Compártelo:

" /> Ara Malikian en la 25 Semana Internacional de la Música en Medina del Campo | | Revista Atticus

Ara Malikian en la 25 Semana Internacional de la Música en Medina del Campo

Ara Malikian en la 25 Semana Internacional de la Música en Medina del Campo (Valladolid)

 fotografías: Chuchi Guerra

El currículo de Ara Malikian es simple y llanamente… ¡impresionante!

Ha participado como solista invitado en más de cuarenta países y colaborado en conciertos de violín y orquesta con los más prestigiosos directores. Ha tocado en las principales orquestas de España, e incluso desde 2013 tiene su propia orquesta «La orquesta en el Tejado» que presentó en el Teatro Español de Madrid. Un proyecto que lidera desde su posición de Concertino-Director y que intenta trascender más allá del aspecto meramente musical para ofrecer una alternativa fresca al público en general e intentar liberar a la música clásica el corsé de ser algo elitista.

wimg_7812_fhdr

Ha recibido innumerables premios en numerosos concursos de prestigio mundial así como premios tanto en la composición musical como de las artes escénicas o a los mejores álbumes de nuevas músicas o de intérprete de música clásica. También ha participado en la composición de bandas sonoras. Una de estas últimas fue Pájaros de papel (2010, dirigida por Emilio Aragón). Lleva recorriendo los escenarios de medio mundo con espectáculos como 15 o como PaGAGnini.

Su inquietud le ha llevado a indagar en las distintas musicas que el hombre es capaz de interpretar. Desde sus origines armenios (y también libanés), pasando por las culturas del Medio Oriente ((tanto árabe como judía) hasta la centroeuropea, argentina o la propia española (con gran incursión en el flamenco).

Esa es la esencia del espectáculo que desarrolló a lo largo de más de dos horas en el Auditorio Municipal de Medina del Campo, dentro de la 25 Semana Internacional de la Música. Un repaso por las distintas culturas por las que Ara Malikian ha bebido y, a tenor de lo visto y oído, ha disfrutado a lo largo de su vida. Desde esas raíces armeniolibanesas saltó a la Europa central, a Alemania, donde se estuvo ganando la vida sin apenas conocer el idioma; posteriormente viajó a Londres y de ahí a España (donde descubrió además del flamenco, el jamón ibérico). En el concierto estuvo acompañado del venezolano Humberto Armas (Viola), del madrileño Jorge Guillén del Castillo (Violín), del indio Nantha Kumar (tablas indias), de Héctor el Turco (percusión), de la madrileña Tania Bernaez Abad (Contrabajo) y de una joven violonchelista (lamento desconocer su nombre).

Ara irrumpió suavemente, como un felino, por la escalera del pasillo central. Con un leve toque con el dedo (pizzicato) de las cuerdas de su violín, se fue acercando poco a al escenario, a la vez que lo hacía hacia el corazón del público asistente. Subió al estrado a la vez que el resto de su equipo fue tomando posiciones con esos leves toques. Y llegó el momento en el que dio un salto y su música se volvió (como el espectáculo) frenético. Alternaba esos acordes suaves, lentos con esos otros llenos de ritmo, de excitación, de una alegría desbordante como se podía observar en las caras de los músicos.

wimg_7653-1

Ara Malikian es un auténtico showman. Cada tema iba precedido de una alocución. Con una vocecita (cómo puede sacar tanta energía de ese menudo cuerpo) nos adentraba en aspectos biográficos llenos de ironía. Nos habló de la experiencia de ese viajo cuando solo era un adolescente a Alemania, o de cómo conoció a Boy George y fue despedido por no acudir al concierto que tenía que dar porque estaba viendo la actuación de Radiohead. También nos contó su paso por España. Lugar que le cambió la vida al conocer el jamón ibérico («nunca entendí como podéis comer esa cosa tan rica con una cosa insignificante que parece pan –picos-»). Las risas dieron paso a la explicación de que en el concierto hay jamón ibérico (los grande maestros de la música clásica como Bach, Vivaldi, Falla) junto con «picos» (sus propias composiciones).

wimg_9085

El espectáculo fue un viaje sonoro. Alternó esas grandes composiciones de los maestros clásicos con temas de Radiohead, de Leed Zepelín o de Paco de Lucía (versionado el clásico Zyriab). Incluso hizo un guiño a la propia 25 Semana Internacional de Música de Medina del Campo estrenando como primicia mundial una Rapsodia medinadelcampo número 3.

Uno de los momentos que mayores carcajadas suscitó entre el público es cuando el violinista confesó sus simpatías por John Travolta «me peinaba como él, y caminaba como él en Saturday’s night fever, así…» para dar paso al tema de la banda sonora de Pulp Fiction de Tarantino interpretada por Uma Thurman y el propio Travolta. Un tema griego que lleva por título Misirlou.

Ara Malikian es un tipo lleno de humor que se toma la música de forma muy seria para romper los clichés que aún hoy la mantienen un tanto encorsetada. Él pone todo su ardor, todo su corazón en evitar que haya gente que se pueda escandalizar de verle tocar (como los dioses) el violín sin estar ni un minuto quieto con los pies en el suelo. Un tipo, por otro lado, que se muestra comprometido con el mundo en que le ha tocado vivir, y que le ha ofrecido esa otra cara menos amable viviendo muy de cerca el genocidio del pueblo armenio (en 1915 fueron aniquilado cerca de un millón y hoy apenas se reconoce) o los reciente genocidios como Sarajevo, el Tibet o Siria. Uno de sus últimos temas fue 1915 dedicado a su pueblo Armenio, a ese lamentable genocidio y que fue uno de los temas más emotivos y en el que desveló al público que también sabe moverse dando vueltas como si fuera un auténtico derviche. Ara Malikian ofreció un concierto ecléctico, variado pero que con la innovación no ha perdido ni un ápice de calidad. Interpretó obras actuales sin complejo alternando con todos los géneros musicales posibles. Un espectáculo vibrante y emotivo que se cerró (con un público entregado) con un aria de Johannes Sebastian Bach con Ara Malikian bajando del escenario y subiendo por la escalera hasta la mitad del pasillo.

wimg_9174

wimg_9532_fhdr

Solo nos queda mostrar nuestra admiración a aquellos que hacen posible este tipo de concierto integrados en una programación estable como es la Semana Internacional de la Música que en este año, 2016, ha alcanzado unos maravilloso 25 años. Desde aquí admiramos  que una población como Medina del Campo (Valladolid) tenga esta programación con un presupuesto modesto. Nos imaginamos que mucha de la cumpla la tiene su director (y de la Semana del Cine) Emiliano Allende Zapatero. Enhorabuena y… ¡larga vida a la Semana Internacional de Música y de Cine!

«Mucha paz, mucho amor y mucha, mucha salud». Gracias Ara Malikian y a todo su equipo.

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

Un bello recuerdo

Ejemplar Revista Atticus dedicado por Ara Malikian
Ejemplar Revista Atticus dedicado por Ara Malikian
Ara Malikian y Chuchi Guerra
Ara Malikian y Chuchi Guerra

 

Ara Malikian y Luisjo Cuadrado
Ara Malikian y Luisjo Cuadrado
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter