Flamenco India en el Teatro Calderón de Valladolid

Flamenco India en el Teatro Calderón de Valladolid

El Flamenco: con sus reminiscencias orientales, especialmente del mundo árabe y también de los gitanos que llegaron de la India desde Rajasthán atravesando el sur del Mediterráneo, permite con su diversidad y flexibilidad avanzar hacia un futuro prometedor. La India: en su inmensidad, con idiomas y religiones diferentes, y donde los cánones musicales y de baile son más estrictos y ritualizados, algunos artistas tratan hoy de incorporar nuevos ritmos.
Carlos Saura

WFlamencoIndia_CartelAyer 1 de octubre de 2015 se ha estrenado en el Teatro Calderón de Valladolid el espectáculo «Flamenco, India. Dance, Theatre & Music» que fusiona la música y la danza de la India y el flamenco creado y dirigido por Carlos Saura.

«Flamenco, India» es un espectáculo que combina música con danza sobre el escenario, lo que constituye un espectáculo teatral. Está coproducido por el Teatro Calderón, el Ayuntamiento de Valladolid y Teamworkarts. Para la organización del evento se ha contado con la colaboración especial de Casa de la India y el Consejo Indio de Relaciones Culturales y el apoyo logístico de la Embajada de España en la India.

Entre el equipo artístico destacan Carmen Cortés como responsable de la creación de la coreografía flamenca; Gerardo Nuñez, compositor y director de la parte flamenca; Mónica de la Fuente, especialista en artes escénicas de la India; Santosh Nair, coreógrafo India; Ravi Prasad, responsable de la dirección musical India; y el coreógrafo bailarín de Kathak, Anuj Mishra.

La dirección, creación y espacio escénico corre a cargo del cineasta, fotógrafo y escritor Carlos Saura. Tras brillantes y galardonadas películas como La caza (1965), Ana y los lobos (1972) o Cría cuervos (1975) a comienzos de los años 80 se produce un punto de inflexión en su carrera. Es en ese momento cuando se acerca al mundo del flamenco, o mejor dicho, retoma, pues hay que recordar que su primer cortometraje ya llevaba por título Flamenco (1955). En esta ocasión se acerca al flamenco de la mano de Antonio Gades con su primer largometraje bajo una óptica muy personal: Bodas de sangre (1981). La cinta inauguró un nuevo género de película de danza y contribuyó a divulgar un rico patrimonio cultural español a lo largo del mundo. Años después, adaptó la ópera de Carmen (1983) al cine y fue premiada en Cannes y seleccionada para los Óscar. Con El amor brujo (1986), basada en la obra homónima de Falla, cierra la trilogía sobre el musical español contemporáneo.

WIMG_4723

El espectáculo está montado bajo la inquietud del cineasta oscense. Carlos Saura se pregunta si es posible un nexo de unión entre la música y el baile, entre el flamenco y la India. Aunque ya había realizado alguna incursión en el teatro como director de escena, este espectáculo es una de sus primeras obras teatrales. En Valladolid se ha estrenado a nivel mundial y tiene previsto un amplio recorrido que llevada «Flamenco India» por diversas ciudades nacionales e internacionales. Constituye un grandioso punto de arranque para una nueva temporada de programación en el emblemático espacio Teatro Calderón que pronto se vestirá de gala para acoger la 60 edición de la SEMINCI.
El espectáculo está estructurado en 18 unidades que constituyen números musicales, con una pequeña introducción con la presentación de todos los integrantes sobre el escenario con un telón multicolor, son los colores de la India.

WIMG_4690
Cada unidad va alternando flamenco y folclore de la India, rivalizando y mostrando todas y cada una de las singularidades. Un apartado para la escuela, tanto de flamenco como de danza india e incluso artes marciales conforman una serie de número que arranca con una Farruca, uno de los palos más recientes incorporados, mediados del siglo XIX, al flamenco. Hay lugar para que se expresen con toda su potencia el sitar o la guitarra española. Los dos últimos números son la muestra de la simbiosis. Es la plasmación de los estudios de campos que recogen los distintos folclores para mostrarnos, ya sin ambages, una cultura unísona, donde los bailaores flamencos cortejan a las jóvenes danzarinas indias a los sones de la guitarra, el sitar o los distintos instrumentos de percusión. Para acabar explotando con todo su esplendor de ritmo loco, pegadizo, popular en La tarara (una canción popular de origen castellano que se suele bailar todo juntos en círculo).

WIMG_4454
La escenografía es sencilla, sin grandes alardes técnicos. Apenas una serie de paneles que combinan según el número y eso sí, un brillante juego de colores que ayuda a potencia el escenario, pero sin despistarnos.

WIMG_4656

«Flamenco India» es un espectáculo colorido, vitalista, lleno de fuerza y luz; lleno de música y voces que gritan que los pueblos tienen muchas más cosas que unen que las que les separan. Y que existe un lenguaje universal que derriba fronteras por mucho que algunos se empeñen en levantar muros y que no es otro que la música y la danza. Hoy debemos dar gracias al señor Carlos Saura que con su inquietud y a su enorme vitalidad nos ha ofrecido un espectáculo emotivo, vibrante y lleno de esperanza. Gracias Carlos Saura.

Luisjo Cuadrado

Fotografías: Chuchi Guerra

Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter