Compártelo:

" /> La SEMINCI por Chuchi Guerra y Luisjo. Marina y La por | | Revista Atticus

La SEMINCI por Chuchi Guerra y Luisjo. Marina y La por

La SEMINCI por Chuchi Guerra y Luisjo. Marina y La por

Hoy ha sido el día de la entrega de las Espigas de Honor para Concha Velasco y José Sacristán.

 

Concha Velasco y José Sacristán
Concha Velasco y José Sacristán
Concha Velasco
Concha Velasco
Concha Velasco y José Sacristán recibiendo la Espiga de Honor de la SEMINCI
Concha Velasco y José Sacristán recibiendo la Espiga de Honor de la SEMINCI

Marina

Del director Stijn Coninx (obtuvo la Espiga de Plata de la 37 edición de la SEMINCI)

Wmarinastills_ALL_000061Retrata la vida de una familia de emigrantes italianos, de Calabria, que tiene que partir en un momento que en Bélgica se necesitaba mucha mano de obra para las minas en la provincia de Limburgo. Rocco Granata es apenas un adolescente cuando llega a los Países Bajos. Tras diez años de estancia se ha adaptado a la cultura y se ha aprendido el flamenco, pero sigue estando considerado como un paria, como un extranjero. No está dispuesto a aguantar eso toda su vida. No quiere cambiar su salud por dinero, no quiere renunciar a sus sueños y esos pasan por dedicarse a lo que más le gusta: tocar el acordeón. Su padre, Salvatore, sufre porque no quiere que su hijo de la nota, no soporta que sea objeto de las miradas del pueblo donde residen. Cree que les debe todo por el trabajo que le dieron en su día. No se atreve a levantar la voz. Rocco sigue luchando, malviviendo, enfrentándose a su padre, por seguir con la música. Una joven aparecerá en su vida. Pero los italianitos son considerados, poco menos, como gitanos. Y esa relación se convierte en furtiva. Al final la joven le inspirará uno de sus temas más conocidos, Marina.

WMarinastills_ALL_000075

Esta película seguro que va a ser un bombazo en Italia. Sobre todo para aquellos que tuvieron que emigrar y se vean reflejados en la cinta. Pero también para el resto porque este tema de la inmigración está muy presenta en la sociedad italiana en particular y en la europea en general. Cercanos están los trágicos sucesos de Lampedusa. La victoria de Marina, es la victoria de la gente humilde, de esos inmigrantes que trabajaron duro y ayudaron a enriquecerse a una nación. Al final la cinta peca un poquito de sensiblera. Pero es una pega menor. Muy agradable de ver y de escuchar.

 

La por (El miedo)

Del director Jordi Cadena.

WLa_por_1920

La por (El miedo) constituye un plato fuerte. No es apta para todos los públicos. La por narra un día de la vida de una familia acomodada, tirando a corriente. Manel (Igor Szpakowski) se despierta después de otra noche más de terror. Está viendo como la vida de su madre (Alicia Falco) se consume. Su misión parece ser la de protegerlas, tanto a ella, como a su hermana pequeña Coral de apenas siete años. Pero Manel está atenazado por el miedo hasta el punto de revolverse el estomago en una clase de genética.

Rodada de forma impecable, los primeros minutos es todo un alarde. Sin apenas una voz todo se centra en las miradas, en los gestos, en los silencios y en los distintos sonidos que la mayoría de las veces pasan desapercibidos. Así olimos el taconeo de unos zapatos, el sonido de una meada al caer en esa agua que se queda en el inodoro, el abrir y cerrar una puerta. Todo de una forma sutil y muy brillante. Nos mete en harina, nos crea una tremenda tensión. Pero el resultado no puede ser más fallido en sus últimos minutos finales. Lo que antes había sido maestría ahora, incomprensiblemente, se vuelve torpeza. Voy a poner un símil que no sé sí será el más acertado. Es como si un excelente medico está operando y abre con gran pericia el abdomen de su paciente. Una vez saneado las entrañas va cerrando las heridas abiertas con una fina sutura y en la ultima, zas, deja un costurón tremendo (por no decir que se te muere el paciente, que no es el caso). Pues es lo que pasa con La por que en los últimos minutos su director malogra toda la excelente tarea realizada en los minutos anteriores. Había oído maravillas de esta película y me la habían recomendado. Salí decepcionado por lo que prometía. Una pena. Eso sí gran trabajo de Igor Szpakowski y algún detalle de mucha calidad.

 

Igor Szpakowski en la SEMINCI. Foto: Chuchi Guerra
Igor Szpakowski en la SEMINCI. Foto: Chuchi Guerra

Chuchi Guerra

Luisjo Cuadrado

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter