61 SEMINCI. Críticas de Hedi – Forushande – Maravillosa familia de Tokio

Críticas películas sección oficial Hedi, Forushande y Maravillosa familia de Tokio

61 SEMINCI 2016

Hoy afronto esta crítica de cine de la 61 edición de la SEMINCI de una forma global de las tres películas que se han proyectado hoy, miércoles, en la sección oficial de largometrajes. Lo hago así porque las tres tienen en común varias cosas. Una de ellas es que las tres nos ofrecen panoramas de actualidad distintos a los que estamos acostumbrados en nuestro «mundo occidental». Hoy día vivimos en un mundo globalizado y casi todos nosotros llevamos, por ejemplo, en nuestro bolsillos un móvil que si no es igual es casi idéntico al que puedan tener en África o en Asía. Pero, sin embargo, en apenas unos miles de kilómetros nuestras costumbres son bastantes distintas. Hedi centra la acción en Túnez (Kairuán), Forushande en Irán (Teherán) y Una maravillosa familia de Tokio en esta ciudad nipona.

A primera hora de la mañana disfrutamos de Hedi.

Hedi

winhebek_hedi_hedi-419522968-largeFicha

Dirección: Mohamed Ben Attia; Guion: Mohamed Ben Attia; Productora: Nomadis Images, Les Films du Fleuve, Tanit Films; Intérpretes: Majd Mastoura, Rym Ben Messaoud, Sabah Bouzouita, Omnia Ben Ghali, Hakim Boumsaoudi, Arwa Ben Smail; Producción: Dora Bouchoucha, Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne, Nadim Cheikhrouha; Fotografía: Frédéric Noirhomme, en color; Montaje: Azza Chaabouni, Ghalya Lacroix, Hafedh Laaridhi; Música: Omar Aloulou; Duración: 88’.

Sinopsis

Hedi es un joven discreto que sigue la senda que otros le han marcado. Túnez vive un periodo de cambios, pero él no espera demasiado del futuro y ha delegado en otras personas las grandes decisiones de su vida. Durante la misma semana en la que su madre le organiza su boda, su jefe le envía a la localidad costera de Mahdia para buscar nuevos clientes. En esta encrucijada de su existencia, Hedi empieza a evitar sus obligaciones profesionales. Al poco tiempo entra en contacto con Rim, una mujer viajera e independiente que trabaja como animadora en un complejo turístico. Hedi no tarda en contagiarse de las ganas de vivir de Rim, y los dos se embarcan en un romance apasionado. Mientras tanto, los preparativos de la boda llegan a su apogeo en Kairuán, la ciudad de Hedi, y este se ve obligado finalmente a adoptar una decisión.

Breve comentario

El tema de las relaciones de pareja y el peso que tiene la familia a la hora de concertar una boda es una constante en muchas películas y sobre todo en este festival (casi no hay día que no se proyecte alguna cinta con este tema tan socorrido y plenamente de actualidad a pesar de que ya hemos entrado en el siglo XXI). En esta ocasión Hedi se va a casar con una chica con la que lleva tres años de relación. Una relación basada en los encuentros breves que tiene Hedi en su coche (trabaja en la Peugeot). Siempre lo mismo, un corto recorrido marcha a través hasta un lugar apartado a las miradas de su familia y así poder tener un poco de intimidad. ¿Qué pueden saber uno del otro? Nada. Hedi tiene una vida totalmente anodina. Es parco en palabras,-ya las dicen los demás por él-. Toda su vida ha sido así y llega un momento en que explota. Pero casi peor es la actitud de su novia. No anhela nada, no tiene ningún plan, ni futuro, más que el habitual en estos casos: casarte, tener unos hijos y criar a tu propia familia. Sin más, que no es poco, pero sin la ilusión de quien lo desea de corazón.

whedi

El director, Mohamed Ben Attia, no se olvida, en este su primer largometraje, de la situación por la que atraviesa su país. Hay una tenue crítica al abandono por parte de los dirigentes y las instituciones de su país, Túnez, de esos jóvenes que apenas tienen futuro. Es muy gráfico ver un pedazo de complejo hotelero (que casi todos nosotros tenemos en mente, por haber estado por Túnez en algunas de nuestras vacaciones) infrautilizado por el temor a las revueltas sociales que llevaron por nombre Primavera Árabe. Desolador, sin gente en la playa, y con los animadores actuando para cuatro gatos. De lo mejor es la gran actuación del actor Majd Mastoura en su papel de Hedi. Contenido y equilibrado cuando se tiene que mostrar sumiso y explosivo cuando fue necesario. Brillante.

El resultado es una alegoría que invita a romper con esas ancestrales tradiciones familiares en un momento en que los países árabes se estaban abriendo (o eso parecía) a una nueva sociedad que, en algunos momentos, nos logra emocionar por su sencillez.

Un tráiler (subtitulado en inglés):

 

A media mañana y tras reponer algo de fuerzas proyectaron Forushande (de momento sin traducir al castellano, en inglés The Salesman, por lo tanto sería El vendedor –en clara alusión a la obra que representan en la película).

Forushande

wthe-salesman-cartelFicha

Dirección: Asghar Farhadi; Guion: Asghar Farhadi; Intérpretes: Shahab Hosseini, Taraneh Alidoosti, Babak Karimi, Mina Sadati, Farid Sajjadihosseini, Maral Bani Adam, Mehdi Kooshki, Emad Emami; Productora: Memento Films Production, Asghar Farhadi Film Production; Fotografía: Hossein Jafarian, en color; Montaje: Hayedeh Safiyari; Música: Sattar Oraki; Duración: 125′.

 

Sinopsis

Emad y Rana deben dejar su piso en el centro de Teherán a causa de los trabajos que se están efectuando y que amenazan el edificio. Se instalan en otro lugar, pero un incidente relacionado con la antigua arrendataria trastoca la vida de la joven pareja.

 

Breve comentario

Podemos ampliar un poquito más la sinopsis oficial sin desvelar más de lo conveniente. Rana, sufre una agresión que la trastoca. La película girará como le afecta a ella, pero también como le afecta a Emad. Es un tema que tampoco es que sea original. Hemos visto en nuestras pantallas infinidad de películas que el guion se basa en una violación y en cómo afecta a la pareja esta agresión. Aquí el punto fuerte es el tratamiento que hace el director iraní Asghar Farhadi del tema. La pareja (Emad es profesor) trabajan como aficionados en una compañía de teatro y están representando Muerte de un viajante de Arthur Miller. Farhadi juega intercalando momentos de la representación teatral con los sucesos que acontecen en la vida de la pareja antes, durante y tras la agresión.

Es una película intensa, que en algunos momentos casi bordea el thriller. La puesta en escena está muy cuidada. Desde el mismo arranque vemos la disposición del escenario del teatro. Y muy bien elegido un edificio que han abandonado porque le han salido grietas y está a punto de derrumbarse. El patio de luces da mucho juego, con cristales medio rotos, reflejos. Hay mucho doble sentido en toda la cinta. Y tiene muchos pequeños detalles (dejar una puerta abierta, un dinero que aparece en un cajón…) que la convierten en grande.

wthumb_1927_film_film_big

La lucha de Emad es una lucha por mantener una coherencia en su vida. Enseña una serie de valores en la escuela y en el teatro representa una obra que tiene que ver con la ética, con los principios, con el arribismo. Y por eso, el que la hace la tiene que pagar, caiga quien caiga. Por el contrario, Rana es el contrapunto. El mal ya está hecho, no tiene ningún sentido la venganza, pues estarás cayendo en lo más bajo: en imitar a tu agresor. Gran favorita a alzarse con algún premio… por ahora.

Tanto Hedi como Forushande tienen en común la importancia de lo que dirán los otros. El mantener las apariencias para que no se crean lo que no es. Parece que los programadores han tenido en cuenta esta circunstancia.

Un tráiler (con subtítulos en inglés):

Una maravillosa familia de Tokio

Ficha

 

Dirección; Yôji Yamada; Guion: Yôji Yamada, Emiko Hiramatsu; Intérpretes: Isao Hashizume, Kazuko Yoshiyuki, Satoshi Tsumabuki, Yû Aoi, Masahiko Nishimura, Yui Natsukawa, Tomoko Nakajima, Jun Fubuki; Productora: Shochiku Company, Asahi Broadcasting Corporation, Gyao, Hakuhodo, Hokkaido Television Broadcasting, Kinoshita Komuten, Kyushu Asahi Broadcasting, Kôdansha, Nagoya Broadcasting Network, Nippon Shuppan Hanbai, TV Asahi; Producción: The Yomiuri Shimbun, Hiroshi Fukazawa; Fotografía: Shinji Chikamori, en color; Montaje: Iwao Ishii; Música: Joe Hisaishi; Duración: 108′.

Sinopsis

El día en que Tomiko cumple años, su marido, Shuzo, le pregunta qué regalo le gustaría. Ella le responde: ‘El divorcio’. Al enterarse de la noticia de la separación de la pareja, sus hijos se ven invadidos por el pánico. En medio del repentino tumulto que se ha adueñado de su existencia, los distintos miembros de la familia empiezan a hacer públicos sus respectivos agravios.

Breve comentario

Por la tarde se presentaba Una maravillosa familia en Tokio del director Yôji Yamada, un habitual en la SEMINCI. Algo de humor, ese bien tan escaso, no solamente en el Festival, sino en nuestras vidas diarias.

w001

La noticia del divorcio del matrimonio que llevan casi 45 años de casados, provoca una situación de caos en la familia, pero un caos que provocará muchas situaciones hilarantes. El marido tiene una vis cómica a la par que una mala baba. Es de esos hombres chapados a la antigua que llegan a casa se despojan de su ropa y la van dejan por toda la casa sin recoger. Esos detalles terminaran por minar el amor. Tomiko no aguanta más. Su válvula de escape lo constituye un curso sobre escritura que está realizando junto a unas amigas. Pero su determinación es fuerte. No quiere seguir al lado de su marido y no le importa buscarse la vida y dejarle ahí en la casa con sus hijos y nietos. Los hijos cada cual a su bola.

Muy recomendable esta película que hace un guiño a uno de los clásicos del cine japonés Cuentos de Tokio (Yasujiro Ozu, 1953) también un buen relato intergeneracional ambientado en Tokio.

 

Las tres tienen en común que pueden optar, claramente, a algún premio en esta edición. Son de lo mejorcito que hemos visto hasta ahora (ojo, en la sección oficial). Pero, mañana será otra día y todavía quedan algunas películas que nos puedan sorprender.

 

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter