Comparte esto:

" /> Crítica película La chica danesa de Tom Hooper | Revista Atticus

Crítica película La chica danesa de Tom Hooper

La chica danesa

Ser uno mismo

Wla-chica-danesa-cartel-1Ficha
Película: La chica danesa.
Título original: The Danish girl.
Dirección: Tom Hooper.
Reparto: Eddie Redmayne, Alicia Vikander, Amber Heard, Matthias Schoenaerts, Sebastian Koch, Ben Whishaw.
País: USA. Año: 2015.
Duración: 120 min.
Género: Biopic, drama, romance.
Guion: Lucinda Coxon; basado en el libro de David Ebershoff.
Música: Alexandre Desplat.
Estreno en España: 15 Enero 2016.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Sinopsis
Basada en la novela del mismo título de David Ebershoff, La chica danesa es una historia de amor inspirada en los artistas Einar y Gerda Wegener, a los que dan vida Eddie Redmayne y Alicia Vikander, y está dirigida por el oscarizado Tom Hooper (El discurso del rey, Los miserables). El matrimonio y la obra de Lili y Gerda evolucionan a medida que ambas se adentran en el recorrido de Lili como la primera transexual.

Comentario
Hay una realidad que ahí está y está por encima de las leyes. Y aunque se trate de ocultar seguirá estando ahí. Me refiero a aquellas personas que nacen biológicamente con un sexo, pero que sienten de otro. Muy recientemente, en España, a un menor con poco más de cinco años se le ha reconocido el cambio de sexo. Nació como varón y ahora es una niña. «Mamá, ¿aunque tenga pene puedo ser una niña?». Así de claro parecía que lo tenía la pequeña que ahora ha pasado a llamarse Lucía (antes Lucas, o Luken –en vasco-).

Esta realidad es la que recoge Tom Hooper en su película La chica danesa. Una obra basada en el título homónimo de David Ebershoff (publicada en 2000, ganó el Premio Literario Lambda de Ficción Transgénero, entre otros) que recoge la relación conmovedora que mantuvo Lili Elbe –artista nacido en 1882 como Einar Wegener-, con su mujer, también artista, Gerda Wegener. Einar Wegener / Lili Elbe (en homenaje al río que pasa por Dresde, ciudad donde «nació» Lili) es considerada como la primera persona que se sometió a una operación para cambiarse el sexo (reasignación genital). Fue asistida, y operada, por el médico Magnus Hirschfeld –fundador de la primera organización defensora de los derechos de los homosexuales-. En una primera intervención se le extirparon los genitales, posteriormente rechazó un trasplante de ovarios y, por último, lo intentó con un útero, porque siempre tuvo el anhelo de quedarse embarazada.

Wla-chica-danesa-imagen-12

Ambientada en los años 20, en Dinamarca, la historia arranca con Einar Wegener (Eddie Redmayne) y Gerda Wegener (Alicia Vikander) como matrimonio, compartiendo su amor por los pinceles. Ambos son pintores con reconocimiento desigual. Él con sus paisajes recurrentes de árboles inhiestos, zarandeados por el viento, muy cerca del mar, goza de relativa fama; ella especializada en los retratos, sin llamar la atención de los marchantes, pero muy apreciada por algunos clientes. Se conocieron en la Escuela de Arte de Copenhague y se casaron en 1904. Y desde entonces disfrutan compartiendo cama y oficio. Pero un día, ante la falta de una modelo, Gerda le propone a Einar que pose para ella enfundado en unas medias para un retrato de una bailarina. A partir de ahí algo sucede en el interior de Einar que ya no puede volver a ser el mismo hombre de gustos refinados, gestos delicados y un amor casi incondicional hacia su pareja. La broma se extenderá más al acompañar a Gerda a fiestas «disfrazada» como la prima de Einar. Es cuando empieza a tomar cuerpo Lili, cuando el anhelo de ser mujer se convierte en una reafirmación.

La chica danesa destaca, entre otras cuestiones, por la gran interpretación de sus dos actores principales: Eddie Redmayne y Alicia Vikander. Ambos magistrales, incluso Alicia le quita protagonismo a quien estaba llamado a destacar a Eddie, su compañero de reparto. Redmayne fue el ganador del Oscar en la anterior edición por su papel como Stephen Hawking en La teoría del todo (James Marsh, 2014). Este hecho le penaliza mucho en su carrera hacia el de este año (todo parece indicar que se lo va a llevar «de calle» Leonardo DiCaprio) y sería una auténtica sorpresa que se alzara con el galardón. Muchas de las críticas que se han vertido sobre su actuación tienen que ver con la sobreactuación. De eso nada –contesto yo. Es un papel que necesita expresar un cierto amaneramiento, una expresión de delicadeza, de refinamiento, ese toque chic de un hombre que descubre su potente lado femenino. Pero está inconmensurable en ese aspecto de delicadeza de fragilidad a través de gestos, miradas, pequeños movimientos dulces sin caer en la caricatura y resultando de lo más convincentes. Quizá no le vemos exteriorizar el sufrimiento que tiene que padecer en su cabeza, más allá del propio físico. Alicia Vikander está simplemente maravillosa (cada vez me resulta más difícil encontrar adjetivos). Esa mujer que se queda al lado de su marido, de manera incondicional, en su lucha por saber realmente cuál es su identidad. Ahí sí que la vemos cómo sufre, pero también cómo quiere a esa persona con la que un día se casó y decidió compartir afición y vida. Tiene grandes posibilidades de ganar el Óscar a la mejor actriz de reparto. Y no hay que olvidarse de Matthias Schoenaerts. Tiene un pequeño papel pero que contribuye a darle empaque a La chica danesa y siempre es agradable de ver. Tiene una carrera imparable.

Walicia_vikander

El trabajo de dirección de Tom Hooper, está a la altura de las anteriores propuestas (Los miserables, El discurso del rey), pero sin embargo, de manera incomprensible, no ha sido nominada como mejor película y él como mejor director. Ha perdido sintonía con los miembros de la Academia. Parece que su arriesgada apuesta de mostrar por primera vez el cuerpo desnudo de un hombre que se siente mujer no ha tenido buena acogida, ni entre esos académicos ni en buena parte de la crítica que la ha vapuleado casi sin piedad. Tras haber visto la película el único pero, en este sentido, que veo es que ha buscado con descaro el galardón (pero… ¿y las demás?). Espero que esas críticas obedezcan a criterios intrínsecos de la propia película que no a factores externos por tratar de un tema tan poco visible como es la transexualidad (ahí están los negros reivindicando su presencia entre los nominados). Y es que quienes vean que es una película sobre este colectivo es que no entienden nada, porque La chica danesa, de lo que nos habla, de lo que reflexiona es sobre la capacidad de amar de los seres humanos, es decir, es una obra sobre el amor y sobre la capacidad de amar de una persona a otra sea del sexo que sea. Por cierto, en varios países de Oriente Medio, la película ha sido prohibida.

La banda sonora corre a cargo de uno de los grandes: Alexandre Desplat. Cuenta con innumerables participaciones en grandes proyectos como El gran hotel Budapest (ganador del Óscar), Argo o El discurso del rey. Sus notas encajan de forma armoniosa y ayudan a recrear una atmósfera melancólica que encaja con los personajes. Igual sucede con la puesta en escena, con la fotografía a cargo de Danny Cohen. Predomina el uso de colores cálidos, pasteles, llenos de contrastes. Ya trabajó con Hooper en sus anteriores propuestas y muy pronto le veremos en La habitación (Lenny Abrahamson, 2015). Se apoya en un buen vestuario a cargo de un español, Paco Delgado, (nominado al Óscar), que recrea los años 20 (buena parte de la cinta está ambientada en ese glorioso París) un momento de lo más productivo para las artes y, por extensión, para la moda. La estética es muy cercana a la recreación de cuadros pictóricos por lo que proporciona a la película un tono casi pictórico con una recreación de ambientes muy estéticos, muy agradables.

Weddie-redmayne-danishgirl

La chica danesa es una película hermosa, llena de luz, que cuenta una potente historia de amor y de superación, tratado con una delicadeza suprema. Aporta una pequeña reflexión sobre un colectivo de personas (de humanos, no hay que olvidarlo) que aman, que se relacionan con sus semejantes y que sufren por estar atrapados en un cuerpo que no es el suyo. La pequeña Lucía lo supo casi desde la cuna, hay otras personas que se rebelan contra la naturaleza, que luchan por ser aceptadas, que luchan por ser uno mismo y que muchas veces son invisibles a nuestra sociedad. Son personas que pelean por sus derechos y que, de manera general, se engloban en el colectivo LGTB (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales). Un término que nació para reemplazar a esa otra expresión que se utilizaba: «comunidad gay». Recientemente se ha añadido la letra Q (queer) para asignar a personas que no se encuentran en el término LGTB.

Os dejo un tráiler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter