Critica película Del revés. Una mente maravillosa

Critica película Del revés. Una mente maravillosa

Ficha Técnica

WcartelPelícula: Del revés
Título original: Inside Out
País: Estados Unidos
Año: 2015. Duración: 94 min
Dirección: Pete Docter, Ronaldo del Carmen
Guion: Pete Docter, Ronaldo del Carmen
Género: Animación
Producción: Disney Pixar
Distribuidora: Walt Disney Studios Motion Picture Spain. Estreno en España: 17 julio 2015
Calificación por edades: Apta para todos los públicos
Protagonistas (voces): Amy Poehler (Alegría), Phyllis Smith (Tristeza), Bill Hader (Miedo), Lewis Black (Ira), Mindy Kaling (Asco), Kaitlyn Dias (Riley), Diane Lane (Mamá), Kyle MacLachlan (Papá).

Sinopsis

La vida de Riley -una niña de once años que vive en Minnesota- experimenta un giro radical, cuando debe trasladarse junto a sus padres por motivos laborales a San Francisco. Para Riley y su pre-adolescente cabecita, este cambio supondrá una importante revolución. Y el Cuartel General de su cerebro sufrirá interesantísimas consecuencias. Como el de todos, el cerebro de Riley está habitado por cinco emociones: Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira. Cada una de ellas tiene voz y voto dentro del Cuartel General. Aunque Alegría es la más importante y guía cada uno de los movimientos y pensamientos de la pequeña. Ni la mudanza ni la adaptación al nuevo medio serán un acontecimiento fácil en la vida de Riley. Dentro de su cabeza, los cinco personajes lucharán por mantener un cierto equilibrio. Pero no será una tarea simple…

Comentario

«No sé si han visto alguna vez un mapa de la mente de una persona. A veces los médicos trazan mapas de otras partes suyas y su propio mapa puede resultar interesantísimo, pero a ver si alguna vez los pillan trazando un mapa de la mente de un niño, que no sólo es confusa, sino que no para de dar vueltas. Tiene lineas en zigzag como las oscilaciones de la temperatura de un gráfico cuando tienen fiebre y que probablemente son los caminos de la isla, pues el País de Nunca Jamás es siempre una isla, más o menos, con asombrosas pinceladas de color aquí y allá, con arrecifes de coral y embarcaciones de aspecto veloz en alta mar, con salvajes y guaridas solitarias y gnomos que en su mayoría son sastres, cavernas por las que corre un río (…). También nosotros hemos estado allí: aún podemos oír el ruido del oleaje, aunque ya no desembarcaremos jamás.»

J. M. Barrie. Peter Pan (1904)

INSIDE OUT
Los guionistas de Del Revés se han debido inspirar en el libreto creado en 1904 por el escritor escocés James Matthew Barrie para la obra de teatro Peter Pan. Sobre todo, para elaborar alguna de las ideas más importantes que propone esta divertida película de animación realizada no solo para niños, sino también para el disfrute de los adultos. Todos nos sentiremos identificados de un modo u otro con el cerebro, los sentimientos y las emociones de la fantástica Riley.

WalegriaPorque el cerebro humano, como también el de los animales, está controlado por cinco entidades distintas de estado de ánimo: la carismática y enérgica Alegría (Amy Poehler); el siempre «al borde del ataque de nervios» Ira (Lewis Black); la llorosa y a la vez tierna Tristeza (Phyllis Smith); el hipocondríaco Miedo (Bill Hader); y la sofisticada y pijotera Asco (Mindy Kaling). Todos ellos residen dentro del Cuartel General de la cabeza de Riley. Y son los que «pilotan» sus emociones. Cada día se encargan de generar recuerdos nuevos, en forma de bolitas o burbujas de memoria de diferentes colores (no elegidos al azar), y que se guardarán durante la noche, mientras Riley duerme, en un gran almacén junto a otros «recuerdos a largo plazo» o «recuerdos base» que no olvidará en toda su vida.

Al producirse la mudanza, se genera también un cataclismo dentro del Cuartel. Riley experimenta por primera vez en su corta vida un cambio de ciudad, que conlleva un baile de emociones en su interior, tambaleándose los valores que hasta ahora habían gobernado su comportamiento y su actitud.

Es por ello que en su cerebro los cinco personajes deben trabajar al máximo para lograr la estabilidad de la niña. Va a resultar una tarea muy difícil, dado que Alegría y Tristeza, dos de las emociones más importantes, sobre todo la primera, van a desaparecer en un largo viaje para recuperar estos recuerdos más importantes -y felices- de la vida de Riley. No será fácil. Y serán esos momentos, cuando Riley perderá las riendas y el control de su vida. Mientras Ira, Miedo y Asco toman los mandos; Alegría y Tristeza tratarán de recuperar esos «recuerdos a largo plazo» de la antes locuaz y responsable Riley, generándose situaciones de desconcierto tanto para los padres como para la propia niña. La depresión o la frustración se adueñarán de ella en ciertos momentos. Y las islas de la Familia, del Hockey (su gran pasión), de la Amistad, de la Imaginación (con un enorme castillo de princesas, que recuerda mucho al castillo del logo de Disney), que conforman la personalidad de Riley se van destruyendo según su mente entra en conflicto con la realidad que está viviendo.

a8317

Los colores de los personajes no fueron elegidos al azar. Ni tampoco su nombre ni el tipo de emoción. En un principio, los guionistas de Disney Pixar eligieron entre un rango de 27 tipos de emociones distintas, de las que descartaron un buen número para elegir 13, y finalmente el cribado final se quedó en 5, fácilmente representables y abarcables desde el punto de vista del diseño y la creación de un personaje a través de una emoción. No hay antagonistas ni protagonistas. Es decir, no hay buenos ni malos. Ninguno de los personajes que moran en su cabeza son buenos ni malos del todo. Y los colores que los representan, como he mencionado anteriormente, no son elegidos de forma arbitraria. Incluso su forma. Alegría se presenta de color amarillo, como el sol, como un rayo de luz, como una buena idea. Tristeza es azul (como la palabra tristeza en inglés), y su forma rechoncha es la de una lágrima. Ira es de rojo, es vital e impulsivo, como la guerra, como la sangre que se sube a la cabeza cuando nos enfadamos. Asco es verde, como el color de la verdura (no hay más que recordar la escena del brócoli cuando Riley era un bebé), y es un tanto snob y testaruda, y su posición favorita, y que repite casi a lo largo de todo el metraje es la de los brazos cruzados. Miedo es febril, nervioso, de color violeta, protege a Riley para que no le pueda pasar nada, tiene forma de filamento, porque siempre está de un lado a otro tratando de evitar cualquier potencial peligro.

Encontramos mucho pensamiento freudiano y abundantes principios de psicología infantil contemporánea en la película. Pero también los valores tradicionales de Disney, que son muchas de las islas sobre las que se cimienta el cerebro de Riley y que crecerán o se transformarán a medida que vaya creciendo y viviendo experiencias.

Como en anteriores animaciones Pixar, nos encontramos con el papel de los adultos. En este caso, son los desencadenantes del proceso de cambio que atraviesa la pequeña. No son protagonistas, pero sí que juegan un papel relevante. Sí lo fueron en Up (Pete Docter, 2007) pero tampoco lo fueron en Monstruos S. A. (Pete Docter, 2001). Los protagonistas siempre serán los niños, pero no es una película sólo para ellos, sino también para los adultos. Es más, muy recomendable para estos últimos. Aconsejable y entendible a partir de los siete años. Aconsejable y creo que de obligada visión para padres. Es un acercamiento muy respetable y muy posible al funcionamiento de la mente de un pre-adolescente y el enfrentamiento de la misma a un «problema» como es un cambio de ciudad o de casa.

INSIDE OUT

El ritmo del film es trepidante, juega con las emociones del espectador. Nos encontramos con personajes y recuerdos que casi todos hemos tenido en nuestra infancia: el amigo invisible (Bing Bong), los recuerdos con nuestros padres, los primeros juegos, nuestro mejor amigo o amiga, el primer día de colegio, el sabor del puré, de las golosinas o del chocolate…

El personaje de Tristeza es el que más incógnitas plantea desde el principio. Porque Riley es una niña feliz. Siempre lo ha sido. Alegría se ha encargado de que así fuera. Por lo tanto, Tristeza nunca ha tenido que hacer nada. Al final de la película se entenderá el valor de su presencia en el Cuartel General.

Como siempre, hay guiños. Muchos. A otras películas y personajes. Destaco uno que gusta sobremanera a los creadores de la casa, ya que ha salido en cinco películas Pixar: la caja de comida china. Es siempre la misma: blanca y con una pagoda roja dibujada. Se puede encontrar en otros cuatro largometrajes: Toy Story (John Lasseter, 1995); Bichos (John Lasseter y Andrew Stanton, 1999); Monstruos S. A. (Pete Docter, 2001); y Ratatouille (Brad Bird y Jan Pinkava, 2007). Una invitación a encontrarlos.

No hay que perderse, además, los títulos de crédito finales, en los cuales, a partir de divertidísimos gags se repasan diferentes tipos de «cerebro». La ironía y el sarcasmo están presentes en cada uno de ellos. Una auténtica distinción con la que Pixar deleita a sus fans más acérrimos. Un distintivo con el que Marvel quiere cerrar también sus largometrajes y que se está poniendo muy de moda en las sagas de superhéroes.

Del Revés, a pesar de la francamente mala traducción de su título, que no posee imaginación alguna, es una animación sin pretensiones, divertida, de rápido ritmo narrativo, con un argumento simple que conlleva a un desarrollo complejo e intrincado dentro del laberinto del cerebro humano. Apta para todos los públicos y más que eso, recomendable para todos los públicos. Es un guiño a la desconexión de la vida real para sumergirnos en un mundo de niños, dejándonos como moraleja, sencillamente, que no estamos tan lejos unos de otros.

Os dejamos un tráiler:

Almudena Martínez Martín

Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter