Comparte esto:

" /> Critica Una cita para el verano. Philip Seymour Hoffman como director | Revista Atticus

Critica Una cita para el verano. Philip Seymour Hoffman como director

Una cita para el verano

El trabajo de Philipp Seymour Hoffman como director

UNA-CITA-PARA-EL-VERANO_Baja1Ficha
Película: Una cita para el verano
Dirección: Philip Seymour Hoffman
Interpretación: Philip Seymour Hoffman (Jack), Amy Ryan (Connie), John Ortiz (Clyde), Daphne Rubin-Vega (Lucy), Richard Petrocelli (tío Frank), Thomas McCarthy (Dr. Bob).
País: USA. Año: 2010. Duración: 91 min.
Género: Comedia dramática, romance. Guion: Bob Glaudini.
Producción: Peter Saraf, Marc Turtletaiunb, Beth O’Neil y Emily Ziff.
Música: Grizzly Bear y Evan Lurie. Fotografía: Mott Hupfel.
Montaje: Brian A. Kates. Diseño de producción: Thérèse DePrez.
Vestuario: Mimi O’Donnell.
Distribuidora: Surtsey Films.
Estreno en USA: 17 Septiembre 2010. Estreno en España: 14 Agosto 2014.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Sinopsis
Jack es un chófer de limusina interesante, emotivo y algo inadaptado socialmente. Pasa la mayor parte del tiempo con su amigo Clyde y su mujer, Lucy. Gracias a ellos, conoce a la frágil y torpe Connie, de quien se enamora. Para seducirla, Jack aprende a cocinar con tenacidad, empieza a soñar con una nueva carrera profesional e incluso aprende a nadar. Su objetivo es cumplir la promesa que le ha hecho a Connie en su cita: ¡un paseo en barco por Central Park! Mientras la relación de Clyde y Lucy comienza a hacer aguas, la de Jack y Connie intenta superar los bloqueos sin renunciar a su ideal…

Comentario
Una cita para el verano llega a nuestras pantallas tras cuatro años desde su estreno en los Estados Unidos. No entiendo cuales han sido los motivos de su retraso. Philip Seymour Hoffman tiene (tenía) mucho tirón como actor y siendo esta su primera película como director seguro que tendría mucho interés. Ahora tras el reciente fallecimiento del actor se ha decidió proyectar en España.

MV5BNDQwMTY4NzA3NV5BMl5BanBnXkFtZTcwNjk5MzY4Mw@@._V1__SX1774_SY863_

La historia que nos cuenta Una cita… es una historia que tiene como protagonistas a gente corriente con la particularidad que viven en Nueva York (la ciudad neoyorkina imprime carácter). Básicamente se centra en cuatro personajes. Jack (Philip Seymour Hoffman) ronda la cuarentena. Su físico no es lo más destacable de él. Intenta ser un hombre cultivado para solventar esa carencia de habilidad social. Es introvertido y solitario. Algo fondón, pero que no duda en apuntarse a nadar o a un curso de cocina para poder agradar a su nueva pareja, Connie. Jack trabaja en la empresa que tiene su tío. Es el conductor de una limusina de lujo de alquiler. Allí tiene como compañero a Clyde. Su trabajo es algo solitario. Apenas se relaciona con su compañero y su vida social es más bien escasa. Escucha música (Rivers of Babylon de The Melodians, algo de reggae también) por un antiguo Walkman. Vive en un cuchitril y no le importa acometer nuevas propuestas que le alegren un poco su monótona vida. Si los personajes se definen por sus acciones, Jack queda definido de manera magnífica al principio de la película: despierta por las mañana y, tumbado en la cama, se queda mirando el techo. Ese es hoy su futuro: el vacío, la falta de ilusión, la rutina cotidiana.

Clyde (John Ortiz) es un hombre bonachón que no deja ni por un momento a Jack. Es su mejor amigo. Está casado con Lucy (Daphne Rubin-Vega). Ambos tiene sangre latina: son joviales, dicharacheros y vitalistas. Pero tienen un pesado que les pesa demasiado. Su relación no pasa por el mejor momento. Aún así están pendientes de Jack, velan por su futuro y no dudan en presentarle a Connie (Amy Ryan). Connie es una mujer temerosa, cuarenta años cumplidos, con una situación económica nada buena y es tímida. Ve como la vida se le escapa sin hacer aquellas cosas que tanto desea. Desea cosas tan sencillas como que alguien se preocupe por ella y le haga la comida o le lleve a dar un paseo en barca por Central Park. Y ahí es donde Jack recoge el testigo y se embarca en estas dos cosas, de las que, por cierto, no tiene ni idea. Lucy es quien le presenta Connie a Jack. Se ha convertido en su compañera de trabajo. Se dedica a vender seminarios del Dr. Bob en una funeraria (Thomar Mortuary). Eros y tanatos, una vez más. Jack y Connie se van conociendo. Son dos solitarios que están deseando amar. Se muestran timoratos, pero poco a poco, van fortaleciendo su relación.

 

MV5BMTk3MTY3NzAyOV5BMl5BanBnXkFtZTcwMzEwNDY4Mw@@._V1__SX1774_SY863_

La labor de PSH pasa desapercibida, o mejor dicho no se percibe. Cabría esperar algo más de un actor que decide emprender la tarea de la dirección. Su cámara actúa como un mero testigo de lo que acontece, sin asumir riesgos (por otro lado innecesarios). Es decir, que su realización es correcta, pero le penaliza el hecho de que su labor como actor, su trayectoria es (era) de las mejores del panorama actual. Últimamente la industria cinematográfica ha dado dos buenos ejemplos de la mano de Robert Redford y George Clooney. PSH ha creado una cinta sencilla, directa, intimista, y algo emotiva, pero esperábamos más de él y nos quedaremos sin ver su posible evolución, ya que muestra un gusto por la estética y un amor por el oficio. En cuanto a su labor de actor: nada que reprochar. Esta muy comedido, en su papel. Todo es muy pausado, con naturalidad. Y cuando tiene que estallar, estalla y bien que lo hace.

Es muy destacable la escena principal, ya avanzada la cinta, en la que los cuatro amigos se reúnen para cenar. Es el momento en que Jack va a deleitar al objeto de su amor y también, de esa manera, agasajar a sus amigos. Es un hombre que se ha superado así mismo y está a punto de conseguir una pareja estable. Enfrente se encuentra un matrimonio carcomido. Buenos diálogos, bien planteado y mejor resuelto. La amistad, el amor, la vida cotidiana y las chispas. Esas chispas que pueden saltar en cualquier momento y provocan el derrumbe. Estamos ante cuatro personajes comunes (el plantel apenas es de seis), habituales en nuestro entorno, que tienen una pasado (miedos) y que tiene un futuro (para algunos esperanza, para otros…) y que cenan, se ríen, hablan, fuman, beben… y discuten. La vida. En esa interpretación de los cuatro amigos radica la esencia y la fuerza de Una cita para el verano. Gran trabajo actoral de todos. Lo esperabas de Hoffman, pero no tanto a lo mejor de Amy Ryan que es la que se ha sumado al proyecto. Y muy convincente, en la otra cara del amor, la pareja John Ortiz y Daphne Rubin-Vega.

MV5BMjIwMDE1OTQ1NF5BMl5BanBnXkFtZTcwNjIwNDY4Mw@@._V1__SX1774_SY863_

La película es una adaptación de la obra de teatro escrita por Robert Glaudini (A view from 151st Street). Tres de los actores participaron en la obra teatral (el propio PSH fue uno de ellos). Se presentó en el prestigioso festival de Sundance y tuvo una buena acogida. Al ser una adaptación teatral no hay muchos escenarios, pero sí lo suficientes para que la ciudad de Nueva York (algo tristona y melancólica) se convierta también en protagonista y entre de lleno en las listas de películas rodadas (y casi protagonizadas) en la Gran Manzana.

Al ser una adaptación enseguida me vino a la cabeza una maravillosa Un Dios Salvaje (Roman Polanski, 2011). Tienen lugares comunes, pero esta última es poseedora de muchos más matices.
Una cita para el verano pasará a la historia del cine, pero no por méritos propios. Sería una cita fácilmente olvidable, de esas que tienen que ver con el amor, con la superación personal y el afrontar la madurez. Pero es una película única. Fue la película que dirigió un gran actor: Philip Seymour Hoffman. Su dramática desaparición ha hecho posible que se haya proyectado en nuestro país. Y esa circunstancia hace que veamos la actuación de PSH con entrañable cariño y nostalgia. Es lo que tiene la magia del cine: sentimos dolor por una persona que no conocemos, pero al que amamos como actor.

Os dejo un tráiler (en VOSE, así podemos disfrutar de la voz de Philip Seymour Hoffman):

 

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter