Compártelo:

" /> Comentario de la película de Jeff Nichols Mud | | Revista Atticus

Comentario de la película de Jeff Nichols Mud

MUD

Las aventuras de Mud y Ellis

WposterA4

Ficha

Película: Mud.

Interpretación: Matthew McConaughey (Mud), Reese Witherspoon (Juniper), Sarah Paulson (Mary Lee), Tye Sheridan (Ellis), Michael Shannon (Galen), Sam Shepard (Tom), Jacob Lofland (Neckbone).

Dirección y guion: Jeff Nichols.

País: USA. Año: 2012. Duración: 130 min.

Género: Drama.

Producción: Lisa Maria Falcone, Sarah Green y Aaron Ryder.

Música: David Wingo. Fotografía: Adam Stone.

Montaje: Julie Monroe. Diseño de producción: Richard A. Wright.

Vestuario: Kari Perkins. Distribuidora: Vértigo Films.

Estreno en USA: 10 Mayo 2013. Estreno en España: 30 Agosto 2013.

 

Sinopsis

Mud es la aventura de dos chicos, Ellis y su amigo Neckbone, quienes encuentran a un hombre llamado Mud escondido en una isla del Mississippi. Mud describe situaciones fantásticas, cuenta que mató a un hombre en Texas y le persiguen cazarrecompensas. También dice que planea encontrarse y escapar con el amor de su vida, Juniper, quien le espera en la ciudad. Escépticos  pero intrigados, Ellis y Neckbone deciden ayudarle. No pasa mucho antes de que las visiones de Mud se hagan realidad y su pequeño pueblo se vea invadido por una bonita chica y un grupo de cazarrecompensas.

Comentario

Ellis (Tye Sheridan) y Neckbone (Jacob Lofland) son dos chavales de catorce años. Hacen de una selvática isla fluvial, a orillas del Mississipi, su lugar de aventuras. Han puesto el ojo en una golosina llena de «joyas» y posibles. Es su tesoro. Se trata de una embarcación de recreo que tras las últimas crecidas ha quedado incrustada en un árbol. En la última incursión se encuentran con que la barca «está habitada». Y es así como se topan con Mud, un personaje mágico, atractivo, enigmático y supersticioso. Es un prófugo de la justicia. Está buscado por la policía, por los cazarrecompensas y por la propia familia de la persona que mató. Pero lo hizo por amor, porque maltrataba a Juniper (Reese Witherspoon) el amor de su vida, es su princesa que le salvó de la mordedura de una serpiente. Esta circunstancia- lucha por el amor- es lo que lo encumbra a los ojos de los dos amigos.

WMUD_17004

Ellis está necesitado de encontrar un referente en el amor. El matrimonio de sus padres hace aguas y se tambalea sin remisión con la decisión de su madre de abandonar la casa a orillas del río. Su madre está cansada, necesita nuevos aires. Ellis ve peligrar su vida distendida, llena de aventuras, ve peligrar su vida en contacto con la naturaleza. Es un bravucón, valiente y osado que no duda en emprenderla a golpes en el momento que ve que otro chico maltrata a una mujer, lo que lo convierte en un hombre sensible y duro. Es así como Mud se convertirá en su tótem, en su modelo a seguir. Sus aventuras representan un calco de la juventud que vivió Mud. Ambos tienen en común una cosa: el amor idealizado.

La película gira en torno a la acción de Mud y Ellis y en cómo se desenvuelven para ir sorteando los diferentes peligros que les van surgiendo en su camino. Mud es una aventura que nos traslada a los tiempos de las aventuras de Tom Sawyer y de su amigo Huckleberry Finn (personajes de Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain). Es una película que cuenta con unos atractivos elementos mágicos que tienen que ver con la suerte, la mala o la buena, de la mano de un protagonista que lo reúne todo: atractivo, con un diente de menos, con un tatuaje en forma de serpiente, con una mordedura que a punto estuvo de costarle la vida, con su camisa de la suerte –una especie de coraza que lo protege- y la pistola al cinto por si falla todo lo demás. Estos elementos actúan a lo largo de toda la cinta como si fuera un macguffin (una excusa argumental que motiva a los personajes y al desarrollo de una historia, y que en realidad carece de relevancia por sí misma).

Juniper es la amiga de la infancia de Mud que tiene la virtud de hacerse querer por todos los chicos. En el otro escalón, es May Perl la chica que sobresale en su pandilla y en la que se fija Ellis. Completan el cuadro de secundarios los padres de Ellis y ese personaje enigmático, maduro, sereno, solitario que se encuentra en la otra orilla, frente a la casa de Ellis. Se trata de Tom (Sam Shepard) que cuenta con un pasado un tanto oscuro y al cual acude en busca de ayuda Mud. Todo ello aderezado con una buena banda sonora con un cierto regusto a música indie.

El escenario del río es otro de los protagonistas de esta historia. Arkansas pasa por ser un destino para los amantes de la naturaleza y eso es lo que se respira en la cinta. Hay personas que viven con lo que les suministra el río (como el tío –familiar- que se hace cargo de Neckbone). Pero también está lleno de peligros como esas serpientes que asoman su cabeza por la pantalla. Todo esto hace que los jóvenes apenas conozcan lo que es una consola, un Smartphone o cachivaches tecnológicos que los sumerjan en las redes sociales. Son más hábiles con otras redes y otros buceos.

Es la tercera película como director de Jeff Nichols (treinta y tres añitos). Tras su exitosa Take Shelter (2011) consiguió los recursos para volcarse en este largometraje. Una historia que le surgió tras hojear un libro en el que veía a un buzo en las aguas del Mississipi. Un río y ambiente natural que conocía bien por ser nativo de la zona.

Sobresalen los pequeños con su actuación. Como si lo llevaran haciendo toda la vida. Ellis ya tenía algo de experiencia (deslumbró en El árbol de la vida de Terrence Malik, 2011). Y aquí está soberbio. Solamente por la escena con las serpientes recorriendo su cuerpo ya merece mi admiración. Dicen las críticas que Matthew McConaughey ha realizado el mejor papel de su vida y que está magnífico. Esto último lo cuestiono. No me acaba de convencer por mucho barro que se ponga por la cara y manos. Se necesita de algo más para meterse en la piel de Mud. Pero aún así, su interpretación resulta convincente. Son de esos personajes que su pasado y, sobre todo, su físico le penalizan a la hora de verlos en pantalla.

IMG_5631.CR2

Mud tiene varias virtudes. Desde las diversas lecturas que nos ofrece (pérdida de la inocencia, adolescencia, crecimiento personal) hasta los diversos géneros que toca como son el western moderno (Shan Shepard con su rifle), el thriller, drama familiar o simplemente como cine de aventuras. Seguro que aguantará bien el paso del tiempo y admitirá una revisión dentro de unos cuántos años lo que situará a Mud en la categoría de los clásicos.

Puestos a destacar una escena pondría en el acento en uno de los fotogramas finales. Cuando Ellis está tratando de aceptar su nueva situación y se cruza con sus nuevas vecinas. Esa cara de pillo y en ese brillo en la mirada constituye un excelente The End que te deja con un gran regusto en la boca.

Mud, en definitiva, es un cuento contemporáneo donde el amor y la mistad son sus dos protagonistas. Es una película tranquila, con una traca final, pero que la ves con gusto, poniendo mucha atención en todos y cada uno de esos detalles que hacen que sea un largometraje que sobresalga por encima de la media. Nichols demuestra que sabe contar una historia que admite calificativos como sincera, trágica, mágica e inusitada (este último adjetivo me hace pensar en aquella otra, con la que tiene similitudes, no muy lejana que también sucedía a orillas del río, en este caso en el Delta del Tigre, Todos tenemos un plan (Ana Piterbarg, 2012).

Si todo esto no ha surtido el efecto deseado y aun no te has decidido, querido lector, a ir al cine, Mud viene avalada por el gran éxito del público y crítica en su presentación. Fue en la clausura del festival de Cannes 2012. En la cuestión de premios no salió bien parada porque se enfrentó, ni más ni menos, a Amour de Michel Haneke. Casi nada. ¡Vayan al cine!

Os dejo un tráiler

 

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter