Exposición de fotografías de Vivian Maier en Valladolid

Autorretrato

Autorretrato

Envuelta en misterio, la historia de Vivian Maier es de las que cuesta creer.

Conocemos al menos 100.000 negativos -muchos todavía sin revelar- que nos muestran cómo y qué miraba, pero poco más.

Niñera durante 40 años, estadounidense de origen franco-austrohúngaro, sin amigos ni familia, Vivian Maier murió pobre y sola en 2009, en el más absoluto anonimato, hasta que por azar sus negativos fueron encontrados dentro de un armario, en una casa de subastas, cuando John Maloof lo compró sin sospechar el tesoro que escondía.

Por primera vez en Europa, se presenta en la Sala Municipal de Exposiciones de san Benito de Valladolid hasta el 8 de julio de 2013 una muestra de las fotografías de Vivian Maier, la niñera que en la actualidad cautiva al mundo entero con las fotografías que captó espontáneamente, y que ahora unánimemente son consideradas como una de las maravillas y peculiaridades más interesantes de la fotografía de la «América urbana» de la segunda mitad del siglo XX. El legado de esta enigmática figura se ha convertido en una genuina sorpresa para los especialistas, que asisten atónitos a un enorme corpus fotográfico dotado de una modernidad, personalidad y calidad insólito para los años y las circunstancias en los que fue concebido.

Maier no revelaba sus carretes, no se lo podía permitir. Sólo tomaba fotos sin descanso en sus ratos de ocio, y sin que aparentemente le importara el resultado final. Se especula con su timidez, y parece personificar el estereotipo de una miembro del servicio doméstico; es decir, una persona que está presente en momentos muy íntimos y privados de la vida de otras personas manteniendo la discreción y sabiendo pasar desapercibida pero, aún así, observando todo lo que pasa a su alrededor.

Quizá sea este uno de los motivos que han dotado a sus fotografías de una mirada sosegada y pasiva, sin pretensiones personales. Vivian parecía estar en todos los momentos adecuados. En sus fotografías vemos a niños, mendigos, marines, hombres de negocios, mujeres de la alta sociedad, tenderos de barrio. Personas de toda condición y edad de las ciudades de Nueva York y Chicago.

También fotografío edificios históricos que fueron derribados para dejar paso al progreso y el crecimiento de la ciudad. Estos retratos de su época nos dejan percibir claramente el espíritu de la autora, contempladora de su sociedad desde el distanciamiento con todo lo que la rodea.

De todos estos documentos artísticos de Estados Unidos y su «mitología urbana», llaman la atención poderosamente los autorretratos de la autora. Maier nunca se puso delante del objetivo, como el resto de sus modelos, sino que se fotografiaba a ella misma en el reflejo de espejos, en el brillo de escaparates de negocios, en incluso en la sombra que proyectaba en el césped del parque.

VIVIAN MAIER 8

Esta curiosa forma de aparecer en sus fotografías nos da pistas de su personalidad. Vivian Maier nunca estaba de manera directa en el escenario, su presencia estaba velada, la discreción y el recogimiento formaban parte esencial de su vida. El estudio siempre era autodidacta, su evolución y perfeccionamiento de la técnica sólo le interesaban a ella misma, en un largo proceso por autodescubrirse y conocerse que le ocupó toda la vida. A través de los espejos aparece la fotógrafa, en una galería de reflejos que difumina su identidad y que, al mismo tiempo, nos da diversas perspectivas de esta incógnita de la fotografía.

La Sala Municipal de Exposiciones San Benito es un espacio dedicado desde hace 20 años a la fotografía nacional e internacional. A lo largo de estos años ha presentado cerca de 200 exposiciones de grandes maestros de la fotografía. Situada en el centro de la ciudad, cuenta con 210 metros cuadrados. Además de las exposiciones periódicas, siempre en relación con la fotografía, se ofrece un programa de visitas guiadas a sus exposiciones especialmente diseñadas para grupos escolares, asociaciones y colectivos.

 

Sala Municipal de Exposiciones San Benito. Valladolid,

C/ San Benito, s/n 
Horario: De martes a domingo y festivos, de 12.00 a 1400 y de 18.30 a 21.30 h. Lunes, cerrado.

Teléfono: 983 426 193

 

Entrada gratuita

Matías Pardo Mateos

Revista Atticus


Marcador

Fichero archivado: Exposiciones

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!