Archivo para enero, 2012

Historias Sagradas. Pinturas religiosas de artistas espa√Īoles en Roma (1852-1864)

El Descendimiento. Domingo Valdivieso. √ďleo sobre lienzo, 254 x 343 cm 1864 Madrid, Museo Nacional del Prado

 

Bajo el t√≠tulo ‚ÄúHistorias Sagradas. Pinturas religiosas de artistas espa√Īoles en Roma (1852-1864)‚ÄĚ, la sala re√ļne cinco de los mejores lienzos, recientemente restaurados, de artistas como Madrazo, Rosales, Alejo Vera y Domingo Valdivieso que alcanzaron enorme fama en su tiempo y que encaminaron el rumbo de este g√©nero desde el refinado purismo tardorrom√°ntico de ra√≠z nazarena hacia el nuevo realismo pict√≥rico.

Roma fue, junto con Madrid y Par√≠s, uno de los escenarios principales del arte espa√Īol del siglo XIX. La Ciudad Eterna pose√≠a un significado propio, fruto de su tradicional protagonismo en la formaci√≥n de los artistas durante toda la Edad Moderna, pero en el siglo XIX la estancia en Italia se convirti√≥ ya en el punto final de la etapa acad√©mica de cualquier artista y supon√≠a el inicio de su madurez profesional.

Tob√≠as y el √°ngel. Eduardo Rosales. √ďleo sobre lienzo, 198 x 118 cm 1858-1863 Madrid, Museo Nacional del Prado

Los artistas espa√Īoles que llegaban a Roma, normalmente disfrutando de una pensi√≥n oficial, deb√≠an realizar una gran pintura de composici√≥n que justificara sus estudios all√≠. Unos prefirieron llevar a cabo episodios hist√≥ricos pero otros, entregados al verdadero protagonismo de lo religioso en esa ciudad, eligieron asuntos piadosos. A partir de 1852 y coincidiendo con el descubrimiento del enterramiento original de santa Cecilia y de la cripta de los Papas en las catacumbas de la v√≠a Appia, comenz√≥ una autentica fiebre por los asuntos de la arqueolog√≠a sagrada que, desde entonces, deslumbr√≥ la sensibilidad de casi todos los artistas all√≠ instalados. Tras ese hallazgo, las pinturas religiosas que representaban episodios con justificaci√≥n arqueol√≥gica, especialmente las que narraban episodios protagonizados por los primeros cristianos, se convirtieron en uno de los grandes intereses de los pintores espa√Īoles. Con ellas era ya posible satisfacer sus expectativas de erudici√≥n en los mismos t√©rminos de necesaria veracidad hist√≥rica exigida en los ejercicios acad√©micos, pero al mismo tiempo trasmit√≠an una experiencia llena de emoci√≥n religiosa, clave en la mentalidad europea de los a√Īos centrales del siglo XIX. A partir de entonces una verdadera multitud de pintores sucumbi√≥ al atractivo de la Historia Sagrada durante su soggiorno italiano.

Más información

http://www.museodelprado.es/

 

Revista Atticus

 

 

Marcador

Los descendientes. La mejor pel√≠cula de los veinte primeros d√≠as del a√Īo.

Ficha

Película: Los descendientes.
Título original: The descendants.
Dirección: Alexander Payne.
Pa√≠s: USA. A√Īo: 2011. Duraci√≥n: 110 min.
Género: Drama, comedia.
Interpretación: George Clooney (Matt King), Judy Greer (Julie Speer), Matthew Lillard (Brian Speer), Beau Bridges (primo Hugh), Shailene Woodley (Alexandra), Robert Forster (Scott Thorson), Nick Krause (Sid), Patricia Hastie (Elizabeth King), Amara Miller (Scottie King), Mary Birdsong (Kai Mitchell), Rob Huebel (Mark Mitchell).
Guión: Alexander Payne, Nat Faxon y Jim Rash; basado en la novela de Kaui Hart Hemmings.
Producción: Jim Burke, Alexander Payne y Jim Taylor.
Fotografía: Phedon Papamichael.
Montaje: Kevin Tent.
Dise√Īo de producci√≥n: Jane Ann Stewart.
Vestuario: Wendy Chuck.
Distribuidora: Hispano Foxfilm.
Estreno en USA: 16 Noviembre 2011. Estreno en Espa√Īa: 20 Enero 2012.
Calificaci√≥n por edades: No recomendada para menores de 7 a√Īos.

Sinopsis

Tras un accidente de su esposa, Matt King (George Clooney) se ve obligado a encauzar su vida e intentar restablecer su relaci√≥n con sus hijas: Scottie de 10 a√Īos, revoltosa y desubicada en el mundo, y la adolescente y rebelde Alexandra de 17 a√Īos. Matt es abogado y ha tenido la fortuna de heredar un rico patrimonio que ha sabido mantener casi intacto. Esta herencia, fruto de la uni√≥n entre la realeza hawaiana y los misioneros, proporciona y ha proporcionado a los Kings multimillonarios ingresos. Son los poseedores de las √ļltimas zonas v√≠rgenes de las islas-de un incalculable valor. No solo est√° en juego el provenir de la familia King sino de toda la isla que ve amenazada su tranquilidad. Alexandra abre los ojos a su padre y le pone en antecedentes sobre el descubrimiento que hizo al pillar a su madre con un amante. A partir de ah√≠ Matt inicia la b√ļsqueda para saber que tipo de familia es la que tiene.

Comentario

“Mis amigos del continente creen que porque vivo en Haw√°i, estoy en el Para√≠so. Que, como en unas vacaciones permanentes, aqu√≠ todos estamos nada m√°s que bebiendo Mai Tais, meneando las caderas y jugando con las olas. ¬ŅEs que est√°n chiflados?”
Matt King, protagonista de Los Descendientes.

Reconozco que esa sensaci√≥n es la que yo tengo del archipi√©lago hawaiano. La insulsa letra de la canci√≥n de Mecano ¬ęHawai-Bombay¬Ľ nos lo recuerda como un para√≠so. Seguro que lo es. Pero lo que es Los descendientes es una pel√≠cula que nos muestra en toda su realidad a una sociedad americana (les recuerdo que el archipi√©lago hawaiano es uno de los estados norteamericanos, aunque Obama ya se encarga de ello). Y ah√≠ radica su gran valor. En reflejar, bajo la mirada humana y comprensible, lo cotidiano sin gran boato.

Payne, su director, nos relata de forma amena y entretenida, las aventuras de la familia King. Estás se centran en el drama de ver a la esposa y madre postrada en la cama como consecuencia de un accidente con una lancha motora. Matt King, padre, esposo, abogado, sencillo, austero y el responsable de un fideicomiso de una cuantiosa herencia fruto de la unión de sus antepasados: misioneros y terratenientes blancos con nativas de la realeza hawaiana.

La temática principal de la película es la pérdida de un ser querido. Pero otros hilos arguméntales nos llevarán a aspectos más cercanos a nosotros y en los que cualquiera nos podemos sentir identificados, como son las desavenencias en el matrimonio, el conflicto paterno-filial, la enfermedad y hasta los problemas derivados por ambicionar una herencia.

Y ah√≠ surge la poderosa figura de Matt qui√©n, por un lado, se ve en la necesidad de retomar su vida. Su esposa se encuentra en coma postrada en el hospital y no hay posibilidades de recuperaci√≥n. √Čl solo era un padre en la reserva. √Čl no jugaba como titular. Solo actuaba en caso de necesidad. As√≠ se tiene que hacer cargo de unas hijas, Alexandra y Scottie (de 17 y 10 a√Īos) que le son desconocidas (por no decir indiferentes). Y por otro lado tiene que lidiar con su familia, constituida por una innumerable cantidad de primos que esperan que venda la √ļltima zona virgen de las islas tropicales a una gran multinacional que cambiar√° el paisaje del entorno por el ¬ęprogreso¬Ľ (ya se sabe, aquello de viviendas, ¬ęgrandes superficies comerciales¬Ľ, campos de golf y un extenso etc√©tera). Todo a cambio de muchos millones de d√≥lares que sacar√°n de la ruina a los manirrotos parientes. Una familia, los King, de grandes terratenientes que no han sido capaces de asimilar la cultura ni tan siquiera en el aspecto comunicativo: no se han molestado en aprender el hawaiano. Matt tiene que a√Īadir a esto la presi√≥n popular que defiende los valores de este para√≠so. Y, tambi√©n, un suegro, Scott Thorson, que le echa la culpa de casi todo (hasta casi del alzh√©imer que tiene su mujer).

La acci√≥n se desencadena cuando los m√©dicos del hospital recomiendan a Matt que avise a la familia y amigos para que se despidan de Elizabeth. Y es a partir de ese momento cuando el protagonista comienza su b√ļsqueda personal. Una b√ļsqueda que comienza por la hija mayor y termina por el deber √©tico de la resoluci√≥n sobre la venta de terrenos. Matt busca su lugar en el mundo y parad√≥jicamente, el id√≠lico para√≠so que le rodea le tiene desconcertado. Ir√° al encuentro de su hija que la ten√≠a recluida en un elitista colegio para que la metieran en vereda. Descubrir√° que su mujer ten√≠a una amante, un aprovechado que solo buscaba el beneficio econ√≥mico al amparo de esa decisi√≥n sobre la venta del terreno a una gran inmobiliaria. Se encontrar√°n con unos amigos que se lo hab√≠an ocultado; a unos primos que lo √ļnico que les interesa es cu√°ndo pueden disponer del dinero. Pero Matt tambi√©n inicia la b√ļsqueda de sus descendientes. Quiere saber qu√© decisi√≥n tomar√≠an ellos ante la disyuntiva que se le presenta.

Para las hijas del matrimonio King ese viaje para comunicar la noticia a amigos y familiares supone asimismo una b√ļsqueda personal. Scottie es una ignorante de la situaci√≥n. Apenas tiene conciencia de lo que pasa, no sabe que su madre se muere. Y tendr√° que madurar de golpe y porrazo. Alexandra que con tan solo 17 a√Īos parece estar de vuelta de todo pero terminar√° apoyando a su padre con el que hasta ese momento apenas hab√≠a tenido una relaci√≥n que no pasaba de lo cordial.

Los Descendientes se ha estrenado en Espa√Īa con la bendici√≥n de los Globos de Oro y tambi√©n la complacencia de la cr√≠tica. Pocas notas discordantes he le√≠do sobre ella. Y la verdad, es que no lo entiendo muy bien. Es una pel√≠cula entretenida, es una gran actuaci√≥n de George Clooney pero no es una obra maestra y espero que lo de la mejor pel√≠cula del a√Īo se quede la mejor pel√≠cula ¬ęque he visto en los 20 primeros d√≠as del a√Īo¬Ľ.

Los Descendientes tiene cosas dignas de menci√≥n como es el gran acierto del director que ha sabido desenvolverse perfectamente para no caer en un folleto tur√≠stico promocional de Hawai (ese para√≠so) o en un panfleto ecologista. Tambi√©n destaco las situaciones absurdas pero que encajan a la perfecci√≥n y que resultan muy cre√≠bles. Sobre todos las que protagoniza Sid (√©l tiene su particular viaje: convertirse en miembro de la familia), el amigo tontorr√≥n de Alexandra (como la escena del pu√Īetazo que le proporciona su abuelo). En la vida no siempre nos comportamos siguiendo un gui√≥n y eso est√° muy bien recogido en la pel√≠cula.
Es meritorio tambi√©n el papel que juega Elizabeth postrada en la cama que se convierte en pa√Īo de l√°grimas y confesora, inerte, de su familia. No lo es el descuidado doblaje de Alexandra que hasta que te acostumbras a su inapropiada voz se te han ido unos cuantos minutos.

Y, por √ļltimo, el gui√≥n y la gran actuaci√≥n de George Clooney hacen que esta pel√≠cula sea, para m√≠, la mejor pel√≠cula de los primeros veinte d√≠as del a√Īo. Seguro que se lleva alg√ļn √ďscar, seguro que s√≠, pues le acaban de conceder 5 nominaciones. Si a esto le a√Īadimos que ya ha ganado 2 Globos de Oro (mejor pel√≠cula dram√°tica y mejor actor principal) lo m√°s probable es que me deje en mal lugar. Pero espero que no sea la mejor del a√Īo y podamos ver en los m√°s de 330 d√≠as que restan muchas grandes pel√≠culas.

Vaya un peque√Īo varapalo para la web oficial. No me voy a molestar ni en ponerla de lo simple y malona que es.

Un tr√°iler:

Y un buen trabajo, muy recomendable, sobre aspectos de la película:

www.lahiguera.net/cinemania/pelicula/4996/comentario.php

 

Luisjo Cuadrado

La chispa de la vida. M√°rtir o villano

La chispa de la vida. M√°rtir o villano


Ficha Técnica:

Película: La chispa de la vida.
Direcci√≥n: √Ālex de la Iglesia.
Pa√≠s: Espa√Īa. A√Īo: 2011.
Duración: 98 min. Género: Tragicomedia.
Interpretaci√≥n: Jos√© Mota (Roberto), Salma Hayek (Luisa), Blanca Portillo (Mercedes), Juan Luis Galiardo (alcalde), Fernando Tejero (Johnny), Manuel Tallaf√© (Claudio), Santiago Segura (David Solar), Antonio Garrido (Dr. Velasco), Carolina Bang (Pilar √Ālvarez), Joaqu√≠n Climent (Javier).
Guion: Randy Feldman.
Producción: Andrés Vicente Gómez y Ximo Pérez.
Fotografía: Kiko de la Rica.
Montaje: Pablo Blanco.
Dirección artística: Arturo García y José Arrizabalaga.
Distribuidora: Alta Classics.
Estreno en Espa√Īa: 13 Enero 2012.
Calificaci√≥n por edades: No recomendada para menores de 7 a√Īos.

Sinopsis

Roberto (Jos√© Mota) es un publicista de prestigio que se encuentra en el paro y al borde de enfrentarse al eufemismo ‚Äúparado de larga duraci√≥n‚ÄĚ. Acude a una nueva cita, en esta ocasi√≥n se entrevista con un amigo para solicitarle un empleo. Su negativa es el desencadenante de una serie de actos que llevar√°n a Roberto a verse postrado en un enrejado del forjado con una varilla de hierro en la cabeza. Su mujer Luisa (Salma Hayek) acude a su llamada. Mientras a Roberto se le ocurre una forma de sacar partido a su situaci√≥n: retransmitir las labores de su rescate y otorgar una entrevista a una cadena de televisi√≥n.

Comentario

Vaya por delante que La chispa de la vida no es una película que me haya inspirado para hacer un comentario. Pero no siempre hay que buscar a las musas en lo agradable, en lo bello, en lo apetecible. Así que me he puesto la obligación de hacer un comentario sobre esta película.

El hecho de que no me haya inspirado no implica que la película sea mala.

Vayamos por partes.

 

 

La chispa de la vida nos presenta un panorama socio-laboral muy acorde a los tiempos actuales. El drama del paro y la telebasura pod√≠a ser sus protagonistas y como actores secundarios: la codicia de pol√≠ticos y la deshumanizaci√≥n de ciertos personajes dirigentes de las cadenas televisivas. Roberto, publicista, brillante en ideas (es el que en sus tiempos j√≥venes acu√Ī√≥ la famosa frase ‚Äúla chispa de la vida‚ÄĚ) tienen un desafortunado accidente. Como resultado del mismo se ve postrado sobre el enrejado del forjado del piso, de un reci√©n inaugurado Teatro Romano en Cartagena (Murcia) con la gravedad de que en la ca√≠da se ha clavado una varilla en la cabeza. Se ha convertido en un m√°rtir ante el ojo p√ļblico.
Roberto solo ans√≠a proporcionar una vida digna a su familia que se traduce, fundamentalmente, en una carrera para sus dos hijos. Y por esa cabeza, da√Īada pero l√ļcida, le pasa una idea: sacar partido econ√≥mico de la situaci√≥n que le proporcione unos ingresos necesarios.

La fortuna, la mala o la buena, propicia que todo este drama haya sido en un escenario que se iba a presentar al p√ļblico con la parafernalia de los pol√≠ticos, dirigentes y la presencia de las televisiones y periodistas.
Luisa, esposa de Roberto, viene a poner un punto de cordura en los ‚Äúdesvar√≠os‚ÄĚ de su marido. Considera que la dignidad es el mayor legado que puede dejar a sus hijos.

Hay una clara cr√≠tica a nuestra sociedad. No todo puede valer para hacerte famosillo y tener mucho m√°s que esos 15 minutos de gloria. Roberto se empe√Īa en aparecer en ‚ÄúRumore, rumore‚ÄĚ (pueden cambiar por otro nombre m√°s ‚Äúlujoso‚ÄĚ o ‚Äúdarle la vuelta‚ÄĚ) pero por que le ofrecen esa opci√≥n, es decir, hay un mercado que necesita de esas im√°genes para, primero subsistir y segundo para abastecer la demanda de la audiencia (o a la inversa).

Cuando sales de la sala te planteas la pregunta: ¬Ņhasta d√≥nde estar√≠amos nosotros dispuestas a llegar? ¬ŅAceptar√≠a yo 2 millones de euros por retransmitir mi vida y as√≠ sacar del apuro econ√≥mico a mi familia? Est√° cuesti√≥n es incontestable hasta que no te ves metido en el fango. Dos d√≠as despu√©s he tenido la oportunidad de volver a ver El hombre elefante de David Lynch de 1980. Y me entero que en la vida real ese adefesio de hombre quiso mostrarse ante el p√ļblico tal cual era porqu√©‚Ķ era la √ļnica forma de poder sobrevivir ya que estaba en el m√°s absoluto de los desamparos. Me viene a la mente ahora una frase de una muy conocida televisa: ‚ÄúYo por mi hija maaatooo‚ÄĚ, ¬ŅHasta qu√© punto vender√≠amos nuestra vida a las TVs?

La actuación de José Mota es más que correcta. En cualquier momento parece que te va a soltar la gracieja, pero nada de eso. Está más que convincente. Y Salma Hayek deja a un lado lo explosivo de su físico para concentrarse en la interpretación salvando el papel de forma eficiente.

 

No me gustó un detalle que por absurdo me molesta incluso mucho más. La acción inicial se plantea en Madrid (fácilmente reconocible por sus nuevos rascacielos) y después se traslada a Cartagena. Y los protagonistas se trasladan con la misma rapidez que en el cine los vemos pasar de un plano a otro. No puede ser que en apenas cinco minutos se trasladen de Madrid a Cartagena y no solo una vez, sino en dos ocasiones. Eso es un tremendo fallo. Ni invocando la supresión de la incredulidad. No puede valer todo en el cine. Esto le resta mucha credibilidad a la cinta.

Otra escena desafortunada por ser demasiado evidente es ‚Äúla crucifixi√≥n‚ÄĚ de Roberto. No hac√≠a falta que apareciera como un crucificado, forzando la posici√≥n de los brazos, para transmitirnos que √©l es un m√°rtir de la sociedad. Al√©x de la Iglesia pod√≠a haber sido m√°s sutil que los espectadores no son/somos tontos.

Y, por √ļltimo, el director toca muchos palos y no se acaba de definir entre la comedia y el drama. Y eso se nota.

Y como no me gusta que lo √ļltimo que figure en la cr√≥nica sea lo malo, quiero destacar lo bueno. La chispa es una pel√≠cula que con algunos altibajos pasa m√°s all√° del aprobado. Me gust√≥ una excelente escena que viene a resumir un poco la situaci√≥n socio laboral y econ√≥mica (paro, especulaci√≥n inmobiliaria y corrupci√≥n cargos pol√≠ticos) por la que estamos pasando. El protagonista acude a pedir trabajo y se entrevista en un despacho. Anteriormente su amigo ha pedido a todo su equipo que les dejen solos. En ese espacio lleno de pompa y lujo no hay papeles apenas y lo que es peor es que no hay trabajo, no se ve a la gente trabajar, y hasta uno de los jefes (Santiago Segura) se dedica a jugar con la Wii.

Aquí podéis enteraros un poco más con el trailer.

http://youtu.be/7JwfxinJkJI

 

Luisjo Cuadrado

 Revista Atticus DOS versión digital

La noche de Reyes es m√°gica. Eso lo sabemos desde ni√Īos.

Y hoy hemos elegido este d√≠a para poner a vuestra disposici√≥n el n√ļmero DOS que editamos en papel. Una de nuestras grandes joyas.

