El Museo de Reproducciones Artísticas encuentra sede en la Casa del Sol

 

Con los tiempos que corren asistir a la inauguración de un nuevo espacio museístico es todo un lujazo. Esa suerte, ese premio, ha tocado en Valladolid.

Los amantes del arte están/estamos de enhorabuena. Al Sr. Ministro de Cultura le ha debido parecer poca cosa eso de inaugurar un museo en Valladolid (tal vez sea que este proyecto fue una cuestión del anterior equipo de Gobierno). En fin, dejemos la política a un lado, y centrémonos en este singular espacio que viene a complementar la sede del Museo de Escultura formada por tres edificios: el Colegio de San Gregorio (el grueso de los fondos pictóricos y escultóricos del museo), el Palacio de Villena (sala de exposiciones temporales y uso administrativo) y la Casa del Sol o palacio del Conde de Gondomar, o iglesia de San Benito el Viejo (con esos tres nombres se conoce este espacio que se ha convertido en la sede del Museo de Reproducciones Artísticas).

En la Casa del Sol podemos contemplar una bella colección de 270 piezas. Se trata de una selección de las mejores obras: réplicas centenarias de antigüedades clásicas; un resumen de obras maestras repartidas por todas los museos del mundo: del Laocoonte al Discóbolo, de los retratos del Fayum a la Máscara de Agamenón.

Los fondos de este singular y hermoso museo comprende más de 3.000 piezas de vaciados de arte oriental (asirio, caldeo y egipcio), clásico (griego, romano e ibérico), medieval (románico y gótico), del renacimiento, barroco y neoclasicismo. Se trata de reproducciones realizadas en los siglos XIX y XX tanto de escultura como arquitectura, glíptica, pintura, artes decorativas y armamento, sobre diferentes soportes (escayola, papel, metal, vidrio, etc.).

Con este espacio el Museo de Escultura eleva su categoría y se sitúa como un museo único. Hasta ahora sus fondos lo constituían, fundamentalmente, escultura religiosa de los siglos XV al XVIII. Ahora, al incorporar estas esculturas, el ámbito geográfico se amplia y no solo alcanza la representación de obras de arte de nuestro territorio nacional sino que va desde Egipto, Roma o la Grecia clásica. El Museo de Escultura se ha convertido en uno de los principales museos de esta rama artística. En Europa apenas contamos con otros dos ejemplos: el Museo Bode de Berlín y el Museo Bargello en Florencia.

 

 

Desde el propio museo recomiendan este espacio para todo el mundo, para una amplia pluralidad:

«Será un Museo dirigido hacia una amplia pluralidad de públicos: a los estudiantes de bellas artes, a los historiadores, a los preocupados por el debate teórico y social sobre nuestras prácticas culturales, a profesores y escolares —pues este espacio reúne grandes hitos del arte dispersos por museos de todo el mundo—, a los expertos en nuevas tecnologías y en el mundo digital, a los jóvenes interesados por los simulacros virtuales, a los artistas que experimentan con viejas y nuevas técnicas, a los fieles del mundo antiguo, a los curiosos, a los amantes de las paradojas, a los que tienen derecho a no saber nada…»

 

 

La exposición permanente se estructura en 5 secciones:

 

La «invención» de la Antigüedad

Sección dedicada al fervor por lo antiguo iniciado en el Renacimiento y culminado en el siglo XVIII con los hallazgos de Pompeya, o los descubrimientos de Olimpia y Micenas, a fines del siglo XIX. A partir de ahí, se explica cómo algunas antigüedades alcanzarán una difusión masiva a través de las copias. Obras: El Discóbolo, Obras del Partenón, Retratos del Fayum, Pinturas de Pompeya, Máscara de Agamenón.

 

 

La belleza desnuda

Sección dedicada a la importancia y el prestigio de la escultura antigua es la armonía de los cuerpos griegos, y la creación de un canon estético convertido en un dogma académico de larga duración. Obras: El Doríforo, la Venus de Médicis, el Mercurio sentado...

 

 

Imágenes del furor

El «lado oscuro» y dramático de los mitos clásicos: el mundo de la violencia, el éxtasis y la locura encarnada por los rituales dionisiacos y por seres fantásticos: Obras: Fauno durmiente, el Centauro, Menade danzante, Pan y sátiro, etc.

Sabios y héroes

La antigüedad leída en clave política y moral, como fuente de lecciones que inspiran modernas reescrituras de la historia: imágenes de héroes, filósofos, hombres de poder y narraciones épicas. Obras: Laocoonte, Galo moribundo, bustos de Séneca, Marco Aurelio, Epicuro, Homero…

 

Enigmas y fragmentos

La Antigüedad como un conjunto de ruinas indescifrables y enigmáticas que sucesivas generaciones han intentado identificar. La fascinación moderna por el fragmento. Obras: Torso de Belvedere, Ariadna abandonada, el Espinario, el Gladiador Borghese

La tarifa general son 3 euros. Esta entrada da derecho a visitar las dos sedes (incluso el Belén Napolitano, en el Palacio de Villena). Teniendo en cuenta los precios que se barajan en Madrid hasta me parece barato. Pero si aún así discrepas conmigo tienes la posibilidad de acceder al Museo gratis las tardes de los sábados o los domingos.

Acude al Museo. Merece la pena. En Revista Atticus ya estamos preparando un artículo sobre el Museo de Reproducciones Artísticas, que pronto verá la luz.

Desde el 29 de febrero hasta el 4 de marzo de 2012 JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS.

Luisjo Cuadrado


Marcador

Fichero archivado: Exposiciones

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!