Comparte esto:

" /> Teatro – Misery | | Revista Atticus

Teatro – Misery

Teatro – Misery de Diabla Teatro

Sala Borja, Valladolid

En la Sala Borja se ha estrenado Misery, último montaje de Diabla Teatro.

Miedo en el patio de butacas, esta obra es una de las pocas piezas teatrales en las que el miedo puede ser transmitido a los espectadores. Lo que se da aquí es mucha tensión, un terror psicológico que te envuelve de manera especial. El famoso novelista Paul Sheldon tiene un accidente de coche en una nevada carretera, lo rescata Annie Wilkes, su fan número uno, que lo lleva a su casa para que se recupere de las heridas. Pero Annie sufre graves desequilibrios mentales y terminará secuestrando a Sheldon para que escriba sólo para ella.

Misery es un éxito internacional de las adaptaciones al cine de novelas del exitoso Stephen King. Que Chus Turienzo o David Puertas acepten ser comparados con Katy Bates o James Caan (que les dieron vida en la pantalla), es como mínimo un acto de valentía.

Que alguna productora teatral se plantee subir a escena una famosa película, es poco menos que temerario, pocos son los que asumen el osado reto de evitar las comparaciones entre un éxito del celuloide y el trabajo artesanal de las tablas. La inteligente adaptación y dirección de Olaya Jiménez, demuestra sensatez al no intentar rivalizar en efectos truculentos y espectaculares con los planteados en la película, y acierta al concentrarse exclusivamente en el trabajo de los intérpretes.

Chus Turienzo compone una Annie Wilkes, una enfermera, compleja y perturbadora, se la respeta por su dureza; pero, además se vale de una pequeña dosis de la vis cómica natural, para darle una faceta más humana, más vivaz al personaje de esta dulce psicópata que tiene secuestrado en su casa a su escritor favorito. David Puertas representa el personaje de Paul Sheldon, exitoso escritor de novelas románticas; él  nos tiene en tensión con la  angustia que pasa el personaje, se pasa la primera parte de la obra en la cama, su voz, sus gritos tienen esa fuerza del sufrimiento que padece, nos lo hace vivir y sufrimos con él. 

La obsesión como modo de vida de Annie. Las letras de Paul, hacen que la locura escape por los ojos pero la semilla está ahí dentro, deseando germinar y hacer del cerebro una salvaje excursión. El aislamiento es estremecedor pero más aún es la certeza de que no se puede pedir socorro porque nada, excepto los árboles, te puede escuchar. A la locura sin razón hay que combatirla con sus mismas armas, volviéndose brutal, despiadado, certero y sabiendo que cada acción va a ser aún más tremenda que la anterior.

Es importante destacar los arreglos musicales de Noelia Turienzo y el proyecto de iluminación de Andrés Rubio que hacen especiales las escenas, el decorado, montaje escenográfico, sonido, todo ello junto al excelente trabajo de sus intérpretes, y la entretenida trama que los guía, han asegurado una buena tarde de teatro y el éxito de la actuación, el público así lo demostró, puesto en pie al terminar la representación y con un caluroso aplauso.

Misery es la última producción de esta formación vallisoletana que nació en enero de 2014 con el objetivo de mantener viva la llama del teatro, aunque algunos de sus miembros llevan en el mundo del teatro aficionado desde 1987. Durante estos años de andadura, han puesto en escena un variado repertorio destinado a un público amplio y diverso. Su puesta de largo fue con Naturalmente Chejov. Después llegaría A media luz los tres, con textos de Miguel Mihura. También se atrevieron con textos de Francisco Rojas en Abre el ojo, viajaron hasta la transición en clave de comedia con Cuidado con el de los Cuernos e hicieron parada en el mundo infantil con Don Billete, Una de piratas y Silencio… Cámara… Acción.

Luisa Valares

fotografías: Chuchi Guerra

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter