Crítica película La entrega (The drop) de M.R. Roskam

Crítica La entrega (The drop). Vida animal.
Wla-entrega-cartel-1

Ficha
Película: La entrega (The drop).
Dirección: Michaël R. Roskam.
Interpretación: Tom Hardy (Bob), Noomi Rapace (Nadia), James Gandolfini (Marv), Matthias Schoenaerts (Eric), John Ortiz (detective Torres), Elizabeth Rodriguez (detective Romsey), Michael Aronov (Chovka), Morgan Spector (Andre), James Frecheville (Fitz).
Guion: Dennis Lehane; basado en su relato corto “Animal Rescue”.
País: USA. Año: 2014. Duración: 106 min.
Género: Thriller.
Producción: Peter Chernin, Dylan Clark y Mike Larocca.
Música: Marco Beltrami y Raf Keunen.
Fotografía: Nicolas Karakatsanis.
Montaje: Christopher Tellefsen.
Diseño de producción: Thérèse DePrez.
Vestuario: David C. Robinson.
Distribuidora: Hispano Foxfilm. Estreno en España: 26 Septiembre 2014.

Sinopsis
La entrega (The drop) analiza a fondo el empleo por parte del crimen organizado de bares de barrio de Nueva York como “buzones” para el blanqueo de dinero. Cuando Bob Saginowski, un solitario barman de Brooklyn, descubre en un cubo de la basura a un pobre cachorro de pit bull que ha sido aporreado. Entra en contacto con Nadia, una misteriosa mujer que oculta un tenebroso pasado. Bob con la ayuda de Nadia salvará la vida del cachorro.

Comentario
Desde hace algún tiempo me propuse comentar las películas que veía en la gran pantalla. Es un buen ejercicio. Lo que pasa es que no siempre uno puede cumplir este deseo; unas veces por que el tiempo tiene sus dictados y otras por que la película no merece la pena dedicarle ni ese tiempo ni una mínima reflexión.

Este último fin de semana fue el del estreno de Torrente 5. No es de mi gusto. Una opción buena era La entrega de Michaël R. Roskam. Este tipo de películas no me invitan mucho a hacer un comentario. Pero me pongo a ello porque considero que merece la pena dedicarle unas líneas, vamos que no perdí el tiempo con ella.

ANIMAL RESCUE
Por dos cuestiones elegí La entrega. La primera por su paso por el Festival Internacional de cine de San Sebastián. Y la segunda por estar filmada bajo un guion de Dennis Lehane (basado en su relato corto Animal Rescue). Dennis Lehanne es un escritor americano que tiene tres obras suyas adaptadas al cine. Entre ellas Mystic River (Clint Eastwood, 2003) y Shutter Island (Martin Scorsese, 2009). Dos buenas películas. Vamos a ver si repite.
Parece ser que la corrupción no tiene patria propia. Ese cáncer que acampa por sus anchas en nuestro tiempo tiene muchas caras. La entrega se centra en el trapicheo y trasiego de dinero que se produce en algunos bares de barrio de Nueva York. La recaudación de determinadas actividades delictivas (en este caso de las mafias chechenas –atrás quedaron las tan cinematográficas y tan tradicionales mafias italianas-) van a parar a unos determinados buzones que se encuentran en distintos bares repartidos por toda la ciudad. Son conocidos como bar-caja.
Uno de esos bares es el de Marv (James Gandolfini). Un bar «de toda la vida» que cuenta con una clientela fija. Un bar que pasaría por uno más si no fuera por la circunstancia de convertirse, cada cierto tiempo, en caja fuerte nocturna para albergar los dineros del crimen organizado. Allí trabaja Bob, primo de Marv, que poco a poco parece ir haciéndose con las riendas del negocio. Un buen día, cuando estaban haciendo la recaudación de la jornada, el bar de Marv es atracado por dos enmascarados. Era un día normal, no en el que ejercían la otra actividad de ser depositarios de los ingresos mafiosos. Pero aún así, el bar ya está controlado por los chechenos y ese dinero ya tenía dueño. Y la banda criminal exige que se reponga el dinero. La cuestión se complica un poco cuando Bob conoce a Nadia (Noomi Rapace). Una mujer de aparente aspecto frágil y que está relacionada con un tipejo peligroso e inestable. Se trata de Eric (Matthias Schoenaerts) un delincuente que alardea de haber matado a uno de los clientes del bar de Marv. A todo esto, la policía entra en escena al haber una denuncia por robo (sino fue porque hubo un herido no habrían efectuado la denuncia, es la ley del hampa). La investigación la llevará a cargo un policía que tiene buen olfato, el detective Torres (John Ortiz, al que vimos recientemente en Una cita para el verano de Philip Seymour Hoffman) que tendrá que escarbar mucho para poder llegar a nada, pero con la mosca detrás de la oreja.

THE DROP
El relato se sustenta sobre la cotidiana vida de Bob Saginowski y también el papel que desempeña un perro de los considerados de especies potencialmente peligrosas, un pitbull. Bob es un tipo tranquilo, tanto que hasta se le puede calificar de un poco rarito, parece como que va en tres cilindros. Alberga buenos sentimientos, pero las circunstancias… Es el primero en socorrer a Rocco cuando lo descubre en el cubo de la basura con un golpe tremendo en la cabeza. Para él será toda una aventura tener que cuidar del cachorro. Para ello le va a ayudar Nadia, la propietaria del cubo donde apareció el pequeño y amoroso pitbull. Es lo más «maravilloso» que le sucede a su vida anodina. Y también es él, Bob, el que guarda un sitio al fondo de la barra del bar para una mujer muy mayor para andar por ahí desubicada y sin recursos. Bob parece tener una vida tranquila. Pero que no te toquen las pelotas. Nadia, a la que conoce a la salida del bar, es todo lo contrario. Es una mujer de aparente fragilidad, huraña en el trato, e inestable.

THE HEAT
El cuadro de actores no puede ser más atractivo. Además actúan con determinada solvencia. La entrega ha sido la última actuación de James Gandolfini (es inevitable hacer referencia a la ya mítica serie de Los Soprano donde daba vida de forma magistral a Tony Soprano). Su muerte le sobrevino en Roma el 19 de junio de 2013. Matthias Schoenaerts me encandiló con su papel en De óxido y hueso (Jacques Audiard, 2012) quién se llevo un merecido premio por su paso por la anterior SEMINCI. Aquí actúa de malo/malote que da gusto (y mucho yuyu). Al hablar de Noomi Rapace es inevitable referirse a ella por ser la actriz que la trilogía Milellium encumbró. Ahora es frecuente verla de chica mona o muy modosita como en este caso. Muy convincente. La otra pata de este magnífico banco es Tom Hardy. Lo desconocía. Su actuación es magnífica y lleva casi todo el peso de la cinta. Un personaje que tiene muchos matices. Va creciendo a medida que la situación se va complicando y la ingenuidad de Bob da paso a un carácter complejo. Es personaje por el que se pelearían muchos actores. Y todo esto bajo la dirección de Michaël R. Roskman que tuvo muy buena acogida con su anterior (y primer) largometraje Bullhead.
En definitiva La entrega es una thriller, pero también es un drama, con tensión, con un buen ritmo narrativo y que no necesita de grandes artificios para deslumbrar. Sobria, comedida e inteligente. Así lo supo ver el pasado Festival Internacional de Cine de San Sebastián otorgándole el premio al mejor guion.

Todo el mundo tiene un pasado…

Os dejo un tráiler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter