Compártelo:

" /> Crítica película Campeones de Javier Fesser | | Revista Atticus

Crítica película Campeones de Javier Fesser

Campeones, humor emotivo

Ficha

Título original: Campeones

Director: Javier Fesser

Reparto principal: Javier Gutiérrez, Athenea Mata, Juan Margallo, Luisa Gavasa, Daniel Freire, Itziar Castro, Luis Bermejo, Jesús Vidal, Sergio Olmos, Julio Fernández, Jesús Lago, José de Luna, Fran Fuentes, Gloria Ramos, Alberto Nieto, Roberto Chinchilla, Stefan López.

Estreno en España: 6 de abril de 2018.

Duración: 120 min.

Guion: David Marqués, Javier Fesser.

Música: Rafael Arnau.

Fotografía: Chechu Graf.

Producción: Películas Pendleton, Morena Films, Movistar+.

Distribución: Universal Pictures.

Género: comedia, drama.

 

Sinopsis

Marco es el segundo entrenador de un equipo de baloncesto de la primera división española. Tiene problemas en el trabajo, con su pareja y con casi todo lo que le rodea. Es, más que nada, una cuestión de actitud frente a la vida.

Un día, en pleno partido de Liga, esas frustraciones desembocan en una tremenda bronca con el primer entrenador, que deriva en una borrachera y ésta en un accidente de tráfico que le sienta en el banquillo.

La sentencia le llevará a entrenar a un equipo de baloncesto muy especial, formado por personas con discapacidad intelectual, a la vez que pierde su trabajo y se rompe su relación de pareja.

De forma sorpresiva para el propio Marco, él será quien realmente aprenda de su aventura junto a un equipo donde imperan las ganas de vivir y el dar importancia a las cosas que realmente la tienen…

Comentario

Marco (Javier Gutiérrez) es un hombre que ha perdido el rumbo. Su crisis de pareja (demuestra una incapacidad para el compromiso) traspasa el ámbito hogareño para provocar un conflicto en su lugar de trabajo (segundo entrenador de un importante club de baloncesto de la ACB). Para rematar su situación, tras una larga sesión en la barra del bar, empotra su vehíuclo contra un coche patrulla. La sentencia le llevará a la cárcel o un trabajo comunitario para redimir esa pena. Ese trabajo no es otro que el entrenador. Se tendrá que hacer cargo de un grupo de discapacitados.

A Marco no le queda otra opción. Es el entreno o la cárcel. Pero no está nada convencido. Y tras su primer contacto con los muchachos, mucho peor. El desconocimiento, una serie de perjuicios y su falta de empatía le echan para atrás. Pero la insistencia del director del centro (y un poderoso as en la manga) le convence. Poco a poco irá conociendo al grupo de personas que forma el equipo de baloncesto. Irá derribando barreras con algo de tesón y mucha fuerza de voluntad. Y, sobre todo, con el entusiasmo de ese equipo.

El argumento, un entrenador de baloncesto que tiene que redimir su culpa entrenando a un equipo formado por personas con discapacidad intelectual, podría incitarnos a pensar que estamos ante una película en que es fácil empatizar con el espectador. Pero abordar este equipo y esta situación corres el riesgo de en lo absurdo, ridículo y echar por tierra buena parte de tu credibilidad como director. Vamos que Javier Fesser ha asumido un gran riesgo y del cual ha salido victorioso.

Javier Fesser (Madrid, 1964) parece tener en su ADN el humor. Hay que recordar que es hermano de Guillermo quien junto a Juan Luis Cano formaron el dúo Gomaespuma. Director comprometido, sabe conjugar ese compromiso social con la comedia, creando un estilo único y propio. Se dio a conocer en 1998 con la película surrealista El milagro de P. Tinto (su segundo apellido es Pérez de Petinto). En 2003 llevó a la gran pantalla los dibujos de Ibáñez, La gran aventura de Mortadelo y Filemón. En 2008 estrenó Camino, una película que cuestiona al Opus Dei. En 2014 volvió con Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo.

Fesser es el guionista junto a David Marqués. El guion es una de las claves del éxito. Se fundamenta en unos diálogos sólidos, creíbles y verosímiles a pesar de que casi en algunas ocasiones las situaciones son casi esperpénticas, surrealista, pero llenas de vitalidad y eso… credibilidad. Rezuma autenticidad (un término denostado, pero que en esta ocasión lo expresa muy bien). Los personajes creados son simplemente inolvidables. Se les quiere. Desde este entrenador cabreado, que resulta ser un tipo de lo más antipático; pasando por el director del centro que encarna a ese abuelo que todos hemos querido tener, bonachón, afable, cordial, con el buen consejo que siempre sale de su boca; hasta el equipo de baloncesto, cada uno de sus miembros asumiendo un rol bien identificado. Hay una parte cómica muy potente, pero que dará paso a una ternura sin igual. Un pero en este guion, el personaje de la mujer de Marco fuerza demasiado el buen rollismo, la alegría de vivir. Le resta algo en vez de sumar, sin ser un gran lastre. Todo está tratado con delicadeza para no pecar de sentimentalismo y que el espectador empatice con los protagonistas, siendo uno más de esos animadores que viajan con el equipo.

En cuanto a los personajes, destaca la figura de Javier Gutiérrez, un actor camaleónico a juzgar por sus variados registros que hemos visto en tan solo unos pocos años. A su lado un elenco de actores que no son profesionales, que han acudido a la cita de un casting con la misma voluntad e interés que si lo fueran. Y a ello se han entregado sin reservas, no mostrando ninguna carencia. Encomiable. Su actuación dota a las escenas de una gran naturalidad. Una serie de personas que tienen sus limitaciones y, por lo tanto, llevar a cabo su día a día pero que sin embargo han sabido darle vida a esta historia. Sin ellos sería imposible.

Campeones es una película que nos habla de unos valores como es la amistad, o el compañerismo, o la humildad con el deporte como instrumento para tratar de conseguir una meta. Ese objetivo es lo que mueve a Marco a entrenar al equipo y al equipo a intentar superase. El deporte como socialización, como forma de dar visibilidad a un colectivo y como forma de integrarse.

Coque Malla con su tema «Este es el momento», aporta un gran granito de arena a esta producción que sin duda cruzará nuestras fronteras con un gran éxito.

Campeones es una comedia que no tiene que recurrir al chiste zafio para ser entretenida y muy seria. Nos quiere hacer ver un tema «invisible», sin perjuicios, directa al corazón. Con un claro mensaje: todos nosotros tenemos alguna minusvalía, algunas menos visibles, otras más «normales» pero en el fondo, todos somos personas.

Campeones es nuestra Intocable. Campeones es una película que pone el acento en un colectivo de personas que nos es extraño porque no queremos saber nada de ellos, porque tenemos dificultad para tratar con ellos y ellos tienen dificultar para hacerse más visibles. Ellos son persona. Personas que tienen una discapacidad, o como les gusta decir, personas que tienen capacidades diferentes a las que estamos más acostumbrados. Pero no debemos de olvidarnos que son eso… personas. Una película que resulta entretenida, de la que sales con un muy buen ánimo y que, tal vez, nos abra los ojos invitándonos a ver con otra mirada a un colectivo que desconocemos.

Os dejo un vídeo muy interesante (algo más largo de lo habitual) de la presentación de la película en el Espacio Fundación Telefónica, con la participación del propio director.

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter