Maktub

Ficha Técnica:

Película: Maktub.

Dirección y guion: Paco Arango.

País: España. Año: 2011.

Duración: 115 min.

Género: Tragicomedia.

Interpretación: Diego Peretti (Manolo), Aitana Sánchez-Gijón (Beatriz), Goya Toledo (Mari Luz), Andoni Hernández San José (Antonio), Rosa María Sardà (Guadalupe), Amparo Baró (Merche), Mariví Bilbao (Puri), Enrique Villén (Raimundo), Jorge Garcia (Carlos).

Producción: Antonio Aporta, Paco Arango y María José Martínez.

Música: Nathan Wang.

Fotografía: Carlos Suárez.

Montaje: Teresa Font.

Dirección artística: Llorenç Miquel.

Vestuario: Cristina Rodríguez.

Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España.

Estreno en España: 16 Diciembre 2011. Calificación por edades: Apta para todos los públicos.

 

Sinopsis

 

Manolo (Diego Peretti) lleva una vida acomodada, pero se encuentra en plena crisis de la mediana edad. La rutina y la desidia presiden su matrimonio, su trabajo y su relación con los hijos. Su mujer Beatriz (Aitana Sánchez-Gijón) navega entre dos aguas y forma parte de la crisis por la que atraviesa su familia.

El destino lleva a Manolo a cruzarse con Antonio (Andoni Hernández) un muchacho canario de 15 años que padece cáncer. Su vitalidad contagiosa y su particular punto de vista de la vida impulsarán a Manolo a una toma de conciencia de la situación y supondrá un punto de arranque en su vida. A partir de ese fortuito encuentro trabará amistad con su madre, Mari Luz (Goya Toledo), un extrovertido Carlos (Jorge García) y Guadalupe (Rosa María Sardá), una enigmática enfermera. Sus vidas cambiarán a partir del encuentro con Antonio.

La palabra “Maktub” procede del árabe y viene a significar “lo que está escrito” en clara alusión a que nuestro destino está predestinado y las extrañas casualidades que se producen en nuestra vida solo vienen a confírmalo.

 

Comentario

Maktub es una película hecha para la Navidad. Es un cuento navideño. Con lo cual me acabo de dar cuenta de que ya tengo medio comentario hecho. Pero no la considero ni ñoña, ni floja ni, tampoco, gran peliculón. Es una película muy agradable de ver. Conjuga dosis de drama, con grandes dosis de humor en buena medida por la cara “simpática” de su principal actor Diego Peretti (Manolo).

Manolo puede ser un tipo cualquiera. Es un empleado de banca, casado y con dos hijos. Aparentemente tiene una vida envidiable. Hasta que escarbas y aflora el descontento. En su vida se ha instalado la rutina, la desidia, la desgana y la apatía. Sinónimos de una misma cosa que preceden a la depresión. Lo que le hará ponerse las pilas será el encuentro con Antonio, un adolescente que padece cáncer. Y así nos encontraremos ante dos personas que viven la vida en polos opuestos: uno viendo pasar los días y el otro esperando la llegada de cada día sabiendo que puede ser uno de los últimos. Manolo y Antonio se convertirán en amigos e implicarán en su relación a todos los que les rodean. La cena de Nochebuena será el punto de encuentro de todos ellos. En definitiva Maktub es una historia de vidas cruzadas, de diferentes caminos que confluyen en un solo en un momento de la vida.

El trasfondo del cuento es que en la vida nos puede ir más o menos bien con un trabajo con una pareja con una familia en donde asoma la crisis pero todo esto pasa a un segundo plano en cuanto falla la salud.

El protagonista es un niño enfermo de cáncer. Es un tipo de película de la cual ya hemos visto alguna otra antes (una de las últimas en el cine español es Planta 4ª). Es un melodrama que se presta a la lágrima fácil. Pero en este caso la película está resuelta con ciertos toques de realismo mágico para que el dolor y la pérdida se canalicen hacia el positivismo, hacia una realidad más amable, sin ocultárnosla. Y es así como fue posible llevar a la pantalla la historia real de Antonio González Valerón, un joven canario que padecía cáncer y que, sin embargo, era para todos un ejemplo de ilusión, sabiduría y ganas de vivir. Falleció en marzo de 2009, a los 16 años recién cumplidos, a causa de una infección, tras un implante de médula que había curado la leucemia que le diagnosticaron a los 13 años. El rap de la Fundación Aladina, Sonrisas que hacen magia, con música de Paco Arango, es parte de su legado.

La película tiene destellos brillantes como la gran actuación en un papel secundario de Mariví Bilbao (como Puri, la doncella) o alguna escena bien resulta en donde es difícil escapar a la lágrima (¡qué gran poder tiene las imágenes para evocar ciertos sentimientos¡) o el humor blanco, sin malicia, en determinados diálogos. La película transmite unas ganas locas de vivir como les sucede a los protagonistas tras su encuentro con la enfermedad. Muchas veces pensamos que si a mí me pasara tal o cual cosa haría esto o lo otro. En Matkub hay un claro mensaje: no esperes a que aparezca la desgracia en tu vida para iniciar cambios. Vive la vida y disfruta de cada instante que esta te brinda. Tal vez la cinta contenga cierta moralina pero no hace daño al cerebro y, como dije al principio, es agradable de ver.

Una iniciativa muy loable es que los recursos económicos que genere Maktub serán destinados a sufragar la construcción de un centro de trasplantes de médula ósea para niños.

Más información sobre la Fundación Aladina que vela por los niños que padecen cáncer:

http://www.maktublapelicula.com/es/fundacion-aladina

Os dejo también el vídeo promocional

 

Luisjo Cuadrado

 

Marcador

Fichero archivado: Cine

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!