Crítica serie TV – ZeroZeroZero

Series de TV en tiempos de coronavirus

Zero, zero, zero

            Nos regala Roberto Saviano un nuevo mordisco de realidad hecho novela, o eso que tan rematadamente bien se le daba a Norman Mailer, la docunovela, a caballo entre la verdad de un hecho reciente y un relato novelado para que el lector tenga un momento de respiro.

            La serie no abandona este espíritu que popularizase para la literatura Truman Capote con su A sangre fríay quelos guionistas han llenado de instantes para respirar, aunque la sensación general sea de desasosiego. La historia es la de un cargamento de cocaína, desde quien la encarga hasta quien la produce, pero sin olvidar a quien la transporta y es el eslabón entre México y la N’Drangheta calabresa. Que es quien la distribuye. Pero hay guerras intestinas en todos los bandos y eso conduce a desconfianzas y muerte, mucha muerte.

            En cada capítulo, siempre con una estética de documental en las texturas y de relato novelado en su escenificación, a la manera que nos proponen películas como Suburra o Fariña, esa serie española que tanta pupa ha hecho a ese partido del que usted me habla.

            Aquí no hay haciendas con zoo ni el lujo de la droga, salvo algún retazo. Hay un capo escondido, policías que son la base de la corrupción y un tipo con dos hijos con la eterna duda de a quién dejar su imperio del traslado de mercancía caliente: a su hija, que es inteligente, dura y capaz de rectificar en caída como un buen pivote de balonmano; o a su hijo, sin ninguno de estos valores, pero nacido varón.

Y todo se precipita tras una operación anti narco y se empieza a ver quién es quién. Las máscaras quedan atrás y los negocios se comienzan a pagar con sangre, con vidas, con secuestros y un serio problema: alguien realmente quiere hacer el trabajo por el que le pagan porque el dinero no lo es todo en la vida.

Bastante bien interpretada, con el sargento de policía más corrupto que el cuerpo de Isabel de Portugal cuando la contempló Francisco de Borja tras el traslado dando una lección de actuación: desde la maldad sin matices hasta la ternura por la viuda de uno de sus hombres, el que quería hacer su trabajo. No tiene fisuras su personaje ni la réplica que da él a cada línea escrita para su personaje.

También hay que destacar a la hija del gran transportista y su amor por su hermano, enfermo degenerativo e incapaz de llevar nada a buen puerto.

Rodada en tres continentes y donde la corrupción policial y funcionarial funciona en los tres sin asomo de arrebol. Todos quieren su parte de tan suculento pastel disimulado en latas de jalapeños en conserva. Y con más cocaína que lo que reflejaban las pupilas de un ex líder político en sus intervenciones televisivas.

No puedo dejar de recomendar una serie tan sumamente bien realizada basada en un texto del hombre que nos contó lo que se hacía con las basuras de Nápoles y por qué estaban los basureros de la ciudad fundada por los griegos cada dos por tres en huelga. Ahora nos regala el recorrido de una tonelada y nos preguntamos la eterna cuestión: ¿Por qué no legalizan estas sustancias, las controla el estado, como otras tantas drogas, y, así, morirá mucha menos gente? Aunque la respuesta es muy sencilla: para que haya gatos tiene que haber ratones, para que haya pingües beneficios debe ser ilegal y para que haya corrupción debe haber corruptores y gente con poder para dejarse corromper más allá de EREs en Andalucía, Gürtel, Púnica y demás en toda España o ejercer de arquitecta sin serlo y salir a dar lecciones de honradez, envuelto en banderas, como los del rincón noreste de la península, después.

Recomiendo esta serie si gustan los documentales y las buenas novelas de investigación. Si disfruta de las buenas interpretaciones, aunque no haya estrellas de cine en el elenco. Y, sobre todo, si deseas saber que la riqueza suele venir de estercoleros, por mucho que te lo dulcifiquen en la televisión, pagada con parte de este dinero oscuro manado de la sustancia blanca.

Ficha

Título original: ZeroZeroZero (TV Series)

Año: 2019

Duración: 50 min.

País: Italia

Dirección: Leonardo Fasoli (Creator), Mauricio Katz (Creator), Stefano Sollima (Creator), Stefano Sollima, Janus Metz Pedersen, Pablo Trapero

Guion: Roberto Saviano, Leonardo Fasoli, Mauricio Katz, Stefano Sollima, Max Hurwitz, Maddalena Ravagli (Libro: Roberto Saviano)

Fotografía: Paolo Carnera, Romain Lacourbas

Reparto: Andrea Riseborough, Dane DeHaan, Gabriel Byrne, Érick Israel Consuelo, Giuseppe De Domenico, Mauricio Mendez, Harold Torres, Diego Cataño, Jesús Lozano, Armando Comonfort Santiago, José Salof, Claudia Pineda, Antonino Paone, Terese Aiello, Nabiha Akkari, Omar Ayala, Sedina Balde, Noé Hernández, Flavio Medina, Víctor Huggo Martin, Magnolia Nunez, Julian Sedgwick, Hawn Tran, Marco Antonio Aguirre, Luna Balvanera, Rebecca Chulew, Lucy Faust, Mark Grosy, Cynthia LeBlanc, Elton LeBlanc, Diana Mercado, Wayne Pére, Summer Selby, Ben Zair

Productora: Cattleya / Sky Italia. Distribuida por Amazon Studios / Studio Canal

Género: Serie de TV. Drama | Drogas. Mafia

Sinopsis

    Serie basada en el libro homónimo de Roberto Saviano que sigue los pasos de un cargamento de cocaína, desde el momento en el que un poderoso cartel de criminales italianos decide comprarlo hasta que la mercancía es entregada y pagada. A través de sus protagonistas, la serie explica los mecanismos a través de los cuales la economía ilegal pasa a formar parte de la legal, y de cómo ambas están conectadas a una despiadada lógica relacionada con el poder y el control, algo que afecta directamente a la vida de los ciudadanos. Desde los carteles mexicanos a los sindicatos del crimen italiano pasando por los negocios estadounidenses, todos están involucrados de una forma u otra en el beneficio que produce el negocio de la cocaína.

Os dejamos un tráiler:

Pilar Cañibano – Carlos Ibañez

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter