The Master

THE_MASTER_CARTEL_AF.indd

Ficha

Película: The master.

Dirección y guion: Paul Thomas Anderson.

País: USA. Año: 2012.

Duración: 138 min.

Género: Drama.

Interpretación: Joaquin Phoenix (Freddie Quell), Philip Seymour Hoffman (Lancaster Dodd), Amy Adams (Peggy Dodd), Laura Dern (Helen), Jesse Plemons (Val Dodd), Rami Malek (Clark), Ambyr Childers (Elizabeth Dodd), Kevin J. O’Connor (Bill  William), Christopher Evan Welch (John More).

Producción: Paul Thomas Anderson, Megan Ellison, Daniel Lupi y JoAnne Sellar.

Música: Jonny Greenwood.

Fotografía: Mihai Malaimare Jr.

Montaje: Leslie Jones y Peter McNully.

Diseño de producción: Jack Fisk y David Crank.

Vestuario: Mark Bridges. Distribuidora: Alta Classics.

Estreno en USA: 21 Septiembre 2012. Estreno en España: 4 Enero 2013.

Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.

Sinopsis

The Master se centra en la vida de un veterano de guerra americano, Freddie Quell (Joaquin Phoenix) que regresa a casa después de finalizar la Segunda Guerra Mundial. No encuentra un sitio en la sociedad y va dando tumbos hasta que conoce a Lancaster Dood (Philip Seymour Hoffman), líder carismático de La Causa.

 

Comentario

W113a_1_7614

Freddie Quell (Joaquín Phoenix) es un soldado americano que ha participado en la Segunda Guerra Mundial. A su vuelta es un ser inseguro, maniaco, depresivo y violento. Vive obsesionado con el sexo (su respuesta al test de Rorschach ve genitales por todas las partes) y con el alcohol (tiene la virtud de saber sacar alcohol hasta de la gasolina y preparar unos extraños brebajes). Se encuentra desorientado y vaga por el mundo sin rumbo fijo, huyendo de sí mismo porque sabe que se ha convertido en un peligro, hasta que se topa con Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman) creador de una pseudo ciencia filosófica llamada La Causa. Dodd es un pequeño farsante, un charlatán, un hipnotizador que cautiva a su séquito. Pretende llegar a curar a sus pacientes solucionando sus problemas personales por medio de la exploración de las vidas pasadas mediante una especie de regresión bajo hipnosis. A su lado tiene al alma mater de La Causa que no es otra que su mujer Peggy (Amy Adams). Una mujer inteligente, oscura y manipuladora.

A la hora de enfrentarnos a esta película hay que tener en cuenta las terribles consecuencias de todo conflicto armado. Una de ellas es el cómo afectan a los soldados el conflicto y cómo se tiene que adaptar a una vida alejada del frente cuando han estado cumpliendo con lo que se ha llamado el deber a la patria. Es en este momento de la historia cuando en América hay una toma de conciencia del aumento de los problemas de salud mental en la población. En 1946 se dicta la Ley sobre la Salud Mental y se pone en práctica el psicoanálisis como terapia. Al amparo de esas circunstancias y con ese caldo de cultivo la Iglesia (entendida como la comunidad de los cristianos) también trató de atraer a sus fieles. Pero también surgieron otras iglesias no cristianas como asambleas o reuniones de ciudadanos congregados en razón de una convocatoria. Y ahí es donde surge la figura de L. Ron Hubbard (1911 – 1986) fundador de la Cienciología (1952) que no es otra cosa que un sistema de creencias y enseñanzas, originalmente propuesto como una filosofía laica. Hay que recordar que esta organización en muchos países está considerada como una secta (en Francia como una banda criminal). En este personaje parece haberse inspirado Paul Thomas Anderson para realizar The Master, aunque sin caer en la autobiografía, ni mucho menos, ya que puede servir para otras organizaciones de esta índole.

W56d_1_8805

The Master plantea tres líneas argumentales. La primera de ellas es las condiciones en las que regresan los soldados a casa después de un conflicto bélico. Es un tema muy visto. Son muchas las películas que desarrollan aquello de que mandamos nuestros chicos a defender nuestro país diciéndoles que se comporten como animales para llegar a casa y ser unos educados caballeros. Esto es lo que le sucede a Freddie Quell. Otro tema es el nacimiento y desarrollo de La Causa de la mano de Lancaster  Dodd. Y, por última, la tercera línea argumental radica es el comportamiento entre estos dos actores principales en su relación ya que la familia de Dodd acoge en su seno a Freddie. Se comportan como padre e hijo, maestro y alumno, doctor y  paciente, e incluso como amantes (esta vía sutilmente insinuada). Ambos se necesitan mutuamente para complementarse. Pero ambos carecen de un espacio en la sociedad americana de la posguerra.

El cineasta americano ha querido rendir un homenaje a John Houston. El gran director realizó un documental, Let There Be Light (1946), recogiendo la difícil vuelta a casa de los soldados. Ahora una escena suya la repite Anderson casi plano por plano en The Master. El documental tardó 33 años en proyectarse y lo hizo el 8 de noviembre de 1979 en una retrospectiva sobre John Huston[i].

«Menos es más». Eso es lo que formulaba Ludwig Mies Van Der Rohe para su arquitectura considerada para muchos como el inicio del minimalismo. Muchas de sus obras, curiosamente creadas alrededor de los años 50-60, como la Casa Farnsworth en Illinois o el edificio Seagram en Nueva York son consideradas obras maestras. The Master pierde esa condición de obra maestra porque tiene exceso de detalles, cae en la redundancia y llega a aburrir (en algún momento) porque su director no ha sabido reducir el metraje, quitar lo que estorba y centrarse en lo fundamental.

Pero también como parte de esa dicotomía, de ese enfrentamiento que se produce entre Dodd y Quell en buena parte del film de Anderson, The Master es una obra colosal ya que tiene una gran personalidad. Ofrece un cine para reflexionar donde es difícil llegar a una conclusión. Plantea cuestiones sin aportar la respuesta y eso hace que la obra de Anderson sea atractiva, sea algo muy cercano a una obra maestra. Hay una serie de aspectos que están ahí para la reflexión. Uno de ellos es el cuento que narra Dodd como sermón en la boda de su hija mayor que nos habla de un dragón domesticado (en alusión al matrimonio, pero ¿por qué no? también como síntesis del propio Freddie) o cuando Dodd le dice a Freddie que si encuentra un trabajo al que no tenga que servir a nadie se lo diga (¿nos está diciendo que todos nos hemos convertido en siervos?).

W56b_2_f_5817

La estética es impecable. Hay escenas de una gran belleza formal, casi hipnótica en cada encuadre, con primerísimos y sostenidos planos. Memorable es el manejo que hace de la cámara situando en primer plano algún elemento como el respaldo de una silla o un marco de una puerta que hace que nos impliquemos aún más en la escena. Un trabajo de actores imposible de olvidar con un gran Philip Seymour Hoffman y un soberbio, visceral y desgarrador Joaquin Phoenix, por encima de todo y de todos; acompañados por Amy Adams (un papel secundario al cual le saca brillo para lo poco que se muestra).

La banda sonora es obra de Jonny Greenwood acoplándose de manera perfecta a la historia y brillando con luz propia en temas con extraños acordes (inquietantes) y temas con voces del mundo del jazz como Ella Fitzgerald.

El resultado de The Master  de Paul Thomas Anderson (no olvidemos que es uno de los directores más personales del cine americano con obras como Magnolia, 1999 o Pozo de ambición, 2007) es una obra notable que va a tener muchos seguidores (los que buscan la trascendencia y lo indescifrable) pero también tendrá sus detractores (los que acuden al cine como evasión). Tras un análisis, la película gana peso por esas cuestiones que plantea sin concretar las respuestas. Pero tenía que haber adelgazado bastante para hacer suyo aquello de «menos es más» y alcanzar, por lo que muchos la adoran, la gloria de ser una obra maestra. ¿En qué grupo se encuadran ustedes? Vayan al cine.

 

Os dejo un tráiler. Curiosamente aparecen escenas que luego no sale en la película.

 

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 


[i] Caimán Cuadernos de Cine 12, página 19.


Marcador

Fichero archivado: Cine

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!