La dama boba de la compañía Pie Izquierdo en el LAVA

La dama boba en el LAVA (Laboratorio de las Artes de Valladolid)

 

wimg_6265

La compañía Pie Izquierdo que dirige Esther Pérez Arribas, actriz y filóloga reconocida por sus adaptaciones infantiles de los clásicos del siglo de oro, representó en el Lava el pasado 8 de enero su montaje más emblemático, la comedia de la boba Finea que, apoyada en canciones, coreografías, títeres y sombras, reivindica el amor como medio necesario para el aprendizaje.

 

Esther Pérez Arribas asegura que lo que más ilusión le hace después de pasear este montaje por festivales y ferias de tanto peso como Almagro, Olmedo clásico, FETEN o Ciudad Rodrigo es formar parte de la programación municipal de Valladolid: “Al fin y al cabo una de las tareas principales que me marqué hace ya más de doce años, cuando fundé la compañía, fue contribuir al tejido cultural y social de mi ciudad”.

 

La dama boba es la obra de Pie Izquierdo que más se ha representado.  Nació en 2008 coproducida por el festival internacional de Teatro Clásico de Olmedo, donde Pérez Arribas trabajaba como profesora en el curso de interpretación que entonces dirigía Fernando Urdiales, a la sazón codirector del festival. “A él le fascinó mi manera de entender y de enseñar el verso clásico a la infancia y juventud cuando le conté mi proyecto y de ahí su empeño en que el festival produjera este espectáculo para todos los públicos”. La vallisoletana que ahora dirige el curso de interpretación actoral de Olmedo Clásico -y que lleva el nombre de Fernando Urdiales desde que este histórico del teatro desapareciera- era entonces también profesora de la Escuela de Arte Dramático de Valladolid y su trabajo como compañía apuntaba fundamentalmente al público infantil. Se ganó la confianza de los directores y el resultado fue  más que satisfactorio. Los niños eran capaces de seguir la trama de Lope con su texto casi original  y, además, se divertían de lo lindo.

 

¿Pero cómo consigue un montaje que apenas toca el texto original mantener la atención de los pequeños? “La riqueza de los personajes es fundamental, pero también lo es el uso de los colores, los diseños de escenografía y vestuario que realizó con tanto acierto Mario Pérez Tapanes, los títeres y sombras de Eva Lago (Nise en la obra), la luz de Félix Fradejas… todo está pensado para captar la atención del niño sin tener que renunciar al rigor que requiere la adaptación de una obra de Lope”.  Porque esa es otra de las máximas de la directora: respetar a los niños, confiar en su capacidad de comprensión, de vivencia total de la función. “Para ello utilizamos una serie de herramientas que marcan el trabajo de Pie Izquierdo desde sus inicios: la danza, las canciones, los títeres y las sombras”. Enriqueta Morejón (Petra en la obra) es la coreógrafa. Para las canciones contaron con Verónica Ronda como profesora y los temas musicales pertenecen a los compositores clásicos Häendel y Lluis del Milán,  y los compositores para las letras cantadas Arben Zeneli y Rubén Villadongos.

 

Pérez Arribas, que encarna el papel de la criada Celia, reconoce que el texto debió ser adelgazado en alguna medida, quitando carga y poniendo mucho cuidado con expresiones y mensajes, el más importante de los cuales, sin embargo, se mantiene intacto: el amor es necesario para el aprendizaje, solo con amor es posible el futuro, una educación emancipadora que ayude a los niños a desarrollarse en plena libertad, y este es un mensaje transversal, porque también va  dirigido al público adulto: “Finea (Evangelina Valdespino) va dejando de ser boba a la vez que descubre su amor por Laurencio (Rubén Ajo), pero no hay que perder de vista que ella sólo era boba en el sentido de ignorante, porque nuestra boba es muy lista desde el principio”, apunta la directora.

 

“El maestro Rufino (Ángel Téllez) introduce a los niños en el mundo del siglo XVII y les allana el camino para que entiendan el conflicto de La dama Boba: Octavio (Borja Semprún) ha decidido casar a su hija Finea con Liseo (Víctor Cerezo), pero este está enamorado de Nise y ella de él. A partir de ahí lucha por cambiar la decisión de su padre creándose situaciones muy divertidas en las que nos recreamos al máximo, y en la que papeles secundarios como el de Anahí Van der Blick (criada Clara) son vitales para mantener el tono desenfadado de la obra”.

 

La compañía de teatro Pie Izquierdo ha llevado a cabo otros dos trabajos que acercan el clásico al público infantil: la adaptación de “El gran mercado del mundo”, de Calderón, y la obra con guion íntegro de Esther Pérez Arribas “Sonetos entre todos”, que estas pasadas navidades ha paseado por las provincias de Segovia, Valladolid y Salamanca. Su último espectáculo es un clásico de Rojas Zorrilla, “Entre bobos anda el juego”, aunque esta vez no está dirigido a la infancia “Trata, con todo el humor posible que la situación actual permite, la condición de las pequeñas compañías, a las que nos lo están poniendo tan difícil  como si se tuviera interés en que volviéramos a la época de los cómicos de la legua”, sentencia Pérez Arribas.

wimg_6311_fhdr wimg_7304

wimg_7370 wimg_7283

Revista Atticus

fotografías: Chuchi Guerra

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter