Archivo para mayo, 2014

Teatro y Artes de Calle Valladolid 2014 Teatro del Silencio

Fotografías de Chuchi Guerra

Teatro del Silencio propone en ‚ÄėDoctor Dapertutto‚Äô un viaje por el universo de Vsevolod Meyerhold, uno de los grandes directores de escena rusos del siglo XX, un pionero del teatro contempor√°neo que cambi√≥ radicalmente los conceptos y las teor√≠as existentes hasta el momento.

WIMG_98346

La compa√Ī√≠a se vio conmovida por su historia, ya que fue encarcelado y fusilado bajo el r√©gimen de Stalin, y redescubre su obra, a modo de homenaje, en ‚ÄėDoctor Dapertutto‚Äô, un montaje de teatro callejero en el que se profundiza sobre sus revolucionarias concepciones del teatro, sus pensamientos, el v√≠nculo entre su obra y la situaci√≥n de Rusia en la √©poca, y las m√ļltiples facetas de un genio que fue a la vez m√ļsico, actor, escen√≥grafo, pedagogo, experimentador sin limites y militante comunista incansable. La narraci√≥n se ir√° sucediendo en torno a tres campos de exploraci√≥n: las puestas en escena m√°s emblem√°ticas de Meyerhold, como ‚ÄėEl baile enmascarado‚Äô, de Lermontov, y ‚ÄėEl magn√≠fico cornudo‚Äô, de Crommelynck; los episodios de la vida de Meyerhold vinculados a la vida art√≠stica de la √©poca, y los grandes acontecimientos que marcaron la historia de Rusia a finales del siglo XIX hasta su muerte en 1940. La puesta en escena se completa con la m√ļsica, una composici√≥n interpretada en directo, dirigida por Jorge Mart√≠nez.

WMontaje

ARTE COMPROMETIDO

Compa√Ī√≠a nacida en Chile en 1989 por la iniciativa de Mauricio Celed√≥n, Teatro del Silencio pone al gesto, la danza, la m√ļsica y el circo al servicio de un arte comprometido. Instalado en Francia, estuvo en residencia en Aurillac de 1999 a 2010 para luego mudarse al Teatro Pr√©vert de Aulnay-sous-Bois, siempre investigando y desarrollando una fusi√≥n entre las diferentes disciplinas del arte.

WIMG_0987

En Valladolid contará con la participación de 20 ciudadanos.

M√°s info

www.teatrodelsilencio.net

Revista Atticus

Marcador

Crítica película de John Turturro, Aprendiz de gigoló

Aprendiz de gigoló

 wwfading_gigolo poster

Película: Aprendiz de gigoló.

Título original: Fading gigolo.

Interpretación: John Turturro (Fioravante), Woody Allen (Murray), Vanessa Paradis (Avigal), Liev Schreiber (Dovi), Sharon Stone (Dra. Parker), Sofía Vergara (Selima).

Dirección y guion: John Turturro.

Países: USA y Francia.

A√Īo: 2013. Duraci√≥n: 90 min. G√©nero:

Comedia. Producción: Jeffrey Levy-Hinte, Paul Hanson y Bill Block.

M√ļsica: Abraham Laboriel y Bill Maxwell.

Fotografía: Marco Pontecorvo. Montaje: Simona Paggi.

Dise√Īo de producci√≥n: Lester Cohen. Vestuario: Donna Zakowska.

Distribuidora: DeAPlaneta.

Estreno en USA: 18 Abril 2014. Estreno en Espa√Īa: 30 Abril 2014.

 

Sinopsis

Murray (Woody Allen) tiene la alocada idea de que su amigo Fioravante (John Turturro) participe en un trío con dos mujeres. Murray no es un chulo de putos (proxeneta) nada de eso; es un librero sin trabajo. Es un tío normal y corriente con una edad en la que el sexo está más en la cabeza que entre las piernas. Como no puede satisfacer a su dermatóloga, la Dra. Parker (Sharon Stone), en su fantasía de participar en un trío con su amiga Selima (Sofía Vergara), se le ocurre que sea su amigo Fioravante el que satisfaga esa aparente locura.

La situación económica por la que atraviesa Fioravante no es la mejor. Tiene un trabajo como decorador floral, haciendo bellos ramos en una floristería, le proporciona los recursos para sobrevivir con una vida humilde. No le hace ascos a la idea de Murray. Pero él se considera soso, poco atractivo y maduro. Y no sabe si podrá estar a la altura de la apabullante Dra. Parker. Y no digamos nada cuando tenga que calentar motores con Selima, un bellezón lleno de hipnóticas curvas.

Pronto Fioravante se dar√° cuenta de que tienen unas grandes dotes para tratar con cari√Īo a las mujeres. Tras ese nombre se encuentra un hombre que encarna los valores de la caballerosidad y la virilidad. No se trata de cama sino de hablar, de saber escuchar, de ser atento, de ser galante, de que te contemplen, de que no haya reproches ni desaires en los encuentros. Y tras la propuesta de Murray florecer√° un gran negocio. Murray conserva el encanto de sus a√Īos mozos y con la labia que tiene atrae a mujeres ¬ęa la consulta¬Ľ de su amigo gigol√≥.

Pero llega el amor, esa cosa que no tiene cabida en los negocios. Y a Murray le empieza a fallar lo m√°s evidente en su profesi√≥n y que no se puede sustituir con labia. Aparece en su vida Avigal (Vanessa Paradis) viuda muy joven que se cas√≥ con un rabino ortodoxo. La vida de Avigal est√° marcada por las limitaciones de la comunidad jud√≠a (hasta tienen su propia polic√≠a para velar por el cumplimiento de las reglas). Avigal necesita de aire limpio, necesita conocer a otro hombre ya que su marido fue el √ļnico y ahora apenas sale de casa donde cuida de sus seis hijos. Y as√≠ se decide a visitar a Fioravante. La ternura de √©l le har√° estremecerse como nunca antes. Un mosc√≥n sobrevuela a la viuda. Se trata de Dovi (Liev Schreiber), jud√≠o ortodoxo y que le tiene el ojo echado a Avigal desde la muerte de su marido. Para m√°s inri es el polic√≠a que se encarga por velar el cumplimiento de las reglas dentro de la comunidad jud√≠a. El descubrimiento de las visitas de Avigal a Fioravante avivar√° sus celos.

Comentario

FADING GIGOLO

El mundo de la prostitución femenina ha sido llevado al cine en multitud de ocasiones. En el lado masculino hay menos ejemplos. Un gran director como Paul Schrader dirigió como gigoló a Richard Gere en American Gigoló (1980). También lo hizo John Schlesinger en Cowboy de medianoche (1969) con Dustin Hoffman y Jon Voight.

Una de las claves de esta nueva entrega de Turturro (que a su labor de direcci√≥n hay que a√Īadirle la de actor principal) es que nos propone que cualquiera de nosotros se puede convertir en un prostituto. Voy a desarrollar esto un poco para que no haya males entendidos. Fioravante es un hombre de mediana edad, no siendo guapo tampoco es feucho. Alto, y con un cuerpo cuidado. La necesidad le pone en el mercado gracias al don de gentes de su amigo Murray. A √©l nunca se le hubiera ocurrido dedicarse a la profesi√≥n m√°s vieja del mundo. Pero tiene un don. No hace falta ser un gimnasta del sexo para poder triunfar en este campo. Las dotes provienen de otras cualidades amatorias. Con su presencia y con cuatro frases que va soltando en italiano hacen de √©l un donju√°n muy cre√≠ble.

Murray es un vejete muy picar√≥n que est√° deseando ejercer el papel que propone a su amigo. Murray se convirti√≥ en una especie de padre al acoger a Fioravante tras intentar robarle en su librer√≠a. Sus dotes como antiguo librero los desempolva para atraer a las mujeres chic de la sociedad neoyorquina. Pero ahora se tiene que conformar con los detalles, y con los ingresos, abundantes, que esta nueva actividad le reportan. √Čl se lleva buena parte de los beneficios por los derechos de poner en marcha su idea. Una idea grandiosa pero que est√° abocada al fracaso porque es un disparate.

La química entre los dos funciona, como funciona entre la otra parte, entre la rubia madura que interpreta Sharon Stone y la despampanante explosiva y efervescente amiga, papel que desarrolla a la perfección  Sofía Vergara.

Una de las escenas m√°s hilarantes es el juicio a que someten a Murray. La comunidad ortodoxa se escandaliza. Los jueces que representa a esta comunidad indagan y desean saber con todo lujo de detalles que pecados ha cometido Murray y Avigal. Me recuerda a aquellas confesiones a ¬ęlas que nos somet√≠an¬Ľ para la celebraci√≥n de la Primera Comuni√≥n, esos interrogatorios con mucha carga de morbo. En toda la pel√≠cula hay un claro intento de poner en tela de juicio a la comunidad jud√≠a: sus leyes, su relaci√≥n con sus semejantes, en definitiva su particular modo de vida. Todo reflejado sin caer en los t√≥picos y con mucha iron√≠a. Una cr√≠tica en toda regla por la falta de libertad en determinados √°mbitos de nuestra sociedad.

FADING GIGOLO

El papel que hace Turturro es un poco lineal. Peca de soso. Casi la misma expresi√≥n para las escenas calientes, como las m√°s tiernas o cuando est√° hablando con su amigo. Le faltan matices. Si tengo que reflejar esa sensaci√≥n en una imagen dir√≠a que trata con la misma delicadeza el tallo de la orqu√≠dea que la espalda de Avigal. Aunque mejor construido el papel de Woody Allen tambi√©n le falta algo de justificaci√≥n (no sabemos qu√© hace en esa casa, con esos ni√Īos afroamericanos). Pero Woody Allen se interpreta a s√≠ mismo y con eso parece bastar. Sin embargo el papel de Vanessa Paradise es m√°s complejo y est√° muy bien realizado. Sufrimos con su angustia de mujer encerrada en vida, casi en plena juventud, y sufrimos con ella por su congoja al realizar ¬ęactos prohibidos¬Ľ para ella por mor de su religi√≥n. Gran papel de la actriz/cantante francesa.

Aprendiz de gigol√≥ nos recuerda al estilo de Woody Allen. √Čl es el que lleva el peso narrativo. La versi√≥n doblada al castellano nos recuerda inmediatamente las pel√≠culas que √©l dirige y en las que √©l interviene. Esto encima est√° subrayado por la m√ļsica. Es como si la banda sonora se la hubiera proporcionado Allen a Turturro en un Cd. Tambi√©n est√° rodada en Brooklyn y los di√°logos est√°n realizados al m√°s puro estilo del director neoyorquino.

Una crítica ligera para una comedia light, con buenas intenciones, con entretenidos e inteligentes diálogos, que nos entretiene y nos sirve de aperitivo hasta la nueva entrega de Woody Allen.

Os dejo un tr√°iler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 

 

 

Revista Atticus 25 Mayo 2014

La mejor revista en formato digital ya est√° disponible

Ya te puedes descargar el n√ļemro 25 de Revista Atticus.

Este n√ļmero es algo especial. Coincide con nuestro quinto a√Īo. fue un 9 de mayo cuando iniciamos la andadura en la red.

Esperamos que os guste y si es así lo compartási y también nos sigáis en nuestras redes sociales.

http://www.facebook.com/RevistaAtticus

W2014 Portada Atticus 25 - Mayo-5¬ļ Aniversario (1)

Revista Atticus 25

Revista Atticus

 

La vida inesperada

wwla_vida_inesperada-cartel-2 

Ficha:

Película: La vida inesperada.

Interpretaci√≥n: Javier C√°mara (Juan), Ra√ļl Ar√©valo (primo), Carmen Ruiz (Sandra), Tammy Blanchard (Jojo), Sarah Sokolovic¬† (Holly).

Dirección: Jorge Torregrossa.

Pa√≠s: Espa√Īa. A√Īo: 2013. Duraci√≥n: 108 min.

Género: Comedia. Guion: Elvira Lindo.

Producci√≥n: Beatriz Bodegas. M√ļsica: Lucio Godoy.

Fotografía: Kiko de la Rica. Montaje: Alejandro Lázaro.

Dise√Īo de producci√≥n: Alexandra Schaller.

Vestuario: Rocío Pastor.

Distribuidora: Universal Pictures International Spain.

Estreno en Espa√Īa: 25 Abril 2014.

Calificaci√≥n por edades: No recomendada para menores de 7 a√Īos.

Sinopsis

La vida inesperada es la historia de un actor espa√Īol, Juan, que fue a Nueva York a estudiar interpretaci√≥n y a buscarse la vida. Despu√©s de diez a√Īos en esta ciudad no ha conseguido nada s√≥lido. √Čl sabe que podr√≠a seguir as√≠ indefinidamente, como todo ese batall√≥n de aspirantes a artistas que buscan atrapar un sue√Īo y van sobreviviendo haciendo peque√Īos trabajos que les permiten llegar a fin de mes, pero Juan no quiere convertirse en uno de esos ¬ęj√≥venes¬Ľ que rozan la cuarentena. Su coraz√≥n est√° lleno de inquietud y se encuentra en ese momento de la vida en que ha de tomarse una decisi√≥n.

 

Comentario

La vida inesperada es una pel√≠cula muy oportuna, acorde con los tiempos actuales, y m√°s en concreto, con la situaci√≥n laboral que se vive ahora mismo en Espa√Īa. Bien es cierto que ha habido √©pocas en las que se ha recurrido a aquello tan t√≥pico como hacer las Am√©ricas o irse a trabajar a Francia con la vendimia (o a Alemania a buscar un sueldo con que mantener a la familia en una Espa√Īa de posguerra). Y tambi√©n es muy cierto, que en determinados colectivos como puedan ser los actores, para triunfar tienes que salir fuera, han de salir y pisar los terrenos donde se encuentran las f√°bricas de los sue√Īos, la industria del cine.

 W_MG_7731

Juan (Javier C√°mara) es el ejemplo de uno de esos muchachos de campo (pueblerinos, cuando este adjetivo era tomado como un descalificativo) que un buen d√≠a se larg√≥ de su casa para intentar alcanzar el sue√Īo de ser actor estudiando interpretaci√≥n. La meca estaba (y siguen estando, para muchos) en Nueva York. Y hasta all√≠ se traslada con una mano delante y la otra detr√°s. Despu√©s de diez a√Īos, con la visita de su primo (Ra√ļl Ar√©valo) asistimos a la vida que tiene Juan en Nueva York. Esta visita, aparte de trastocarle su pl√°cida vida, le har√° replantearse su situaci√≥n actual. Juan no ha conseguido alcanzar el fruto deseado, no ha conseguido nada s√≥lido.

Entre mis amigos solemos decir que qu√© da√Īo ha hecho en nuestro pa√≠s programas televisivos como el de Espa√Īoles por el mundo. Tenemos una visi√≥n id√≠lica de la vida que han alcanzado algunos tras a√Īos duros de inmigraci√≥n. Pero estos programas se centran m√°s en lo que han alcanzado, en la acomodaticia vida que han conseguido muchos de ellos, que en las duras condiciones que han tenido que superar para llegar a d√≥nde han llegado (aquellos quienes han alcanzado el √©xito, el reconocimiento o por lo menos ganarse la vida con lo que han deseado o han recibido la preparaci√≥n para ello). Salen con sus casoplones ahora que han triunfado, pero no vemos las l√ļgubres casas previas al √©xito. Juan es el prototipo de aquellos que aun no habiendo triunfado no les va tan mal como para volverse para Espa√Īa. Tendr√≠an que dar muchas explicaciones y su regreso seguro que ser√≠a interpretado como un fracaso. Sin embargo √©l ha vivido ese sue√Īo y eso es lo que el primo ha visto y por lo que le ha idealizado. Ha sido capaz de romper con todo y se ha plantado en Nueva York.

WLVI_11

Primo resulta ser un pusil√°nime. Algo m√°s joven, bastante m√°s guapo y con un curr√≠culo m√°s brillante que el de su primo Juan. Su viaje a Nueva York lo emprende con la idea de, tal vez, vivir otra vida. Tiene una pareja estable. Tiene planificada la boda con su novia. Pero no acaba de estar convencido. ¬ęD√©jala ‚Äďle aconseja su primo Juan-, le vas a hacer una mujer infeliz. S√≠, ya lo sabe, pero quiere ser infeliz a mi lado¬Ľ. Terrible. No ser capaz de afrontar la vida inesperada, la que se te presenta por fortuna, y conformarte con la otra vida, con la vida esperada, es lo que planta la nueva entrega de Torregrosa. Tan viejo como el mundo. La comodidad del hogar, o los inconvenientes de las estreches del piso cutre a compartir. El amor bueno o el loco amor. El freno o el desenfreno. Esto es la vida, la posibilidad de elegir entre una cosa y otra. Y la nula garant√≠a de que aquello que elijas sea lo mejor, sea lo adecuado. Juan eligi√≥. Pero llega un momento en que la edad no est√° en cada tarta que te presentan anualmente y el tiempo se te echa encima y valoras si merece la pena depender de tres y hasta cuatro trabajos para poder mantener un ¬ępiso¬Ľ de apenas veinte metros cuadrados, por muchas vistas que tenga al Empire State.

Y en estas dudas surge el amor. La llegada del amor lo trastoca todo. Altera la percepci√≥n que tienes sobre la vida. Es como un filtro de photoshop que satura los colores. Los primos se enamoran de dos chicas americanas. Juan ve en esta situaci√≥n un desequilibrio en su vida. Las miserias compartidas parecen menos miserias o se acent√ļan en funci√≥n de las pretensiones de cada cual. Y el primo ve ah√≠ una justificaci√≥n a su viaje. Echar una cana al aire, vivir lo inesperado para encontrar sentido a su vida. Uno y otro ver√°n c√≥mo evoluciona su vida al meter el ingrediente del amor en ella.

 

La vida inesperada parece ser una idea concebida por una cabeza que tiene su reflejo y simpat√≠a en otras dos. Casi realizada a tres bandas. Por un lado el guion de Elvira Lindo que surgi√≥ de su propia experiencia en tierras americanas y reflejando en el papel de Juan a Javier C√°mara que tambi√©n estuvo all√° y con el que le une una gran amistad. Jorge Torregrosa al leerlo le record√≥ su propia experiencia. All√≠ se forj√≥ como director y vio un fil√≥n en este guion. Seg√ļn ha confesado, qued√≥ fascinado por el delicado equilibrio entre lo dulce y lo amargo de la historia de Juan.

La suma de todos los ingredientes da como resultado una cinta desigual, con altibajos. El papel del Primo no est√° desarrollado. Por no tener, no tiene ni nombre. Lo conocemos as√≠, sin m√°s, como ¬ęprimo¬Ľ. Esto que puede ser un buen recurso en este caso acent√ļa la falta de ¬ęconstrucci√≥n¬Ľ del personaje. No sabemos muy bien cu√°les son sus motivaciones: por lo que hace (el viaje hasta Nueva York) y por lo que har√°, tras convivir con Juan. Tampoco sabemos c√≥mo ha conseguido adentrarse en los despachos de los grandes rascacielos. Es decir, apenas sabemos nada de su vida.

Aparte de la actuaci√≥n de los dos primos, es destacable el papel de madre virtual de Juan (Gloria Mu√Īoz) que proporciona unas cuantas situaciones c√≥micas. No ser√≠a justo dejar de lado el trabajo meritorio de Carmen Ruiz.

La fotograf√≠a juega un papel muy importante. El director ha querido diferenciar por medio del diferente tratamiento de las im√°genes lo que es la Gran Manzana, con los espacios naturales; lo que es la vida del protagonista con su apreciado apartamento al que ha querido dar una personalidad propia (que el primo quiere desbaratar), junto con el bar donde trabaja Juan y con ese otro espacio que es el teatro (el teatro de sus sue√Īos) donde Juan se siente realizado entre bambalinas.

Nueva York sale reflejada de forma espl√©ndida, sus grandes avenidas atestadas por igual de coches, gentes y luces de ne√≥n repartidas por toda la ciudad, destacando ese gran icono que es Times Square, esa gran zona cero que todo viajero aspira a ver en alg√ļn momento de su vida. Sus puentes, sus azoteas y sus larguiruchos rascacielos. Es por esa raz√≥n que, a veces, Torregrosa nos recuerda a Woody Allen el gran director de Manhattan. Nueva York en La vida inesperada funciona como otro personaje m√°s: se le busca su lado m√°s fotog√©nico; se le maquilla (a la hora del anochecer est√° espl√©ndido) para que sobresalga; y sus intervenciones est√°n perfectamente planificadas. Un actor que se aplica con la direcci√≥n de Torregrosa.

Y acompa√Īando a Nueva York est√° la m√ļsica de la mano de alguno de los grandes cl√°sicos, con temas muy conocidos ¬ęya vistos¬Ľ en otras bandas sonoras, que empatizan perfectamente con el espectador.

Una receta puramente neoyorquina con ingredientes netamente espa√Īoles (con alg√ļn aderezo americano ‚ÄďTammy Blanchard o Sarah Sokolovic-) que no resulta ser muy sabrosa pero que cumple con la funci√≥n de alimentar nuestro esp√≠ritu y evoca esas im√°genes m√°s realistas, que ponen un punto de nostalgia para todos aquellos que han tenido que emigrar en busca de ese derecho que es el trabajo.

Os dejo un tr√°iler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 

 

Get Adobe Flash player