Compártelo:

" /> Teatro: Artemisia de enriqueta mo danza | | Revista Atticus

Teatro: Artemisia de enriqueta mo danza

Teatro: Artemisia de enriqueta mo danza

Todavía sorprende que la mujer deba reivindicar continuamente aspectos de la vida que deberían, de forma natural, ser accesibles a cualquier ser humano, uno de estos aspectos es el Arte, por eso nace este espectáculo llamado Artemísia.

 

Artemisia Gentileschi, fue una de las pintoras más importantes del Barroco. Dotada de una fuerza y de una técnica privilegiadas, no pudo sin embargo hacer estudios oficiales de pintura por su condición femenina. Recibió clases de su padre, el afamado Orazio Gentileschi y de Tassi,  otro importante pintor de la época; éste último la violó, éste hecho, el humillante juicio y sus posteriores consecuencias marcarían la vida y la obra de Artemisia,  quien no obstante alcanzó gracias a su determinación, fama en su época, aunque después de su muerte fue olvidada por completo.

En clave de Danza-Teatro queremos contar esta historia, absolutamente contemporánea.

 

Intérpretes: Evangelina Valdéspino, Arantxa Moro y Victor Cerezo

Música. G.Pergolessi, René Aubry, Fratelli Mancuso, Vivaldi, …

Textos: Artemisía Gentileschi, Eva Valdéspino, Enriqueta Morejón

Sombrerería y vestuario: José A. Sáez

Iluminación y sonido: Iñaki Zaldua

Coreografía y dirección: Enriqueta Morejón

 

enriqueta mo danza. Nace en 2003,de la mano de  Enriqueta Morejón.

El objetivo de la formación  es el de la creación e investigación dentro de la danza contemporánea y el movimiento colaborando con otras artes y/o artistas.Desde entonces ha mostrado sus trabajos coreográficos, sala, calle e infantiles, campañas de publicidad Juego Maldito juego , Marea, Tres, Dead Flowers, Zu, Las Zapatillas de la Paulova, Sette, Intensa Piel…en los más diversos festivales y escenarios: Certamen Coreográfico de Madrid, Tac, Fitec, Fitca, Circuitos Escénicos de Castilla y León, etc

 

 

 

 

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter