La SEMINCI por Chuchi Guerra y Luisjo. Run and Jump, Au Bout du Conte y Malak

Una nueva jornada, con nuevas caras –en los invitados- y con los mismos rostros en las salas. Ya nos vamos conociendo todos. Hoy me espera un maratón: cuatro películas y cuatro cortometrajes. Y eso que dejo la sesión de la noche para poder escribir estas cuatro líneas. Pero esto es la SEMINCI.

Cuatro especialistas cinematográficos a punto de hacer lo que mejor saben: ver cine. Foto: Chuchi Guerra

Cuatro especialistas cinematográficos a punto de hacer lo que mejor saben: ver cine. Foto: Chuchi Guerra

Nyuszi és Öz (Coneja y ciervo)

Hungría

W2_still

Muy interesante esta creación. Con apenas unos trazos su director crea dos personajes. Son apenas unas líneas, son personajes planos. Pero uno de ellos, el ciervo, se electrocuta y como consecuencia de ello adquiera la tercera dimensión. Tratará de que su compañera también la adquiera pero sin éxito. Tendrá que aprender a convivir con esta nueva circunstancia. Una delicia. Un buen preámbulo para la película.

Run and Jump

De la diectora irlandesa Steph Green.

Irlanda/Alemania.

TEL_0141576_S_06_XX_big

Si hubiera que sintetizar al máximo, podíamos decir que estamos ante tres personajes. Por un lado un cerebral sicólogo estadounidense, Ted Fielding, que acude a la familia Casey porque el marido ha sufrido un ictus. Ted solo responde a sus propios sentimientos acudiendo al manual y lo veo todo a través de la cámara. Por otro lado, un descerebrado Conor ya no puede controlar sus sentimientos. Solo parece responder ante los primarios y ante los animales porque esto no le crea ningún conflicto. Y por otro lado Vanetia, la esposa y la madre. Una mujer llena de optimismo a pesar de lo que se le ha venido encima. Es la que conjuga el cerebro con el corazón. Y es la que padece y disfruta con sus sentimientos. Tratará de sacar a la familia adelante. Por esa razón Ted está presente en la familia, conviviendo con ella, porque está haciendo un estudio para publicarlo posteriormente. Es incómoda su presencia, sopesándolo todo lo que rodea a Conor, pero les proporcionará interesantes réditos.

Run and Jump es una gran película que trata sobre el poder de la aceptación. Soporta el peso la actriz que interpreta a Vanetia, que contagia optimismo ante tanta adversidad, porque la película cuenta alguna cosa más que no conviene desvelar. Así que, les recomiendo que no se pierdan esta opera prima de Step Green. Puede obtener algún premio.

The Missing Scarf (La bufanda perdida)

Otro corto de animación narrado con maestría y simpatía. Un diálogo de una ardilla que busca su bufanda con toros animales.

Au Bout du Conte (Al final del cuento)

De la directora Agnés Jaoui.

 

“Déjame a mí que sé lo que hay que hacer para despertar a una princesa”.

Máxime (el lobo) en Au bout du conte

 tournage "un jour mes princes viendront"

La acción que sigue a estas palabras de uno de los protagonistas no lo voy a desvelar pero es un poco la clave de esta comedia francesa. Que tiene que ver con la sorpresa, con el gag audiovisual.

Ah, cómo envidio a los franceses. Nunca creí que iba a manifestar esto públicamente. Tal vez alguna vez me arrepienta, pero solo lo digo en cuanto a la industria cinematográfica. Así que no se mosqueen mis amigos. De todos es sabido el cariño que le dedican “los gabachos” a este producto. Y es ahí donde radica mi sentimiento. No son pocas las películas francesas que nos están llegando a nuestras salas de nuestro país vecino. Así que algo bueno tendrán.

Es una comedia con algún momento irónico y llena de humor. De un humor lúcido (ahí lo clavan los franceses) con diálogos ingeniosos, llenos de miradas y gestos que acompañan a sus frases. En ella poder ver una revisión de los cuentos tan clásicos como Caperucita roja (eje central), Blancanieves, Cenicienta y la Bella durmiente, entre otros.

A lo largo de toda la semana son muchas las películas que afrontan el drama y sin embargo son pocas las comedias. Deja una muy buena sensación en el cuerpo esta comedia francesa.

Agnes Jaoui en la Seminci. Foto: Chuchi Guerra

Agnes Jaoui en la Seminci. Foto: Chuchi Guerra

Al Hadaf (El objetivo)

Marruecos.

Dicen que un buen microrrelato es aquel que una vez leído te incita a volver a leer lo que está escrito porque, de una manera u otra, te ha sorprendido. Vuelves a leerlo para encajar sus piezas. Es lo que me ha pasado con Al Hadaf. La acción nos va dando una serie de pistas para que pienses en una cosa y luego, al final, resulta otra muy distinta. Solo voy a decir que un joven marroquí, Tarik, está maquinando una determinada acción que culminará logrando su objetivo que no es el mismo que el espectado ha pensado (en la mayoría de los casos).

Zero

Nour-Eddine Lakhman

Marruecos

WZero-5

Younès-Bouab

Younès-Bouab en la Seminci. Foto: Chuchi Guerra

Un thriller con un policía que se enfrenta a la corrupción desde la corrupción propia. Pero está marcado (es un Zero) y no tiene ningún futuro por más que se empeñe en ir de por libre. He tenido la sensación de estar viendo una película de esas que se denominan serie B y que echan la mayoría de los fines de semana en la sobremesa de cualquiera de nuestras cadenas. Alguna cosita se puede salvar como esa música recurrente que sale de un clarinete que me recuerda a alguna serie mítica de policías. Pero en Zero todo es previsible y todo está más que visto. Un ejemplo el policía Zero tiene un padre que a pesar de estar en sillas de ruedas le hace la vida imposible, pero es el que le cuida. Luego sale a las calles a descargar tanta tensión. Esto lo hemos visto muchas veces. Una de ellas (parece casi calcado, en policía malo de Crash, 2004 Paul Haggis). También se salva la actuación de su protagonista. Además no es tan fiero como le pintan tras haberle visto por nuestra ciudad.

The pamplemousse (El pomelo)

Canada.

Un corto muy gracioso que combina imagen real con alguna recreación animada. Con una pequeña historia con dos personajes que se cruzan en el camino. Brillante.

 Wmalak-cartel

Malak

Del director marroquí Abdeslam Kelai.

Malak es una joven marroquí de diecisiete años que se queda embarazada de lo que ella creía que era su novio, un tío de treinta años. Al enterarse de su embarazo primero se desentiende diciendo que no es suyo, para segundo echarla del coche llamándola guarra. Esta es una historia basada en hechos reales y que hemos visto en la SEMINCI en un par de películas y en un corto. A pesar de ello, es una situación (en palabras del propio director) de la que no se habla. Es un tabú. No es de extrañar que el aborto sea un tema tremendo en la sociedad marroquí. Estas mujeres son repudiadas por sus propias familias (en Malak, el hermano es cruel, es el que echa a Malak de su casa, ya que su padre no es tan extremista); tienen que «esconderse» por espacio de seis o siete meses para parir en la clandestinidad aquellas que opten por esta opción; y, por último, algunas de ellas se tiene que reconstruir el himen para recuperar «el honor». Pero Kelai va un poquito más allá y nos muestra un submundo que está allí presente en el instante en que sales al extrarradio, y en el momento en que deambulas convirtiéndose en un sin techo, en un ser invisible para la sociedad. Una sociedad donde la tradición y religión están muy presentes en Marruecos y me imagino que no será fácil afrontar este tema. Muy cuidada la fotografía. Una gran película que pone en alza ese buen apartado que se llama Punto de encuentro.

Chuchi Guerra

Luisjo Cuadrado


Marcador

Fichero archivado: Cine

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!