Richard Hamilton, pionero del Pop Art

Richard Hamilton, pionero del Pop Art

Con motivo de la retrospectiva que se celebra en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía sobre Richard Hamilton (y la exposición Mitos del Pop que tiene lugar en el Museo Thyssen-Bornemisza), vamos a indagar y a adentrarnos un poco más en la vida de este genial artista, pionero del Pop Art no solo en Gran Bretaña, sino también en el mundo.

Richard Hamilton nació en Londres el 24 de febrero de 1922 y es considerado el pionero y creador del Pop Art. Hamilton dejará el colegio sin haber conseguido ningún título y rápidamente entrará a trabajar a una agencia publicitaria mientras por las noches aprendía lecciones de arte en el Saint Martin’s School of Art y en el Westminster Technical College.

Con 16 años algo afectará a su vida: entrará en la Royal Academy of Art para estudiar pintura y aquí estará durante dos años. No va a ser hasta 1950 cuando Richard Hamilton lleve a cabo su primera exposición en solitario (con una colección realizada en aguafuerte). La obra de Richard Hamilton está claramente influida por Cézanne, el cubismo, el futurismo y la cronofotografía, donde se interesará por el movimiento y la perspectiva. En el año 1936 se le expulsa de la Royal Academy porque «no sacaba provecho de la instrucción dada en la Escuela de Pintura».

En el año 1948 James Joyce y Marcel Duchamp se convertirán en claras influencias sobre su pensamiento, como se puede ver en sus grabados de la serie Reaper (1949-1951).

Reaper (e) 1949 by Richard Hamilton 1922-2011
Reaper (e) 1949 by Richard Hamilton 1922-2011

El año 1952, dos años después de su primera exposición, será un año clave en su trayectoria como artista: empieza a impartir clases de tipografía y diseño industrial en la Escuela Central de Arte y Diseño de Londres y al mismo tiempo, junto a Eduardo Paolozzi, Lawrence Alloway y Nigel Henderson, entre otros, funda el Independent Group en el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres (ICA). Este grupo pretendía no solo el debate artístico, sino también reflexionar sobre las imágenes de la cultura popular y fomentar obras que no tuvieran nada que ver con el expresionismo abstracto americano ni con las típicas vanguardias europeas.

A Lawrence Alloway se le adjudica haber elegido el nombre de «pop» para este tipo de arte, pero será Richard Hamilton que el utilice por primera vez el término en su famosa obra de 1956 Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? (¿Qué es lo que hace que los hogares de hoy sean tan diferentes, tan atractivos?) y además, un año después, el propio Hamilton definirá este arte como un «arte popular, transitorio, fungible, de bajo coste, producido en serie, joven, ingenioso, atractivo, efectista, glamuroso y de las grandes empresas».

Richard Hamilton. Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? [¿Qué es lo que hace que las casas de hoy sean tan diferentes, tan atractivas?], 1956/1992. Collage. 26 x 25 cm. Colección particular. © R. Hamilton. All Rights Reserved, VEGAP, Madrid, 2014
Richard Hamilton. Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? [¿Qué es lo que hace que las casas de hoy sean tan diferentes, tan atractivas?], 1956/1992. Collage. 26 x 25 cm. Colección particular. © R. Hamilton. All Rights Reserved, VEGAP, Madrid, 2014
Así pues, se hace una re-formulación del material de base y se filtra a través de las convenciones propias de las Bellas Artes, tratándolo con una indiferencia fría.

A partir de aquí, el pop es lo que triunfa dentro de estas corrientes que se han ido dando en los años 60′. El punto de partida es la publicidad y la baja cultura por su autenticidad, porque tiene abundancia de elementos que te pueden inspirar. Esa abundancia implícita y la autenticidad de lo real, se contraponen a la alta cultura. La alta cultura era lo exclusivo y la baja cultura era lo popular.

Todo esto les llevará a que en el año 1956 hicieran una exposición en la Whitechapel Art Gallery que se tituló «This is tomorrow» y la foto que puso para la exposición Hamilton fue lo que marcó el comienzo de este nuevo Pop Art: ¿Qué es lo que hace que los hogares de hoy sean tan diferentes, tan atractivos?

Así pues, este será el manifiesto del pop art británico. Son todo objetos que llegaban a Inglaterra de la joven América, elementos de la nueva sociedad americana de masas, con una pin-up (chicas de revista) y su pareja que es un culturista, y metidos en un hogar. El culturista sujeta un chupa-chups donde pone la palabra POP, que es un fragmento de una marca de caramelos, la «American Tootsie Roll Pop». Además, aparecen también elementos de esa baja cultura, de esa cultura de masas, como una televisión, el logotipo de ford, un cómic…

A partir de esta obra, el resto de su producción se nutrirá de motivos y elementos propios de esa cultura popular y de masas.

Esta obra va a ser el hito que marque el inicio del Pop, pero no hay que olvidar que Richard Hamilton es creador y causante de otras grandes obras del Pop, como puede ser la cubierta del White Album que hizo para los Beatles en el año 1968. Gracias a esto, Hamilton y sus colagges se harán famosos por todo el mundo ya que será uno de los mejores diseñadores gráficos de las obras de los Beatles y llegará, en el año 1960, a ser uno de los máximos exponentes del Pop-Art junto a Andy Warhol.
A partir del año 1964 se pueden ver dos líneas de desarrollo estilístico en la obra de Hamilton. La primera es ese enfoque conceptual inspirado en Joyce y Duchamp como se puede ver en Epifanía, que es un homenaje al arte pop americano pero al mismo tiempo no deja de ser un Ready-made.

 

La segunda corriente estilística implica ya una obra más sofisticada, con una tendencia casi manierista que implicará «imágenes sobre imágenes» y anunciados mediante la serigrafía. Aunque la obra de Hamilton explora ese mundo de consumo, también hay que destacar que profundiza en géneros y estilos de las obras más importantes de los grandes creadores, como se muestra en 1973 con sus grabados Homenaje a Picasso, que se editó con motivo del noventa aniversario del nacimiento de Pablo Picasso, donde Las Meninas de Diego Velázquez, darán una vuelta más, con un estilo muy personal del artista pop.

Las Meninas. Aguafuerte, aguatinta al azúcar, barniz blando, grabado de puntos, ruleta, punta seca y bruñidor, 750 x 570 mm 1973. Colección del artista
Las Meninas. Aguafuerte, aguatinta al azúcar, barniz blando, grabado de puntos, ruleta, punta seca y bruñidor, 750 x 570 mm 1973. Colección del artista

A partir de finales de 1970, la actividad de Hamilton se concentrará sobre todo en la investigación de los procesos de grabado, usando muchas veces combinaciones poco usuales y complejas. Así, hará parte de sus grandes lienzos, como se ve en The Citizen, que tendrá como tema la protesta de un preso republicano irlandés en su presidio.

La obra está dividida en dos secciones iguales que recuerdan mucho a las imágenes de devoción tradicionales en forma de díptico, que contrastan con esa figura de Cristo que es la imagen del prisionero. Aquí ya muestra la politización de su trabajo.

Richard Hamilton muere el 13 de septiembre del año 2011 en Londres debido a un cáncer cuando estaba preparando una gran retrospectiva que iba a pasar por Los Ángeles, Filadelfia, Londres y Madrid durante el año 2013. Pero su legado es impresionante, tanto hoy en día como en sus tiempos, siendo influencia y motivación para otros artistas.

Hamilton va a ser sobre todo inspiración e influencia para artistas como Andy Warhol, Roy Lichtenstein o Robert Rauschenberg, éste último moviéndose entre el expresionismo abstracto americano y el arte pop. Además, su uso de las imágenes sobre la cultura consumista en el arte, influirá a David Hockney, artista inglés.

Al haber sido profesor en el Royal College of Art de Londres, su influencia pasó de generación en generación gracias a sus alumnos.

Pero si nos venimos a una etapa actual, algo más cercano en el tiempo, también podemos ver influencia de Richard Hamilton en el controvertido y cotizado artista británico Damien Hirst y a otros muchos artistas influidos por el arte conceptual.

Así pues, Richard Hamilton influirá en ese llamado «pop europeo» y en el «pop americano», cuya máxima fascinación se ve en el producto industrial y en el mundo mecánico, tanto como en la cultura popular y una gran crítica a la sociedad de consumo y de hecho, esa influencia ha hecho que el diseño en sí mismo se haya situado en un lugar privilegiado hoy en día.

Nota de la Redacción. Damos la bienvenida a Cristina Gozález Vítores que se une a nuestro proyecto cultural Os invitamos para que visitéis su blog. Como complemento a esta información puedes consultar el enlace a los dos museos (arriba enlazados) y también te puedes descargar el número de Revista Atticus en el que hicimos un extenso reportaje sobre el Pop Art.  Pincha en el enlace y accedes al número 20 publicado en enero de 2013.

Revista Atticus 20

Cristina González Vítores

Revista Atticus

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter