Crítica serie TV – Retorno a Brideshead

Series de televisión en tiempos de Coronavirus

Es difícil definir la perfección dada nuestra condición humana, pero esta serie supongo que se acerca al Empíreo dantesco porque también hay una Beatriz, aunque en este caso se llame Julia y sea la hermana del amigo amado herederos de la propiedad de un matrimonio rico, católico y nobiliario, con todos los pecados que eso conlleva (ya lo dijo ese intelectual oscarizado Peter Ustinov en su película Lady L); porque hay un hombre (Charles) a la búsqueda de sí mismo y lleva con él a su particular guía (Sebastian) en el infierno y el Purgatorio (Brideshead), que a él le parece fascinante, pero no deja de ser un lugar donde penar.

            Y Charles regresa a aquella casa señorial en Yorkshire como oficial del ejército mientras todo el mundo en Londres piensa cuánto va a tardar Hitler en cruzar el Canal de La Mancha y le destinan allí, al lugar de su felicidad y de su exploración de la felicidad humana, y con humana quiere decir imperfecta y con imperfecta quiere decir sexual, con necesidad de encajar, y esa necesidad le hace ser el amigo pobre enamorado de todo lo que allí se le ofrecía cuando llegó como compañero de estudios becado en Oxford del excéntrico hijo de papá Sebastian Flyte. Y todo retumba a insalubre bajo su aspecto macizo e imponente. Los padres no se aguantan. La hermana mayor huye en cuanto puede de aquel cenagal parejo, regresando a Alighieri, al lugar donde chapoteaban eternamente Paolo y Francesca los amantes de Gradara, siempre juntos por adúlteros, siempre separados precisamente por ello. Y entonces sabemos que Charles ama a Sebastian, a su familia a Brideshead y que todo se resume: en una palabra, en una persona, en un encuentro en un barco: Julia, Julia Flyte.

            Es, junto a Yo Claudio, el mejor ejemplo de lo que es una serie bien hecha. Basada en una obra literaria, bien adaptada, muy bien interpretada y rodada sin excesos, con una sobriedad que resalta las frases de los guionistas en las voces y los gestos de sus excelentes actores y es que el elenco de esta serie es el sueño de cualquier director de reparto, Jeremy Irons, recién salido a la palestra de la actuación, a la cabeza.

            Disfrútenla, es una gozada… Y así seguimos pasando este cautiverio al estilo de Edmundo Dantes, aprendiendo cosas, como hizo él de su mentor, el abate Faria.

Ficha

Título original: Brideshead Revisited

Año: 1981

Duración: 659 min.

País: Reino Unido Reino Unido

Dirección: Charles Sturridge, Michael Lindsay-Hogg

Guion; John Mortimer (Novela: Evelyn Waugh)

Música: Geoffrey Burgon

Fotografía: Ray Goode

Reparto: Jeremy Irons, Anthony Andrews, Diana Quick, Laurence Olivier, Claire Bloom, John Gielgud, Stéphane Audran, Mona Washbourne, John Le Mesurier, Simon Jones

Productora: Granada Television

Género: Serie de TV. Drama | Miniserie de TV. Homosexualidad. Años 20. Años 30. Alcoholismo

Sinopsis

    Miniserie de TV de 11 episodios (Octubre 1981 – Diciembre 1981). Jeremy Irons interpreta a un sencillo estudiante de Oxford impresionado por Sebastian Flyte, el hijo más joven de la noble y acaudalada familia de los Marchmain, que reside en la mansión de Brideshead. Pronto la admiración dará paso al amor entre ambos jóvenes.

Os dejamos un tráiler:

Carlos Ibañez – Pilar Cañibano

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter