Archivo para abril, 2013

La Caza / The Hunt

La pérdida de la inocencia

Wwcartel_la_caza_100ppp

Película: La caza (The hunt).

Título original: Jagten.

Interpretaci√≥n: Mads Mikkelsen (Lucas), Thomas Bo Larsen (Theo), Annika Wedderkopp (Klara), Lasse Fogelstr√łm (Marcus), Susse Wold (Grethe), Alexandra Rapaport (Nadja).

Dirección: Thomas Vinterberg.

Guion: Tobias Lindholm y Thomas Vinterberg.

País: Dinamarca.

A√Īo: 2012. Duraci√≥n: 111 min. G√©nero: Drama.

Producci√≥n: Morten Kaufmann y Sisse Graum J√łrgensen.

M√ļsica: Nikolaj Egelund. Fotograf√≠a: Charlotte Bruus Christensen.

Montaje: Janus Billeskov Jansen y Anne √ėsterud.

Dise√Īo de producci√≥n: Torben Stig Nielsen. Vestuario: Mannon Rasmussen.

Distribuidora: Golem. Estreno en Dinamarca: 10 Enero 2013. Estreno en Espa√Īa: 19 Abril 2013.

Calificaci√≥n por edades: No recomendada para menores de 12 a√Īos.

Sinopsis

Lucas afronta su nueva situaci√≥n. Entrado en los cuarenta se encuentra divorciado, con un hijo adolescente y desarrollando su trabajo en un colegio de educaci√≥n infantil. Cuando todo parece encaminarse hacia una situaci√≥n estable, una mentira fortuita pone patas arriba esa pretendida estabilidad. Primero la sorpresa, despu√©s la sospecha y por √ļltimo la condena social dentro de una peque√Īa comunidad har√°n que Lucas tenga que afrontar una situaci√≥n indeseable para defender su integridad.

Comentario

Ww02

Tras estas cuatro pinceladas de la sinopsis se encuentra una de las mejores pel√≠culas estrenadas durante este a√Īo. Vamos a poner nombres a los protagonistas de este interesante film dan√©s que ha obtenido varios premios y que fue presentado en la pasada edici√≥n del festival de Cannes.

Lucas (Mads Mikkelsen) sobre la cuarentena, hombre apuesto, afectuoso, cordial, amable y humilde. Se ha divorciado de su mujer y est√° tratando de obtener la custodia de su hijo adolescente. Ha encontrado trabajo en un peque√Īo pueblo como profesor de educaci√≥n infantil. A su alrededor tiene un buen mont√≥n de amigos de la infancia. Una comunidad aferrada a una tradici√≥n ancestral: cuando el hijo cumple los 16 a√Īos y obtiene el permiso de armas, todo el pueblo se va a cazar un venado, d√°ndole el bautismo de fuego. Lucas se encuentra feliz jugando con los ni√Īos hasta que uno de ellos provoca la debacle. Klara (Annika Wedderkopp), la hija menor de su mejor amigo, de apenas cuatro/cinco¬† a√Īos tiene idealizado a Lucas. Ante un peque√Īo desencanto suelta una inocente, fortuita y lamentable mentirijilla que se convertir√° en un nefando bulo que alterar√° la vida en el pueblo. La directora del centro, Grete (Susse Eold) ante tal acusaci√≥n maneja la situaci√≥n, en principio, con cautela para derivar en un desprop√≥sito final. Socialmente Lucas es condenado y dar√° al traste con su vida poniendo en peligro la propia custodia de su hijo, su vida laboral y su vida sentimental.

Pel√≠cula danesa que nos viene de la mano de su director Thomas Vinterberg (dej√≥ un gran sabor de boca con una de sus primeras pel√≠culas Celebraci√≥n, 1998). Este director junto a Lars von Trier crearon el movimiento f√≠lmico Dogma 95 en 1995, justo en el a√Īo que se celebraba el centenario del nacimiento del cine de la mano de los hermanos Lumi√®re. Se postulaban por hacer un cine basado en los valores tradiciones excluyendo los efectos especiales o la tecnolog√≠a. Una de las premisas era la b√ļsqueda de un cine puro concentr√°ndose en la historia y en la interpretaci√≥n de los actores, rechazando los manejos de posproducci√≥n y otros alardes t√©cnicos. La primera pel√≠cula que se rod√≥ siguiendo estas normas fue Celebraci√≥n que obtuvo un premio en Cannes. Eran tiempos en los que se rodaba con la c√°mara en mano. Pero este movimiento vanguardista tuvo una vida ef√≠mera. En el 2005 se desvaneci√≥. Como nota curiosa en esos postulados hab√≠a uno que dec√≠a: ¬ęel director no debe de aparecer en los t√≠tulos de cr√©dito¬Ľ. Tres grandes pel√≠culas llevan su sello: la mencionada Celebraci√≥n, Los idiotas, 1998 y Dogville, 2003 de Lars von Trier. Sea como fuere el movimiento Dogma sent√≥ las bases para un cine con una propuesta √©tica, est√©tica y narrativa de calidad. Hoy el cine dan√©s pasa por ser un cine comprometido y libre.

Ww05

Thomas Vinterberg nos sit√ļa ante un debate moral con un tema delicado y que tiene plena vigencia. Si bien en la pel√≠cula nos habla de abusos a menores, la situaci√≥n que vive su protagonista se puede extrapolar a otras circunstancias. No deja de ser un juicio moral y √©tico y la sociedad condena al sospechoso ante los primeros indicios de culpabilidad, que no pasan de ser solo eso, indicios. Entonces es cuando se emprende la verdadera caza. Y aquellos que son tus vecinos te dan la espalda, y aquellos que son tus amigos te rechazan, te cierran las puertas de lo que antes era su hogar, pero tambi√©n tu sal√≥n de estar, tu lugar donde has compartido un caf√©, una cena, una velada. Lo que Lucas recibe es la sentencia de la turba y solo recibe el apoyo de la carne de su misma carne, de su hijo Markus (al que se unir√° despu√©s su padrino).

No cabe incertidumbre de la inocencia o culpabilidad del protagonista. Pero siempre nos va a quedar una duda. ¬ŅY si es culpable? Por otro lado tenemos la postura de una madre. Una madre protagonista que se culpabilizar√° de porqu√© ha podido pasar lo que ha pasado. Pero tambi√©n nos podemos encontrar con otra postura que es la de la¬† madre espectadora que a buen seguro piensa si eso me pasa a m√≠, lo mato, directamente.

Es difícil pensar en otro actor para interpretar el papel de Lucas. Mads Mikkelsen está soberbio, creíble, convincente y emotivo. Hay quien le empieza a llamar el Robert de Niro escandinavo. La escena final del interior de la iglesia en plena celebración de la Misa del Gallo es para enmarcar. Anteriormente durante buena parte de la cinta habíamos empatizado tanto con él que sentimos la injusticia y el desaliento y estámos deseando que por favor no se levante, ahora dentro de la iglesia, que no eche su vida a perder (más de lo que ya está).

A Mikkelsen lo hemos visto como banquero en Casino Royale (Martin Campbell, 2006) y recientemente en Un asunto real (Nikolaj Arcel, 2012), y lo podemos ver en una serie que acaba de comenzar Hannibal en la que da vida al personaje m√≠tico de Hannibal Lecter. A su lado una peque√Īa que nos deja perplejos, Annika Wedderkopp. En esos primeros lances de la pel√≠cula, cuando mantiene la mirada a la c√°mara, al interlocutor que la est√° interrogando y hace mohines como si fueran tics, son realmente prodigiosos. Klara te cautivan y sientes una atracci√≥n poderosa hac√≠a esa peque√Īaja que te inspira una gran ternura. Ella no es culpable de nada.

Ww11

T√©cnicamente la pel√≠cula se muestra brillante y podemos ver alguno de aquellos principios de Dogma 95 como es la utilizaci√≥n de la luz natural (la escena de la cena con velas en la casa del campo o cuando descubre fotos con la luz de un mechero) y el uso de la c√°mara en mano que proporciona un movimiento de la escena que ayuda a crear cierta tensi√≥n. La historia est√° bien construida gracias a un guion impecable y original con unos personajes bien perfilados y escenas costumbristas. Uno de los grandes logros de Vinterberg es que en el comienzo nos va presentado una serie de im√°genes inocentes, aparentemente banales, pero que cuando empieza el conflicto las tenemos ah√≠ grabadas en nuestra mente (los juegos con los ni√Īos, el acompa√Īamiento al ba√Īo, son algunas de ellas). Resultan excelentes esos toques propios de un maestro como son el tic o las man√≠as de la ni√Īa Klara y ese otro de humor con el perro que ladra al pronunciar determinado nombre.

Hasta aquí todo lo bueno. La resolución final no es la más acertada. Para no desvelar nada solo diré que es como si el director se hubiera olvidado de lo anterior y que tan acertadamente nos ha contado para pasar a narrar lo que podíamos dar por entendido perfectamente sin ser tan explicito. Es una pena. Como aquel torero que entra a matar y falla con la espada, Thomas Vinterberg no remata la faena.

Tensa, brutal, impactante y acertada son algunos de los adjetivos con los que podemos calificar a La caza. Una gran película, valiente y áspera, que relata un drama crudo. Asistimos a La caza sintiendo miedo y asco por una acusación sobre unos actos depravados y que, en mayor o menor medida, ofrece un retrato actual de nuestra sociedad.

Una condena sentencia y viene a poner un fin a un hecho, pero una absolución no despeja la sospecha. Y siempre se extenderá una sombra sobre el acusado, sea o no inocente, sea o no culpable. Esa duda destruirá todo el enriquecimiento social que has ido construyendo a lo largo de tu vida. ¡Vayan al cine y descubran si todos somos inocentes o tenemos algo de culpabilidad!

Os dejo un tr√°iler:

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

Marcador

23 de abril Día internacional del Libro. Alfredo Martirena.

Con Alfredo Martirena cerramos esta semana en la que hemos venido presentando a algunos de nuestros galardonados colaboradores. Alfredo Martirena recientemente ha sido galardonado con un importante premio. A Alfredo no lo podemos definir como escritor, pero sus trabajos gr√°ficos expresan y hablan por s√≠ solos.¬† Donde destaca es en sus afiladas vi√Īetas, en sus cartones (como lo denomina por all√°, al otro lado del charco, o con su humor gr√°fico como lo denominado por ac√°. Desde casi los inicios de Revista Atticus Alfredo nos manda sus colaboraciones. Apoy√≥ sin condiciones nuestro proyecto. A mediados de mes Alfredo Martirena Hern√°ndez¬† obtuvo menci√≥n de honor en la categor√≠a de dibujo humor√≠stico del concurso World Press Cartoon 2013, evento considerado el m√°s importante sal√≥n internacional de humor gr√°fico en la prensa mundial. Lo obtuvo con una vi√Īeta que lleva por t√≠tulo Asalto y que ya recogimos en nuestra p√°ginas el 20 de septiembre de 2012 y que reproducimos a continuaci√≥n.

Nuestra m√°s sincera enhorabuena a Alfredo Martirena por este nuevo premio.

Las vi√Īetas de Alfredo Martirena hablan por si solas, no necesitan nada m√°s. A veces estamos tentados desde aqu√≠, desde la redacci√≥n de Revista Atticus de a√Īadir un leve comentario. En este caso pod√≠a ser un buen recurso, titular esta vi√Īeta como: ¬°Manos arriba, esto es una necesidad!

 

Arriba las manos esto es necesidad

Alfredo Martirena Hern√°ndez

Revista Atticus

23 abril Día Internacional del Libro. Manolo Madrid

Manolo Madrid es otro de nuestros colaboradores habituales. Casi desde los primeros n√ļmeros su presencia ha sido habitual. Su compromiso, su constancia, su buena literatura le convierte en una de los activos m√°s valiosos de Revista Atticus. El pr√≥ximo s√°bado 4 de mayo con motivo de la Feria del Libro de Valladolid presentar√° su √ļltimo libro Cartas a mi prima Andrea. Luis Jos√© Cuadrado, editor de Revista Atticus tendr√° el placer de presentar a Manolo Madrid. A las 13 horas en el Sal√≥n de Actos del edificio de Usos M√ļltiples de la Plaza del Milenio. Est√°is todos invitados.

Os dejo uno de sus trabajos:

 WDSC_6967

¬°A dos euros!

¬°A dos euros los abanicos!

Y seis euros los pantalones,

se vende ropa, se cambian libros,

puestos henchidos de viejas cosas,

ajados perfumes sin escr√ļpulos nacidos

entre gritos que anuncian sombreros

sombreretes, banderines, corbatas decaídas

y paraguas viejos donde se enredan

tan temprano, en pasajes y paseos,

fragancias de bares y bocadillos,

los cestos de fruta asomando,

divertidos, roja pulpa de sandía,

melón de Villaconejos, rubios melocotones,

pinchos de berenjenas: de Almagro sus apellidos.

 

¬°A dos euros los abanicos!

¬°Tengo alpiste para canarios!

C√°rceles de alambre para jilgueros

y trampas para pardales,

también grabados de girasoles

de alg√ļn pintor bien querido,

para que se rellenen cuadros

y busquen sombra entre toldillas

los guiris y los gitanos, marea de gente

tan variopinta, calle arriba, calle abajo,

los ojos presos entre abalorios

mostrando su desparpajo,

colores que huelen domingos

entre los puestos del rastro.

 

¬°A dos euros los abanicos!

Tres pares de calcetines subastados entre gritos,

¬°un euro por un vestido!,

y escuchen rondar al fondo,

entre insolaciones de agosto,

triangulada plaza, la de Cascorro,

chispeantes notas de verbena,

castizos chotis, ¬°una zarzuela!,

chulapas de volantes, pa√Īoleta de cabeza,

viseras de chulapillos de abotonado chaleco

agit√°ndose alegres encima del empedrado,

desde la anciana mano recién nacidos,

tras haberlos batido en vueltas y giros:

caprichoso mueble: acicalado organillo.

 

¬°A dos euros los abanicos!

Empujones y corrillos para mirar zapatos,

¬Ņqu√© n√ļmero es el que calza?,

te preguntan para animarte

mientras alguno se√Īala, entre gui√Īos

y sonrisas, la mano que se disfraza

para entrar en tu bolsillo;

después, carreras y chiflos

que animan m√°s la ma√Īana,

cada minuto de sol pasando m√°s apretado

cargando de bolsas al pueblo

que camina con desgana,

la boca llena de sed

para comer pronto en casa.

 

Manolo Madrid

Revista Atticus

23 de abril Día Internacional del Libro. Berta Cuadrado Mayoral

Con las celebraciones del D√≠a Internacional del Libro, queremos hacer una rese√Īa de otro de nuestros colaboradores. En esta ocasi√≥n se trata de colaborada y es Berta Cuadrado Mayoral. Berta ha ganado ya varios premios destacables. Entre ellos un primer premio de Novela corta del Ayuntamiento de √Āvila, un segundo de Relato Corto de Gij√≥n y un primer premio en el prestigioso Relato Hiperbreve Camino de la Lengua Castellana.

Os dejo un interesante enlace donde pod√©is escuchar (si esto de la tecnolog√≠a lo permite) una entrevista que la hicieron recientemente en el Diario de √Āvila, ciudad donde radica, aunque es salmantina de nacimiento.

http://www.goear.com/listen/ba892b1/literatura-en-corto-21-5-de-abril-de-2013

También os dejo uno de los primeros trabajos que publicamos y que se menciona (y lee en la entrevista). Lleva por título Márcoles

 WDSC05570

M√ĀRCOLES

A las 0:00 del martes, una ligera porción de átomos de tiempo

entrelazados se desliza por las manecillas del reloj, y surge

el m√°rcoles.

El m√°rcoles est√° hecho de una sustancia a medio camino

entre el chicle y la gelatina, por lo que no se puede medir en

segundos.

A veces se estira hasta alcanzar dimensiones de eternidad,

pero lo más frecuente es que dure sólo unos cuantos pensamientos.

Porque el m√°rcoles fundamentalmente se nutre de

recuerdos del martes y deseos para el miércoles.

El m√°rcoles vive en el espejo del ba√Īo, por lo que su superficie

es brillante y resbaladiza. Sabe a dentífrico, huele a crema

hidratante, tiene el tacto de las polillas que entretienen a la

bombilla de la medianoche.

Al m√°rcoles le precede un rumor de pasos apagados, amortiguados

por bostezos, y deja en el aire briznas de energía para

el miércoles.

¬°Pero ojo!… tambi√©n existe el mierves, el juenes, el vierdo…

Para descubrirlos sólo hay que mirar a través de nuestro reflejo,

evitando distraernos con ojeras y arrugas, y tendremos

la oportunidad de conocer los interdías, que habitan en el

azogue deseando ser vividos.

Berta Cuadrado Mayoral

Revista Atticus

 

23 de abril Día Internacional del Libro. Salvador Robles Miras

 

Salvador Robles Miras es uno de nuestros colaboradores habituales. Con motivo del D√≠a Internacional del Libro presentamos 5 trabajos por los que ha obtenido otros tanto premios. Cuatro de ellos son microrrelatos y el otro es un peque√Īo relato (no superior a 35 l√≠neas).

 icono-libro-vectores-gratis

La huida

(2¬ļ Premio Libro Radial y Televisivo de la Radio Televisi√≥n P√ļblica Venezolana)

Abrió un libro para huir de sí mismo, y en la huida se encontró con otro. Y el otro era él.

 

Excepcional

4¬ļ Premio Libro Radial y TV

Era tan excepcional que cada día se esforzaba denodadamente en ser normal. Y lo conseguía.

 

Rebelde

2¬ļ Premio del Certamen de Microrrelatos de Sant Jordi Abastsocial

‚ÄúMe niego a tener cuatro rectas‚ÄĚ, dijo el tri√°ngulo. Ah√≠ comenz√≥ su leyenda geom√©trica.

 

Met√°fora milagrosa

Primer Premio en el Certamen Internacional de Microrrelatos de Colmenar Viejo

El viejo escritor voló hasta el cielo, cogió unas estrellas, las esparció por el cuerpo de su mujer, y, en la entrepierna de la vejez, se erigió una sonrisa vertical.

 cajera

Veinte céntimos de más

Premio del VIII Certamen Internacional Valentín Palacio (Asturias)

La anciana, en cuanto echó un vistazo a la cuenta que le tendió la cajera del supermercado, reclamó los veinte céntimos de euro que le había cobrado de más.  

            -En la estantería donde están alineados los cartones de esta leche, hay un cartel en el que, bajo la palabra oferta, se indica, entre signos de exclamación, el precio de un euro. Usted, sin embargo, me ha cobrado un euro y veinte céntimos.

            Las cinco personas que aguardaban su turno detrás de la anciana empezaron a impacientarse.   

-D√©jeme ver ‚Äďdijo la cajera, de mediana edad, la m√°s veterana de las dependientas del local, la primera, por tanto, que ser√≠a despedida en cuanto las ventas mostrasen s√≠ntomas de debilidad.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -Es para hoy ‚Äďvocifer√≥ un hombre que formaba parte de la cola, la cual acababa de incrementarse con otras dos personas.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -¬ŅY est√° usted segura de que esta marca de leche se encuentra incluida en la oferta de un euro?

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -Yo, s√≠. ¬†Aseg√ļrese usted tambi√©n.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -Son nada m√°s que veinte c√©ntimos, se√Īora ‚Äďdijo una joven que se encontraba inmediatamente detr√°s de la anciana-. Nuestro tiempo vale much√≠simo m√°s.¬†

-Tal vez, no. ¬ŅO acaso la justicia tiene precio? ‚Äďreplic√≥ la mujer mientras la cajera se levantaba de su asiento.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -Entonces, tenga, y qu√©dese con las vueltas ‚Äďel hombre vociferante le ofreci√≥ una moneda de cincuenta c√©ntimos a la anciana.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -Me ofende usted ‚Äďdijo √©sta.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -¬ŅLa ofendo? Est√° reclamando veinte c√©ntimos, yo le ofrezco cincuenta, y encima se ofende. V√°lgame el cielo.

            -Usted me ofrece una limosna, yo reclamo lo que es mío.          

La cajera volvió en ese momento.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -Tiene usted raz√≥n, se√Īora. La leche est√° a un euro. Tenga, sus veinte c√©ntimos. Le pido disculpas.

            -Está usted disculpada. Muchísimas gracias. Buenos días a todos.

            Y la anciana se alejó arrastrando un viejo carrito de la compra. Caminaba despacio, muy despacio, con la  columna vertebral recta y la vista al frente.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -La dignidad no tiene edad ‚Äďreflexion√≥ en voz alta alguien que formaba parte de la cola.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† -La justicia tampoco ‚Äďagreg√≥ la cajera.

Salvador Robles Miras

Revista Atticus

 

 Page 1 of 3  1  2  3 »
Get Adobe Flash player