El Bosco. La exposición del V centenario. Museo del Prado

EL BOSCO. LA EXPOSICIÓN DEL V CENTENARIO

Museo Nacional del Prado, Madrid

Hasta el 11 de septiembre de 2016 se puede contemplar en el Museo Nacional del Prado, Madrid, la magna exposición dedicada a la figura de Jheronimus van Aken (h. 1450-1516) nacido en ‘s Hertogenbosch (actual Holanda), por lo que firmaba su obras como Jheronimus Bosch, siendo conocido en España como «el Bosco».

W13
San Juan Bautista en meditación, 1485-1510 El Bosco. Óleo sobre tabla, 48 x 40 cm Madrid, Fundación Lázaro Galdiano

 

El Bosco. La exposición del V centenario conmemora el V centenario de la muerte del pintor considerado como uno de los artistas más enigmáticos y a la vez más influyentes del Renacimiento. Para este evento se han reunido hasta un total de 65 obras de las que 25 son atribuidas al propio Bosco, casi una decena vinculadas a su taller y el resto a otros artistas de la época. Además de las obras con las que cuenta el propio Museo del Prado, han colaborado una serie de entidades como el Albertina y el Kunsthistorisches Museum de Viena, el Museum of Fine Arts de Boston, The Metropolitan Museum of Art de Nueva York, la National Gallery de Washington, el Musée du Louvre de París, el Polo Museale del Veneto de Venecia. Colaboración especial es la que ha realizado el Museo de Arte Antiga de Lisboa al prestar el tríptico las Tentaciones de san Antonio. Una obra tan emblemática como esta es difícil que abandone su lugar de residencia. Ningún museo quiere desprenderse de sus enseñas, aunque solo sea por espacio de cuatro meses. Esta circunstancia, junto con la posibilidad de ver la mayoría del resto de sus obras hace que la exposición sea una oportunidad única e irrepetible. Dada la cantidad de obras que tiene el Museo del Prado del Bosco, será muy difícil ver algo parecido fuera de nuestras fronteras.

 

W11
La Muerte y el avaro El Bosco. Óleo sobre tabla, 94,3 x 32,4 cm Washington D. C., National Gallery of Art. Samuel H. Kress Collection

 

El montaje es espectacular. Hay un discurso expositivo que gira alrededor de los temas que desarrolló el Bosco. Son siete secciones o capítulos. La primera: El Bosco y ‘s-Hertogenbosch, nos sitúa en la ciudad donde transcurrió su vida, ciudad que fue su seña de identidad y cuya sección gira en torno al tríptico del Ecce Homo de Boston. La sección Infancia y vida pública de Cristo, tiene como  protagonista el tríptico La Adoración de los Reyes Magos del Museo del Prado. Los santos acoge el tríptico Las tentaciones de san Antonio del Museo de Arte Antiga de Lisboa. La siguiente sección, Del Paraíso al Infierno, tiene como estrella la obra el Carro de Heno, tríptico realizado por el Bosco y que también se encuentra de forma habitual en el Museo del Prado. El capítulo El jardín de las delicias no solo acoge a la obra más emblemática del pintor sino que tenemos la oportunidad de contemplar la reflectografía y la radiografía de la obra para conocer de primera mano las variaciones que introdujo en su pintura. El mundo y el hombre: Pecados capitales y obras profanas, tiene como protagonista a la Mesa de los pecados capitales del Prado que mantiene su presentación como si fuera eso, una mesa. La Pasión de Cristo cierra la exposición albergando obras relativas a la Pasión de Cristo como el Ecce Homo de Frankfurt y la Coronación de espinas de la National Gallery de Londres.

Como se puede observar, los organizadores se han centrado más en la temática que en establecer una línea cronológica, quizás, y sobre todo, por la dificultad de establecer una fidedigna datación en las obras del Bosco por carecer muchas de ellas o bien de una firma o bien la documentación necesaria. A este montaje se une el hecho de que podemos circular alrededor de los trípticos para poder observar el reveso de los paneles que, normalmente, están ocultos a la vista del público, casi todos realizados en grisalla o monocromo pero con igual de brillantez en la ejecución.

La dirección del Museo ha aprovechado la muestra para plasmar todos los estudios en un extenso catálogo razonado que a buen seguro echa por tierra las afirmaciones de los colegas holandeses que podían en serías dudas las autorías de dos de las obras del Bosco. Han intervenido en ese catálogo además de la propia comisaria Pilar Silva, Jefe del Departamento de Pintura española (110-1500) y Pintura flamenca y escuela del norte del Museo Nacional del Prado, otros especialistas destacados como Eric de Bruyn, Paul Vandenbroeck, Larry Silver, Reindert Falkenburg y Fernando Checa.

 

 

 

 

El Bosco. La exposición del V centenario es sin lugar a dudas la gran exposición que estaba esperando la figura del Bosco. Solo el Museo Nacional del Prado podía acometer algo semejante. La atracción que sintió Felipe II sobre el Bosco cristalizó en una de las mayores colecciones de su obra que conforma el grueso de las obras expuestas.

W22
Imagen en sala de la exposición “El Bosco. La exposición del V centenario” Foto © Museo Nacional del Prado.

 

 

Como viene siendo habitual la institución madrileña ha programado una serie de actividades alrededor de la exposición. Desde aquí recomendamos la consulta de tales actividades a la propia web del Museo que se ha convertido en una gran herramienta cultural, tas haber sido renovada recientemente.

Os dejo un par de vídeos:

Sobre el Jardín de las delicias

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter