Entre pícaros anda el juego, en la Casa Zorrilla, Valladolid

Entre pícaros anda el juego

Casa-Museo Zorrilla, Valladolid

La Quimera de Plástico

La Casa Zorrilla abre sus puertas a la compañía teatral La Quimera de Plástico, lo hace en un rincón especial, “El jardín romántico” y aparece la magia en el escenario,  una compañía de cómicos llega a las inmediaciones de una población. En su carromato de viaje, convertido en escenario, dan noticia al público de sus múltiples habilidades, incluidas las aprendidas en polvorientos caminos y lujosos mesones que nunca pueden pagar, con aquellos pícaros, pillos y truhanes, protagonistas de una parte tan importante en nuestra literatura como lo es “la picaresca”.

La energía y el interés de la función reside en el trabajo interpretativo a
cargo de un elenco formado  Selma Sorhegui, Juan Manuel Pérez, Miguel Mota y Javier Bermejo, que acercan al público a los personajes míticos de nuestra literatura, poniendo una sonrisa en el rostros de los que estamos disfrutando y muchas carcajadas. Cuando se junta la energía del actor con una interpretación magistral, la frescura del personaje y la dirección perfecta, eso es un espectáculo lleno de mágia…

La Quimera de Plástico es un referente en el teatro de Valladolid. Nacida en 1983, ha
sostenido una trayectoria ininterrumpida, en estos treinta y cinco años han estrenado treinta y cinco obras teatrales de las que han realizado casi dos mil quinientas representaciones en sucesivas giras que han abarcado la totalidad de las comunidades autónomas de España y han participado en más de 100 ediciones de festivales. 16 de sus espectáculos han tenido una importante proyección internacional. El abanico de autores con el que se ha medido resulta realmente variado y amplio y es tan bien digno de destacar su interés en el teatro infantil y familiar, plasmado en las siete producciones ya estrenadas enmarcadas en ese territorio.

 

 

 

 

Luisa Valares

fotografías: La Quimera de Plástico

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter