Crítica de Perdida, la nueva entrega de David Fincher

Perdida
¿En qué estás pensando? La nueva entrega de David Fincher

Wperdida-gone-girl-cartel-1

Ficha
Película: Perdida. Título original: Gone girl.
Dirección: David Fincher.
Interpretación: Ben Affleck (Nick Dunne), Rosamund Pike (Amy Dunne), Neil Patrick Harris (Desi), Tyler Perry (Tanner Bolt), Carrie Coon (Margo Dunne), Kim Dickens (detective Rhonda Boney), Patrick Fugit (detective Jim Gilpin), Emily Ratajkowski (Andie), Missi Pyle (Ellen), Casey Wilson (Noelle).
País: USA. Año: 2014.
Duración: 149 min.
Género: Drama, thriller.
Guion: Gillian Flynn; basado en su novela.
Producción: Arnon Milchan, Joshua Donen, Cean Chaffin y Reese Witherspoon.
Música: Trent Reznor y Atticus Ross.
Fotografía: Jeff Cronenweth. Montaje: Kirk Baxter.
Diseño de producción: Donald Graham Burt.
Vestuario: Trish Summerville.
Distribuidora: Hispano Foxfilm. Estreno en España: 10 Octubre 2014.

Sinopsis
En un caluroso día de verano, Amy y Nick se disponen a celebrar su quinto aniversario de bodas en North Carthage, a orillas del río Mississippi. Pero Amy desaparece esa misma mañana sin dejar rastro. A medida que la investigación policial avanza, las sospechas recaen sobre Nick a pesar de que él insiste en su inocencia. Es cierto que se muestra extrañamente evasivo y frío, ¿pero es un asesino?

Comentario

«Imagínese a un hombre sentado en el sofá favorito de su casa. Debajo tiene una bomba a punto de estallar. Él lo ignora, pero el público lo sabe. Esto es el suspense».
Alfred Hitchcock

Una vez más, el comentario de esta película supone todo un reto. De esta película conviene desvelar muy poco. Entonces ¿qué sentido tiene hacer una crítica? Por lo tanto voy a tratar de informar de Pérdida sin desvelar nada para aquellos que quieran acudir al cine. Pero después daré mucha más información llegando incluso a revelar algún detalle que supondrá adelantar algo de la trama, lo que se conoce con el nombre de spoiler. Pero será lo mínimo posible (ahí radica la dificultad y el ejercicio).

¿Quién es David Fincher? David Fincher pasa por ser uno de los directores más prestigiosos del momento. Su carrera así parece demostrarlo: Allien 3 (1992), Seven (1995), El Juego (1997), El club de la lucha (1999), La habitación del pánico (2002), Zodiac (2007), El curioso caso de Benjamin Button (2008), La red social (2010) y Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres (2011). Es decir, puede haber algún pequeño tropiezo pero su carrera es exitosa, con propuestas inteligentes y muy meritorias. No es de extrañar que haya una legión de admiradores o, simplemente, espectadores que esperábamos la siguiente entrega. Perdida es la adaptación del libro homónimo de la escritora Gillian Flynn (quién también se ha encargado del guion) que ha sido todo un fenómeno editorial.

Wperdida-gone-girl-imagen-1

Perdida narra las vicisitudes de un matrimonio guapo: guapa es la casa, muy guapos son ellos y una vida por delante de las consideras como envidiables, de la clase media/alta americana. Él, Nick Dunne (Ben Affleck), es un escritor que trabajó en una revista masculina y que ahora da una especie de clases sobre escritura creativa. Ella, Amy Dunne (Rosamund Pike), fue la escritora de una célebre saga de literatura infantil. El día en que van a celebrar el quinto aniversario de bodas, Amy desaparece. Así sin más, no se sabe que ha pasado con ella. No responde a las llamadas y en la casa, una mesa de cristal rota parece indicar un forcejeo. Nadie sabe nada.
Al ser un matrimonio de cierta relevancia, los medios de comunicación enarbolan la bandera «queremos saber» y no dudan de establecer todo un circo mediático que pondrá patas arriba la vida de Nick y Amy.

El relato está contado a dos voces. Por un lado la visión de Nick, casi en presente. Por otro lado el punto de vista de Amy, por medio de una sucesión de flashbacks. Ella iba anotando su vida en un diario que el director nos va desvelando poco a poco. Hasta que llega el primer giro. Ese punto que hace que la película tome otro rumbo y que suele suceder antes de la media hora (dependiendo del metraje) justo al final del primer tramo, el final de la presentación, del planteamiento.

Con la desaparición de Amy los recelos recaen principalmente sobre su marido. Sobre todo cuando se presta a una inocente fotografía al lado de la foto de su mujer ya desaparecida. Sale retratado con una leve sonrisa en la que muchos creen ver indicios de culpabilidad. Queda expuesto a la luz pública hasta el punto que se le revisa hasta la basura. Es el tiempo del Gran Hermano. ¿Por qué ha desaparecido Amy? ¿Quién o quiénes son los culpables de su desaparición? ¿Amy ha sido asesinada, raptada, o desaparece de forma voluntaria? Los medios señalan a unos, ponen el punto de mira sobre otros con total impunidad, fiándose de unas fuentes que la mayoría de las veces desconocen lo que ha pasado.

WPerdida_4
¿En qué estás pensando? En nada, ¿en qué voy a pensar? Es la cotidianidad llevada a la pantalla. La cinta arranca de forma magnífica. En seguida nos damos cuenta de que esto le puede pasar a cualquiera de nosotros. Refleja la urdimbre de la pareja. Refleja aquello que no se ve por mucho que mires en la basura. Refleja la relación conyugal puertas adentro. Dejando a un lado que el modelo de pareja elegido sea la clase media alta, el trasunto es común para todas las parejas. Muchos de nosotros podemos seguir con ese «diálogo de besugos» que inicia este párrafo. En muchos casos esta banal conversación degenera en una terrible trifulca. ¿Pues en algo estarás pensando? Pues ya te digo que no, ¿qué pasa que tienes ganas de discutir? ¿Yo? Qué tengo ganas de discutir yo?… Dicen que la crisis ha modificado nuestro comportamiento; que las parejas ya no se separan tanto. Al no disponer de recursos ilimitados hay parejas que se tienen que apretar los machos, dejar a un lado las diferencias para poder convivir bajo el mismo techo a pesar de que el amor ya no habite en la casa desde hace ya demasiado tiempo y el verdadero protagonista sean las medias verdades. Si a todo esto le sumamos el hándicap de ser una pareja relativamente famosa y tener que actuar casi dependiendo de la cuota de pantalla del programa donde te recogen la posible reconciliación o las posibles causas que han llevado a la desaparición de Amy… tenemos Perdida. Perdida puede verse como una alegoría sobre la pareja, sobre la convivencia, sobre ese lado oscuro tan debatido y que todos los humanos es posible que tengamos, ese Dr. Jekyll y Mr Hyde, y sobre el lugar que ocupa el amor en nuestras relaciones. ¡Ya lo has conseguido, ya me has hecho enfadar! ¡A tomar por saco el fin de semana! ¿Cómo hemos podido llegar a esto?

«Prefiero ser un hombre completo, que una buena persona».
C. Jung

En cuanto a los actores. Hay quien critica a Ben Affleck por ser un pavisoso. Tal vez, pero lo cierto es que eso precisamente le viene muy bien en este caso. Está muy convincente. Dudas por igual si es que realmente es un buen chico o por el contrario, menuda pieza es. Lleva todo el peso de la cinta, aunque puestos a destacar, merece la pena centrarnos en Rosamund Pike. Está magistral. Pero claro, es un papel que tiene muchos más matices que el de su compañero de reparto. Y en esos distintos registros en donde aparece la actriz, donde se nota el trabajo. Sin su buena actuación, sin esa mirada angelical a la cámara con un sensual escorzo, la cosa no hubiera funcionado igual. El plantel se completa con dos o tres actores secundarios como es Carrie Coon, como hermana de Amy y Tyler Perry como abogado defensor de Nick que están más que correctos y poco más en este apartado.

imagesCA9UNGP5
Esta última entrega de David Fincher sitúa (tanto a él como a su producto) en la órbita de Alfred Hitchcock. O eso dice la crítica especializada. Para mí la cinta es algo tramposa. En algún momento juega con el espectador y fuerza la situación. Además hay dos circunstancias que le restan muchos puntos. Voy a intentar explicarme sin destripar el argumento. La primera de ellas es cuando se produce la desaparición de Amy. No ha pasado ni tan siquiera un día, cuando la policía ya entra en escena y, lo que es más sonrojante, los padres de ella ya han creado toda la parafernalia en las redes sociales para que la gente facilite alguna pista sobre Amy. En tan solo 24 horas. Algo exagerado. Y la segunda tiene que ver con un momento de mucha sangre. Hay un exceso sangre, mucha sangre. Entra en escena una mujer ensangrentada justificada, pero forzando la situación, con el único fin de llevarnos a la ducha para recrear la mítica escena de Alfred Hitchcock de la sangre por el desagüe. Para algunos esto será un gran tributo al maestro del suspense, pero para mí es algo burdo, forzado y casi injustificable. No es auténtico.

Estas dos pegas impiden que sea una obra maestra. Pero es una genialidad más de David Fincher. Además del trabajo actoral antes reseñado, se apoya en una buena banda sonora a cargo de Trent Reznor y Atticus Ross, habituales en los últimos trabajos del director americano, que proporciona un clima de suspense perfecto. Una de las mejores cintas de suspense de los últimos años pero que también pone el acento en la mezquindad de los dos individuos que forman la pareja cuando se vuelven egoístas; o las tiránicas relaciones con los padres cuando entre sus manos tiene a una cría exitosa; o el papel que juegan los medios de información cuando se extralimitan invocando en derecho a informar.
¿En qué estás pesando? Venga, no lo pienses más, vete al cine.

Os dejo un tráiler (aunque si vaís a ir a ver la película, casi mejor no lo veaís):

 

 

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter