Crítica A cambio de nada de Daniel Guzmán

A cambio de nada
Una historia de barrio

a-cambio-de-nada-cartel-1Ficha
Película: A cambio de nada.
Dirección y guion: Daniel Guzmán.
Interpretación: Miguel Herrán, Antonio Bachiller, Antonia Guzmán, Felipe García Vélez, Luis Tosar, María Miguel, Miguel Rellán.
Productora: El Niño Producciones / La Competencia / La Mirada Oblicua / Ulula Films
Fotografía: Josu Inchaustegui
País: España. Año: 2015. Duración: 93 min. Género: Drama
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España.
Estreno en España: 8 Mayo 2015. No recomendada para menores de 12 años.

Sinopsis
Darío (Miguel Herrán), un chico de dieciséis años, disfruta de la vida junto a Luismi (Antonio Bachiller), su vecino y amigo del alma. Mantienen una amistad incondicional, se conocen desde que tienen uso de razón y juntos han descubierto todo lo saben de la vida. Darío sufre la separación de sus padres (Luis Tosar y María Miguel) y se escapa de casa, huyendo de su infierno familiar. Comienza a trabajar en el taller de Caralimpia (Felipe García Vélez), un viejo delincuente con envoltura de triunfador, que le enseña el oficio y los beneficios de la vida. Darío conoce además a Antonia (Antonia Guzmán), una anciana que recoge muebles abandonados con su motocarrro. Junto a ella descubre otra forma de ver la vida. Luismi, Caralimpia y Antonia se convierten en su nueva familia en un verano que les cambiará la vida.

Comentario
A cambio de nada coincidía, este viernes, en su estreno con Suite francesa. A la hora de tomar partido por ver una u otra, la balanza se inclinó hacia la ópera prima de Daniel Guzmán por haber obtenido muy reciénteme cuatro premios en el Festival de Cine Español de Málaga (Biznaga de Oro a la Mejor Película, premio al mejor director, premio de la crítica y premio al mejor actor de reparto –Antonio Bachiller, por su papel de Luismi-).

a-cambio-de-nada-imagen-2

Películas que habían conseguido el principal galardón, en anteriores ediciones de este festival, no me habían defraudado a nivel particular, ni tampoco lo habían hecho a nivel del público en general. Algunos casos significativos son 10.000 Km (Carlos Marqués-Marcet, 2014), 15 años y un día (Gracia Querejeta, 2013), Torremolinos 73 (Pablo Berger, 2002), y una magnífica AzulOscuroCasiNegro que obtuvo la Biznaga de plata (Daniel Sánchez Arévalo, 2006).

La sinopsis está más que acertada. Quizás falta situar la acción en algún lugar concreto. La ciudad donde se ha ambientado es Madrid, en un barrio obrero, pero bien pudiera ser cualquier otra porque de lo que habla la película son lugares comunes para muchas de las familias que pueblan nuestras ciudades. La adolescencia, la amistad, la libertad, la rebeldía, las relaciones con los padres, las relaciones de éstos como padres, la responsabilidad de los padres, el colegio y la conveniencia de los estudios, la familia, el barrio, la soledad, la vida de nuestros mayores, etc. Son circunstancias que ya hemos visto en otras películas españolas. Barrio, Princesas (Fernando león de Arona, 1998, 2005), o El Bola (Achero Mañas, 2000) son algunas de estas películas de fuerte corte social.

Entonces cabe hacerse la pregunta: ¿por qué acometer una película de algo que ya se ha rodado mucho y muy bien? ¿Qué puedo ofrecer yo –como director-? Creo que a la hora de emprender un proyecto no puedes andar con experimentos arriesgados. Debes de lanzarte con aquello en donde te muestras más seguro. Daniel Guzmán conoce el barrio, incluso ha rodado en escenarios en el que él mismo ha sido protagonista. Conoce muy bien la escena española y ha estado al lado de grandes directores y actores tras su paso como actor (Aquí no hay quien viva). Ha trabajado a las órdenes de Fernando Colomo o Fernando León de Arona. Ha tomado de aquí y de allá (incluso a las películas aludidas anteriormente se le puede añadir la de Familia, del propio León de Aranoa, por su padre impostado). Su historia no dejará de ser la de un moderno Quijote (Darío) junto a su fiel escudero, gordito él (Luismi), que le acompaña en sus constantes aventuras en pos de la Aventura de la Vida.

img_0158

Daniel Guzmán pertenece a ese apartado de actores que se pasan en algún momento de su carrera al otro lado de la cámara. Singulares son los ejemplos de Clint Eastwood, Angelie Jolie o Jodie Foster. Guzmán ha tenido el tesón de sacar esta obra adelante. Ha tenido que pelear y poner mucho esfuerzo en la posproducción. Solo con ver la cantidad de productoras que han intervenido en la película nos habla de esas dificultades.

El director madrileño tras haber realizado un corto Sueños, con el que ganó varios premios (Goya y SEMINCI) se ha decidido por el largometraje. Demuestra que sabe su oficio. Las escenas en las que interviene Tosar, delante de su hijo (magnífica toma dentro del camión), de su mujer, o del director de su instituto son muy dramáticas (ahí lo borda). Con ellas algo se nos mueve dentro de nosotros, porque sabe llegar a los sentimientos. O esa otra escena que acaba con Darío desnudo en la terraza, solo ante el mundo. También muestra su maestría la rodar las persecuciones. Los toques de humor para desdramatizar vienen de la mano de las constantes collejas al protagonista o de las reiteradas canciones de Julio Iglesias, funcionan. Pero sin embargo, como me resaltó un amigo al final de A cambio de nada, resulta un tanto patético que para llegar a un final feliz tenga que echar mano a una cosa tan burda como dejar chingar a los perros de ambos que se habían pasado toda la película intentándolo. Con todo ello no logra un producto redondo, pero si interesante que puede quedar reflejado en la construcción de dos buenos personajes secundarios como puedan ser los papeles de Luis Tosar o Antonio Guzmán (abuela de Daniel). Hay una suma de buenos detalles que demuestran que sabe lo que se trae entre manos y que nos hace estar esperanzados de cara a nuevos proyectos. Estos galardones que ha cosechado le van a abrir muchas puertas.

_mg_3580

Daniel Guzmán ha recurrido a la mezcla de actores profesionales con otros que no había tenido apenas contacto con el mundo del cine. Quería aportar así frescura y una gran dosis de espontaneidad que proporcionara naturalidad. Lo consiguen con Antonia Guzmán, 93 años, en un papel entrañable, sensible y adorable; y lo consigue con los adolescentes: Miguel Herrán, que actúa convincentemente como Darío, alter ego del propio director; y Antonio Bachiller, fiel escudero, y algo empanado, de Darío que brilla con luz propia aunque creo que es mucho premio como mejor actor en el pasado festival de Málaga. Luis Tosar está sencilla y simplemente inconmensurable. Su papel es un regalazo. Con apenas dos pinceladas queda definido su personaje, que se traduce en un par de frases al principio que dices ole, ole y olé. No lo puede hacer mejor en tampoco tiempo. Miguel Rellán o Fernando Albizu bien, sin desentonar. Pero la interpretación de Felipe García Vélez como Caralimpia, me sacó de la historia varias veces. Estoy buscando un término que defina su actuación porque sobreactuado no es lo correcto, es más abuso de recitación. Vamos que decía las cosas sin convicción, con un argot un tanto forzado. Un ejemplo muy significativa es cuando conduciendo la furgoneta para delante de un paso cebra para dejar pasar a una joven. Le dice un par de piropos que ni eran graciosos, ni imaginativos ni nada. Esta vez sí, en vez de sumar, resta. Porque si ya que echas mano (como director) de un topicazo como es el piropo, pues por lo menos que sea gracioso, recurrente e inolvidable. Y sino que se lo pregunten a Torrente versus Santiago Segura.

A cambio de nada es un producto honesto, sincero, resultón, con algunos altibajos pero que merece la pena. Nos mete en la historia realista de un joven que es un «pintas» pero que tiene su corazón y que lo único que hace es imitar a los mayores en su lucha iniciática por hacerse un hueco en el mundo que le ha tocado vivir. A cambio de mentira, trapicheo y robo obtiene un modo de vida para ir dando bandazos. Habrá que ver Suite francesa y hay que ver A cambio de nada. Vayan al cine. Comienza la semana en la que una película sale a precio de caña.

Os dejo un tráiler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter