Valladolid. Exposición Homenaje Micaela Flores Amaya, la Chunga

Desnuda y su alma y sus pies

cuando comienza a bailar

y sus pinceles inquietos

se arrancan por soleá

 

Daniel Pineda Novo

De las Reales Academias de Bellas Artes

de Sevilla y Málaga

 

 

Micaela Flores Amaya (Marsella, 1938) presentó el pasado 18 en el claustro del Palacio Pimentel, sede de la Diputación de Valladolid, una colección de pinturas que constituyen una muestra de su arte y un pequeño homenaje a su figura.

No la llames Micalea, porque no atiende; su nombre es el que sus padres le pusieron de pequeña y del que se siente muy orgullosa: Chunga («es que de pequeñita, era mu fea, mu negra, mu poquita cosa»). Chunga ha demostrado tener mucho arte, ha sabido desenvolverse por los escenarios con su arte flamenco. Destacó por ser bailadora y no había sarao que no contara con su presencia.

La muestra acoge una serie de trabajos repartidos por el corredor de la planta primera del claustro. Me van a decir que estoy loco si digo que lo que hace la Chunga tiene que ver mucho con el Pop Art. Pero enseguida veremos que no es tan disparatada la propuesta. Para ello me remito a la definición que de este movimiento hice en nuestra publicación en el número 20 de Revista Atticus (página 9 y ss.):«el arte pop (Pop Art) es un importante movimiento artístico, surgido al final de los años cincuenta del siglo XX, en Inglaterra, aunque su esencia hay que buscarla en los Estados Unidos. La principal característica es la utilización de imágenes tomadas de la cultura popular… El arte deja de ser exclusivo para convertirse en un objeto de consumo». Es decir, que nos remite a un arte popular y se convierte en objeto de consumo. Y esas dos condiciones se dan en la obra de la Chunga. Sus obras son una manifestación artística que recoge una tradición popular que versa sobre el folclore del flamenco y del mundo gitano. Siguiendo con mi atrevimiento, ofrezco la comparación de dos obras: por un lado una icónica del movimiento Pop Art (ilustración 1) y por otro una emblemática en la obra de la Chunga (ilustración 2). Ambas repiten el mismo motivo, ambas se caracterizan por el uso de colores vivos. Juzguen ustedes mismo y saquen su opinión. La obra de las «Marilyn» y la obra de las flores de la Chunga tienen mucho en común.

Ilustración 1 Andy Warhol

Ilustración 1 Andy Warhol

Ilustración 2 La Chunga

Ilustración 2 La Chunga

Pero también es muy cierto que si con algún movimiento tenemos que identificar y encuadrar la obra de la Chunga sería el estilo naïf. Nadie puede negar la falta de conocimientos tanto técnicos como teóricos en la obra de la Chunga. Este desconocimiento proporciona a sus obras una gran ingenuidad en su planteamiento y elaboración, y le lleva a ejecutar sus obras sin un criterio estricto en los cánones de las proporciones. Ese es su estilo: gracioso, alegre, con el uso de unos colores plano y la repetición de motivos y sin sometimiento a una perspectiva definida. Es decir, que pinta lo que quiere, es un arte emotivo, le sale de dentro como le sale su arte a la hora de saltar al tablao, sin atenerse a ninguna norma. Gitanas, guitarristas, flores, bailaoras, batas de cola y Cristos desfilan por sus lienzos llenos de gracia, plasticidad y de sensibilidad. Con el baile con sus pies descalzos deslumbró al mundo (atrajo a artistas como Dalí), ahora es su alma la que se desnuda para ofrecernos estas pinturas. Una mujer que se convirtió en la musa de genios como el propio Dalí, Picasso o Alberti.

«La obra de “La Chunga” pone de manifiesto una vez más que lo sencillo y “lo que sale de dentro” es lo realmente bello.

M.A.C.B. Divina

 

WDSCF0655

Las obras de esta gitana pintora están a la venta por unos precios módicos. Deleitó a los asistentes a la inauguración con ese otro arte que lleva dentro. Apenas puede bailar porque como ella misma ha confesado: «un cáncer de pulmón me está quitando el aire y apenas puedo bailar porque me ahogo». Apenas fueron unos pasos, unos revoloteos, pero dejó sello de su flamenco. Ahora en las paredes de esos muros cargados de historia cuelgan unos lienzos ingenuos, graciosos llenos de colorido. Estoy bien seguro de que en estos lienzos allí donde pone Chunga pone otro nombre, estaríamos hablando de otra cosa. ¿Quién pone precio al arte¿ ¿Qué es arte o no lo es? Son cuestiones ampliamente debatidas. Hay un sentir popular no escrito: o te gusta o no te gusta. Pero lo cierto es que acercarte a una obra de arte y conocerla está más cerca del conocimiento y nos ayuda a formarnos una opinión.

WDSCF0631

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus


Marcador

Fichero archivado: General

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!