Pr√≥ximamente el n√ļmero CINCO
Ya a la venta el n√ļmero CUATRO

Pídelo via mail en admin@revistaatticus.es.

√öltimo n√ļmero

Desc√°rgate el √ļltimo n√ļmero.  ¬°Aqu√≠!

Fallo del I Concurso de Microrrelatos Bernardo del Carpio

WDSC_9189En primer lugar, pedimos disculpas a los participantes  por la demora en dar a conocer el resultado del fallo de este concurso.

 También damos las gracias desde aquí a todos los concursantes por su participación. 

   La organización del mismo quedó desbordada ante la respuesta recibida en esta primera convocatoria.

¬†¬†¬† La concejal√≠a de cultura de esta peque√Īa poblaci√≥n de Carpio Bernardo (Provincia de Salamanca) propuso el certamen integr√°ndolo en el programa de fiestas de San Miguel 2009, con el prop√≥sito de reivindicar la figura de Bernardo del Carpio, nuestro h√©roe local. ¬ŅPor qu√© a trav√©s de un evento literario? Precisamente porque Bernardo de Carpio fue durante siglos fuente de inspiraci√≥n para muchos literatos. Algunos de la talla de Lope de Vega (F√©lix Lope de Vega Carpio) que dec√≠a ser descendiente del personaje en cuesti√≥n llegando a utilizar como suyo el escudo de armas de Bernardo.

Está documentado el hecho de que Miguel de Cervantes murió sin dejar terminada una novela  narrando las gestas del buen Bernardo. Y la lista no termina aquí. Pero quizás sea mejor resumir la leyenda:

Bernardo del Carpio  

Bernardo tuvo como padres a dos amantes furtivos que pagaron cara su osad√≠a. La progenitora, Jimena, era la hermana del Rey Alfonso II el Casto. √Čste mont√≥ en c√≥lera al recibir la noticia del ayuntamiento no consentido por √©l. Al conde de Salda√Īa, padre de la criatura, lo encerr√≥ en el castillo de Luna (tras sacarle previamente los ojos) y a la madre la confin√≥ en un convento de por vida.

¬† El ni√Īo no dejaba de ser sobrino del monarca y este lo trat√≥ como tal, sin resentimiento alguno. Creci√≥ en la corte y se convirti√≥ en un formidable guerrero. La felicidad del muchacho se trunc√≥ el mismo d√≠a que conoci√≥, por medio de una confidencia, la suerte de sus padres. Inmediatamente rog√≥ al rey su liberaci√≥n. Y este se neg√≥. As√≠ hicieron sucesivamente los herederos de la corona.

  Ante la negativa de un tercer monarca nuestro caballero deja de suplicar. Se  harta… y se rebela.

¬†¬† Es en este momento cuando decide fundar el n√ļcleo inicial del actual poblado de Carpio Bernardo, construyendo un castillo e invitando a repoblar el entorno. As√≠ lo atestigua la cr√≥nica general de Alfonso X. ¬†Y desde aqu√≠ lucha contra el reino de Le√≥n, en una forma bastante expl√≠cita de renunciar a la supuesta ‚Äúnacionalidad‚ÄĚ leonesa que algunos le atribuyen.

¬† Al final el rey leon√©s consigue enga√Īar a nuestro buen Bernardo. A cambio de la fortificaci√≥n (cuyas ruinas a√ļn pueden visitarse hoy d√≠a en Carpio Bernardo) libera al padre‚Ķ ¬°muerto!¬†Bernardo, despechado, decide exiliarse definitivamente.

  WDSC_6960byn

 Este es un resumen extraordinariamente somero de una preciosa leyenda recogida en unas cuantas obras literarias.

   La novedad es que Bernardo parece poder saltar del mundo legendario a la historia con más fuerza que nunca. En un  congreso internacional celebrado hace poco tiempo en Oviedo algunos historiadores aportaron datos en este sentido. Pero esto es ya otro asunto…

 Carlos Sá

Miembro del jurado

    

El jurado resuelve que el microrrelato ganador del I Concurso Bernardo del Carpio es el que lleva por t√≠tulo Autobiograf√≠a de un inoportuno siendo la autora Mar√≠a¬† Jes√ļs Arias Vega, con residencia en Bilbao.

Nuestra m√°s sincera enhorabuena.

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† AUTOBIOGRAF√ćA¬† DE¬† UN¬† INOPORTUNO

 

Nací a las uvas de una nochevieja  y me casé la tarde del 23 F.

Un día pasé sin llamar y encontré a mi jefe probándose un biquini.

Cuando me sentí indispuesto y volví pronto a casa, sorprendí a mi mujer acostada con su amante.

Soy inoportuno y generoso. A mi madre le invité a una gran cena  con mi primer sueldo. A los invitados a la boda les di barra libre al día siguiente. A mi jefe le regalé unas ligas rojas. Y a mi  mujer un fin de semana para dos en un  parador.

¬† Desde Revista Atticus hacemos publico el fallo del concurso y felicitamos a todos cuantos han participado en el mismo dando, en especial, la enhorabuena a la ganadora del I Concurso de Microrrelatos Bernardo del Carpio, Mar√≠a Jes√ļs Arias Vega.


Giovanni Caroto

Caroto_Chico_pelirrojoMuchacho pelirrojo sosteniendo un dibujo

√ďleo sobre madera, 37 x 29 cm.

Museo di Castelvecchio, Verona, Italia

Giovanni Caroto (1480 ‚Äď 1555)

 

Hace ya cosa de un a√Īo hubo una gran exposici√≥n en el museo del Prado, ‚ÄúEl retrato en el Renacimiento‚ÄĚ que mostr√≥ una serie de obras muy interesantes. Tal vez por esa raz√≥n este cuadro es ahora m√°s conocido. Pero durante mucho tiempo no dejaba de ser un retrato m√°s.

¬†Giovanni Caroto (1480 ‚Äď 1555) es el autor del retrato. Fue un pintor italiano que naci√≥ y vivi√≥ en Verona en pleno apogeo del Renacimiento, all√° por 1515 que es cuando realiz√≥ esta pintura. Su producci√≥n art√≠stica est√° basada en el retrato, ya sea de varios personajes o de uno solo. Est√° considerado como uno de los maestros de Paolo Veron√©s.

¬†El t√≠tulo del cuadro, en espa√Īol, es m√°s o menos Muchacho pelirrojo sosteniendo un dibujo (Ritratto de bambino con disegno). La obra se encuentra en Verona en el Museo di Castelvecchio.

La presencia de j√≥venes o ni√Īos en la pintura no era algo novedoso. Eran abundantes los cuadros en los que aparec√≠an angelotes, querubines o ni√Īos Jes√ļs. Pero este cuadro tiene especial importancia porque es uno de los primeros en mostrar un ni√Īo en su aspecto real, es decir, que no es un retrato idealizado, sino m√°s bien todo lo contrario. Muestra al ni√Īo, orgulloso, que se vuelve al espectador para mostrarnos un dibujo que √©l mismo ha realizado, tal vez su propio autorretrato. Y esa es otro de las cosas que hace este cuadro especial: mostrar un garabato que un ni√Īo realiz√≥ hace casi quinientos a√Īos. Como en todo ensayo de una obra de arte, al estudiar √©sta obra hay que ponerla en relaci√≥n con su tiempo y hay que tener muy presente, en este singular caso, que en aquellos tiempos en Italia se buscaba la perfecci√≥n en el arte por medio de la medida cl√°sica y los c√°nones de belleza. Dicho esto, el cuadro supuso todo un atrevimiento al mostrar un aspecto feo de la vida cotidiana como era el simple dibujo de un ni√Īo. Dudo que su padre guardara el dibujo, pero ¬°qu√© orgulloso tendr√≠a que estar del ni√Īo para encargar un retrato con √©l de la mano! ¬†

El retrato es imagen, es identidad y es memoria y constituye un aut√©ntico documento gr√°fico para el estudio de vida y costumbre de una √©poca para las generaciones posteriores. Como se puede observar de la atenta contemplaci√≥n del garabato poco han cambiado las habilidades art√≠sticas de los ni√Īos. Poca diferencia podemos encontrar entre este dibujo pintado por un ni√Īo en el siglo XVI y uno de los que pueden estar haciendo ahora en la escuela los ni√Īos del siglo XXI.

Muchacho sosteniendo un dibujo, Giovanni Francesco CarotoEl retrato del joven muchacho destaca por su sencillez, por su informalidad en el tratamiento de la doble imagen y por su contraste entre la fuerte realidad del joven retratado con su autorretrato garabateado.

He de confesar que la primera vez que lo vi pens√© que de una broma se trataba. Que alguien ducho en el manejo del photoshop hab√≠a ‚Äútuneado‚ÄĚ este retrato de Caroto. Pero no, no hab√≠an cambiado este escueto dibujo infantil, lineal y torpe por alg√ļn otro m√°s logrado. Era as√≠ y as√≠ se mostr√≥ tal cual en la exposici√≥n del Museo del Prado en 2008.

 Luisjo


Ugolino

Ugolino orsayConfieso que nada sab√≠a de este personaje, Ugolino, antes de ponerme a trabajar sobre la escultura en el Museo de Orsay (Objeto de art√≠culo en el pr√≥ximo Revista Atticus 9). Pero la inspiraci√≥n es lo que tiene y las musas son caprichosas y por m√°s que me empe√Īara en volver al museo, la¬† historia de Ugolino no se me iba de la cabeza. Y as√≠ os la cuento.

¬†El grupo escult√≥rico Ugolino est√° basado en una de las historias m√°s terribles que Dante Alighieri (1265 ‚Äď 1321) narrara en su obra La Divina Comedia en el canto XXXIII.

Ugolino della Gherardesca fue un hist√≥rico personaje que vivi√≥ entre los a√Īos 1220 a 1289. Conde de Donoratico y comandante naval de la ciudad italiana de Pisa. Su familia era la principal casa gibelina de la gran potencia mar√≠tima. Sin embargo el se decant√≥ m√°s por los g√ľelfos. Los g√ľelfos abogaban por el poder de la iglesia Cat√≥lica, mientras que los gibelinos eran partidarios de que la Iglesia se sometiera al poder del Emperador. Ambos grupos tuvieron constantes encontronazos en la zona de la toscana en Italia (Florencia, Pisa, Lucca, Siena).

Ugolino cas√≥ a su hermana con un g√ľelfo, Giovanni Visconti, lo que va a provocar las sospechas de una alianza entre ambos bandos. Por este motivo Ugolino va a ser desterrado por el gobierno de Pisa.

Una serie de sucesos y alianzas con ciudades enemigas de Pisa le devuelven sus honores convirtiéndose en uno de los hombres más influyentes de Pisa. Fue nombrado podestá y capitano del popolo. Sin embargo empezaron los conflictos con su sobrino Nino Visconti (hijo de Giovanni) lo que permite al obispo Ruggieri degli Ubaldini a erigirse como nuevo líder de los gibelinos obligando a ambos (tío y sobrino) a marcharse de la ciudad. Acusado de traición por no someterse al obispo, Ugolino fue capturado en julio de 1288 junto con sus hijos Gaddo y Uguccione y sus nietos Nino y Andelmuccio. Se les encerró en la torre Mida y allí pasaron nueves meses hasta que murieron de hambre.WGrabado de Dore sobre Ugolino

El conde Ugolino debe su fama a Dante quien relata como fue conducido al Infierno por Virgilio y all√≠ puedo entrevistarse con Ugolino que le narra el terrible castigo a que fue sometido. Seg√ļn cuenta la leyenda, Ugolino habr√≠a sucumbido despu√©s de haberse comido a sus hijos y sus nietos encerrados junto a √©l.

Así narró Dante este luctuoso episodio:

Cuando un rayo de sol ya estaba entrando
en la cárcel, mi aspecto suponía
por los cuatro que estaba contemplando;

por el dolor, las manos me mordía;
y ellos así me hablaron, pues movido
por el hambre creyeron que lo hacía:

“Menos nos doler√°, padre querido,
si nos comes; de carne nos vestiste
y puedes desnudar lo que has vestido”.

Por no apenarlos me calmaba, triste;
un día y otro mudos estuvimos.
“¬°Ay!, ¬Ņpor qu√©, cruel tierra no te abriste?”

Así hasta el día cuarto transcurrimos,
y a mi pies Gado se arrojó gritando:
“¬°Oh, padre, ay√ļdanos porque morimos!”.

Allí murió; como me estás mirando,
a los tres vi morir, uno por uno,
entre el quinto y es sexto, y delirando

y ciego ya, cuando tocaba a alguno
de los cuatro, aunque muerto, le llamaba;
después, más que el dolor pudo el ayuno.

¬†Ugolino, en palabras de Dante debi√≥ expresar que el hambre pudo m√°s que el dolor. Frase ambigua que da a entender que el conde muri√≥ de hambre antes que de pena, pero la interpretaci√≥n popular dice que Ugolino acabo comi√©ndose los cuerpos de sus hijos y nietos. As√≠ pas√≥ a la historia como ‚Äúel Conde Can√≠bal‚ÄĚ. En algunas representaciones se le puede ver mordi√©ndose sus dedos de sus propias manos.

Estudios¬†Jean Baptiste Carpeaux (1827-1875), escultor y pintor franc√©s, trabaj√≥ en su Ugolino en 1958 cuando se encontraba en Roma en Villa M√©dicis. Es mas que notoria la influencia del grupo helen√≠stico Laooconte y la de Miguel √Āngel (uno de sus maestros m√°s admirados). A su vez este grupo sirvi√≥ como modelo para que Auguste Rodin realizara su famoso Pensador. Las similitudes son m√°s que manifiestas en la pose de Ugolino. Tambi√©n el propio Rodin se inspir√≥ en la leyenda de Ugolino para realizar su grupo escult√≥rico veinte a√Īos m√°s tarde (una obra en yeso se encuentra en su museo casa de Par√≠s) con un resultado pl√°stico bien distinto.

¬†Carpeaux realiza una composici√≥n dram√°tica, en forma piramidal, en la que la carne de los hijos sostiene el propio cuerpo del personaje. El escultor capta perfectamente la angustia de Ugolino que no solo se muerde las u√Īas sino que se muerde su propia carne ante la desesperaci√≥n. Sus ojos est√°n hundidos, los surcos de la frente crean tensi√≥n y dramatismo junto con la mirada perdida all√° en el suelo. Es un rostro demudado y con una expresi√≥n crispada que muestran la soledad, la desesperaci√≥n, la rabia y la impotencia del h√©roe tr√°gico.

¬†Ugolino tiene todos los m√ļsculos en tensi√≥n. Su pie se apoya en el otro pie mientras que sus dos hijos se aferran el cuerpo de su padre mostrando, tambi√©n, su desesperaci√≥n. Uno de ellos implora a su progenitor que cumpla sus deseos y que sea √©l el primero. El otro parece esconder la cabeza entre el torso y los brazos de su padre qui√©n parece acogerle en su seno. Entre ellos, los otros dos j√≥venes, nietos de Ugolino, empiezan a mostrar los s√≠ntomas de inanici√≥n: uno est√° a punto de desfallecer y apenas se sostiene y el otro ya se encuentra yacente, sin apenas sentido, a los pies de su abuelo. Mientras que sus padres muestran un cuerpo atl√©tico, tenso, estos cuerpos j√≥venes son fl√°ccidos, blandos, lo que hace pensar que ya est√°n moribundos.

  Luisjo


Telamón

Telamon desde el aireMuchos son los amantes de la fotografía que eligen un destino vacacional para disfrutar con su pasión. Hechos o sucesos aparentemente insustanciales pueden convertirse en un buen objeto fotográfico. Y hay veces, como sucedió en Lanzarote, que un hecho dramático modificó el paisaje urbano y dio como resultado un buen modelo fotográfico. La luz de Lanzarote, sus playas, sus atardeceres y, desde 1981, un navío herrumboso complementan la oferta turística de esta bella isla canaria.

¬†Un d√≠a de hace casi veintiocho a√Īos, el 31 de octubre de 1981, un nav√≠o griego que surcaba los mares desde la Costa de Marfil (en el √Āfrica Occidental) hacia Tesal√≥nica tuvo problemas. A bordo llevaba una carga de troncos de madera. Se abri√≥ una v√≠a de agua en el casco lo que hizo inestable al barco. Parece ser, con un buen criterio, que las autoridades portuarias del Puerto de Arrecife para evitar que el barco se hundiera en el muelle lo arrastraron hasta su emplazamiento actual (a la altura de las Caletas frente a los dep√≥sitos de DISA).

¬†TELAMON-5Era el Telam√≥n. En la mitolog√≠a griega Telam√≥n era el rey de Salamina y seg√ļn cuenta la leyenda parece ser que entre su principales logros est√° el de ayudar a H√©rcules a matar a Laomedonte, rey de Troya. Es curioso esto de la historia: otro h√©roe que pasa a la posteridad por ayudar a uno a matar a otro. Me quedo mejor con su otra aventura conocida que fue la de participar en el viaje de Jas√≥n y los Argonautas en busca del vellocino de oro.

 Hay mucha superstición en cuanto al tema de los nombres de los barcos. No es cosa baladí el bautizarlos. Sea como fuere Telamón, el navío griego, acabó sus días en retiro perpetuo, frente a las costas de Lanzarote, muy cerca de Arrecife.

¬†Para ilustrar las fotograf√≠as de¬†Jes√ļs Arenales acudo a unos versos conocidos de Rafael Alberti. El mar. La mar

El mar. La mar.

El mar. ¡Sólo la mar!

¬ŅPor qu√© me trajiste, padre,

a la ciudad?

¬ŅPor qu√© me desenterraste

del mar?

En sue√Īos, la marejada

me tira del corazón.

Se lo quisiera llevar.

Padre, ¬Ņpor qu√© me trajiste

ac√°?

TELAMON-11¬†Fotograf√≠as:¬†Jes√ļs Arenales

Texto: Rafael Alberti, El mar. La mar

Luisjo

Viaje a Dusseldorf, Colonia y Wuppertal

WPanorama Dusseldorf redLos viajes de bajo coste son una moda y tambi√©n son una realidad. Uno de los destinos que en los √ļltimos tiempos se est√° popularizando es el de la ciudad alemana de Dusseldorf. Desde Valladolid o Santander (tambi√©n desde otras ciudades espa√Īolas) la aerol√≠nea irlandesa Ryanair vuela a Weeze aeropuerto situado a unos 80 km al norte de Dusseldorf. Este modesto aeropuerto (una antigua base militar en la que aun es posible contemplar desde el aire multitud de hangares y b√ļnkeres camuflados) puede servir como punto de partida para realizar diversas excursiones tanto por ciudades alemanas como holandesas o belgas en un radio de acci√≥n de apenas 200 kil√≥metros (por poner un ejemplo √Āmsterdam se encuentra situada a 170 kil√≥metros de Weeze). Un grupo de amigos decidimos probar fortuna y realizar un corto viaje a Alemania visitando Dusseldorf, Colonia y Wuppertal.

Uno de los inconvenientes que tiene el vuelo de bajo coste radica en los horarios intempestivos. Nosotros llegamos a Weeze a eso de las 23 horas (¡las 11 de la noche!). Teníamos reservados los coches de alquiler y prácticamente nos estaban esperando con las llaves de la mano para poder cerrar la oficina y marcharse a su casa. De noche todos los gatos son pardos y también todos los caminos te pueden llevar a Roma o no, depende del acierto del conductor o del navegador (¡qué gran invento!). Muy cerca de Weeze teníamos reservadas unas habitaciones en un coqueto hotelito de apenas 8 habitaciones. Muy recomendable: habitaciones grandes, muy luminosas, barato y con un desayuno abundante y exquisito. Se llama Gelder Dyck y se encuentra en Kevelaer. www.gelder-dyck.de/

Con una calle c√©ntrica metida en el navegador pusimos rumbo a Dusseldorf. ¬°C√≥mo disfruta la gente del sol en estos pa√≠ses que no est√°n tan acostumbrados a la presencia del astro rey en sus horizontes! Un bullicio de gente nos recibi√≥ a la orilla del Rin. Pod√©is tomar nota de una cervecer√≠a situada en pleno centro y que sirven una comida alemana m√°s que aceptable y a muy buen precio. Por cierto que Alemania me ha sorprendido porque en muchos aspectos la vida es m√°s barata que en Espa√Īa. Sobre todo en el tema de las comidas. Nosotros hemos podido comer o cenar por una media de 15/18 euros. De acuerdo que no es el habitual men√ļ de aqu√≠ con primero, segundo y postre m√°s la bebida. Im FuchschenPero all√≠ con un plato (por ejemplo ¬ĺ de metro de salchicha alemana o un codillo tienes m√°s que suficiente porque viene acompa√Īada de sus patatas o su famosa col) y compartir unos postres y la cerveza quedas m√°s que satisfecho por menos de 20 euros. Se llama Im Fuchschen www.fuechschen.de

En Dusseldorf es visita obligada su famosa calle Ko (Avenida Königsallee). El lujo se asoma por sus escaparates. Esta ciudad está desplazando a Milán como centro de moda. Las grandes firmas allí están instaladas. Es lo más cerca que he estado de una gargantilla de ciento cuarenta mil euros.

Las tres noches siguientes ten√≠amos reserva en un Ibis que est√° situado en la ciudad de Wuppertal. As√≠ que de Dusseldorf nos fuimos a dormir a la ciudad de tren suspendido (35 km). Tambi√©n es my recomendable este hotel. Est√©s en la ciudad que est√©s casi todas las habitaciones son iguales. Cumplen a la perfecci√≥n aquello de bueno, bonito y barato. El precio de la habitaci√≥n sal√≠a muy barato. As√≠ que decidimos incluir el desayuno (algo caro 10 euros) y nos sali√≥ por unos 180 euros por pareja las tres noches. Y adem√°s disponen de un peque√Īo garaje para dejar el coche por 6 euros el d√≠a: una ganga. www.ibishotel.com

Al día siguiente nos desplazamos hasta Colonia (55 kilómetros). Aparcamos el coche bajo la misma catedral algo que me parece increíble por dos razones. La primera por que no sé como ha sido posible realizar ese pedazo de aparcamiento bajo el subsuelo de la catedral y segundo porque mi inocencia todavía se sorprende de los logros del tomtom.

TWP1100765ambi√©n comimos en una cervecer√≠a t√≠pica alemana en nuestro recorrido en busca de las principales iglesias rom√°nicas. Pero no me traje ninguna anotaci√≥n y la verdad es que estaba muy bien. Hay muchas. Grandes locales, con mesas corridas y con el camarero de un lado para otro con su bandeja con un soporte especial para llevar hasta 10 cervezas. T√ļ vas pidiendo en funci√≥n de la sed, de la necesidad que tengas. Y ellos te las van anotando en la parte trasera del posavasos (v√©ase la foto).

Elegimos Wuppertal por su tren suspendido, famoso y centenario: Schwebebahn  Un prodigio técnico que han sabido conservar. Prácticamente discurre a lo largo del río Wupper, Son unos 13,3 kilómetros (3,3 de ellos lo hace por las calles de la ciudad a unos 8 metros de altura). Unas 20 paradas se suceden a lo largo de la línea. Como curiosidad en sus extremos están situados dos depósitos donde se encuentran los vagones y donde el tren da la vuelta para iniciar de nuevo su recorrido.

WDSC_8759Todo un d√≠a para recorrer la ciudad es mucho, no da para tanto, aunque uno ya tiene una edad en la que prefiere reposar el cuerpo y disfrutar sin prisas de paseos por la ciudad. Pero despu√©s de ir en un sentido y en otro con la sensaci√≥n de ingravidez que te produce el tren suspendido y de tirar innumerables fotos decidimos completar la vista con una peque√Īa excursi√≥n por los alrededores de Wuppertal. Nos fuimos al castillo de Burg en Solingen. Antes hab√≠a que reponer fuerzas y uno tiene la buena costumbre de comer cuando llega la hora de la comida. Dimos con uno de esos sitios que tienen un encanto especial ¬°y unas tartas caseras que har√°n las delicias de los m√°s golosos! Tomar nota: http://www.kaffeehaus-solingen.de/

Los colores oto√Īales que contemplamos desde¬†la atalaya del Castillo de Burg nos alegr√≥ la vista despu√©s de un d√≠a muy lluvioso. Hoy Internet te permite hacer una visita sin mojarte. Os dejo la direcci√≥n de este castillo cuyo acceso sigue siendo bastante dificultoso. Puedes llegar en coche pero lo bonito e ideal es subir por medio de una especie de telesilla que salva la altura que existe desde uno de los aparcamientos hasta la entrada al castillo y la peque√Īa ciudad medieval.¬† www.schlossburg.de

 Luisjo


 Page 139 of 143  « First  ... « 137  138  139  140  141 » ...  Last » 
Get Adobe Flash player