Crítica El juez de David Dobkin, protagonizada por Robert Downey Jr.

Crítica El juez de David Dobkin, protagonizada por Robert Downey Jr.

Cuando uno es juez y parte

Ficha

Wwel-juez-2014-cartel-1Película: El juez.

Título original: The judge.
Dirección: David Dobkin.
Interpretación: Robert Downey Jr. (Hank Palmer), Robert Duvall (Joseph Palmer), Vera Farmiga (Samantha Powell), Billy Bob Thornton (Dwitght Dickham), Leighton Meester (Carla), Vincent D’Onofrio (Glen Palmer), Jeremy Strong (Dale Palmer), Dax Shepard (Kennedy), Sarah Lancaster.
País: USA. Año: 2014. Duración: 141 min.
Género: Drama. Guion: Bill Dubuque y Nick Schenk.
Producción: Susan Downey, David Dobkin y David Gambino.
Música: Thomas Newman.
Fotografía: Janusz Kaminski. Montaje: Mark Livolsi.
Diseño de producción: Mark Ricker.
Vestuario: Marlene Stewart.
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España.
Estreno en España: 24 Octubre 2014.

Sinopsis
Hank Palmer (Robert Downey Jr.) es un importante abogado que vuelve a su localidad natal donde su padre (Robert Duvall), el juez del pueblo, de quien está distanciado, es sospechoso de asesinato. Decide descubrir la verdad y durante el proceso vuelve a encontrarse con la familia que había dejado atrás años antes.

Comentario
La noche y/o la lluvia no son buenos compañeros de viaje cuando utilizas una bicicleta. Un exconvicto, vecino del pueblo, aparece muerto en la cuneta tras haber sido arrollado, presumiblemente, por un vehículo que se ha dado a la fuga. Las sospechas recaen sobre el juez Joseph Palmer (Robert Duvall), quien viene impartiendo, en el pueblo donde vive, justicia en los últimos cuarenta años. Momentos antes había tenido contactos con la víctima. Pero el juez no recuerda nada de lo que sucedió, ni cómo su coche tiene esos desperfectos. ¿Culpable o inocente? Quien se tiene que hacer cargo de su defensa no es otro que su propio hijo. Su hijo, Hank Palmer (Robert Downey Jr) es un afamado abogado. Las relaciones con su padre no son nada buenas, más bien no existe relación. Hace años se marchó de su ciudad natal y ahora tiene que volver tras el fallecimiento de su madre.
Este planteamiento no es nada novedoso: hijo que abandona el pueblo natal, se convierte en un afamado personaje que vuelve a sus raíces para enfrentarse a su pasado. «Ya está el rico que viene a regodearse de su fortuna». Y el cambio que experimenta el personaje también es un tópico: primero menosprecia sus raíces (como si fueran «pueblerinos») para después alabar las bonanzas de la vida en el campo o en el pequeño pueblo alejado de la caótica vida en la gran ciudad.

JUDGE, THE

Quizás aquí, en El juez, lo interesante es que se entremezclan dos líneas argumentales: por un lado la del juicio, la que va desvelando lo que le ha podido suceder al juez; y por otro la de el reencuentro paterno filial, donde se producen los momentos más dramáticos al sacar a la luz los demonios interiores.
El juez Palmer es un hombre recto, de fuerte carácter, que ha educado a sus hijos «imponiendo» unos valores por encima de todo. Hasta tal punto es así que no dudo ni un momento en aplicar un fuerte correctivo a uno de sus hijos para que este no se descarriara. Mano dura, disciplina y no hacer ningún tipo de concesión a la debilidad de carácter. Tiene tres hijos. El que pudo haber sido una gran figura en el béisbol, pero un accidente truncó su carrera; el que no ha llegado a nada y se pasa todo el día filmando con la cámara; y Hank, el triunfador, pero que no vive con ellos. Hank es un hombre hecho a sí mismo. Ha triunfado en la vida, pero siente que en su vida personal, en su relación con los demás, ha fracasado. Quiere encontrase con su pasado, no rehúye al padre autoritario en el recuentro en el funeral por la muerte de su madre. Un gesto lo dice todo de un personaje y ese gesto no es otro que el de recibir el pésame de tu propio hijo como si fueras un (des) conocido más que se ha presentado a dar las condolencias. Y eso duele, pero Hank no rehúye el enfrentamiento, no duda en defender a su padre a pesar de que este le repudia y es incapaz de reconocer que es un buen abogado, el mejor. Viejas cuentas pendientes irán saliendo a la luz a la par que nos van desvelando qué es lo que ha podido pasar con el juez y su, presuntamente, víctima.

JUDGE, THE
El guion entrelaza las distintas tramas de forma convincente. Los guionistas son Nick Schenk (Gran Torino, 2008, Clint Eastwood) y Bill Dubuque. Pero en el conjunto algo falla. El juez nos cuenta una historia con dramas personales pero que no nos acaba de convencer. Se sigue bien a pesar de esas dos horas y media de duración, pero no empatiza totalmente con el espectador. Tal vez su director está más acostumbrado a la comedia (hay algunos gags en El juez) y no se muestre ducho en la dramatización. David Dobkin es un director al que no conocía. Ha dirigido varios anuncios para las grandes firmas, también se ha dedicado al videoclips de canciones para diferentes cantantes y grupos musicales, en donde ha demostrado su efectivismo visual.
Técnicamente todo correcto, a excepción de la sorprendentemente sobrecargada fotografía de Janusz Kaminski, con esos deslumbrantes brillos que ciegan al espectador. Una vez vale, como mola ese efecto, pero repetirlo en varias ocasiones no produce el efecto deseado.
Los dos actores que llevan el peso son Robert Downey Jr y Robert Duvall. Downey Jr es uno de los grandes dentro del panorama actual. Tras sus escarceos con las drogas que a punto consiguieron acabar con su prometedora carrera, ahora es capaza de afrontar casi cualquier proyecto que le proponga (además se suele convertir en productor de algunas de sus películas). Muchos descubrieron al actor en el personaje del que se enamoró Ally McBeal allá por el año 2001. Tras unos años interviniendo en películas con mayor o menor éxito, vendrán sus papeles en las grandes superproducciones como Iron Man e Sherlock Holmes, y sus secuelas.
Robert Duvall es casi una leyenda viva. Este papel lo vuelve a situar en la órbita de esos grandes y míticos actores de la industria cinematográfica. Revista Atticus le tiene un gran cariño desde que lo vio debutar en su papel de Boo Radley en la película Matar un ruiseñor (To Kill a Mockingbird, Robert Mulligan, 1962). Después son decenas los papeles que ha interpretado en una carrera muy sólida. En esta ocasión interpreta a un autoritario padre y juez, que aplica la justicia según sus propias convicciones y que no duda en saltarse las más mínimas normas de equidad para, por ejemplo, quitarle el coche con el que ha acudido al juzgado a un marido que no paga la pensión a su exmujer.

JUDGE, THE
Al lado de estos dos grandes figura un desaprovechado Billy Bob Thornton, que representa al fiscal Dwitght Dickham. Elegante, guapetón, deja a un lado su lado más salvaje para ofrecernos una interpretación sólida, correcta, sin riesgos. No le han dado más protagonismo.
En su haber, además de las interpretaciones de padre e hijo, El juez tiene algunas escenas de corte dramático muy logradas. Una escena en el baño donde por un momento los dos protagonistas rompen su coraza para mostrarnos que tienen corazón; y la reunión familiar provocada por la llegada de un gran tornado que «mete» a la familia en un refugio y donde se repasa el pasado de la familia visionando una cinta, para al final estallar el conflicto.
El título El juez obedece a una doble acepción de la palabra. De manera genérica es aquel que juzga los hechos tras la exposición de los mismos por parte del fiscal y del abogado defensor (en este caso sobre un posible asesinato). Pero también El juez alude a la condición de padre. Un padre recto que más que educar dicta a sus hijos lo que tienen o no tienen que hacer. Algo parecido vimos en la magnífica película Agosto (John Wells, 2013). Si bien en esta se centra en la madre (Meryl Streep) pero con el denominador común de poner sobre el tapete ese lado oscuro en las relaciones familiares.

El juez es una buena historia que conjuga el drama familiar con el juicio por un posible asesinato. No llega a empatizar totalmente con el espectador pero contiene algunas poderosas escenas dramáticas y asistimos al duelo interpretativo de dos grandes actores: Robert Duvall y Robert Downey Jr.

Os dejo un tráiler:

Luisjo Cuadrado
Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter