Archivo para febrero, 2012

Adi√≥s al diario P√ļblico. En defensa de la pluralidad

Cuando apenas han pasado unas semanas del cierre de una compa√Ī√≠a a√©rea con base en nuestro territorio, salta la noticia del cierre del peri√≥dico P√ļblico. Ya hab√≠an dado un aviso y un paso previo para su cierre. No nos pilla de sorpresa pero eso no quita ni un √°pice de gravedad al asunto.

Los pasajeros de aquellos vuelos cancelados, tarde o temprano, habr√°n sido recolocados y habr√°n llegado a su destino. Las rutas afectadas se repartir√°n entre otras compa√Ī√≠as de navegaci√≥n a√©rea que, sin quererlo, se habr√°n encontrado metiendo el hocico y reparti√©ndose los despojos como si fueran aut√©nticas hienas salvajes.

Los lectores de un diario que ha desaparecido no tienen f√°cil encontrar otro que les llene. El hueco que deja P√ļblico no se cubrir√° en muchos a√Īos. Y eso significa una p√©rdida lamentable dentro del panorama cultural espa√Īol.

 

C√≥mo a aquel personaje o amigo o conocido que fallece y ante su tumba alabamos sus virtudes, P√ļblico no es que fuera bueno (o malo), es que era y es necesario. Vivimos en un momento de constante agitaci√≥n informativa. La realidad solo es una, es √ļnica, pero las interpretaciones que los diarios hacen de ella son tantas como cabeceras hay. Y hay qui√©n da la informaci√≥n, pero hay quien la interpreta, la sesga para beneficio propio y eso es simplemente desinformaci√≥n. Lamentablemente no hay prensa libre. Esto suena muy fuerte pero es la verdad. Los poderes econ√≥micos la tiene secuestrada en la misma medida que a m√≠ me tiene secuestrado el banco con mi hipoteca. Dentro del ejercicio de su profesi√≥n cada periodista redactar√° su opini√≥n, su art√≠culo o su reportaje adecu√°ndola a la l√≠nea editorial de su peri√≥dico. Hasta ah√≠ bien. Pero lo que es muy discutible es que haya periodistas que lleguen a actuar bajo aquel lema tan triste y conocido de ¬ęNo dejes que la verdad te estropee una buena noticia¬Ľ. Y no lo digo yo solo. Este domingo 26 de febrero de 2012 la Defensora del lector de El Pa√≠s, Milagros P√©rez Oliva, se desped√≠a de su cargo con una interesante carta (recomiendo su lectura ¬ęAdi√≥s y mucha suerte¬Ľ) donde, entre otras cosas, expone:

¬ęPotentes aparatos de influencia saturan el espacio informativo con versiones y contraversiones destinadas a falsear la verdad¬Ľ.

Derecha, izquierda o centro existen en el mudo periodístico como un fiel reflejo de la sociedad. Y en el panorama cultural caben todos, pero con un periodismo de calidad donde la verdad sea el depósito recurrente para confeccionar la noticia.

Pérez Oliva se despedía de su cargo, en la citada carta, recordándonos que:

¬ęLa democracia necesita medios de referencia independientes, cre√≠bles y veraces, que resulten fiables para cualquier lector independientemente de cu√°l sea su l√≠nea editorial¬Ľ.

En Revista Atticus echaremos de menos a P√ļblico. Deseamos que en su aventura digital no pierda esa frescura y compromiso en sus noticias. Echaremos de menos sobre todo esas vi√Īetas que hemos difundido desde nuestras p√°ginas de Medina o Fontdevila. Y deseamos a todos los profesionales que tengan suerte y que encuentran pronto un nuevo espacio donde ejercer su profesi√≥n.

Los pasajeros que ‚Äúvolaban‚ÄĚ con P√ļblico han perdido su vuelo con el cierre del diario. Deseamos que pronto, muy pronto tengan suerte y encuentren/encontremos otra compa√Ī√≠a que cubra esa ruta.

Fiel a su compromiso Alfredo Martirena ilustra la triste noticia.

Luisjo Cuadrado

Alfredo Martirena

Marcador

Rufus Wainwright en Valladolid: ¬°Hallelujah!

El pasado s√°bado, 25 de febrero, Rufus Wainwright actu√≥ en Valladolid en el auditorio Miguel Delibes. Desde hace cuatro o cinco a√Īos llevo escuchando canciones de este singular genio. No pod√≠a dejar ¬†pasar la ocasi√≥n actuando a tan solo unos metros de mi casa. Aprovecho para decir que Valladolid est√° jugando en la Champions League en cuesti√≥n musical, por un lado con el Centro Miguel Delibes y por otro con la C√ļpula del Milenio.

Rufus W. (Montreal, Canad√°, 1973) inici√≥ en Valladolid su nueva gira mundial con ¬ęClassico Rufus¬Ľ donde interpreta Sonetos de William Shakespeare junto con otras composiciones cl√°sica acompa√Īado por la Orquesta Sinf√≥nica de Castilla y Le√≥n (OSCYL) dirigida por Andr√©s Franco.

El concierto comenz√≥ (sin Rufus sobre el escenario) ¬†con una pieza de A. Dvor√°k (1841-1904) Carnaval, Obertura op. 92. En palabras del director era apropiada no solo por las fechas sino ¬†porque ¬ęhabla de la vida al igual que las canciones de Rufus¬Ľ.

A continuaci√≥n surge la estrella. Su salida al escenario fue acogida con un gran alborozo por gran parte del p√ļblico. Se present√≥ como un aut√©ntico dandy: traje gris claro, pa√Īuelo anudado al cuello y una gran flor blanca en la solapa. Se mov√≠a por el escenario con grandes gestos amanerados y una liviana gracia. Nos deleit√≥ con su interpretaci√≥n de los sonetos (orquestado por √©l mismo), con un p√ļblico embelesado por tanta pasi√≥n, en una valiente, arriesgada y particular√≠sima puesta en escena. Pidi√≥ que no se aplaudiera, entre uno y otro, para no romper la unidad.

Para el segundo acto, m√°s relajado, dispuso el piano en primer t√©rmino. Su di√°logo con el p√ļblico fue constante gan√°ndose la simpat√≠a popular con alusiones a Valladolid (no sab√≠a d√≥nde estaba la ciudad). No eludi√≥ hacer un chascarrillo sobre la cr√≠tica feroz que le brind√≥ ¬ęThe New York Times¬Ľ¬† por su primera √≥pera: ¬ęPrimma Donna¬Ľ. Ni tampoco ¬ęlo guays que somos en Espa√Īa al tener reconocido el matrimonio homosexual¬Ľ.

En este segundo acto asistimos a un repertorio m√°s moderno y basado en algunas de sus composiciones. Mucha gente dir√° que no conoce a Rufus, pero no es cierto. En Shrek tuvimos la fortuna de o√≠r una de sus m√°s conocidas interpretaciones ¬ęHallelujah¬Ľ al piano (no pod√≠a faltar en este concierto).

¬ęVibrate¬Ľ y ¬ęLittle Sister¬Ľ, una de sus ¬ęprimeras experiencias con la m√ļsica cl√°sica¬Ľ, como √©l mismo ha reconocido, han sido los dos temas propios que han iniciado la segunda mitad. Est√° a punto de estrenar su s√©ptimo disco, ¬†¬ęOut of the game¬Ľ, que se publicar√° el pr√≥ximo mes de mayo, Wainwright ha ofrecido a los asistentes su versi√≥n de ¬ęYou go to my head¬Ľ.

Dentro de su programa no pod√≠a faltar otra de sus grandes aportaciones: ¬ęSomewhere over the rainbow¬Ľ.

No escatim√≥ elogios para la OSCYL ¬ędeber√≠an de estar muy orgullosos de esta orquesta¬Ľ ha dicho al p√ļblico.

El p√ļblico se volc√≥ como nunca al final con v√≠tores y una larga ovaci√≥n forzando la salida al escenario de Rufus, hasta cuatro veces, ¬†para ofrecer la ¬ępropina¬Ľ ansiada.

Se notó que ama lo que hace. Se gustó a sí mismo y eso causó el deleite general. Gran concierto de un gran artista que se mostró mucho más  cercano de lo que su imagen de divo pudiera parecer.

Os dejo el v√≠deo de la canci√≥n ¬ęHallelujah¬Ľ.

Luisjo Cuadrado

 

La Gioconda ‚Äúdel Prado‚ÄĚ se presenta en sociedad en el museo madrile√Īo

 

Tras un minucioso y detallado estudio y su restauración, la copia de La Gioconda, que se conserva en las colecciones del Prado desde su fundación, se presenta en el Museo del Prado.

 

Una de las principales aportaciones de este estudio es la de ser una obra salida del taller de Leonardo que fue pintada simultáneamente a la ejecución de la obra original.

 

Durante todo el proceso se ha manejado documentación existente de ambas obras, original y copia, llegando a establecerse la secuencia de la realización de La Gioconda de Leonardo que se conserva, como bien es sabido, en el Museo del Louvre.

 

Gracias a este proceso se ha logrado recuperar el aspecto original de la copia ‚Äúdel Prado‚ÄĚ que ahora luce en todo su esplendor. Como se puede observar en las fotograf√≠as, se ha procedido a una rigurosa limpieza eliminando los repintes logrando que el cuadro recupere el fondo, id√©ntico al original (se hab√≠a ‚Äútapado‚ÄĚ para realzar el modelo femenino o por que no gustaba que el paisaje estuviera inacabado). Tambi√©n es evidente el magn√≠fico estado de conservaci√≥n pudiendo disfrutar de detalles con gran nitidez.

 

Ahora este cuadro se sit√ļa como uno de los testimonios m√°s representativos de los procedimientos del taller de Leonardo. La autor√≠a se ha desvelado como obra de alguno de los disc√≠pulos del maestro florentino que trabajaban en su taller y realizada al mismo tiempo que la versi√≥n original.

 

La tabla de nogal utilizada como soporte, as√≠ como la preparaci√≥n de la misma con una doble capa de yeso y aceite de lino (en vez de la tradicional de yeso) ha posibilitado el excelente estado de conservaci√≥n. Una, la tabla, y otra, la preparaci√≥n, eran habituales en numerosas obras del taller de Leonardo da ‚ÄďVinci. Entre otras se utilizaron para La Dama de Armi√Īo o La Belle Ferroni√®re.

 

¬ęEs la copia m√°s antigua e importante de la obra de Da Vinci. Las diferencias estriban en que La Gioconda ‚Äúdel Prado‚ÄĚ tiene cejas y una sonrisa diferente¬Ľ.

 

Gracias a los avances tecnológicos aplicados al estudio del arte como la reflectografía infrarroja unido al examen de la superficie con luz rasante se descubrió que existía un paisaje bajo el fondo negro. Análisis químicos concluyeron que se trataba de un repiten no anterior a 1750.

 

Comparando las figuras, la mujer de enigm√°tica sonrisa, se observa que tiene casi el mismo tama√Īo y lo m√°s sorprendente es que cada una de las correcciones del dibujo subyacente del original, se repiten en la obra del Prado.

 

La conclusi√≥n de los estudios apuntan una posible autor√≠a a un colaborador habitual de Leonardo como Boltraffio, Marco d’Oggiono o Ambrogio di Predis, que tienen una personalidad muy definida. No obstante, es posible situarla estil√≠sticamente en un entorno milan√©s, pr√≥ximo a Sala√Į (1480-1524)o quiz√°s a Francesco Melzi (1493-1572/73), los alumnos de m√°s confianza del maestro, herederos de su obra.

 

El estudio técnico ha sido realizado por Ana González Mozo investigadora del Gabinete de Documentación Técnica del Museo del Prado y la intervención ha sido ejecutada por Almudena Sánchez Martín, restauradora del Museo del Prado. Miguel Falomir Faus, jefe del departamento de Pintura Italiana (hasta 1700) del Museo del Prado, ha coordinado los trabajos.

 

Estos trabajos no aportan ninguna tesis del porqué de esta excepcional copia. Recurro a Juan Adriansens a quien, recientemente, escuché, en la radio, una tesis sobre La Gioconda. La Gioconda fue un encargo de Franceso Giocondo. Pero este retrato, el original, nunca llegó a sus manos. Leonardo se enamoró de su cuadro y permaneció con él toda su vida. Lógicamente al ser un encargo tenía que responder al mismo. Para ello encarga a uno de sus mejores discípulos la copia que el mismo supervisa.

 

El pintor y biógrafo Giorgio Vasari, en su obra Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos desde Cimabue a nuestros tiempos, escribió:

 

Hizo para Francesco del Giocondo el retrato de su mujer Mona Lisa y, a pesar de dedicarle los esfuerzos de cuatro a√Īos, lo dej√≥ inacabado. Esta obra la tiene hoy el rey Francisco de Francia en Fontainebleau.

 

 

En contra de lo que pueda pensar la gente, la obra ‚Äúdel Prado‚ÄĚ no se ha descubierto ahora. La Gioconda pertenece a las colecciones del Prado desde su fundaci√≥n en 1819. Se desconoce el dato exacto de su ingreso pero ya se citaba en el inventario de la Galer√≠a del Mediod√≠a del Alc√°zar realizado en 1666 como ¬ęun retrato femenino vinculado a Leonardo¬Ľ.

 

Esta obra se puede contemplar desde el d√≠a 21 de febrero hasta el 13 de marzo en las sala 49 del Museo del Prado en Madrid. Esta es una oportunidad. En los d√≠as siguientes La Gioconda se va de viaje para volver junto a su modelo, a su original ¬°quinientos a√Īos despu√©s! (¬Ņy si all√≠ tienen la copia y √©sta es el original?). Se traslada a la sede del Museo del Louvre para participar en la exposici√≥n de la capital gala que lleva por t√≠tulo ‚ÄúL‚Äôultime chef-d‚ÄôŇďuvre de L√©onard de Vinci, la Sainte Anne‚ÄĚ (29 marzo ‚Äď 25 junio 2012). ¬°Buen viaje, hermosa, y hasta pronto!

 

 

 

Os recomiendo echar un vistazo a este enlace para mayor información:

 

http://domuspucelae.blogspot.com/2012/02/museo-del-prado-sorpresa-en-la-limpieza.html

 

 

Y también el visionado de dos interesantes vídeos:

 

Donde Ana González Mozo, investigadora del Gabinete de Documentación Técnica del Museo y Almudena Sánchez Martín, restauradora de Pintura, comentan el estudio técnico y la restauración de la copia de La Gioconda del Museo del Prado.

 

 

 

Donde Gabriele Finaldi nos presenta a La Gioconda.

 Luisjo Cuadrado

Maldita crisis. Alfredo Martirena

Maldita crisis

Alfredo Martirena

Los ganadores de los Goya 2012

Los ganadores de los Goya 2012

Nuestro amigo y colaborador, Rubén Gámez, ya ha confeccionado la relación de los ganadores de los Goyes 2012. Enhorabuena a los premiados, pero sobre todo enhorabuena a Rubén por su impagable trabajo con el que nos viene deleitando.

Os dejo el enlace a esa relación.

http://nofuncionamusica.blogspot.com/2012/02/goyas-2012-el-ano-de-enrique-urbizu.html

El blog de Rub√©n es imprescindible para todo aquel que le guste la m√ļsica.

Exquisiteces

No nos da tiempo a disfrutar de las cosas. He visto la mayor√≠a de las pel√≠culas ganadoras. Pero no me da tiempo a ralizar los comentarios de todo lo que veo. Un estreno se sucede a otro y apensa hay tiempo para realizar una rese√Īa. Y cuando lo tienes hecho ha perdido su frescura, su actualidad.

Os dejo dos enlaces de los comentarios que hicimos de dos pel√≠culas que concurren a los Oscars y con muchas opciones de llevarse alg√ļn que otro galard√≥n.

La piel que habito

The Artist

Revista Atticus

 

 

 Page 1 of 3  1  2  3 »
Get Adobe Flash player