes. Desde las palabras que han quedado escritas, nos describe el vínculo que los unía, a partir de aquí nos imaginamos dónde estarían estos dos escritores tan fascinantes y cómo evolucionaba la relación.

En 1883, el escritor Benito Pérez Galdós escribió una carta de agradecimiento a una joven escritora gallega, en la que le agradecía la adhesión a un homenaje literario y la felicitaba por sus artículos. Así comenzó su correspondencia con Emilia Pardo Bazán, primero como amigos y, más tarde, como amantes. A día de hoy se conservan las 94 cartas que envió ella desde 1883 hasta 1915, ordenadas cronológicamente entre los años de amistad, relación amorosa y ruptura. Una amistad que va creciendo entre las calles de Madrid y sus constantes viajes y que va un paso más allá. En 1888, entre ellos estalla la chispa del amor, a pesar de lo que pueda parecer para algunos, todo (o casi todo) estaba inventado en esta cuestión hace siglos. Así que los mensajes eróticos, ya triunfaban en el siglo XIX en formato postal, como nos demuestran estos grandes autores.

Algunas de estas cartas son muy subidas de tono, pero en las palabras más románticas, nos podemos encontrar con algunas de las frases  de la gallega para el escritor: “Miquiño mío”  que sería como “pequeño mío” o «Ratonciño querido», «Te muerdo un carrillito y te doy muchos besos por ahí, en la frente, en el pelo y en la boca». “Miquiño, me están volviendo tarumba tus cartitas… Pánfilo de mi corazón: rabio también por echarte encima la vista y los brazos y el cuerpo todo… Creo que jamás escribiste con tanta sencillez, con una gracia más bonita y más tierna. No sé las veces que he leído esta última epístola, ni el bien que me hizo, ni cuánto se me humedecieron los ojos… Un beso del fondo del alma”, son algunas de las simpáticas y cariñosas expresiones que dedicaba Bazán a Galdós en sus cartas. Encontramos también en las cartas de Pardo Bazán, unas letras que nos transmiten la felicidad de la pareja, y nos permiten conocer el lado más personal de estos dos increíbles escritores. Una correspondencia que le ha servido a Zurro para hilar un guion cuyo resultado en escena es delicado y maravilloso.

Se conservan las cartas que la escritora Pardo Bazán envió a Galdós, pero las que el autor de Los Episodios Nacionales escribió a su amada no se encuentran. Hay muchas teorías, e incluso se ha dicho que Carmen Polo las quemó cuando llegó al Pazo de Meirás, donde anteriormente vivía Emilia Pardo Bazán.

Galdós enamorado, un espectáculo teatral creado a partir de evocaciones de aquel romance, y desvela lo adelantados que fueron Benito Pérez Galdós y Emilia Pardo Bazán a la época que les tocó vivir. Ver el mundo de estos dos escritores a través  de Emilio Gutiérrez Caba y María José Goyanes es toda una experiencia. Una interpretación única de dos veteranas estrellas de la escena, que no solo interpretan a Pérez Galdós y a Pardo Bazán, pues cada uno de los actores encarna, hasta cinco personajes distintos a lo largo de su trama.

Galdós enamorado lo tiene todo a vista del espectador, una maravillosa interpretación de Emilio Gutiérrez Caba y María José Goyanes, que lo dieron todo en el escenario y eso el público lo nota y lo agradeció al final de la función con sus numerosos aplausos.

Una estupenda escenografía de Alfonso Barajas, iluminación de Juan Gómez Cornejo, espacio sonoro de Luis Delgado, vestuario de Laura Ferrón y audiovisual de Alberto Ramos. Y qué decir de la dirección de Alfonso Zurro, impecable con un sello muy personal.

Emilio Gutiérrez Caba, perteneciente a una saga de importantes actores de este país, nació durante una gira de teatro y desde muy joven, siguió su vocación artística. Actor de teatro, cuenta también con más de 80 películas y numerosas series de televisión que le convierten en uno de los actores más reconocidos y respetados del panorama nacional. Posee multitud de reconocimientos y premios, entre los que destacan dos Goya al mejor actor de reparto.

María José Goyanes, comparte con su compañero de reparto, la pertenencia a otra de las grandes sagas de actores de este país. Se inició en el teatro siendo todavía una niña; desde entonces, ha hecho multitud de obras de teatro, llegando a tener su propia compañía. También ha actuado bajo la dirección de los mejores directores de este país, tanto en teatro como en cine. Recientemente ha participado en series de televisión que la han acercado más al gran público.

Alfonso Zurro, profesionalmente siempre vinculado a Sevilla, desde donde desarrolla su trabajo como autor y director de escena,  ha desarrollado gran parte de su trabajo con la Compañía Jácara de Sevilla. Sus dramaturgias se desarrollan sobre textos de Weiss, Handke, Baroja, Lorca, Quevedo… Como autor, sus textos dramáticos estrenados superan la treintena y ha publicado asimismo más de 30 obras de teatro. Entre sus más de 40 puestas en escena destacan Mockinpott de Peter Weiss, La casa de Bernarda Alba de García Lorca, Esperando a Godot de Samuel Beckett, La serva padrona de Pergolesi, La lección de Eugène Ionesco, Pasodoble de Miguel Romero Esteo, Los borrachos de Antonio Álamo, Tartufo de Molière o Casa con dos puertas mala es de guardar de Calderón. Con multitud de premios, es uno de los dramaturgos y directores de escenas más reconocidos en el panorama nacional.

texto y fotografías: Luisa Valares

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter