Compártelo:

" /> Circo de Pulgas – Laboratorio de las Artes, Valladolid | | Revista Atticus

Circo de Pulgas – Laboratorio de las Artes, Valladolid

Circo de Pulgas en el Laboratorio de las Artes, Valladolid

Compañia Matarile Teatro

Teatro Atonal

Abrazo el efecto liberador del teatro. Del teatro MATARILE y su Circo de Pulgas en el LAVA de Valladolid. También su indulgencia y su fugacidad. La ausencia de lo superfluo. Agradezco el viento salvaje que despeina al espectador al descubrir que la felicidad en el teatro existe. Y la risa. El derecho que tiene el espectador a reírse de lo que le dé gana, empezado a reírse de él mismo, claro.

Y sólo deseo estar a tu lado, soñar con tus ojos, besarte en los labios, sentirme en tus brazos… justo el momento en que Antón Coucheiro y Ana Vallés nos enseñaron el talento que atesoran. Qué intensidad, agilidad, verdad y brío derrocha esta compañía en el escenario; se permiten el lujo de que sus palabras y sus gestos habiten en la mirada de los espectadores y también en el corazón. Después de ver Circo de Pulgas quien se va a dormir.

Porque el gran teatro, este que hemos visto esta noche, se instala en tu cabeza y tiene efectos beneficiosos como los huevos ecológicos y las verduras. Tiene el efecto de la adición y te gustaría seguir a Mónica García, Nuria Sotelo, Ricardo Santana, Celeste González, Antón Coucheiro y a Ana Vallés  por todo el territorio nacional, internacional y mediopensionista para ir descubriendo la profundidad de su teatro y sus soberbias interpretaciones.

Las historias que nos cuenta esta noche MATARILE TEATRO suceden a un metro de la mirada del espectador. Puedes escuchar la respiración de los intérpretes y mirarles a los ojos. Ellos te lo permiten. Permiten que con la simple mirada puedas intercambiar una historia. Una vida.

Circo de Pulgas dura 90 minutos. Durante esos 90 minutos se ofrece al público una verdad intensa contada con agilidad. Ana Vallés tiene una capacidad asombrosa utilizando las palabras. Palabras que sus labios cantan, suben, bajan, calman, hieren, agitan, y que los espectadores tiene que triturar sino quieren tener mala digestión nocturna.

El teatro, ha dicho Juan Mayorga, es el escenario que permite contar historias, como el novelista, explorar la lengua como el poeta y desarrollar a placer las preocupaciones presentes y futuras con el valor añadido de contárselo al público en directo. La experiencia del teatro de Circo de Pulgas te la llevas a casa, tu verás lo que quieres hacer con ella.

Marcos Pérez

Revista Atticus

 

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter