Compártelo:

" /> Crítica película Potok (El rastro) 62 SEMINCI | | Revista Atticus

Crítica película Potok (El rastro) 62 SEMINCI

Crítica película Potok (El rastro) de Agnieszka Holland

62 SEMINCI Valladolid

Potok (Spoor), El Rastro, es una película dirigida por Agnieszka Holland, basada en la novela de Olga Tokarczuk Sobre los huesos de los muertos. Se le ha otorgado el Premio Alfred Bauer en la Berlinale de este año. Preseleccionada para los Oscar 2016 a la mejor película extranjera por Polonia.

El compositor de la banda sonora Antoni Komasa-Lazarkiewicz.

Reparto: Marcin Bosak, Agnieszka Mandat-Grabka, Wiktor Zborowski, Jakub Gierszal, Miroslav Krobot, Tomasz Kot, y Borys Szyc, entre otros.

 

Duszejko, una ingeniera de caminos jubilada, vive sola en una acogedora casa en la montaña, un tanto distante del pueblo y del resto de las personas, con la única compañía de sus perras, su ordenador, sus discos de Bach, y los animales del bosque, sus semejantes. Duszejko es una mujer fuerte, carismática y excéntrica, obsesionada con la astrología y convencida vegetariana. Da clases de inglés en la escuela del pueblo, aunque con métodos poco ortodoxos, a niños pequeños que la adoran. Un día desaparecen sus queridas perras, a las que quiere como hijas. Poco después, aparece muerto un cazador, “pie grande”, y alrededor de su casa hay huellas de ciervo en la nieve. Otros hombres, también cazadores y personajes importantes de la comunidad, aunque con conductas aborrecibles… van apareciendo muertos en lugares diferentes del bosque y en circunstancias igual de misteriosas, siempre rodeados de huellas de animales… La policía investiga, pero no consigue pistas que expliquen los hechos. Duszejko, a quien tachan de loca por haber denunciado airada e insistentemente los asesinatos de los animales, tiene su propia teoría: los animales se están defendiendo…

 

El escenario es idílico, con una fotografía de enorme calidad sobre los bosques y todos sus pobladores.

Potok es una película de misterio, que mezcla géneros diferentes con un paisaje de fondo de auténtico ensueño, aunque frío. Se desarrolla a lo largo de las estaciones del año, en las que, a modo de obra de teatro, las diferentes vedas actúan como ‘telón-claqueta’ que estructura la historia… siempre con disparos de fondo.

Es una mezcla de novela de suspense, documental, fábula, comedia y drama romántico. Pero también es una denuncia contra “las fuerzas vivas” todas las maniobras oscuras e inmorales de los poderosos, su hipócrita crueldad y sus abusos. Y tiene un claro mensaje, un grito en defensa de los seres desprotegidos, animales y personas “cazadas “, maltratadas, dominadas y explotadas… que hartos se unen y se revelan…

Destaca el papel de la protagonista, un personaje complicado, que se adueña de la pantalla y que consigue arrastrar al espectador a su terreno, logrando una empatía casi absoluta, tanto en sus momentos de compasión y ternura como en los de una ira que no consigue dominar.

Los personajes secundarios están bastante desdibujados, son sólo pequeños satélites que reflejan un mínimo del brillo con el que nos deslumbra la protagonista.

Os dejo un tráiler, en su versión original (para los que dominéis el polaco):

Pilar Cañibano

Revista Atticus

No Comments Yet

Comments are closed

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter