63 SEMINCI Crítica de Genése de Philippe Lesage

63 SEMINCI Crítica Genése de Philippe Lesage

La vulnerabilidad del amor

 

Tres adolescentes son sacudidos por su primer amor entre la confusión de su juventud. Si bien otros se refugian en el conformismo, ellos deciden mantenerse firmes y reafirmar su derecho a amar y a ser libres. Guillaume, de 16 años, se enamora en secreto de su mejor amigo en un colegio privado masculino. Su hermanastra, Charlotte, de 18, recibe con perplejidad la propuesta de su novio de mantener una relación abierta. Todo cambia. Más tarde, durante el verano, Félix, de 12 años, se enamora de Béatrice en una preciosa colonia vacacional.

Genése es una película, como se desprende de la sinopsis, que nos narra tres historias. Dos de ellas en paralelo y la tercera, la del joven Félix, de forma independiente, como epílogo. Son formas de adentrarse y conocer el amor. Guillaume (Théodore Pellerin) es un joven interno de un colegio masculino. Se hace notar en cada una de las clases. Es el típico bromista (imita a los profesores incluso a petición suya). Quiere que todos se fijen en él, alejándose de su propia realidad. Cuenta con su público en la clase y con un buen amigo. Ambos tienen una muy buena complicidad y sintonía lo que, quizás, lleva a la confusión a Guillaume. Es guapete, alto y está buscando un lugar en la sociedad donde encaje su vida. Guillaume representa la indefinición, la lucha contra los estereotipos, el descubrir la sexualidad. Charlotte (Noée Abita, una joven y bella promesa que me recordó a Léa Seydoux en sus comienzos) es su hermanastra. Es un encanto de joven. Guapa, alegre y con un noviete. Mantienen una buena relación hasta que él le insinúa que deberían de tener una relación más abierta «para conocer mundo». Charlotte lo acepta en un principio, no le gusta nada, pero convienen en esa relación abierta. En esta experimentación conoce a un hombre mayor que ella al cual se va a quedar enganchado. Ya con su novio la cosa no es tan guay. Charlotte representa la experimentación, la búsqueda, el iniciarse en el amor. La tercera historia es la típica aventura de verano de unos chavales que se gustan desde el primer momento. Hacen todo lo posible por coincidir en esas actividades del campamento juvenil, con profesores, guitarras y prohibiciones. Félix representa la inocencia (ni tan siquiera un beso, tal vez, un roce, una mirada, un guiño cómplice), la pureza de sentimientos que se manifiestan en querer estar al lado de la persona que te gusta y decirle lo importante que es para ti (que no hay nadie como tú, vamos).

Tres formas de adentrarse al mundo del amor antes de llegar a la edad adulta (¿qué edad es esa?), con algunos momentos biográficos según ha confesado el director canadiense Philippe Lesage. Tres historias, sobre la vulnerabilidad del amor, pero que no conforman un todo, una unidad. La tercera historia, muy corta de desarrollo y traída por los pelos está fuera de lugar. No aporta nada. Es un bello cuento de dos chavalines pero que le falta el nexo con la anterior. Es como un capítulo aparte, un cortometraje con principio, nudo y desenlace. Lo único que tiene que ver con las anteriores historias es que versa sobre el amor, sobre el estadio anterior a los otros dos. Nada más.

Esta circunstancia lastra mucho en la valoración final. Genése contiene un par de muy buenos momentos (el cómo Guillaume confiesa, como un ejercicio de clase, aquello por lo que tiene pasión, el posterior boicot que sufre y el episodio nocturno en la residencia masculina).

Lesage también ha usado la música como nexo de unión. Unos temas pop y una cuidada estética que nos remite (algo) a Wes Anderson. Lo bueno de él es que no juzga, nos presenta las historias con planos secuencia y ofreciéndonos una mirada muy personal sobre el mundo adolescente. Tiene dos claras referencia literarias como son El guardián entre el centeno y Fanny y Zooey (ambos de Salinger, un autor mítico en la generación de los 60) que reflejan ese paso de la ignorancia a la sabiduría. Es una propuesta interesante.

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter