Gloria y Te Deum en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid

Gloria RV 589 Vivaldi y Te Deum en re mayor, H 146 Charpentier – OSCyL – Alterum Cor y Coro Piccolo

Por fin llegó el día; atrás quedaron largos meses de incertidumbre para Alterum Cor y Coro Piccolo. Ambas formaciones corales, resignadas al parón causado por la pandemia, habían depositado en los cuatro conciertos del abono 6 de la OSCyL sus esperanzas de volver a proyectar sus voces desde el escenario del Auditorio del Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid.

Jordi Casas Bayer, director orquesta

No lo hacían desde el pasado febrero cuando, formando parte de los Coros de Castilla y León, participaron junto a la OSCyL en un programa con el poema sinfónico sobre el Tannhäuser wagneriano reelaborado por Pedro Halffter. Apenas un mes después, cuando ya se disponían a abordar la preparación del último concierto de la temporada, también con presencia coral, todo se truncó.

A las inconveniencias propias del confinamiento se unió la lógica incertidumbre acerca del futuro inmediato de su actividad coral, tanto en lo que se refiere a las actuaciones en sí como a la propia dinámica de ensayos imprescindible para poder llevar a buen término los proyectos.

Ese horizonte incierto se despejó cuando el CCMD, al diseñar su Programación de Otoño 2020, decidió apostar de nuevo por la presencia de la música coral, programando para el último abono el Gloria RV 589 de Vivaldi y el Te Deum H 146 de Charpentier.

La preparación de este programa ha supuesto para Alterum Cor y Coro Piccolo un desafío, un replanteamiento de las técnicas de ensayo, adaptándolas a las circunstancias impuestas por el Covid-19. Cantar con mascarillas, con la dificultad que ello entraña, o mantener una distancia tan prudente como inusual entre los coralistas son solo parte de los retos que han tenido que afrontar.

Afortunadamente, la ilusión por volver a cantar ha compensado esas dificultades, como se ha podido apreciar tras los dos primeros conciertos del abono 6 que ya se han celebrado. La expresión de evidente satisfacción que, bajo sendas mascarillas, podía apreciarse en las caras de Valentín Benavides y Ramiro Real, directores de los coros intervinientes, eran elocuentes. Lo mismo puede decirse de los miembros de ambas agrupaciones corales y de sus comentarios al finalizar su actuación.

Al frente de orquesta y coros está Jordi Casas. El gran artífice de la consolidación de la presencia coral en las programaciones del CCMD ha ultimado la preparación de este programa con el cuidado por el detalle y la profesionalidad habituales en él, de lo que da fe el resultado de estos dos conciertos que ya hemos tenido la fortuna de escuchar.

En cuanto a las obras que conforman el programa, tanto Vivaldi como Charpentier muestran su maestría a la hora de abordar estos textos religiosos, estructurando sus respectivas composiciones en una serie de secciones perfectamente equilibradas entre voces (a solo o en combinaciones diversas) y pasajes instrumentales. Un precioso programa que aúna la belleza apasionada del barroco italiano con la sutil y ornamentada elegancia del barroco francés.

Ramiro Real director Coro Piccolo
Valentín Benavides, director Alterum Cor

Aún quedan dos oportunidades más para despedir el año disfrutando con la música en directo de la excelente OSCyL (en versión reducida para esta ocasión), y además con la presencia de nuevo de los coros y de un selecto plantel de solistas para interpretar de forma conjunta estas dos magníficas obras del barroco musical. Tras este año aciago que termina, un halo de esperanza para el futuro.

Ramiro Real – Director Coro Piccolo

fotografías: Chuchi Guerra

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter