Archivo para septiembre, 2012

Una vida mejor.

Una acertada crítica a la situación actual

Ficha:

Película: Una vida mejor.

Título original: Une vie meilleure.

Interpretaci√≥n: Guillaume Canet (Yann), Le√Įla Bekhti (Nadia), Slimane Khettabi, Abraham Belaga.

Dirección: Cédric Kahn.

Pa√≠s: Francia. A√Īo: 2011.

Duración: 110 min. Género:

Drama. Guion: Cédric Kahn y Catherine Paillé.

Producci√≥n: Kristina Larsen y Gilles Sandoz. M√ļsica: Akido.

Fotografía: Pascal Marti. Montaje: Simon Jacquet.

Dise√Īo de producci√≥n: Olivier Puyrenier.

Distribuidora: Golem. Estreno en Francia: 4 Enero 2012. Estreno en Espa√Īa: 28 Septiembre 2012.

Calificaci√≥n por edades: No recomendada para menores de 12 a√Īos.

Comentario:

Lo primero que se puede decir de la √ļltima pel√≠cula de Cedric Kahn es que es, ante todo, una pel√≠cula realista, que trata de forma perfecta como los poderes econ√≥micos asfixian a los m√°s necesitados que luchan por mejorar su calidad de vida, o simplemente sobrevivir a una realidad que cada vez les resulta m√°s cuesta arriba.

El amor, el drama y la econom√≠a se mezclan de forma perfecta para lugar a esta pel√≠cula, la relaci√≥n entre la madre soltera de un ni√Īo de nueve a√Īos (Slimane Khettabi) y camarera llamada Nadia (Le√Įla Bekhti) y el cocinero, Yann (Guillaume Canet), comienza con una paradoja en su primer di√°logo, ¬ęsin experiencia no hay trabajo y sin trabajo no hay experiencia¬Ľ, tras su r√°pido enamoramiento, deciden embarcarse en un arriesgado proyecto de abrir un restaurante. Su euforia pasa r√°pidamente a desesperanza cuando se dan cuenta de que no pueden hacer frente a los m√ļltiples cr√©ditos que han pedido lo que termina desencadenando la separaci√≥n de la pareja, cuando ella decide aceptar un trabajo en Canad√° para ganar m√°s dinero e intentar solventar la soluci√≥n.

Es en este punto donde podemos decir que comienza la verdadera relaci√≥n de la pel√≠cula entre Yann y el ni√Īo, Slimane, el personaje alrededor del que gira toda la pel√≠cula, que se ha quedado con √©l hasta que pueda ir con su madre a Canad√°. Es una relaci√≥n llena de contrastes, vemos escenas dram√°ticas o negligentes entre ellos mientras discuten o el ni√Īo duerme en una discoteca mientras Yann est√° de fiesta y escenas donde Yann lo lleva dormido en brazos o bromean en la cama con un amigo que ronca.

En este punto, en la que su situaci√≥n es totalmente desesperada y casi no tienen ni para vivir, Yann se da cuenta por fin de que de nada sirve nadar a contracorriente, o intentar obtener una ayuda bancaria o de los servicios p√ļblicos, as√≠ que decide ir a Canad√° para reencontrarse los tres de nuevo e intentar vivir una vida mejor.

Me remito finalmente al primer párrafo, la historia de esta película es ficción pero tiene claros tintes de realidad, la situación que viven los protagonistas es la que viven cada vez más personas, la fotografía que nos muestra la película en ocasiones es real, no construida, verdaderas casas okupas con familias, suburbios y una calidad de vida que raya en la pobreza.

Una Vida Mejor es una buena pel√≠cula, los actores est√°n realmente cre√≠bles en sus papeles, la fotograf√≠a est√° perfectamente lograda y la m√ļsica, que tiene una aparici√≥n escasa en la pel√≠cula, encaja de forma exacta en las situaciones en las que se la requiere. Por todo esto, si lo que se busca es disfrutar de un poco de drama, algo de romanticismo y un clara y acertada cr√≠tica a la situaci√≥n econ√≥mica neoliberal imperante en la sociedad actual, Una Vida Mejor es la pel√≠cula a elegir.

Un tr√°iler:

 

Juan Matilla Varas

Revista Atticus

Marcador

Alfredo Martirena y su vi√Īeta

Alfredo Martirena

Las vi√Īetas de Alfredo Martirena hablan por si solas, no necesitan nada m√°s. A veces estamos tentados desde aqu√≠, desde la redacci√≥n de Revista Atticus de a√Īadir un leve comentario. En este caso pod√≠a ser un buen recurso, titular esta vi√Īeta como: ¬°Manos arriba, esto es una necesidad!

Desde aquí aprovechamos para darle las gracias por su inmensa generosidad y su buen hacer a Alfredo Martirena.

Alfredo Martirena

Revista Atticus

 

 

 

El caim√°n de Kaduna

Para muchos el verano es sin√≥nimo de lectura. Desde que tengo uso de raz√≥n el verano significa relajaci√≥n en la vida cotidiana y acometer actividades distintas a las que estamos acostumbrados en nuestra rutinaria vida. Recuerdo con cari√Īo visitar la biblioteca p√ļblica situada en el parque de un barrio de mi ciudad y que abr√≠a en verano para abastecer la curiosidad de cientos de chiquillos que altern√°bamos la lectura con los juegos de la calle (las canicas o las vueltas ciclistas sobre la acera con las chapas de los refrescos).

De eso trata un poco de El Caim√°n de Kaduna, de recuerdos. Aunque me tira m√°s lo blanco que lo blaugrana, no ten√≠a ni idea que a Iker Casillas le apodaran as√≠, como el Caim√°n de Kaduna (a ra√≠z de los paradones que hizo en el Mundial sub20 celebrado en Nigeria y en la que Espa√Īa result√≥ vencedora), as√≠ que cuando me top√© con este libro no ten√≠a muy claro por qu√© caminos se iba a desarrollar mi aventura en los pr√≥ximos d√≠as.

El Caim√°n de Kaduna (Francisco Zamora Loboch, escritor guineano y colaborador habitual en la prensa deportiva) narra, desde la celda, las desventuras de una promesa del f√ļtbol (portero para m√°s se√Īas) que ha ido a parar a una c√°rcel espa√Īola. Es el apodo con el que lo llaman sus compa√Īeros de prisi√≥n. Est√° acusado de tr√°fico de drogas y en su celda tiene dos p√≥sters: Naom√≠ Campbell e Iker Casillas del cual se confiese ferviente admirador. ¬ęSan Iker¬Ľ es su √≠dolo y con su estancia en la c√°rcel tratar√° de recoger datos para publicar una biograf√≠a del portero madrile√Īo. De esta manera conoceremos la exitosa trayectoria del cancerbero pero tambi√©n nos ir√° desvelando ese lado oscuro que tiene la fama, en este caso aplicada al deporte nacional por excelencia en nuestro pa√≠s.

Hay muchos equipos de f√ļtbol que tienen puestos los ojos en el sur, en √Āfrica, como si de un caladero se tratara. Por un lado crean estructuras que ayudan a salir de la pobreza a miles de j√≥venes. Pero por otro lado les crean unas expectativas que les llevan a la confusi√≥n. Para triunfar en el f√ļtbol no basta esfuerzo y talento. ¬ęEs necesaria una buena dosis de suerte. Esa suerte que esquiva y dribla el sue√Īo de miles de j√≥venes africanos que ven en el bal√≥n la ruta para salir de la pobreza¬Ľ.

No solo es deporte lo que nos cuenta Francisco Zamora. Toca muchos temas sin rehuir ninguno. El racismo, uno de los puntos candentes en el f√ļtbol actual, es uno de ellos. O, por poner otro ejemplo, el de la intromisi√≥n de los padres en las tareas de los entrenadores de f√ļtbol de las categor√≠as inferiores. Con algo de iron√≠a, descubriremos como le proponen participar en un grupo de ¬ęnegros¬Ľ que dedican su tiempo ¬ęlibre¬Ľ a escribir para otros. Con una trama ingeniosa, con un lenguaje claro y sencillo te atrapa desde la presentaci√≥n. Es m√°s, dir√≠a que desde la primera frase despu√©s de la dedicatoria:

¬ęEl f√ļtbol no es una cuesti√≥n de vida o muerte, es mucho m√°s que eso¬Ľ.

Bill Shankly

Como suelo hacer en otras ocasiones os dejo alg√ļn p√°rrafo por si lo que he contado no os ha atra√≠do bastante.

¬ę-Se daba mucha ma√Īa en tratar a las fieras. Con eso y que los cr√≠os le adoraban, pues, aqu√≠ paz y despu√©s gloria. Pero tras los pap√°s, llegaron las mam√°s. Al principio, se limitaban a llevar los bocadillos de ch√≥ped a las futuras megaestrellas, pero en cuanto asist√≠an a dos o tres partidos del alev√≠n B, y acababan por entender los misterios del fuera de juego, ingresaban en el coro de cotillas, integrantes e insidiosos de la Ciudad Deportiva.¬Ľ

P√°gina 75

¬ęDeb√≠a aprender a economizar y administrar las palabras, a utilizarlas a veces con taca√Īer√≠a y otras con prodigalidad, pasar de puntillas aleteando como un colibr√≠ sobre ese o aquel peque√Īo detalle, para que el lector piense, aporte, e imagine, y para que se retire d√°ndole vueltas a lo que ha escrito el narrador y lo que ha querido decir realmente.¬Ľ

P√°gina 190

Cuando ganó la novena Copa Champions League contra el Bayer.

¬ęFue entonces cuando surgi√≥ con toda su majestuosidad la figura de Iker, con tres paradas providenciales que certificaron la clase de guardameta que habitaba bajo los palos del Madrid. Pasar√° a la historia la √ļltima de sus intervenciones rechazando un remate con la rodilla mientras con el resto del cuerpo tapaba, en deslizamiento, cualquier resquicio que pudiera ofrecer el √°ngulo corto porque, momentos despu√©s, el se√Īor Meier se√Īalaba el fin del enfrentamiento entre el cuadro alem√°n y el madrile√Īo.¬Ľ

P√°gina 203

Y no podía faltar este episodio en la biografía de Casillas.

¬ęY es que King Fernando juega en el Chelsea y ellos, all√≠, siguen la Liga inglesa y no la de Las Estrellas. Seguro que todos vieron por televisi√≥n aquel beso a dos pasos de Soweto. El beso del Caim√°n a su novia en el Soccer City. Ese √≥sculo caliente como el pan reci√©n salido del horno en la boca de la novia que aguardaba ansiosa los labios del mejor portero del mundo.¬Ľ

P√°gina 257

Ahora que ya somos campeones de la cosa y que vamos con la cabeza bien alta (por lo menos en lo deportivo futbol√≠sticamente hablando) y ahora que el verano da sus estertores es un buen momento para acometer este entretenido libro. El Caim√°n de Kaduna de Francisco Zamora Loborch nos recordar√° la √©pica del gran portero del Real Madrid y de la selecci√≥n espa√Īola; que hay otra realidad en los j√≥venes africanos que persiguen alcanzar un sue√Īo; y que no es f√°cil llegar a lo m√°s alto.

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

Todos tenemos un plan

Un aguijonazo nada dulce

Ficha

Película: Todos tenemos un plan.

Dirección y guion: Ana Piterbarg.

Interpretación: Viggo Mortensen (Agustín / Pedro), Soledad Villamil (Claudia), Daniel Fanego (Adrián), Javier Godino (Rubén), Sofía Gala Castiglione (Rosa).

Pa√≠ses: Espa√Īa, Argentina y Alemania.

A√Īo: 2012. Duraci√≥n: 117 min.

Género: Drama, thriller.

Producción: Gerardo Herrero, Mariela Besuievski, Vanessa Ragone y Viggo Mortensen.

M√ļsica: Lucio Godoy. Fotograf√≠a: Lucio Bonelli.

Montaje: Irene Blecua y Alejandro L√°zaro.

Dise√Īo de producci√≥n: Mariela R√≠podas. Vestuario: Valentina Bari.

Distribuidora: Hispano Foxfilm.

Estreno en Espa√Īa: 7 Septiembre 2012.

Calificaci√≥n por edades: No recomendada para menores de 12 a√Īos.

Sinopsis

Agust√≠n no disfruta de la vida que tiene. Se ha convertido en algo que no deseaba y trata de huir tras la frustrante existencia en que se ha convertido sus √ļltimos a√Īos de vida en Buenos Aires junto a su esposa Claudia. Tras la muerte de Pedro (su hermano gemelo) emprende una nueva vida asumiendo su identidad. Para ello se traslada a la misteriosa regi√≥n del Delta del Tigre donde transcurri√≥ su infancia junto a su hermano. Agust√≠n trata de retomar la vida de Pedro, pero se ver√° implicado en un mundo peligroso del que formaba parte su hermano.

Comentario

La pel√≠cula arranca con una escena de abejas y una voz en off que nos instruye sobre el comportamiento de estos insectos ¬ęsociales¬Ľ que reunidos en paneles el apicultor cultiva y conserva aprovechando la miel que generan. Si la reina da se√Īales de decadencia, es mejor sustituirla por una nueva, sin que los z√°nganos lo noten. As√≠ de sencillo.

Pedro (Viggo Mortensen) es el apicultor que cuida el enjambre y vive como puede en el Delta del Tigre (Delta del Paran√°, Argentina), una regi√≥n llena de misterio que act√ļa como un protagonista m√°s en el film de Ana Piterbarg (directora de la televisi√≥n argentina que ahora se estrena con este largometraje). No est√° en su mejor momento, enfermo y con un turbio asunto sobre sus espaldas, se ve obligado a retirarse de la zona. La voz en off es de una muchacha que act√ļa como ayudante, Rosa (Sof√≠a Gala Castiglione) ¬ęla pichona¬Ľ, y que se va a ver envuelta en un l√≠o amoroso al intervenir Adri√°n (Daniel Fanego),socio de Pedro y un mat√≥n de poca monta que ha hecho del secuestro expr√©s una forma de ganarse la vida.

Pedro tiene un hermano gemelo, Agust√≠n (Viggo Mortensen) que huy√≥ de la zona y se estableci√≥ en Buenos Aires. Es m√©dico y lleva casado siete a√Īos con Claudia (Soledad Villamil) quien est√° pensando en adoptar a un beb√©.

El desencadenante de la acción se produce cuando Agustín manifiesta su negativa a adoptar un bebé. No quiere, no se considera preparado, él nada le puede ofrecer. Claudia se sorprende, no cree lo que oye, empieza a pensar que vive con una persona que no conoce. Se produce el caos: Agustín se encierra, tanto física como síquicamente, se atasca en una vida que no recuerda cuando se convirtió en eso y Claudia, desazonada, se marcha de viaje proporcionándole un poco de respiro.

Cuando Pedro visita a su hermano, fallece (por razones que no debo desvelar). Agustín asume su identidad y huye de la vida que no quería, para encontrarse de cara con la vida que pudo tener. Pero allí, en el Delta del Tigre se tropezará con asuntos turbios en los que su hermano tenía un cierto protagonismo.

Todos tenemos un plan es una pel√≠cula a medio camino entre el drama y un thriller. Y es una l√°stima de pel√≠cula. Me acerqu√© a verla con la mayor ilusi√≥n posible, pues esta cinta trae la vitola ¬ęde los productores de El secreto de sus ojos (Juan Jos√© Campanella, 2009) como si la producci√≥n fuera sin√≥nimo de calidad y fuera a garantizarme el resultado. Y es Argentina (coproducida con Espa√Īa y Alemania) y eso tambi√©n auguraba algo bueno. Pero resulta ser una pel√≠cula fallida a pesar de contar con algunos buenos puntos a su favor (no todo es negativo en Todos tenemos un plan). Uno de ellos es la fotograf√≠a de Lucio Bonelli con una luz acertada as√≠ como la recreaci√≥n de ambientes que proporciona una buena atm√≥sfera (esos viajes en barca, casi a la deriva, con un halo neblinoso, por el delta inspiran quietud y est√°n muy logrados). Otro de ellos es ese ritmo pausado que se acompa√Īa con la actuaci√≥n de los actores (creo que Viggo Mortensen est√° muy convincente en su doble vertiente aunque su vocalizaci√≥n no s√© si es la acertada porque ese acento me confunde y no s√© si es que es argentino o que no est√° logrado ‚Äďa veces se oye poco o mal-). Dec√≠a que a favor la actuaci√≥n de los actores porque act√ļan y hablan poco. El peso de los silencios (mucho mejor que algunos di√°logos innecesarios y banales) es otro punto fuerte, que contribuye a ese aire que tiene que tener un thriller. Otro punto a su favor es el recurso del libro de Los desterrados de Horacio Quiroga. La directora lo utiliza como punto de nexo entre uno y otro hermano. Quiroga retrat√≥ (en ocho relatos de narraci√≥n fant√°stica) una geograf√≠a inh√≥spita y salvaje (lucha de la selva contra el hombre) de un mundo (finales del siglo XIX) decadente, con una explosi√≥n de la vida urbana y en d√≥nde se producen una serie de cambios que afectan negativamente en la condici√≥n humana. Ese parece haber sido un buen leitmotiv de Todos tenemos un plan para su directora y guionista Ana Pitarbarg.

Contaba con un buen guion (fue premiado como mejor guion por la SGAE en su concurso Julio Alejandro en el 2008) pero, en la pantalla resulta fallido en su conjunto. Con unos personajes planos, que resultan poco definidos y nada claros. Apenas sabemos nada de la vida de Claudia y mucho menos de la ¬ępichona¬Ľ Rosa. No sabemos sus motivaciones (el porqu√© hacen lo que hacen). Claudia aparece y desaparece como por arte de magia (creo que est√° desaprovechad√≠sima tras haber protagonizado la oscarizada El secreto de sus ojos y haber ganado un Goya como actriz revelaci√≥n). Hay algunas subtramas que no est√°n resultas, como el flagrante caso de los hermanos que regentan el colmado. El conflicto que tiene Agust√≠n es oscuro, sin justificaci√≥n, y as√≠ es dif√≠cil comprender por qu√© hace lo que hace, si lo hace por compasi√≥n o lo hace por canalla. Imperdonable tambi√©n es el di√°logo final, infantiloide, entre Rosa y Agust√≠n/Pedro (me querr√°s, s√≠, siempre‚Ķ) que casi ofende al espectador. Incluso ese buen comienzo con la explicaci√≥n de la sociedad de las abejas (una vida jerarquizada) no es el m√°s acertado para esta pel√≠cula pues no hay una estructura comparable, no hay jerarqu√≠as. Est√° sostenido por los pelos, por mucho que queramos pensar que la abeja reina (Pedro) se la sustituya por otra (Agust√≠n) y que el z√°ngano (Adri√°n) y la abeja obrera (Rub√©n) comiencen a funcionar mejor (¬Ņel qu√©? ¬Ņla producci√≥n de muertos, los actos vand√°licos?). En definitiva, como he citado anteriormente, bastantes buenos elementos (fotograf√≠a, actores, puesta en escena) con una buena producci√≥n, y una muy buena intenci√≥n por parte de la directora (asume el dif√≠cil reto t√©cnico de rodar los planos con los gemelos o en el agua del delta, por poner un par de ejemplos), pero cuyo resultado final no conforman un buen largometraje.

 

Es una l√°stima de pel√≠cula. Muchas veces acudo al buz√≥n (hoy llamado bandeja de entrada) con la ilusi√≥n de encontrar una invitaci√≥n, una revista, un aviso de entrega de un paquete, algo. Y cuando no encuentro nada, o lo esperado, me llevo una desilusi√≥n tremenda. Aqu√≠, en la sala de cine, el buz√≥n audiovisual, no es que no haya encontrado nada, no, es que lo que he encontrado no me ha dejado satisfecho despu√©s de haberme hecho la ilusi√≥n de que iba a encontrar con una buena pel√≠cula. Me he encontrado con un buen papel de villano, Adri√°n, interpretado por Daniel Fanego y a un Viggo Mortensen que act√ļa con madurez, tratando (y creo que con acierto) de dar credibilidad, con peque√Īos matices de caracterizaci√≥n, a su doble papel. Y con un relato entretenido, con altibajos y poco convincente (¬°qu√© l√°stima!). Abejas, s√≠, pero miel, no. Aquijonazo nada dulce.

Os dejo el trailer

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 

 

 

La vi√Īeta de Alfredo Martirena. M√°s humor postol√≠mpico

Alfredo Martirena

Revista Atticus

 

Get Adobe Flash player