Ernest Ludwing Kirchner (1880 – 1938). Exposición retrospectiva en la Fundación Mapfre, Madrid

Desde el 26 de mayo al 2 de septiembre de 2012 se puede ver una completa retrospectiva dedicada al artista alemán Ernest Ludwing Kirchner (1880 – 1938) en la Fundación Mapfre de Madrid (Salas de Exposiciones en el Paseo de Recoletos, 23).

Retrato del pintor Heckel, ca. 1907 Colección particular

Kirchner fue una de los máximos representantes del expresionismo alemán. Fue el cofundador del famoso grupo Die Brücke (El puente) en 1905, y constituye uno de los grandes artífices de la modernidad.

Producida íntegramente por FUNDACIÓN MAPFRE, la muestra ha contado con la colaboración especial del Kirchner Museum Davos además de otros 26 museos y colecciones privadas de gran prestigio internacional, el MNAM Centre Georges Pompidou de París, la National Gallery de Washington DC, el Legado Ernst Ludwig Kirchner, la Galerie Henze & Ketterer de Wichtrach-Berna, la Nationalgalerie de Berlín, el Folkwang Museum de Essen, las Staatliche Staatsgemäldesammulungen de Dresde, la Hamburger Kunsthalle, el Städel Museum de Fráncfort y el Wilhelm-Hack-Museum de Ludwigshafen, entre otros.

La muestra está compuesta por 153 obras. Comprende óleos, obras sobre papel y esculturas y tiene como complemento una selección de 35 copias modernas de fotografías que el propio Kirchner realizó para documentar su proceso creativo. Es una ocasión única que solo se podrá contemplar en Madrid, ya que no contará con más etapas.

La exposición está comisariada por Karin Schlick, directora del Museo Kirchner de Davos. El recorrido ofrece al público un visión completa de la su vida y obra; desde sus inicios como estudiante de arquitectura hasta su “nuevo estilo” surgido en Davos (ciudad a la que se traslado para ser ingresado en un sanatorio tras sufrir una crisis nerviosa tras el estallido de la Primera Guerra Mundial).

 

Recorrido por la muestra

Los colores son la alegría de la vida

Ernst Ludwig Kirchner

La muestra se organiza en cinco secciones siguiendo el orden cronológico de la vida del artista y repartidas en las dos plantas de la sede madrileña de la Fundación.

1. Dresde. Años tempranos y la creación de Brücke, 1905-1911

Kirchner, desde joven, siente afición por el dibujo y manifiesta su deseo de ser pintor, aunque, siguiendo los consejos paternos, se matricula en la Escuela Técnica de Arquitectura de Dresde. En esta ciudad conocerá a Erich Heckel, Karl Schmidt-Ruttluff y Fritz Bleyl y con ellos fundará, en 1905, Die Brücke (El puente), nombre tomado de una obra de Nietzsche. Al comienzo surge como una comunidad de jóvenes artistas que pintan y exhiben su nuevo arte con la determinación propia de su juventud y cierta rebeldía. La pintura del grupo Die Brücke buscaba innovar, pero también protestar por los academicismos y ciertos «ablandamientos» que se experimentaban con la Belle Époque. Este grupo constituirá una de las primeras vanguardias del siglo XX y será uno de los movimientos artísticos determinantes.

Kirchner será el único integrante del grupo que recibe cierta formación. En sus comienzos se inspirará en Van Gogh y en Matisse y su estilo se basará en pinceladas largas, sueltas y fluidas de coloridos vibrantes.

Siguiendo algunos de los preceptos impresionistas el grupo va a experimentar con la pintura a plein air, al aire, con un método basado en la intuición y en la experimentación que denominaron al así como pintura al cuarto de hora (dibujos rápidos de desnudos en los que los modelos posaban durante ese corto espacio de tiempo).

El grupo fue creciendo, poco a poco, con la presencia de Max Pechstein, Otto Mueller, el suizo Cuno Amiet, el holandés Kees van Dongen, el finlandés Akseli Gallen-Kallela y, aunque sólo temporalmente, Emil Nolde. Las visitas al Museo Etnográfico de Dresde con su arte primitivo marcó el estilo del grupo. Los integrantes del grupo, y en especial el propio Kirchner, intentaron mantener fiel a tres principios que ellos consideraron básicos en el desarrollo de su pintura: libertad vital, espontaneidad y autenticidad. Siempre inspirados en el primitivismo y la vivencia y el sentimiento interior.

 2. Expresionismo en Berlín, 1911-1915

En 1911, el artista se traslada a Berlín. Allí va a pintar sus obras más representativas y comenzó a tener éxito. Tomará contacto con el grupo de artistas agrupados en Der Blau Reiter (El jinete azul) y que fue fundado por Wassily Kandinsky y Franz Marc en Munich, en 1911. Los miembros del Die Brücke fueron invitados a participar en exposición del grupo muniqués.

Gracias al incipiente reconocimiento de su obra es seleccionado por el Armory Show, una exposición de arte europeo contemporáneo que se celebró en Nueva York en 1913. Esta exposición se convirtió en un punto de inflexión para el arte de los Estados Unidos en dirección ha llamado “arte moderno”. Provocó un cambio radical en los artistas estadounidenses que los volvió más independientes y con un lenguaje artístico propio. Más de 300 artistas (desde Goya a Marcel Duchamp) que abarcaban movimientos como el impresionismo, simbolismo, postimpresionismo, fauvismo y el cubismo aglutinando a más de 1250 artistas (de los cuales cerca de un tercio provenían del viejo continente).

Los años berlineses darán paso a un leguaje rotundamente expresionista. Hay que recordar que este movimiento alemán surgió como reacción al impresionismo (defensores de un naturalismo y carácter positivista) defendiendo un arte más personal, desde la visión interior, la “expresión” del artista. Es ahora cuando las formas se hacen más angulosas, los colores son mucho más estridentes y las composiciones con perspectivas más radicales. La calle, el ambiente de la ciudad va a ser la fuente de inspiración de su arte.

En su búsqueda por su identidad tomará contacto con el grabado y también con la escultura convirtiéndose esta última en un perfecto complemento a sus manifestaciones artísticas.

En estos momentos sus obras ya comienzan a tener una personalidad propia, con frecuencia impregnada por una marcada deformación y ansiedad que revela una inquietud personal y síquica que derivará en una fuerte crisis nerviosa. Sus cuadros se pueblan con formas toscas. Kirchner, dibuja como otros escriben. Practica y va dibujando todo lo que ve de forma rápida.

Es en estos años cuando comienza a escribir con el seudónimo de Louis de Marsalle.

Autorretrato con niña: doble retrato, 1914-15 Staatliche Museen zu Berlin, Nationalgalerie © Foto: Jörg P. Anders

3. Tiempo de crisis, 1915-1917

Coincidiendo con el comienzo de la Primera Guerra Mundial, Kirchner sufre una crisis personal. Al exceso de trabajo, a una vida desorganizada se le une el excesivo consumo de drogas. Trató de eludir su ingreso en el ejército y descuidó su vida. Sufre un colapso y es ingresado en distintos sanatorios de Alemania y Suiza. A pesar de ello tiene un gran éxito social y artístico y sigue participando en distintas exposiciones. De este momento son algunas de sus obras más sorprendentes. En ellas se percibe el miedo y la angustia del conflicto bélico. Los diversos retratos de médicos, enfermeros y pacientes en el sanatorio de Kreuzlingen constituyen uno de los conjuntos más ricos de su producción de estos años.

4. Primeros años en Davos, 1917-1925

Kirchner llega, por primera vez, a Davos en 1917. Al año siguiente fija su residencia definitiva allí. Se siente conmovido por la vida rural de los Alpes y este motivo constituye el tema central en su producción de esta fase. Serán los años donde apreciará la verdadera dimensión del color. El cromatismo intenso y de trazo nervioso dará paso a composiciones más planas, sosegadas, con colores más claros y tamizados. Ejercita un estilo denominado «tapiz». Se basa en la técnica del bordado y tejido rurales y consiste en la superposición de manchas de colores.

5.      Abstracciones: Davos, 1925-1938

Kirchner muestra en este último apartado de la exposición su inquietud y su constante aprendizaje. 1925 Constituye un punto de inflexión en la vida del artista, adoptando a partir de ese momento un lenguaje abstracto, estático y ornamental, pero dominado por la fuerza del color que el siempre lo asoció a la alegría. Se nota una clara influencia de Picasso, Léger, le Corbusier y la Bahaus.

Son momentos muy duros para el artista que ve como el nazismo asciende. Su obro alcanzó un gran éxito. Prueba de ello es que los nazis decomisaron 639 obras suyas retirándolas por considerarla como «arte degenerado». Kirchner es expulsado de la Academia de las Artes prusiana. Alemania, en 1938, se anexiona Austria y sospecha de una posible invasión alemana en Suiza. Ante este panorama, destruye parte de su obra y se suicida ese mismo año, el 15 de junio.

 

Ernest Ludwing Kirchner y sus compañeros de Die Brücke se inspiraron para su arte en la inocencia de la representación que hacen tanto los niños como de los pueblos primitivos. Eliminaron las gradaciones tonales, los estudios atmosféricos y el claroscuro académico para dar paso en sus obras a una escala de colores vivos, alegres para crear composiciones de luces y sombras a la manera de Van Gogh y de los miembros del fauvismo francés (Matisse, Derain).

En su estilo hay un predominio del color sobre línea. Estaba convencido de que su fuerza creativa dependía de sus emociones. Un gran artista que despegó en sus obras una colorida paleta de colores contrastando con los grises y ocres que impregnaban su biografía atormentada, sobre todo en la última etapa de su vida con el ascenso del nazismo. Fue pintor, escultor, dibujante, arquitecto, fotógrafo, historiador de arte… En plena madurez artística decidió que no le gustaba el cariz que sacudía a la vieja Europa y decidió no presenciar ese conflicto.

«El objeto en la pintura de mi nuevo estilo ya no se puede captar de manera simplemente ocular, sino más bien como sentimiento»

Ernest Ludwing Kirchner

Desnudo en naranja y amarillo, 1929-30 Kirchner Museum Davos. Donación del Legado Ernst Ludwig Kirchner, 1990 © Kirchner Museum Davos

 

 

 

En definitiva, estamos ante una gran oportunidad de ver una magna exposición de un artista clave para comprender los movimientos vanguardistas del siglo XX. La muestra se cierra con un pequeño apartado dedicado al Kirchner fotógrafo. Son 35 copias que le servía al propio artista para documentar su proceso creativo.

Más información:

Imprescindible visitar la web para realizar una visita virtual. Muy buena:

http://www.exposicionesmapfrearte.com/kirchner/

Datos útiles

Fundación Mapfre. Paseo de Recoletos, 23. Teléfono: 91 581 61 00. Horario: lunes, de 14.00 a 20.00 hrs. De martes a sábado, de 10.00 a 20.00 hrs. Domingos y festivos, de 11.00 a 19.00 hrs. Del 26 de mayo al 2 de septiembre. Visitas guiadas: martes, de 12:00 hrs a 19:00 hrs. www.fundacionmapfre.com

 

Un vídeo de la muestra, por si todo esto no te ha atraído:

 

Luisjo Cuadrado

Revista Atticus

 

 

Marcador

Fichero archivado: Exposiciones

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!