Muchos de vosotros nos hab√©is mandado un correo preguntando por tal o cual n√ļmero que si no estaba disponible en papel. No, ha sido la respuesta la mayor√≠a de las veces a esas preguntas ya que tenemos, hoy en d√≠a, disponibles 16 n√ļmeros m√°s 5 monogr√°ficos en formato digital, frente a tan solo dos en papel. Pues bien, aqu√≠ ten√©is un n√ļmero en digital que s√≠ que lo tenemos en papel, del cual disponemos unos cu√°ntos ejemplares para su venta. El precio es de 10 euros m√°s 3 por gastos de env√≠o dentro del territorio nacional y por correo certificado (la criaturita pesa ¬°610 gramos! Y el env√≠o nos cuesta 6 euros con lo cual estamos financiando el 50%). La venta de estos ejemplares nos ayudar√°n a que podamos tener pronto un n√ļmero TRES. Pero tenemos que vender unos cu√°ntos ejemplares o conseguir alg√ļn anuncio publicitario. No lo dudes si ya lo tienes, es un buen regalo para un familiar o un amigo, y si no‚Ķ ¬Ņa qu√© esperas? Tambi√©n tienes la posibilidad de contribuir a esta buena causa, que no es ni m√°s ni menos que ayudar a costear un poquito de cultura que no est√° subvencionada por ning√ļn organismo o entidad p√ļblica, si conoces o perteneces a alguna firma publicitaria que pueda encajar en nuestra filosof√≠a, ponte en contacto con nosotros, nos encantar√° charlar contigo. O como hace la Wikipedia: una aportaci√≥n. Tambi√©n la podemos aceptar. Todo ello para que el proyecto Revista Atticus siga vigente y acudiendo a la cita que tenemos con vosotros los lectores. Aprovecho para deciros que tenemos a vuestra disposici√≥n, libre para su descarga, m√°s de 2500 p√°ginas en los 23 n√ļmero publicados (digitales, impresos y monogr√°ficos) con cerca de 200 art√≠culos y reportajes, con magn√≠ficas fotograf√≠as, de colaboradores que son excelentes, sabios en sus campos. Una publicaci√≥n Revista Atticus en la que colabora de forma altruista y generosa m√°s de 50 personas. Y todo realizado con inmenso cari√Īo y dedicaci√≥n para todos vosotros.

Desde aquí queremos agradeceros a todos cuantos aportáis vuestros trabajos, o habéis comprado un ejemplar, o insertado un anuncio o, en definitiva, apoyarnos en nuestra aventura. Muchas gracias a todos vosotros porque sin vuestra aportación esto no sería posible.

¬°Hazte con un ejemplar! M√°ndanos tu correo a admin@revistaatticus.es

Tambi√©n nos gustar√≠a conocer tu opini√≥n sobre Revista Atticus. Qu√© os gusta, que no, que os gustar√≠a ver. Todo ello para intentar mejorar cada d√≠a. Y si quieres recibir los n√ļmeros digitales que vayamos editando m√°ndanos tu correo. Solo con el correo y la provincia desde donde nos escribes es suficiente (nos gusta saber ad√≥nde llegamos). Manda tu correo a admin@revistaatticus.es o al m√≠o y estaremos/estar√© encantado de atenderte.

luisjo@revistaatticus.es

 Luisjo Cuadrado

 

 

DESCARGA

 

The artist, una propuesta vitalista y seductora

The artist, una propuesta vitalista y seductora

Ficha:
Título V.O.: The Artist
A√Īo de producci√≥n: 2011
Distribuidora: Barton Films
Género: Drama
Clasificaci√≥n: Todos los p√ļblicos
Estreno: 16 de diciembre de 2011
Director: Michel Hazanavicius
Guión: Michel Hazanavicius
M√ļsica: Ludovic Bource
Fotografía: Guillaume Schiffman
Intérpretes: John Goodman (Al Zimmer), James Cromwell (Clifton), Ed Lauter (El mayordomo), Penelope Ann Miller (Doris), Missi Pyle (Constance), Jean Dujardin (George Valentin), Bérénice Bejo (Peppy Miller), Beth Grant (Criada de Peppy), Bitsie Tulloch (Norma)

 

Sinopsis
Estamos en el a√Īo 1927 un momento transcendental en la industria del s√©ptimo arte cuando se produce la evoluci√≥n del cine mudo al sonoro. George Valentin (Jean Dujardin) es un actor de cine mudo, la estrella del momento en Hollywood. Su carrera cinematogr√°fica se ve seriamente comprometida ante la llegada del cine sonoro. George se enamora de una joven aspirante a actriz, que acaba de aterrizar en California, que con un gran desparpajo se hace un hueco en una de sus pel√≠culas. Se trata de Peppy Miller (B√©r√©nice Bejo). Poco a poco su popularidad ir√° en aumento en la misma medida que decae la estrella de George. Miller sabr√° adaptarse al nuevo formato, mientras que el apuesto George se queda anclado en sus cintas mudas.

 

Comentario
¬ŅCine en blanco y negro y mudo? ¬ŅEn plena era de la experimentaci√≥n de la tercera dimensi√≥n en la gran pantalla? Eso es lo que es la cinta de Michel Hazanavicius y que constituye una apuesta arriesgad√≠sima. The artist es una pel√≠cula muda, en blanco y negro, y que imita la narrativa del cine de la √©poca (sustituyendo los di√°logos y la voz en off por intert√≠tulos).

The artist es una gran película. Más de uno le llevará a reflexionar. Para que una cinta funcione solo hace falta una buena historia creada con pulcritud. No hace falta ni efectos especiales, ni acción trepidante.
The artist narra una historia de amor. Pero tambi√©n otras muchas cosas. George se enamora (hasta las trancas, por emplear una lenguaje actual) de su compa√Īera meritoria en una de sus pel√≠culas. Fue un flechazo a simple vista. Pero George est√° casado. A ra√≠z de ese encuentro sus carreras seguir√°n rumbos dispares. Durante un tiempo el gal√°n se mantendr√° en la cumbre con sus exitosas pel√≠culas. Peppy ir√°n subiendo en el escalaf√≥n del reparto hasta figurar en primera posici√≥n del mismo.
Pero también The artist cuenta la llegada del sonido al cine y de los grandes cambios que esto supuso para la industria hollywoodiense. Esto hizo que las grandes estrellas cayerán en el olvido y que el star system ahogara su glamour en alcohol y drogas. Adaptarse o morir. Esto es lo que debía de pensar Peppy, mientras que el orgullo de George le impedía ver más allá de sus cintas.

The artist es un homenaje al cine americano cl√°sico tanto en su vertiente muda como sonora. Durante toda la cinta hay claras referencias y homenajes a personajes como el de Rodolfo Valentino o Fred Astaire o escenas de pel√≠culas como El crep√ļsculo de los dioses, Ciudadano Kane o V√©rtigo. The artist bebe de muchas fuentes cl√°sicas. Y seguro que a los estudiosos del cien les da mucho juego esta pel√≠cula.

La pareja protagonista formada por Jean Dujardin y B√©r√©nice Bejo est√° espl√©ndida. Viendo sus rostros en la pantalla te quedas embelesado. Sus ojos, sus grandes gestos (necesarios en el cine mudo) y hasta su guapura que hipnotiza, todo funciona. √Čl encarna al rey, a la estrella del cine mudo. Es vitalista, seductor, gal√°n, elegante y es arriesgado cuando decide financiar su propia pel√≠cula para alargar su buena vida. Ella es desvergonzada, seductora, encantadora, guapa a rabiar, tierna delicada y fiel a su coraz√≥n. Es la estrella emergente frente al astro decadente.

En The artist han cuidado hasta el más mínimo detalle. Estupenda fotografía y banda sonora que es el motor de la narración. Adaptación de los títulos de crédito y rótulos a la estética del cine mudo y, por supuesto, el formato de 4:3 (hace que la pantalla sea más corta) que nos ayuda a sumergirnos en un mundo en blanco y negro, sin sonido, que hace que olvidemos la industria actual.

 

Destaco una secuencia, para mí, inolvidable. Cuando Peppy entra en el camerino de George y en su ausencia empieza a coquetear con su traje que está colgada en una percha. Es una imagen muy sensual, a la vez dulce y triste que parece que el propio traje acaricia a la joven. Bello y evocador. Muy bien conseguido.

En definitiva, fui al cine con ciertos recelos y sal√≠ encantado de haber visto The artist. En alg√ļn momento notas alg√ļn altibajo que otro pero la propuesta supo llegar al alma de los personajes y me ayud√≥ a llegar a su raz√≥n, a su orgullo, a su amor, a su emoci√≥n, a sus risas y a sus llantos. Curiosamente, a la hora de recordar escenas para la realizaci√≥n de este comentario, mi cabeza est√° poblada de voces y di√°logos.
¬°Vayan al cine!

 

 

Más información

http://www.altafilms.com/site/sinopsis/the_artist

Un vídeo

Luisjo Cuadrado

 Page 1 of 2  1  2 »
Get Adobe Flash player