Operación U.N.C.L.E. La guapa película de Guy Ritchie

Operación UNCLE
La guapa película de Guy Ritchie

Woperacion_uncle_40309Ficha
Título original: The man from U.N.C.L.E.
Dirección: Guy Ritchie.
Interpretación: Henry Cavill (Napoleón Solo), Armie Hammer (Illya), Hugh Grant (Waverly), Alicia Vikander (Gaby), Elizabeth Debicki (Victoria), Jared Harris (Sanders), Luca Calvani.
País: USA. Año: 2015.
Duración: 116 min. Género: Acción.
Guion: Guy Ritchie y Lionel Wigram; basado en la serie de televisión “El agente de C.I.P.O.L.”.
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España.
Estreno en España: 14 Agosto 2015.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Sinopsis
Situada con el telón de fondo del auge de la Guerra Fría, ‘Operación U.N.C.L.E.’ se centra en el agente de la CIA, Napoleon Solo, y el agente de la KGB, Illya Kuryakin. Obligados a apartar sus diferencias, largamente arraigadas, ambos se unen para formar un equipo que llevará a cabo una misión conjunta para poner fin a una misteriosa organización criminal internacional, que pretende desestabilizar el frágil equilibrio de poder resultante de la proliferación de armas y tecnología nuclear. La única pista que tienen es la hija de un científico alemán desaparecido, que es la clave para infiltrarse en la organización criminal, y deben luchar contra el tiempo para encontrar al científico y evitar una catástrofe mundial.

Comentario
Operación U.N.C.L.E. no es de las películas que me guste comentar. Es la típica producción al más puro estilo hollywoodiense. Ya se sabe: persecuciones, tiros, muchos tiros, gente guapa que se pega y acción, mucha acción trepidante. No es un cine de sentimientos. Coinciden en la cartelera dos ejemplos de esas películas. Por un lado Misión Imposible: Nación Secreta de Christopher McQuarrie, que se puede resumir en más de lo mismo bajo el control de Tom Cruise. En la programación del fin de semana pasado coincidiendo con el estreno, en una cadena pusieron la entrega tercera y en otro estaban con la cuarta. Y yo acababa de ver la quinta. Poca o ninguna diferencia. Lo único que puede cambiar es el papel de los malvados y el de la chica guapa. Y la otra es Operación U.N.C.L.E. de un reputado Guy Ritchie (conocido por la saga Sherlock Holmes y por su corto matrimonio con la estrella del rock Madonna).

Si me animo a hacer un comentario sobre esta película es que porque he visto en ella alguna cosa que me ha resultado novedosa y que me ha llamado la atención. En líneas generales, me ha gustado como espectáculo, como entretenimiento.

D4D_5649.dng

La nueva cinta de Ritchie sigue la moda de reciclar viejos modelos para no arriesgar demasiado. Aquí el referente está más que claro: aprovechar el filón de sagas como Misión Imposible o James Bond. Pero la idea original es la versión de una serie de los años 60 que se titulaba (en España) El hombre de C.I.P.O.L. y que tenía como telón de fondo la Guerra Fría. Curiosamente participó el proyecto en el propio creador del agente 007, Ian Fleming. No es de extrañar que también esa moda, de echar mano a ideas antiguas que han dado fruto, nos llegue a España. Próximamente se estrenará Anacleto Agente Secreto, nuestra película de espías, dirigida por Javier Ruiz Caldera, basada en el comic de Ibañez y bajo el auspicio -como en esta- de la Warner Bross y muy cercana al estilo americano.

operacion-uncle-imagen-4

La adaptación cuenta como el hombre de la CIA, Napoleón Solo (Henry Cavill) y el hombre del KGB, Illya Kuryakin (Armie Hammer) tienen que colaborar juntos para, con la ayuda de la hija de un científico alemán, Gaby (Alicia Vikander), tratar de evitar que una organización afín al nazismo cree una bomba nuclear. U.N.C.L.E. es un acrónimo que juega con un doble sentido. Por un lado en inglés significa «tío» y por otro hace referencia al comando que forman, a United Network Command for Law and Enforcement (algo así como Comando de Red Unida para la Ley y la Ejecución, casi nada).

D4D_9237.DNG

Los protagonistas son dos guapos «desconocidos». Estaban interesados en el proyecto desde George Clooney al mismísimo Tom Cruise, pasando por estrellas como Ryan Gosling, Ewan McGregor, Christian Bale, Bradley Cooper o Matt Damon. Por diferentes motivos personales, final no pudieron hacerse con el papel. Al final los principales papeles recayeron sobre Henry Cavill (El hombre de acero, 2013, Zack Snyder) que interpreta el papel de un hombre norteamericano apuesto, elegante, de exquisitos modales y de gustos refinados y Armie Hammer (El llanero solitario, 2009, Gore Verbinski) que desempeña el papel de un portento físico ruso, mitad Hombre de Cromañón, mitad Homo Habilis pero muy refinado, al que le gusta solucionar todo a base de golpes. Saben tanto de ropa y complementos como de armas. A su lado una emergente actriz sueca: Alicia Vikander (Ana Karenina, la adaptación de 2012 de Joe Wright; tiene pendiente de estrenar varios títulos). El papel de malvada lo interpreta Elizabeth Debicki (El gran Gatsby, 2013, Baz Luhrmann). Con un pequeño papel, muy acertado está Hugh Grant, muy comedido.

Operación U.N.C.L.E. es una película sencilla de seguir que responde a eso que decía al principio: persecuciones con coches y lanchas (en este caso, sustituyen a las motos «misioneras») y con gente muy guapa que se lía a mamporros. Toda la película está dominada por una estética sicodélica, propia de los años 60/70, muy adecuada para la ambientación de la historia. Por cierto que esta es de gran mérito. Está cuidado al detalle, desde las calles romanas y londinenses, la ropa, los coches, motos, muebles, hasta un portaaviones. Muy meritoria. Otro de los grandes méritos que tiene U.N.C.L.E. es la banda sonora de Daniel Pemberton. Soberbia. Es como si estuviéramos asistiendo a un espectáculo del Circo del Sol. Una coreografía dinámica que está al servicio de la acción e incluso de los protagonistas. Hay un recurso magnífico. Cuando la malvada va a entrar en una habitación del hotel, seguida de dos de sus secuaces, con la música a todo trapo, ella levanta la mano para que se paren y no haga ruido y hasta se para la música. Otro recurso cuidado con esmero son los subtítulos también con una estética muy pop. La vi doblada al castellano y este recurso es utilizado para el ruso o alemán, pero también lo utilizan para una conversación de dentro de un coche y que con la música no lo oímos. Muy hábil.

Esas son alguna de las cosas que me han gustado, pero también hay otras como el sentido del humor que se puede personalizar en dos escenas que tienen en común que la cámara enfoca al sujeto principal pero que la acción transcurre al fondo, en segundo plano (cuando Gaby, algo chispa, se marca un bailecito y cuando el americano disfruta de un almuerzo casual mientras su compañero las pasa canutas intentando dejar atrás al enemigo). Funciona. Hay un uso moderado de la pantalla compartimentada con hasta 5/6 planos que proporciona dinamismo. También los títulos de crédito son ingeniosos, proporcionándonos información de los personajes sobre una ficha menos oficial.

En este tipo de películas de entretenimiento, casi lo que menos importa es que la historia sea sólida (hombre que no tenga fallos evidentes de guion es lo mínimo). Lo que importa es la puesta en escena, efectivista y resultona, por encima de otros aspectos. Son cintas de consumo fácil que tienen el cometido de llenar las salas de palomitas. Y punto. Operación UNCLE es uno de esos blockbuster realizado con gran destreza y que tiene un punto de interés. Se han utilizado una serie de recursos cinematográficos de lo más variado que confluyen en una película amena, extrovertida, jocosa y guapa. Creo que guapa es el adjetivo, poco usual en el campo cinematográfico, pero que le viene que ni pintado: una película muy guapa. Aunque he de reconocer que el subtítulo que han buscado para España es mejor que el mío: «salvar al mundo siempre está de moda».

Os dejo un tráiler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter