Compártelo:

" /> Danza – Esta, no es una historia de mujeres | | Revista Atticus

Danza – Esta, no es una historia de mujeres

Danza – Esta, no es una historia de mujeres

Centro cultural Miguel Delibes, Valladolid

El sábado 9 de Febrero en la sala experimental del Centro Cultural Miguel Delibes,  hizo las delicias el Ballet Contemporáneo de Burgos con su espectáculo Esta, no es una historia de mujeres.

A tenor de lo que disfrutó el público, sus aplausos y del lleno total que tuvo este espectáculo, se desprende que esta agrupación de danza Castellana-Leonesa, afincada en Burgos, tuvo el mejor de los recibimientos en la tarde del sábado con un espectáculo que no pasó indiferente a nadie y que como pudimos comprobar causó un impacto muy positivo entre los asistentes. Al posterior coloquio al que se quedó mucha más gente de lo habitual, imaginamos que para conocer un poco más a esta compañía, había una curiosidad mayúscula por saber de su trabajo, por saber cómo se originó esta obra, por saber en definitiva quienes son El Ballet Contemporáneo de Burgos. Es verdad que había personas entre el público que sabían de su trayectoria y de lo especial de sus producciones, espectáculos con mucha personalidad y una carga expresiva que ponen de manifiesto en las tablas.

Todos los componentes y de manera especial su coreógrafo y director Alberto Estébanez, no pusieron reparos para atender las preguntas que como digo pudo realizar el numeroso público que se quedó al coloquio.

Cabe destacar la presencia de Mar Sancho,  Directora General de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, que se quedó sorprendida por el espectáculo y que hizo llegar al coreógrafo de la compañía su sincera emoción, Mar Sancho incluso no quiso perderse el coloquio y por el trato con la compañía se ve que tiene acreditadas referencias, todo un pleno acierto al contar con esta formación de danza. Nos sorprendió muy gratamente también la presencia del Alcalde Burgos, D. Javier Lacalle Lacalle, que quiso estar presente para enviar un mensaje de apoyo a las artes escénicas de Castilla y león, estuvo conversando con el Presidente de Artesa y director de la compañía de Teatro Vallisoletana “La quimera de plástico”,  coincidiendo en reforzar la presencia de las Artes Escénicas de CyL en el marco autonómico tomado como referencia este “I FESTIVAL DE ARTES ESCÉNICAS DE CASTILLA Y LEÓN”, que como todos sabemos ha conseguido un éxito extraordinario con llenos absolutos de público y críticas que no hacen más que reforzar el talento y profesionalidad de las artes escénicas de C y L.

EL ESPECTÁCULO

Los sesenta minutos largos que duró la obra pasaron velozmente al público que desde los primeros momentos quedó encandilado con un soberbio “Paso a dos” que ponía de relieve hacia donde caminaba la obra, una sensualidad extrema, pero nada hiriente, de dos hermosas mujeres que nos regalan una historia íntima teniendo como fondo “Amanecí en tus brazos” de Chavela Vargas y Ana Belén – impresionante coreografía con una sorprendente técnica de CONTACT, “marca de la casa” y que el público aplaudió desde el minuto uno. La obra se funde con la aparición de tres mujeres más (en total eran seis), nos regalaban un muro de cuerpos, en donde  una de ellas, con piernas bellas y largas, intentaba escapar, imaginamos que del asedio que en la sociedad actual sufren tantas mujeres y que esta  obra expone de manera muy significativa. Poesía y textos introducidos mágicamente en la obra que no hacían más que reforzar el mensaje. Nuevamente aplausos, la compañía siguió con un trío jocoso y esperpéntico poniendo de manifiesto una visión de mujeres superficiales, sometidas a los dictámenes de la moda, sin embargo, pronto quedó resuelto, la escenografía creada por David Pérez Merino, a través de un artilugio, a modo de marco gigante y  que recorría el espacio escénico, dibujó la palabra “mamón” en color rojo pintalabios, sin duda una llamada de atención al hombre, a los hombres que idealizamos a las mujeres …  Luego llegó “La soledad”, esa soledad que no existe porque solo es ausencia, bellos textos que como digo, hacen reflexionar sobre la mujer, sobre las mujeres y de esa soledad existencial cuando una solo es ama, o madre, o simplemente objeto.  La obra conseguía hacernos pasar por diferentes estados emocionales. Pudimos ver a una muñeca rota y a un etéreo Ángel Blanco que utilizando una barra de Pole Dance, nos mostraba la sumisa pero enérgica mujer que ejecutando sorprendentes figuras en la barra acompañada del “Oh Mio Bambbino Caro”, Madame Butterfly_  aria que nos cautivó y que el público interrumpió de manera emocionada y continuada con aplausos y más aplausos.  El silencio más conmovedor nos llegó a la hora de exteriorizar la violencia, la música elegida de “La Misión” Enio Morricone, Gabriel´s Oboe-, todas las bailarinas enfatizaron el drama con una soberbia interpretación, manos en alto extendidas, no hizo falta decir, “NO, ES NO”, drama dolor que nos conmovió y electrizó, algunas espectadores se limpiaban los ojos, emocionante. Pasados unos segundos, nueva vuelta de tuerca, un guiño al humor sano y desparpajo, un karaoke a tres aderezado en plan “Burlesque” para dar paso a un nuevo dúo con dos sillas y dos mujeres arropadas con el tema “Lía” “Ana Belén y Mª Dolores Pradera”, todo un himno a la libertad sexual, bello, sencillo y directo, nuevamente erotismo del bueno. En su recta final la compañía desplegó un precioso número de telas, mostrando a la mujer coraje, esa mujer a quien la vida no le regala nada y todo su éxito es un esfuerzo constante, bellísima coreografía un poco empañada por el desacierto de la técnica, (los operarios encontraron problemas para desenganchar el artefacto del que suspendían los 12 metros de tela), llegamos al final con un magnifico número de Danza urbana acompañado del famoso Rap   “El Idioma de los Dioses”, todo un guiño al arte de ser mujer.

En definitiva, un orgullo contar en nuestra comunidad con un espectáculo y una compañía que dejó en Valladolid la mejor de las sensaciones para un público entregado.

 

Revista Atticus

fotografía: Chuchi Guerra

 

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter