Crítica de la película #Chef de Jon Favreau

#Chef
Favreau elabora una sabrosona propuesta

Wchef-cartel-1Ficha
Película: #Chef.
Interpretación: Jon Favreau (Carl), Sofia Vergara (Inez), John Leguizamo (Martin), Scarlett Johansson (Molly), Dustin Hoffman (Riva), Oliver Platt (Ramsey), Bobby Cannavale (Tony), Robert Downey Jr. (Marvin), Amy Sedaris (Jen).
Dirección y guion: Jon Favreau.
País: USA. Año: 2014. Duración: 115 min. Género: Comedia.
Producción: Sergei Bespalov y Jon Favreau.
Fotografía: Kramer Morgenthau. Montaje: Robert Leighton.
Diseño de producción: Denise Pizzini. Vestuario: Laura Jean Shannon.
Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España.
Estreno en USA: 30 Mayo 2014. Estreno en España: 8 Agosto 2014.
Calificación por edades: Apta para todos los públicos.
Sinopsis
Cuando el chef Carl Casper repentinamente deja su trabajo en un famoso restaurante de Los Ángeles, al enfrentarse a su controlador dueño y negarse a renunciar a su integridad creativa, tiene que descubrir cuál es su siguiente paso. Por cosas de la vida, se encuentra en Miami y se asocia con su ex mujer, su amigo y su hijo para montar un puesto de comida ambulante. En la carretera, el chef Carl vuelve a sus raíces y recupera su pasión por la cocina y el entusiasmo por la vida y el amor.

Comentario
Los chefs están de moda. El arte culinario vive sus mejores momentos. España está en lo más alto. A pesar de que el gran renovador y referente de la nueva cocina se ha retirado para poner en marcha un gran proyecto (me refiero a Ferran Adriá y la Fundación –elBulli Foundation- recientemente creada) en nuestro país podemos gozar de hasta tres restaurantes entre los diez mejores del mundo. Los reality shows «nacionales» (muchos de estos son patentes internacionales), algunos con mejor fortuna que otros, aúpan, al chef, a la categoría de astro mediático, aunque sea por lo menos, durante el tiempo que dura la emisión. ¡Sí chef! es todo un grito culinario.

El chef Carl Casper (Jon Favreau) sabe que su profesión está de moda. Sabe que es el momento de brillar tras haber tenido un arranque glorioso al recibir las bendiciones de un afamado crítico culinario, Ramsey (Oliver Platt) dueño de uno de los más influyentes blogs culinarios. Ha pasado ya un tiempo y el crítico vuelve a visitar su establecimiento ahora que goza de buena fama. Se prepara para dar una vuelta a su carta e introducir una serie de platos que él mismo ha ideado (el sueño de todo buen cocinero –tener su propio libro de recetas-). Pero Carl Casper no es el dueño del restaurante. Por medio de un acuerdo, Riva (Dustin Hoffman) le cede la cocina, su espacio, en un restaurante en Los Ángeles. Pero él es la empresa, el que paga todo. Y Riva no está por la labor de modificar aquello que funciona: una carta solida y muy tradicional, pero sin chispa ni alegría alguna, atrasada, demodé. Cedió una vez y tuvo que tirar a la basura unos cuantos kilos de mollejas porque nadie las pidió. Carl se siente como una marioneta, presa de sus hilos y de las decisiones de Riva. Ese abatimiento se traduce en su carta. Justo el día en que no puede fallar, algo lo hace y se produce la hecatombe. El detonante será una mala crítica y la mala praxis que Carl hace de la red social. Quiso arreglarlo y lo único que consiguió es que esa crítica y su contestación se volvieran virales dando la vuelta al mundo. Su fracaso y… al paro.

chef-imagen-16

Carl vive y se desvive para la cocina. Desatiende el mejor menú: su familia. Se ha separado de su mujer, una explosiva Inez (Sofía Vergara) y apenas puede dedicar unas hora a su hijo, Percy (Emjay Anthony). El enfrentamiento con su jefe le viene en el peor momento anímico. Una puerta se cierre y se abre… un nuevo fogón. Con la ayuda de Inez y el primer marido de ella, Marvin (Robert Downey Jr.) monta uno de sus sueños: una furgoneta donde poder realizar comida rápida, sin descuidar la calidad. Cambia, de un plumazo, la delicada cocina francesa, por los tacos y los bocadillos cubanos. En esta nueva aventura contará con la ayuda de su incondicional amigo Martin (John Leguizamo), quien no ha dudado en dejar el restaurante para echar una mano a su amigo. También se sumará un inexperto pero voluntarioso pinche de cocina: su hijo Percy. Percy va a ser una ayuda inigualable. A pesar de su corta edad, apenas ha cumplido los diez años, es un experto en las redes sociales. Sobre todo en la que tiene el pajarito como logo. Sus vuelos alertaran a todos los nuevos comensales por donde discurre la cocina ambulante El jefe. Cada parada en su viaje inaugural desde Miami a Los Ángeles se convertirá en todo un acontecimiento multitudinario.

John Favreau ha dejado aparcadas sus superproducciones hollywoodienses (saga de Iron Man, Cowboys & Aliens) para dedicarse en cuerpo y alma a #Chef (director, guionista, actor y productor). Es como si se hubiera empeñado en hacer él también su propio menú, dejando a un lado las fórmulas exitosas y aventurarse en un terrero más personal, con un presupuesto considerablemente menor. Ha manejado sabiamente los ingredientes: actores, guion y música. Hay una secuencia que puede resumir la labor de Favreau como director de #Chef. Se trata de un rito iniciático. Carl le regala a su primer cuchillo de chef (de cocinero que hemos dicho toda la vida). Es una imagen potente, delicada, llena de sentido y rodada con sencillez. Ahí radica la gracia de esta película. Su director se deshace de toda la parafernalia de tiros, grandes explosiones, de grandes escenarios y se concentra en los pequeños detalles, en la intimidad del set de rodaje.

chef-imagen-5

A pesar de tener como título un hastag, #Chef es una road movie. Bien es cierto que la película integra modélicamente los cuadros de diálogo de Twitter por medio de un tratamiento digital de las imágenes. La cinta es un viaje por carretera. Lo más de 2700 km que separan Miami de Los Ángeles representa la distancia que separa a Carl de su familia. Carl realiza un viaje físico pero también interior. Volverá a aquello que le hizo amar su profesión, por encima de los oropeles de la fama. Tras todo viaje interior vendrá el reencuentro. Y ahí está su hijo, Percy. Emjay Anthony logra una gran interpretación y contribuye de forma admirable a que nos creamos la historia. Sorprende por su naturalidad y franqueza ante la cámara. Este viaje estará aderezado por dos ingredientes: la propia comida (los platos típicos de cada lugar que visitan –suculento esa carne que se tira toda la noche a fuego lento-) y la música salsera, para más señas, el son cubano, el ritmo sabroson que inunda la sala.

Sofia Vergara se merienda a Scarlett Johansson. Pocas sonrisas hay tan atractivas como la rubia que ha contribuido a que Modern Family sea un éxito televisivo. Claro que parece que el director ha querido rebajar los grados de belleza de Johansson tiñéndola de moreno y con un flequillo que válgame el cielo. Interpreta a Molly camarera del restaurante francés. Poco papel y reservado para la primera parte de la cinta. En la parte masculina, John Leguizamo muestra su oficio y se convierte en un buen socio aportando una gran dosis de humor con sus intervenciones. Dustin Hoffman y Robert Downey Jr aparecen poco. Casi se puede decir que son cameos muy convincentes. El primero como jefe déspota y el segundo como millonario, ex de Inez, histriónico protagonista de una secuencia hilarante por descabellada (patucos de plástico para moverse por la oficina).

chef-imagen-15

Si hablamos de películas gastronómicas, hay que hacer referencia a una de las grandes, donde cocina y drama dan como resultado una buena cinta. Se trata de Deliciosa Martha (2001, Sandra Nettelbeck), aunque también podemos meter a Deseando amar (In the Mood for Love, 2000, Wong Kar Wai ) o Comer, beber, amar (1994, Ang Lee). Los más curiosos pueden consultar estos dos enlaces (claro que meter como película gastronómica a La vida es bella, es un poco atrevido). En esta relación tampoco puede faltar La camioneta (The Van, 1996 Stephen Frears).

Una curiosidad. Favreau debió de trabajar en un camión de comida rápida, de incógnito. También estuvo asesorado por Roy Choi, ganador del premio a Mejor nuevo chef de la revista Food & Wine. Algo de esto sale al final de los títulos de crédito (no hay que perdérselos).
#Chef contiene alguna secuencia divertidísima. Es ligera, emotiva y muy, muy sabrosona. En España, debido fundamentalmente a la restrictiva normativa (por cierto, ¿no existe en los EE. UU. una reglamentación para que los menores no trabajen?), no se puede poner en cada esquina una camioneta de comida. Si no fuera así, con la situación actual, está película no es de extrañar que pusiera de moda este tipo de «establecimiento». Vayan a la moda y si quieren ver que es lo que se cocina dentro de la camioneta… Vayan al cine. ¡Sí, chef! (me lo pedía el cuerpo).

 

Películas gastronómicas
veremas
Decine21

Os dejo un tráiler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 

 

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter