61 SEMINCI. Crítica Madre solo hay una de Anna Muylaert

61 SEMINCI

Madre solo hay una

wcartel-madre-solo-hay-una

Ficha

Dirección: Anna Muylaert; Guion: Anna Muylaert; Intérpretes: Naomi Nero, Daniel Botelho, Daniela Nefussi, Matheus Nachtergaele, Lais Dias, Luciana Paes, Helena Albergaria, June Dantas; Productora: Dezenove Som e Imagem, África Filmes; Producción: Maria Ionescu, Anna Muylaert, Sara Silveira; Fotografía: Bárbara Álvarez, en color; Montaje: Helio Villela Nunes; Música: Berna Ceppas; Duración: 82’.

 

Sinopsis

La bici, el instituto, los porros, las chicas, la banda de rock… Pierre es un adolescente de clase media como tantos otros. Pero un día la policía llama a la puerta de su casa y su vida da un vuelco: tras someterse a la prueba del ADN, la mujer a quien creía su madre es detenida. Pierre se ve obligado a integrarse en una nueva familia y cambiar de dirección, de instituto y hasta de nombre: a partir de ahora se llamará Felipe. Y es entonces cuando sus secretos más íntimos y ocultos, por muy doloroso que sea, tendrán que aflorar a la superficie…

 

Comentario

Pierre a sus diecisiete años tiene una vida o se la está construyendo. Está en ese crucial momento en la vida de un adolescente en que la experimentación es la razón de la existencia. Las relaciones con sus compañeros, con sus amigos y amigas, con la música en forma de una banda de rock, o con los porros de marihuana. Está en ese momento de la vida en que está cimentando las bases de su propia existencia. Así lo vemos coquetear con la ropa; vestirse con un tanga o tener colgado un vestido en su armario. Disfruta repartiendo cariño a diestro y siniestro. Sus besos no tienen género. Y también se guarda mucho para su hermana y su madre. Su padre falleció hace un tiempo. Justo en ese momento en que está definiendo su identidad la policía acude a su casa para someter a madre e hijo a una prueba de ADN. A raíz de esa circunstancia su vida cambiará radicalmente pues si antes tenía dudas ahora son dobles pues hasta su propio nombre se lo quieren cambiar y tendrá que pasar (para algunos) de Pierre a Felipe.

wmadre-solo-hay-una-foto-1

La directora brasileña Anna Muylaert ha elaborado un guion basándose en una historia real que se produjo en su país natal. Vuelve a tener a la figura de la madre como protagonista tras una celebrada Una segunda madre.

El tema principal es el robo de los niños. Plantea las inevitables preguntas de lo que es la familia biológica y lo que es la familia con quien te has relacionado desde el primer momento. Los padres biológicos tienen idealizado a su hijo. Esperan a un hijo que engrandezca la familia y que de por satisfechos los sufrimientos que han tenido que sufrir tras casi cinco mil días de búsqueda. Pero una cosa es lo ideal y otra bien distinta es la realidad. Pierre/Felipe hace alguno amago de contentar y adaptarse a esa nueva familia. Incluso su hermana también fue víctima de un robo, con lo cual su vida es un auténtico desconcierto. Los padres se muestran torpes y no sabe cómo tratarle. Son capaces de ceder en todo para evitar una nueva fuga. Pero eso tampoco ayuda.

El estilo con que la directora brasileña ha rodado (cámara en mano y pocos cortes) ayuda a crear tensión. Una tensión que tiene su punto culminante hacia el final de esta película (no llega a la hora y media) y que constituye, tal vez, el momento más emociónate del mismo.

Como nota curiosa, el papel de la madre tanto la biológica como la supuesta es interpretado por la misma actriz, eso sí con caracterizaciones bien distintas, una en la que parece una choni con el pelo a medio tintar y la otra de alta dama como se corresponde a esa nueva familia de estatus bastante más elevado.

Os dejo un tráiler:

 

 

En Revista Atticus siempre hemos tenido aprecio a los cortometrajes y hasta, cuando tenemos tiempo, dedicados alguna breve reseña. Hasta las fecha, me sobran dedos de una mano para determinar cuántos tienen la calidad suficiente para emitir algún comentario (siempre hablando de la sección oficial). Antes de Madre solo hay una se ha emitido una coproducción británico y kosovar dirigida por Daniel Mulloy. Home (Hogar) con una duración de veinte minutos el director plantea el drama de los refugiados. Lo más interesante es la forma en plantearlo. Cuando termina la proyección es en tu cabeza cuando se realiza el montaje de toda la historia. Muy buena propuesta, bien ejecutada y resuelta con un gran riesgo formal pero sin abandonar el mensaje invitándonos a la reflexión.

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter